American Gods: Primera Temporada

Puntaje de la Temporada: 

  • Año: 2017
  • Género: Fantasía
  • Director:  David Slade, Adam Kane, Vincenzo Natali, Floria Sigismondi.
  • Reparto: Ricky Whitlle, Yetide Badaki, Crispin Glover, Bruce Langley, Cloris Leachman, Emily browning, Pablo Schreiber, Ian Mcshane, Peter Stormare, Gillian Anderson, Kristin Chenoweth, Orlando Jones

Seguir leyendo American Gods: Primera Temporada

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 5]
Artículos Relacionados

Babasonicos – Vedette (2000)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Dopamina: 8,5
  2. Muchacha Magnética: 8,5
  3. Su Auto Dejó de Funcionar8
  4. La Hiedra Crece: 9
  5. Italia 2000: 6
  6. Vórtice: 7,5
  7. YSL: 5,5
  8. Bandido: 6,5
  9. Chupa Gas7,5
  10. Careta de Acassuso: 8
  11. La Salamandra: 6,5
  12. Arenas Movedizas: 7

Continuando con su iniciativa de publicar paralelamente su discografía en versión Lados B, los Babasónicos lanzarían en 2000, Vedette, compuesto íntegramente de grabaciones paralelas de uno de sus trabajos clásicos Babasónica (1997).

En esta compilación nos encontramos con temas de alto vuelo que están a la altura y tranquilamente pudieron formar parte del LP original como “Dopamina”, “Muchacha Magnética”, “Su Auto Dejó de Funcionar”, “La Hiedra Crece” y “Careta de Acassuso” junto a otros (la mayoría) que se entiende que no pasaron el corte.

Vedette expone el proceso de búsqueda que atravesaban por aquel entonces, de descubrimiento de su identidad que más adelante consolidarían luego de pegar el gran salto con Jessico (2001) e Infame (2003), recorriendo escenarios de todo el continente hasta llegar al estatus que conservan hoy en día, de banda influyente y referente del pop rock latino.

F.V.

Calificación de Usuarios
[Total: 2 Average: 4.5]
Artículos Relacionados

Bleach

Puntaje de la Película: 

  • Año: 2018
  • Género: Acción, Fantasía
  • Director: Shinsuke Sato
  • Reparto: Sôta Fukushi, Hana Sugisaki, Erina Mano, Miyavi, Ryô Yoshizawa, Taichi Saotome, Yû Koyanagi, Seiichi Tanabe

Seguir leyendo Bleach

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 4]
Artículos Relacionados

Gorillaz – The Fall (2011)

Puntaje del Disco: 7

  1. Phoner to Arizona: 6,5
  2. Revolving Doors7
  3. Hillbilly Man: 8
  4. Detroit: 6
  5. Shy-Town7,5
  6. Little Pink Plastic Bags7,5
  7. The Joplin Spider: 7
  8. The Parish of Space Dust: 7,5
  9. The Snake in Dallas: 5,5
  10. Amarillo: 8
  11. The Speak It Mountains: 6,5
  12. Aspen Forest: 7
  13. Bobby in Phoenix7,5
  14. California and the Slipping of the Sun7
  15. Seattle Yodel:

Atravesando un momento de reinvención luego de Plastic Beach (2010), la banda virtual Gorillaz lanzó a fin de ese mismo año en época navideña, The Fall, exclusivo para descarga de fanáticos desde su sitio web inicialmente y en formato físico a los pocos meses.

“Literalmente lo hice de gira. No lo compuse antes, no lo preparé. Lo hice en el día a día de mi experiencia en America”, así describiría Damon Albarn la grabación, íntegramente en su propio iPad (el sueño de Steve Jobs) durante la gira Americana presentación de Plastic Beach.

The Fall carece de muchas virtudes que abundaban en sus primeros trabajos que a la fecha al tratarse de Gorillaz se toman como descontadas. Sin embargo, como punto positivo tiene una naturaleza experimental inédita y que lo hace valioso, al margen de encontrarse lejos de sus mejores estándares.

