Ill Niño – Revolution Revolución (2001)

Puntaje del Disco: 7

  1. God Saves Us: 7,5
  2. If You Still Hate Me8
  3. Unreal: 7
  4. Nothing’s Clear: 7,5
  5. What Comes Around: 6,5
  6. Liar7
  7. Rumba: 7
  8. Predisposed: 8
  9. I Am Loco: 8
  10. No Murder: 7,5
  11. Rip Out Your Eyes7
  12. Revolution/Revolución: 7
  13. With You8

A pesar de grandiosas deficiencias con el Nu Metal, no importa que tan deficiente sea, también es amado por algunos (Y que sigue siendo un género bastante odiado por la página, recalco muchas veces, es de poca importancia cuántos artistas buenos hayan por ahí, es así). A partir del año 2000, fue el ka-boom del género, ya anteriormente en 1999 consolidándose con la fama con Limp Bizkit a la cabeza. 2001 fue también otro año brillante, y tenemos que destacar la grandiosa cantidad de bandas buenas que salieron en ese año (Aunque más dentro del under), teníamos a Flaw, From Zero, entre otras… pero la que consolidó sin duda dentro de la fama, fue Ill Niño, que ya se habían formado en 1998 y habían lanzado un EP por el 2000.

Lo primero que podemos destacar, es que esta banda, agrupación, familia (En el caso de ellos, preferiría llamarlo mejor así), son absolutamente todos latinoamericanos (Perú, Guatemala, Venezuela, México, República Dominicana, Brasil) y esto no significa que le sume puntos a la música de la banda (Aunque me siento algo orgulloso de que todos ellos pudieran tener el éxito mundial,  algo que a muchas bandas de Latinoamérica les hace falta conseguir todavía, es como casi sacarse la lotería).

Pero lo que más se destaca dentro de la música de Ill Niño, es la clarísima influencia de ritmos latinos dentro de su agresiva potencia musical. Durante toda su trayectoria, la mayoría de las canciones están cantadas en una mezcla de Español/Inglés que debemos decir, muy bien fluido.

Todo esta potencia se demuestra a partir de este primer disco. A partir de este debut, la banda ya consolida su agilizante y desafiante estilo.

Revolution/Revolución es hasta ahora el disco más tocado por la banda en vivo, la mayoría de los seguidores de nu metal tienen este disco principalmente en su altar y es una reliquia para algunos. Este disco está caracterizado por su agresiva, y potente música, lleno de riffs pesados (aunque bastante simples, y muchas veces, repetitivos), patrones de batería rápidos y caracterizadas por ritmos latinos (Con inclusión de bombos, bonjos y demás instrumentos de cultura originaria), y una voz agresiva de Cristian Machado, con gritos descomunales, y un montón de partes cantadas en español/inglés bastante fluidos. Pero lo que es un poquito más relevante son las guitarras flamencas que caracterizan aún más a la música de la banda.

Lamentablemente esto último está de adorno muchas veces, y las letras del disco no tienen mucho que ver con el título, uno espera encontrarse con algo meramente político a lo RATM al ver por primera vez el nombre del álbum. Decepcionado, luego escucha las letras de “What Comes Around” y puede ser aún peor. Sin duda el punto más bajo del disco, dañando mucho la parte musical.

Pero a pesar de eso, es un disco de Nu Metal con bastante potencia que nunca se pierde a lo largo del disco. Una producción bárbara, profesional en arreglos de teclados, de las guitarras, interludios y con pasajes meramente locos. Tenemos a pistas memorables como “If You Still Hate Me”, caracterizada por su brutal agresividad al igual que “No Murder”, la oscura “Predisposed”, la grandiosa “I Am Loco” y el acústico final llamado, casi cantado al español con una excelente voz de Cristian Machado, “With You”.

Sin embargo del resto no podemos comentar mucho más, sino fuera por los arreglos y los ritmos latinos del disco, le pondría un 5, quizás. Es casi un típico disco de Nu Metal, caracterizado por eso principalmente. Aunque aún es recomendable, sobre todo para aquellos que les gustan trabajos como el Roots de Sepultura (Que fue influencia principal para este disco). Este es sin duda el último disco que reseño de este género hasta nuevo aviso, pero recalco que va a pasar mucho más tiempo. Estén al tanto de todo, aún queda mucho por reseñar.