Otra diferencia es la escasa cantidad de invitados en contraste con sus comienzos. En esta ocasión acompañan a Albarn y los suyos: Mick Jones y Paul Simonon (ex The Clash), Bobby Womack y Pharrell Williams.

Sin demasiado más que ofrecer, The Fall será recordado (por pocos) como un retrato de la odisea estadounidense de Gorillaz, un especie de escape de lo que significan las horas de carretera y una productiva variante para matar el aburrimiento.

F.V.

Calificación de Usuarios
[Total: 2 Average: 3.5]
Artículos Relacionados

Antología perdida

He recibido la luz de la mañana y sentido fluir la paz del cielo,              pero también como Virgilio he bajado a explorar el horror del infierno.
Arturo Huizar

 

Imaginar un mundo desinteresado, frío, antipático, obeso de crimen, inseguridad y telenovelas tautológicas. Un mundo nada preocupado por sus niños, su educación ni su felicidad; un mundo, más bien, ocupado por los negocios y la acumulación de poder. Un globo acelerado, con prisa por vivirlo todo y morir joven, sin contacto humano, sólo máquinas y autómatas consuetudinarios, de crisis política, de deficiencias sociales, apachurrado entre el abandono ideológico y el hacinamiento económico, supuesto en el progreso pero estancado en el retroceso humano. Un mundo, por más, en pleno Refallecimiento oscurantista.

Imaginar un niño inocente, ingenuo y feliz, viviendo en ese mundo. Un niño sin preocupaciones, ocupaciones ni planes para el futuro, sin caja de ahorros ni tarjeta de crédito, sin ambiciones profesionales ni presiones laborales, sin estrés ni filosofía. Un infante que corre, brinca, juega, ríe, que se ensucia y lo regañan, que hace la tarea y lo congratulan, que no entiende el sentido de la vida porque él mismo es el sentido de la vida.

Imaginar una abuela religiosa, arrodillada ante la cruz, con miedo al infierno, en confesión recurrente, con plena fe en dios, devoción eterna hacia el cielo, amor ciego a los santos y persignada ante un cristo magullado por tres siglos de Ilustración. Imaginar una madre, una madre buena, amorosa, haciendo su mejor esfuerzo por bieneducar a sus hijos, incluida en esa educación la religión de su propia madre. Imaginar un padre indiferente ante las cuestiones del alma y de la fe, ni ateo ni creyente, sólo indiferente. Imaginar una sociedad tradicionalista en un país guadalupano, católico, crédulo. Imaginar un niño —el mismo de antes— a la mitad de todo eso.

Imaginar ahora un librero polvoso repleto de cachivaches: libros varios (en su mayoría de medicina pediátrica y enciclopedias monstruosas de siete u ocho tomos), figuras de porcelana despostilladas y con aspecto macabro, una Olivetti Lettera 32, un tablero de ajedrez con las piezas incompletas, veinte discos gramofónicos (casi todos de diferentes danzoneras), una pila de casettes y discos compactos, y por supuesto un aparato enorme con lector de vinilos, CDs y cintas.

Imaginar un sábado por la tarde, un sábado lleno de aburrimiento y curiosidad que el niño desea saciar a toda costa. Por alguna razón oculta —que ningún miembro de la familia podría explicar—, dentro de aquel vórtice caótico, el niño encuentra un disco blasfemo: en la portada está una iglesia similar a las catedrales que solían visitar en vacaciones; hincada ante el altar, se encuentra una mujer desnuda, excitante (más aún para un niño cuya mirada no ha conocido jamás una espalda femenina al descubierto); y, justo en el lugar preciso donde supondría haber un cristo, hay un excelso rostro celestial —aunque un tanto desconcertante por su expresión grave, adusta e intempestiva—, sus manos buscando apoderarse de la mujer, quien ofrece libremente su cuerpo a este ángel divino; escrito en letras mayúsculas y tinta blanca, “LUZBEL”; finalmente, en la esquina inferior izquierda, una inscripción que el niño jamás comprendería conscientemente, pero que marcaría el inicio de un nuevo yo: “ΨυΧή”. Al girar la caja, el niño lee su primer gran frase —palabras que le harían comprender que la lectura sí sirve para algo—: “No todos los ángeles viven en el cielo”. Imaginar un niño cuyo espíritu envejeció cincuenta años en ese momento.

Imaginar cencerros y balidos de becerros. Una respiración profunda y constante. Una antropofanía herética, hermética, hermenéutica. El estruendo de los semitonos. Una voz: “Me he caído del cielo / para esta noche estar contigo / He atravesado el umbral del tiempo / para amarte / para poseerte / para transformarte”.

Imaginar a dios, a partir de entonces, no venía solo. Ya no era lo único, ya no era un pensamiento aislado. Ahora había ubicua ousía perfecta: esencia y sustancia, significado y significante, forma y contenido, el dios glorioso de la abuela y este nuevo ángel caído: Luzbel.

Kobda Rocha

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 4]
Artículos Relacionados

Staind – Dysfunction (1999)

Puntaje del Disco: 5,5

  1. Suffocate: 7
  2. Just Go: 6
  3. Me: 4,5
  4. Raw: 5
  5. Mudshovel: 6,5
  6. Home: 5,5
  7. A Flat: 6
  8. Crawl: 6,5
  9. Spleen: 5,5
  10. Excess Baggage (Hidden Track): 7,5

Staind es una banda formada en Springfield, Massachusetts en 1995 formada por el  cantante/guitarrista Aaron Lewis, el guitarrista principal Mike Mushok, el bajista Johnny April y el baterista Jon Wysocki.

A pesar de haber publicado su disco debut, Tormented, en 1996, no tuvieron mucho éxito hasta haber tocado con Limp Bizkit, donde Fred Durst los contrató para que el sea el productor de su siguiente disco, generando un vínculo de amistad poderoso junto con el resto de bandas con las que el mismo Fred estaba conectado.

Dysfunction fue su primer disco en una discográfica profesional, podría decirse su debut definitivo. Y al igual que el resto de las bandas de Nu Metal de esa época, tuvo un éxito masivo con singles como “Just Go” y “Mudshovel” con sus respectivos videos.

Cuando hablamos de guitarristas excelentes, tenemos a Mike Mushok como un gran conocedor de geniales riffs, y también es un profesional en la gama de conocimientos de afinaciones con las guitarras, y en este disco lo demuestra utilizando guitarras barítonos, acompañadas también de grandes líneas de bajo por parte de Johnny April. Los riffs son simples y oscuros y también generando distintas atmosferas, a pesar de haberse limitado a ser una simple banda de Nu/Post-grunge.

Lamentablemente, todo esto se hunde por el vacío compositivo y por las vocales del cantante Aaron Lewis. Si tendríamos que hablar del pináculo de las letras depresivas de Nu Metal, él es el hombre y el líder de todos los artistas que surgieron durante ese tiempo, llegando a generar un poco de “cringe” (un poquito de vergüenza) en algunas ocasiones (como en “Me”), incluso más de lo que hizo Limp Bizkit en sus peores momentos. Básicamente todo el disco habla de furia, rabia, tristeza y depresión de una manera vacía, y graciosa por momentos. Es una lástima porque Aaron tiene cierto talento compositivo (sobre todo si ves sus últimas performances en acústico como solista, y en este disco, en la pista oculta “Excess Baggage”), pero acá y quizás también en el resto de los discos de la banda se muestra exactamente igual de débil. Lo peor del disco está en el pre-estribillo de la pista “Raw” (minuto 1:10), arruinando la furia de la canción (iba siendo la mejor canción del álbum por lejos), con ese horrible “Inside I’m So Cold”. Aparte de la canción “Me”, pero bueno…

En fin, tenemos ciertas pistas como “Suffocate” que abre el disco de una manera genial, el single “Mudshovel” con un ritmo pegadizo, “A Flat” con unos riffs pesados (a pesar de las letras, el scream de Aaron Lewis tiene su relevancia acá) y “Crawl”, pero tampoco son la gran cosa, es más, son bastante débiles. El único gran momento del álbum ¡Viene a ser la pista oculta encima!… “Excess Baggage” es la única canción en la que Aaron justamente se deslumbra con una gran vocal y con su solitaria guitarra. Tranquilamente podría haber hecho un disco así como solista y hasta hubiese sido mucho mejor.