Toto

Anuncios

Tom Petty & The Heartbreakers – Let Me Up (I’ve Had Enough) (1987)

MI0002201380.jpg

Puntaje del Disco: 7.5

  1. Jammin’ Me: 8
  2. Runaway Trains: 8
  3. The Damage You’ve Done: 7
  4. It’ll All Work Out: 6
  5. My Life/Your World: 7
  6. Think About Me: 8
  7. All Mixed Up: 7
  8. A Self-Made Man: 7
  9. Ain’t Love Strange:
  10. How Many More Days: 7
  11. Let Me Up (I’ve Had Enough): 7

Luego de haber estado de gira junto a Bob Dylan durante 1986, al año siguiente se editó el séptimo álbum de estudio de Tom Petty & The Heartbreakers, bajo el nombre de Let Me Up (I’ve Had Enough), que tuvo a la mayoría de los temas a cargo de Petty junto con Mike Campbell.

La notable influencia del gran Dylan en la composiciones de los temas para este disco quedan rápidamente en evidencia, teniéndolo en  “Jammin’ Me” como colaborador. Este material retoma las raíces del buen rock que Petty y compañía supieron lograr anteriormente.

La buena balada “Runaway Trains”, el estilo country de “The Damage You’ve Done” y una versión más porp de “Thinl About Me” conforman lo más destacado de este buen y respetable material.

Piro

The Monkees – More of the Monkees (1967)

Puntaje del Disco: 5,5

  1. She: 7,5
  2. When Love Comes Knockin’ (At Your Door): 4,5
  3. Mary, Mary: 6
  4. Hold On Girl: 6,5
  5. Your Auntie Grizelda: 5
  6. (I’m Not Your) Steppin’ Stone: 6,5
  7. Look Out (Here Comes Tomorrow): 7
  8. The Kind Of Girl I Could Love: 6
  9. The Day We Fall In Love: 5,5
  10. Sometime In The Morning: 5
  11. Laugh: 4,5
  12. I’m a Believer: 8

El título del disco no es muy original que digamos, de hecho podría tomarse el nombre “Más de los Monos” como “otra vez sopa”. Lo cierto es que pese a que nos quejemos de los Monkees estaban teniendo mucho éxito. Su popularidad estaba explotando luego de su disco debut, por lo que More of the Monkees cayó como anillo al dedo para consagrar el suceso comercial en el que se estaban transformando.

Sin embargo, musicalmente hablando, no muestran grandes mejorías de lo que fue su disco debut. Tenemos Pop Rock y R’n’B que no es para nada especial, que llega a ser bastante genérico y mediocre (como en “When Love Comes Knockin’” y “Laugh”), poco serio (tal es el caso de “Your Auntie Grizelda”) y un robo indiscriminado a las bandas que integraron las invasiones británicas de los sesenta.

De todas formas, el disco en sí no es un espanto que no se pueda escuchar. En general las melodías se pueden escuchar. Y su versión del clásico de Neil Diamond, “I’m a Believer”, es bastante decente. Pero no esperen mucho más de un grupo que es más que nada un producto comercial conformado por un conjunto de muchachos que no escriben sus canciones, ni tocan instrumentos, sino que simplemente se reparten canciones para cantar.

Persy

The Alan Parsons Project – Eve (1979)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Lucifer: 8
  2. You Lie Down with Dogs: 7,5
  3. I’d Rather Be a Man: 7
  4. You Won’t Be There: 7,5
  5. Winding Me Up: 7
  6. Damned If I Do: 8
  7. Don’t Hold Back7
  8. Secret Garden: 7,5
  9. If I Could Change Your Mind8,5

Para su cuarta producción de estudio, Eve (1979), la banda de rock progresivo The Alan Parsons Project continuaría con su fórmula de una variedad de vocalistas para darle una tónica distintiva a cada una de sus canciones y un par de temas instrumentales para completar.

Conceptualmente Eve suponía enfocarse en la fortaleza de las mujeres y la dificultad que les trae afrontar el mundo de los hombres, sin embargo con el tiempo fue criticado por machista y tener una visión misógina del tema.

En cuanto a lo musical, sobresalen el instrumental “Lucifer” (de gran éxito en Europa), la ochentosa “Damned If I Do” cantada por Lenny Zakatek y para el cierre la joya del álbum “If I Could Change Your Mind” con el excelente timbre de voz de Lesley Duncan.

El resto de las composiciones mantienen el nivel pero no llegan a ser nada fuera de lo esperable. Durante la década del ochenta Alan Parsons Project continuaría creciendo en popularidad y entregando buenos materiales, hasta que concluirían por desgaste y por acompañar las modas pasajeras atravesando un período de decadencia hasta su trabajo final, Gaudi en 1987.

F.V.