Dysfunction es un disco de Nu metal que podríamos decir que es de los más típicos. No sé qué puedo esperar de los siguientes trabajos de estos muchachos, considerando que según muchos este es el mejor álbum de la banda (creo que demasiado poco). Y por cierto, si se hacen llamar haters del Nu Metal, ni pasen por acá, ahórrense 40 minutos cortos de su vida.

Toto

Calificación de Usuarios
[Total: 2 Average: 1.5]
Artículos Relacionados

Yes – Close to the Edge (1972)

 

Puntaje del Disco: 10

  1. Close to the Edge: 10
  2. And You and I: 9,5
  3. Siberian Khatru: 8

¡Locura progresiva! Luego de la excelencia de Fragile, Yes se encontraba en su mejor forma como banda y, como no podía ser de otra manera, sucederían este álbum clásico, con otro trabajo de excelencia en el mismo año (1972). Estamos hablando de Close to the Edge.

Si algo caracterizó a Close to the Edge, es que es un álbum integrado por solo 3 canciones, pero… de larga duración. Ya en sus trabajos previos como en Fragile habían dado ciertos indicios en temas longevos como “Heart of the Sunrise”, pero romperían el molde con la canción que le da nombre del disco “Close to the Edge”, que se transformaría en su composición más épica hasta entonces.

En sus impresionantes 18 minutos, “Close to the Edge” te hace transitar distintas emociones. Primero una locura frenética entre guitarra y el teclado de Rick Wakeman, luego un pasaje más melódico, para luego darle lugar a una calma atmosférica y un cierre a todo pulmón. Mientras tanto, se pueden apreciar las influencias de la novela de Hesse y la temática religiosa/espiritual que arraigaba Jon Anderson.

A este clásico de Yes lo sucede otro, “And You and I”, con una duración nada despreciable de 10 minutos, también con sus diferentes fragmentos excelentemente logrados. Hay quienes la pueden llegar a preferir por sobre “Close to the Edge” por su melodía y lo que transmite.

Y para cerrar, “Siberian Khatru” la más normaloide y rockera de las tres,, y la que menos se destaca en lo que ofrece Yes, quedando eclipsada por sus antecesoras. De todas formas es un buen tema, pero pese a ser la más corta es en donde más se nota que el estiramiento innecesario de minutos puede ser contraproducente.

Close to the Edge sería reconocido con el tiempo como uno de los mejores discos de Yes y de Rock Progresivo (aunque en aquellos años no todos lo destacaban de esa forma). Pero no todo sería color de rosas porque tiempo después de terminar las grabaciones  Bill Bruford abandonaría su puesto en batería.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 2 Average: 5]
Artículos Relacionados

Jaguares – El Equilibrio de los Jaguares (1996)

Puntaje del Disco: 8

  1. El Equilibrio (parte 1)8
  2. Dime Jaguar: 9
  3. Imagíname: 8
  4. Detrás de los Cerros: 7
  5. Huracán8,5
  6. Las Ratas No Tienen Alas: 7
  7. Nunca Te Doblarás: 8
  8. Clávame Mejor Los Dientes7,5
  9. El Equilibrio (parte 2)8
  10. El Milagro: 8,5
  11. Déjate Ver: 8,5
  12. Sólo somos Sueños7,5
  13. A Donde Vamos a Ir: 6
  14. Voy a Volar: 8
  15. En la Habitación de tu Mente: 7,5

Las diferencias personales entre Saúl Hernández y Alejandro Marcovich pusieron punto final a una de las mejores bandas que entregó México en la década del noventa.

En el caso de Hernandez en lugar de emprender una carrera solista apostó a formar un nuevo conjunto musical en 1996, y como por cuestiones legales se le hizo imposible continuar usando, Caifanes, lo bautizó como Jaguares en su lugar. Su primera alineación se basó en Saúl en voces y guitarra, junto a participando José Manuel Aguilera en la guitarra principal, Alfonso André en la batería y Federico Fong en el bajo.

El Equilibrio de los Jaguares, es el título elegido para su primera producción. En esta grabación se aprecia la voz de Hernández afectada por las cirugías, que afectaron sus cuerdas vocales. No obstante, está considerado como de los de mayor calidad del grupo, y del rock en México.

Canciones de rock crudo, bien producidas y elaboradas, con soberbios solos de guitarras de Aguilera, aunque por momentos abusan en la extensión de los temas, caracterizan este álbum totalmente recomendable para los que se interesen en conocer más de la discografía de un artista rico, super importante en su país pero no tan popular en el resto de latinoamérica, como Hernandez.

F.V.

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 4]
Artículos Relacionados

Generación Z

Esta década sin dudas fue una década de cambios, crisis y decadencia. Y al estar relacionado con el ser humano, el arte no se vio exento de esto. Series y películas cada vez más mediocres o con gusto a refrito, poca creatividad musical y música radial cada vez más basura y vacía (realmente Britney Spears del 2001 tiene más contenido que cualquier figurita femenina teen de hoy en día…. miedo ¿No?).

Imperceptiblemente, esto comenzó por finales de la década anterior, asomándose tímidamente con los remakes, que tanto daño han hecho en esta época saturando el cine, cesando con la aparición de más películas con historias originales, pero pochocleras, mediocres, repetitivas. Esto último también se aplica a series pero en menor medida.

Las series animadas es otro punto. Tenemos occidente y oriente. La animación estadounidense que ha sabido marcar tendencia en todo lo relacionado al arte de la animación y el dibujo, en estos ocho años nos encontramos con diseños sosos, planos, que parecieran ser hechos por un solo diseñador. Si esto fuese así uno podría pensar “ese tipo hizo el negocio de su vida”. Tristemente, no, es una tendencia adoptada por muchos diseñadores y animadores. Probablemente porque es más rápido de hacer, y económico. Cualquiera que sepa un poco de qué va la animación sabe el tiempo que demanda.

Pero después de los diseños nos encontramos con el otro inconveniente, las historias. Varias infantiles, otras con humor absurdo e hilarante forzado, inofensivo, carente del querido slapstick (humor absurdo mezclado con reacciones violentas- Ren y Stimpy, por ejemplo-), e historias postmodernas vacías. Después tenemos las animaciones de DC y Marvel, nada del otro mundo. Y por el lado de oriente, Japón, hay miles de series de anime, basura la gran mayoría, algunas bien intencionadas pero no más, y pocas cosas destacables, pero demasiada basura, con miles de historias refritadas, diseños simplones, puro marketing para sacar muñecos y demás boberías para un sector particular de fanáticos. Realmente es un deseo personal que vuelva a haber una gran generación de series como la del periodo 80’s -90’s.

La música popular es cada vez más basura con letras hiper superfluas y con poco contenido. En cuanto al rock siguen habiendo muy buenas bandas en el underground, pero no ha habido nuevas ramas dentro del punk rock, o el metal, quizás sí fusiones pero nada tan revolucionario como lo fue el thrash, el hardcore, el death, cuando aparecieron. Sí hay muy buenas bandas, y visionarios pero hay que escarbar en las profundidades del under. En general en todo lo que es el espectro del rock no ha aparecido un nuevo estilo ni una banda que marque como lo hicieron Black Sabbath, Ramones. Donde sí podemos ver novedades musicales es en el rap y la música electrónica.