Deftones – Diamond Eyes (2010)

Puntaje del Disco: 9

  1. Diamond Eyes: 9
  2. Royal: 8
  3. CMND/CTRL: 8
  4. You’ve Seen The Butcher: 9
  5. Beauty School: 8
  6. Prince: 9
  7. Rocket Skates: 9,5
  8. Sextape: 10
  9. Risk: 8,5
  10. 976-EVIL: 8
  11. This Place is Death: 8

La verdad es que no sé por dónde empezar con los detalles y emociones que experimenté en este disco, el anterior y el próximo. Prácticamente son lo mejor que Deftones ha hecho en toda su carrera y a pesar de que no pueden superar a White Pony, no tienen absolutamente nada que envidiarle.

Diamond Eyes es sin duda el álbum más relevante de Deftones en muchísimo tiempo, en 10 años después de White Pony. Nunca pensamos que una banda como Deftones sobrevivieran al paso del tiempo después de la cantidad de cosas por la que pasaron (muchísimas drogas luego de White Pony, la industria que quizo meterlos en el Nu Metal, el odio que tuvieron con Saturday debido a problemas con la discografía), pero finalmente lo hicieron, y sin duda, Diamond Eyes es un brillo estelar para todos aquellos que pensaron que Deftones estaba en declive, pero todo lo que estuvieron haciendo era evolucionar y mucho.

Este disco significó un grandísimo cambio para la banda. Originalmente se iba a llamar Eros, e iba a ser lanzado en 2009, pero el bajista Chi Cheng sufrió un accidente que lo dejó en coma (falleció en 2013), y por lo tanto tuvieron que dejar un montón de canciones inéditas para luego editar otro trabajo bajo el nombre actual, con un nuevo bajista, Sergio Vega (de la icónica banda de Post-Hardcore de los 90’s, Quicksand). El proceso de Diamond Eyes terminó muy rápido y vaya que acertaron y pulieron todo en muy poco tiempo.

Hay muchísimo debate por si este disco es el mejor o no de la banda, al igual que el siguiente, pero todo lo que podemos decir de Diamond Eyes es que es un trabajo súper sólido, y que les muestra al resto de bandas (cualquiera) cómo hay que adaptarse a la nueva industria musical, cómo adaptar sonidos modernos nuevos, cómo experimentar de manera magistral. Solo una banda como Deftones pudo hacerlo (y ni siquiera ellos son músicos profesionales, sobre todo el guitarrista Stephen Carpenter, un fenomenal guitarrista, pero no sabe ni siquiera tocar un solo).

El disco incluye por primera vez la guitarra en 8 cuerdas, Stephen decidió adoptarla a partir de que escuchó a bandas como Meshuggah y por lo tanto, su relevancia es bastante importante en el trabajo desde el principio con el tema homónimo, y su breakdown al final que lo dice todo. Un sonido muy, muy pesado a lo largo del álbum cuando menos te lo esperas (a pesar de que en Saturday Night Wrist la guitarra de Stephen era casi afinada al mismo tono que una de 8 siendo que aún usaba una de 7, más precisamente en un Drop F#, que se usa especialmente en uno de los temas más pesados de la banda que es “Rats! Rats! Rats!” ). También Frank Delgado es una bestia dentro de las partes experimentales en el disco, y acá sin duda es uno de sus mejores trabajos por lejos, después de White Pony.

La variación de cada canción es sencillamente fenomenal. Ya había este tipo de variación en Saturday Night Wrist, pero no de esta manera que sorprendió a todos los fanáticos de la banda. Tenemos canciones pesadas y lentas como las 3 primeras, canciones más experimentales y tranquilas como “Beauty School”, canciones más atmosféricas y algunas otras dentro de un estilo más moderno que son más indescriptibles, pero cada una de ellas está hecha con un detalle distinto que las distingue totalmente una de otra.

Es impresionante los pasajes de una canción a otra, hablo especialmente de “Diamond Eyes” a “Royal”, y sobre todo, de una canción tan tranquila y bella como “Beauty School” hacia una mucho más pesada y caótica como “Prince” (una canción que podría haberse incluido perfectamente en White Pony). ¿Por qué lo digo? Porque ya no hay más discos así, que logren mantenerte escuchando pasando de una atmósfera a otra, y Deftones lo hace de manera genial.

Charlando sobre los tracks más destacados, sin duda puedo destacar la pista homónima, con una combinación bella de Metal moderno con shoegaze, y un breakdown épico al final. La abstracta “You’ve Seen The Butcher”, con una atmósfera particular en los versos y otra super distinta durante el estribillo (me alegro que haya sido elegida como single). Luego tenemos a la súper infravalorada “Prince”, que como bien dije, es un tema totalmente salido de White Pony en plena nueva época, con un Frank Delgado en su máximo esplendor creando atmósferas únicas.