¿A qué se debe todo esto respecto al cine, derivados y la música? ¿Los estudios y sellos disqueros no quieren arriesgarse con historias más jugadas, bandas más reales y van a la plata fácil? ¿O será que….. el público es cada vez menos demandante, más conformista y superfluo? Esto último no es muy errado, considerando que las generaciones más jóvenes cada vez vienen más estupidizadas, efecto de haberse criado en un mundo lleno de distracciones y facilidades tecnológicas (las redes sociales han perjudicado más de lo que han beneficiado a la cultura), bombardeados con información, modas idiotas, etc, dejando poco espacio a la imaginación.

¿Pero qué pasa con las generaciones nacidas entre 1987 y 1993? Algunos están tan idiotizados como los adolescentes. Pero a lo que me refiero a esa pregunta es qué pasa que esa generación no trae ideas nuevas, como la generación de los nacidos entre 1960 y 1970. Supongo que lo mismo que pasa con los adolescentes de hoy en día. De todos modos, No digo que no haya gente de entre 23 y 30 o 36 haciendo cosas buenas, realmente hay cosas muy buenas, sólo hay que busca, pero así y todo no ha vuelto a haber nada tan icónico, trascendental, original como Ren y Stimpy, Cowboy Bebop, Volver al futuro, la época de oro del terror de los 80’s y principio de los 90’s, ni el periodo creativo musical de los 50’s a los 90’s.

El último Vastion de calidad y creatividad se encuentra en la historieta (vayan más allá del archigastado universo DC y Marvel) y en los videojuegos. Aun así, en el primer caso tampoco ha salido algún gran éxito, que hay buenas series las hay (y orgullosamente podemos decir que en nuestro país hay excelentes historietistas), pero quizás se reduzca a la posibilidad de que hay menos gente lectora (un poco culpa de la tecnología, un poco nomas), y otro poco podríamos adjudicarlo a esa guillotina que cuelga encima de todo escritor e historietista de “ya se hizo/es muy parecido”. Es cuestión de buscar una vuelta de rosca.

¿Llegamos al final de la era de la originalidad? Puede ser, pero no necesariamente. Y es que en esta época ese mismo es el gran desafió en el campo creativo de las bellas artes, crear algo original, nuevo y de calidad.

No estén tristes, amiguitos, que han habido buenas cosas en esta década, no muchas pero las han habido: Panty & Stocking, el anime de One Punch Man, el manga y el anime de Drifters  Rick & Morty, Birdman (película), Bad Milo, Game of Thrones, lo que quedaba de Breaking Bad, La forma del agua, y algo se me debe estar escapando. En internet hay muchos cortos animados muy buenos, y bandas es cuestión de escarbar.

Nos leemos, amiguillos.

Marcos Grasset

Calificación de Usuarios
[Total: 2 Average: 5]
Artículos Relacionados

Jim O Rourke – Eureka (1999)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Prelude to 110 or 220/Women of the World8
  2. Ghost Ship in a Storm: 8,5
  3. Movie on the Way Down: 7,5
  4. Through the Night Softly: 8,5
  5. Please Patronize Our Sponsors: 7,5
  6. Something Big: 8,5
  7. Eureka: 9
  8. Happy Holidays: 8

Antes de implicarse de lleno en su participación con el legendario grupo de rock alternativo Sonic Youth en 1999, Jim O’Rourke grabaría, Eureka, para muchos uno de los mejores trabajos del año y hasta de la década del noventa.

O’Rourke, es un loco querible oriundo de Chicago que atravesó el circuito under por años, puede ser productor, multiinstrumentista, compositor o miembro de una banda, pero la única certeza es que sus proyectos llevaran su sello e identidad, de sorprendente talento.

Eureka es quizás su obra más llamativa y reconocible. Rock alternativo creativo y sofisticado pero bastante accesible a la vez, dentro de sus estándares, placentero para todo tipo de oídos.

Perfectamente planeado y sin detalles librados al azar, con canciones memorables y frescas, hacen de Eureka el primer disco a recomendar (a pesar de su perturbante portada) a la hora de descubrir a un artista avant-garde variado y totalmente desconocido por muchos y que merece una oportunidad para disfrutarlo.

F.V.

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 4]
Artículos Relacionados

El mundo es un maldito

Yo crecí en un mundo extraño. Desde que nací ya se escuchaba el grito feminista en cada noticiero televisivo. En mi casa, se hablaba de igualdad de género en la sobremesa; siempre salían a colación la tía Fer que nunca se casó y Rita, la vecina, que a sus veintidós años se casó con un anciano ricachón. Derechos de la mujer, liberación femenina, posmodernidad, eran temas a los que las caricaturas dedicaban episodios tan naturalmente por su familiaridad e integración con los niños, niñas y niñes (¡Ah!, porque también me tocó nacer en tiempos de inclusión lingüística). HLGBTTTIPQZ, Twitter, globalización, ése es el mundo en que crecí. Sin embargo, a pesar del respeto y la tolerancia profesados por la opinión popular, mis padres concluían siempre en la fatal advertencia: cuídate, no andes sola, no salgas tan noche, evita situaciones riesgosas, recuerda que siempre habrá gente mala en el mundo.

Seguir leyendo El mundo es un maldito

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 4]
Artículos Relacionados

Oceansize – Music For Nurses (2004)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. One Out of None: 9,5
  2. Paper Champion: 8,5
  3. Drag The ‘nal:
  4. Dead Dogs An’ All Sorts: 8
  5. As the Smokes Clears: 8,5

Después de la salida de su mítico Effloresce, Oceansize decide abandonar un poco el rock alternativo duro y furioso que presentaba dentro de su terreno joven para embarcarse un poco más dentro de la experimentación y con ciertos entornos musicales agarrando para el lado del Post-Rock y la fuerte influencia de otros sonidos como el Sludge Metal en este caso.

Surgido de este experimento, nació el EP Music For Nurses un año después de la salida de Effloresce, y a pesar de ser un trabajo de corta duración, es el trabajo más oscuro y pesado de la banda, debido a la influencia de géneros como el Post-Metal, llegando a ser casi comparado con trabajos como los de Neurosis o Isis, totalmente alejados del sonido de su disco debut y definiendo el sonido único posterior de la banda.

Así tenemos pistas duras como “One Out of None”, la canción más pesada de la banda jamás hecha. Pistas casi vanguardistas y con pasajes casi jazzísticos como “Paper Champion”, semi-baladas complejas y súper experimentales como “Dead Dogs An’ All Sorts”, que conecta con la pesadez de “As the Smokes Clears”.

Fruto del sonido este mítico EP, saldría al año siguiente su segundo LP, Everyone Into Position, que vendría a demostrar mucho de este trabajo pero más consolidado, aunque no con estas mismas canciones y tornándose para un ambiente mucho más melódico y menos pesado.

Toto

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 3]
Artículos Relacionados

The Nun

Puntaje de la Película: 

  • Año: 2018
  • Género: Terror
  • Director: Corin Hardy
  • Reparto: Demián Bichir, Taissa Farmiga, Jonas Bloquet, Bonnie Aarons

Seguir leyendo The Nun

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 2]
Artículos Relacionados

Memphis La Blusera – Memphis La Blusera (1991)

Puntaje del Disco: 6,5

  1. No Se Detiene7
  2. Arlequines y Payasos: 9
  3. Quiero Vivir en un Lugar (la colmena): 6
  4. Seducidos Por Papi Lucifer: 6,5
  5. Ya No Me Toques: 6,5
  6. Hechicero de la Jungla: 7
  7. Perro Llorón: 6
  8. Chico Yeah Yeah: 6

La popularidad de Memphis La Blusera iría creciendo progresivamente con el correr de los años en la década del noventa, donde vivieron sus años de gloria.