Ya destacando los mejores dos temas del disco, tenemos a “Rocket Skates”, una grandiosa canción, totalmente original en su estilo, con una atmósfera totalmente caótica e inquietante. La voz de Chino Moreno destaca por sus melodías súper llamativas y por reventar a gritos de forma suprema en un estribillo casi psicópata pero brillante… “GUNS, RAZORS, KNIVES!!, Fuck With Me”. Sin duda, los riffs pesadísimos de Carpenter y la asombrosa batería de Abe Cunningham resultan totalmente llamativas y hacen que te saques la cabeza de a ratos.

Pero el clímax del disco alcanza con “Sextape”, sin duda la mejor pista de Deftones en mucho tiempo, alcanzando el nivel de otros singles como “Change” o “Be Quiet And Drive”. Uno de los tracks más tranquilos de la banda, pero también uno de los mejores. Es una canción totalmente sexy, tanto en los estribillos como en los versos y lo mejor de la canción aparece en el puente… Oh por dios, ese “The Sound of the Waves Collide, Tonight…” me pone los pelos de punta. Brutal canción, entre mis 5 favoritas de la banda.

El resto del disco tampoco tiene desperdicio, tenemos tracks pesadísimos que testean el nuevo sonido guitarresco de Stephen Carpenter con “CMND/CTRL” con un riff simple pero pesado, y también temas súper melódicos y melancólicos como “Risk” o “This Place Is Death”.

Finalmente decimos que Diamond Eyes es sin duda el disco más relevante de la banda en la actualidad. Una patada en la cara a aquellos que quisieron abatirlos durante sus épocas más oscuras. No cabe duda que a partir de este trabajo y los siguientes podemos esperar más de Deftones en el futuro. En fin, un disco sumamente recomendable para cualquier oyente.

Toto

Yes – Big Generator (1987)

MI0002461805

Puntaje del Disco: 6.5

  1. Rhythm of Love: 8
  2. Big Generator: 7
  3. Shoot High, Aim Low: 6
  4. Almost Like Love: 6
  5. Love Will Find a Way: 7
  6. Final Eyes: 6
  7. I’m Running: 6
  8. Holy Lamb (Song for Harmonic Convergence): 7

Grabado durante dos años en estudios ubicados en Londres, Los Angeles y llamativamente en una localidad italiana, el duodécimo disco de Yes terminó de editarse en 1987 bajo la supervisión de Trevor Horne, quien había producido el exitoso disco 90125, pero que dejaría luego el proyecto debido a las discrepancias con el baterista Alan White.

Exitoso en términos comerciales aunque lejos del nivel de los trabajos anteriores, Big Generator se sustenta principalmente en “Rythm of Love” y “Love Will Find a Way”.  Por supuesto que los sonidos clásicos del grupo están presente, sin embargo, estaban todavía un poco lejos de los éxitos pasados.

Piro

Ween – White Pepper (2000)

Ween – White Pepper

Puntaje del Disco: 9

  1. Exactly Where I’m At: 9,5
  2. Flutes of Chi: 9
  3. Even If You Don’t: 9,5
  4. Bananas and Blow: 8,5
  5. Stroker Ace: 7,5
  6. Ice Castles:
  7. Back to Basom: 9
  8. The Grobe: 8,5
  9. Pandy Fackler: 7
  10. Stay Forever: 9
  11. Falling Out: 8
  12. She’s Your Baby: 8,5

Pop más serio para rendir tributo a los Beatles. Eso es White Pepper, cuyo nombre claramente hace referencia y rinde homenaje a dos de los discos más importantes de los 4 Fantásticos de Liverpool: The White Album y Sgt. Pepper.

Y para ello conforman un disco eminentemente más Pop del que estábamos acostumbrados en ellos, que en cierto sentido muestra una faceta más madura de Dean y Gean Ween, pero que además demuestra las melodías de alta calidad que pueden componer si se lo proponen. De todas formas, en White Pepper no pierden su humor y su impronta extravagante sigue latente.

La seguidilla inicial del álbum,  “Exactly Where I’m At”, “Flutes of Chi” y “Even If You Don’t” son las mejores composiciones de Ween, en las que no solo los ganchos melódicos son fantásticos, sino que también recurren a la psicodelia y hacen canciones que no son para nada en joda.

Por otro lado, White Pepper tiene bastante regularidad y no hay rellenos, pese a su diversidad. Los tipos pueden hacer recurrir a influencias caribeñas como en “Bananas and Blow”, hacer Punk Rock desenfrenado en “Stroker Ace” (de obvias referencias a “Ace of Spades” de Motorhead) o incluso deleitarte con baladas setentosas como “Stay Forever”.

White Pepper no solo es un excelente homenaje sino que también es un álbum que pasó bastante desapercibido en los inicios del nuevo milenio.

Persy