El primer escalón para este proceso sería, Memphis La Blusera (1991), su cuarto larga duración en el que abordarían temáticas barriales, con mucho de lunfardo y jerga callejera, logrando sobresalir en especial en algunos temas como “No Se Detiene”, “Hechicero de la Jungla” y el más logrado por lejos “Arlequines y Payasos”, un blues con todas las letras.

Para muchos Adrian Otero, compositor y cantante de Memphis, era un poeta, con una manera propia y particular para escribir logrando llegar al corazón de la gente. Algunas de sus letras te identifican en algún momento de la vida y su música tiene la capacidad de mezclar la identidad porteña y el blues clásico.

La banda de La Paternal continúo fiel a su estilo, sin complicarse y dedicándose a hacer la música que aman, en los siguientes años donde primero con Nunca Tuve Tanto Blues de 1994 y en especial gracias a Cosa de Hombres en 1995, viviría su momento de esplendor profesional.

F.V.

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]
Artículos Relacionados

Eric Brosius, Josh Randall, Ramin Djawadi – System Shock 2 (1999)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Irrational Games Logo:
  2. Med Sci 1: 9
  3. Med Sci 2: 9
  4. Engineering: 9,5
  5. Ops 1: 8
  6. Hydro 1: 9
  7. Hydro 2: 7,5
  8. Ops 2: 7,5
  9. Ops 3: 7
  10. Command 1:7
  11. Command 2: 8,5
  12. Command 3: 7,5
  13. Rec: 8
  14. Credits: 7
  15. Intro Cutscene:
  16. Cutscene 2:
  17. End Cutscene:

System Shock 2 es un juego que dejó maravillado a cualquier persona por tener unos elementos únicos de acción, estrategia, RPG y Survival Horror en su máximo esplendor. Un juegazo que estuvo demasiado arriba en su tiempo, y que hasta el día de hoy por muchos es considerado uno de los mejores juegos de horror y de ciencia ficción de todos los tiempos.

Sin embargo, nunca se lanzó un soundtrack oficial, los fans se tomaron la tarea de compartir libremente su banda sonora (es un bootleg, un lanzamiento no oficial y sin autorización). Y si el videojuego era totalmente envolvente y atrapante, esta mística banda sonora, no es la excepción.

Compuesta por Josh Randall, Ramin Djwadi (sí chicos, si, es el mismísimo compositor de la banda sonora de Game of Thrones, mucho antes de que se volviera famoso) y Eric Brosius, la OST de System Shock 2 está caracterizada por envolver en un ambiente completamente tenso al jugador en cualquier parte del videojuego en el que se encuentra.

A pesar de que es un disco que tiene muchos elementos de Drum And Bass y Electrónica, también tiene muchísimos elementos ambientales y atmosféricos sumamente tensos.

Los primeros tracks se caracterizan por una música industrial sumamente fuerte que se escuchan al iniciar el juego, y realmente estas son lo mejor de la OST. Si bien resultan ser composiciones algo simples, ponen en un estado de frenetismo y locura al jugador mientras juega los primeros terroríficos niveles.

El resto de la OST, desarrolla su atmósfera tensa y turbia, pero no mucho menos interesante. Se encuentra en su mayoría después de los primeros niveles del juego. Realmente se pierde la energía escuchándola aparte como OST pero dentro del videojuego es sumamente atrapante y chocante.

No hay mucho más que decir acerca de la banda sonora, es excelente. Pero sí hablando del videojuego, si les encanta un buen survival horror, RPG o cualquier juego relacionado a la ciencia ficción, no se pierdan esta maravilla de videojuego. Tiene muchos elementos que caracterizaron a muchos juegos RPG futuros de primera persona (Incluyendo Bioshock, que es de los mismos creadores). La historia y la trama son brutales y realmente te hacen entrar en miedo absoluto.

En fin, recomendable ambas cosas. Jueguen este clásico del survival horror y se darán cuenta por qué fue tan innovador en su época.

Toto

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]
Artículos Relacionados

"Tu dosis diaria de discos, películas, series y más"

A %d blogueros les gusta esto: