Archivo de la categoría: Yeah Yeah Yeahs

Yeah Yeah Yeahs – Mosquito (2013)

Yeah Yeah Yeahs - Mosquito (2013)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Sacrilege: 8,5
  2. Subway: 8
  3. Mosquito: 6,5
  4. Under the Earth: 8
  5. Slave: 9
  6. These Paths: 7
  7. Area 52: 5,5
  8. Buried Alive: 7
  9. Always: 7
  10. Despair: 8
  11. Wedding Song: 7,5

Este trío es realmente inquieto. Como señalaba en reseñas anteriores, si una virtud y cualidad tiene Yeah Yeah Yeahs es que se esfuerzan por hacer algo distinto siempre en cada nuevo álbum que graban, a punto tal que su cuarto disco, Mosquito, parece a años luz de lo que fue Fever to Tell. Aplaudo que busquen diversificar y no quedarse en el molde. ¿Pero hasta qué punto es bueno esto?

En Mosquito si una cualidad tiene YYYs es la de intentar experimentar con diferentes estilos, pero con estilos que no venían abordando antes. Tenemos Gospel (“Sacrilege”), incursiones en el Dub (“Under the Earth”), electrónica minimalista (“These Paths”), algo de Rap (“Buried Alive”, con la colaboración de Dr. Octagon) y Dream Pop (en la repetitiva “Always”). Y Karen O acompaña siendo versátil con su voz.

Sin embargo, Mosquito es realmente irregular. Los géneros que toca Yeah Yeah Yeahs no siempre son tan acertados y ofrecen composiciones que no son muy consistentes a lo largo de todo el disco. Por ejemplo, la homónima “Mosquito” resulta tan ridícula desde Karen emulando los sonidos del insecto hasta por su propia melodía, pero se las arregla para ser un poco pegadizo en su estribillo: “He’ll suck your blood!”. Y en la segunda parte del álbum, que es aún más floja, encontramos fallidos como “Area 52”.

Por eso lo mejor de Mosquito está al principio, encontrando su pico en “Slave”, el único tema en el que Nick Zinner se desata un poco más en guitarra para cortar con esa energía aplacada que parece tener la banda en este disco y rememorando lo bueno que hicieron en el pasado.

Mosquito puede ser un trabajo discográfico bastante difícil para el que está acostumbrado a una idea de lo que es la banda o para aquellos que tiene un álbum predilecto. Ya que como contaba, al ser sus discos tan distintos entre sí, la recepción de los seguidores de la banda puede ser muy diversa de acuerdo a su preferencia.

Persy

Yeah Yeah Yeahs – It’s Blitz! (2009)

Yeah Yeah Yeahs - It’s Blitz! (2009)

Puntaje del Disco: 8

  1. Zero: 9
  2. Heads Will Roll: 8,5
  3. Soft Shock: 7,5
  4. Skeletons: 8
  5. Dull Life: 6
  6. Shame and Fortune: 7,5
  7. Runaway: 8,5
  8. Dragon Queen: 8
  9. Hysteric: 8,5
  10. Little Shadow: 8,5

Si en algo se caracteriza siempre Yeah Yeah Yeahs es en que evolucionan siempre en su sonido. Se preocupan por no quedar encasillados en algo. Sin embargo, para su tercer álbum, It’s Blitz!, abandonan prácticamente por completo su garaje rock (atractivo por combinar melodías cautivantes y estridentes simultáneamente como “Maps”), para abordar algo que poco tiene que ver con lo que venían haciendo: la electrónica.

It’s Blitz! Parece un disco que está años luz respecto de Fever To Tell. Acá los grandes protagonistas son los sintetizadores y el teclado. Pero salvando a “Hysteric” y “Little Shadow” (en las que abordan melodías más cautivantes relacionadas al dream pop) no es el tipo de electrónica en donde exploran matices como Radiohead. Sino que es ese tipo de electrónica más estruendosa, bailable y comercial, sin llegar a los niveles deplorables de Lady Gaga por supuesto.

Es así como comienza con su mayor hit “Zero”, una gran apertura para levantar los ánimos de una fiesta careta teniendo a Karen O como conductora, junto a “Heads Will Roll”, que es su prolongación perfecta de energía electrónica. Y si en algo se caracteriza It’s Blitz! es en que tiene energía, muy distinta a la que estábamos acostumbrados con YYYs, pero motivante. Y el buen nivel compositivo también predomina (exceptuando por ejemplo a “Dull Life” que es más bochinche que otra cosa), atreviéndose a su vez a diversificar con incursiones en el disco (“Dragon Queen”) y ofreciendo baladas (como “Runaway”, nostálgica al principio y luego de grandeza épica).

Por eso no tienen que espantarse cuando empiecen a escuchar a It’s Blitz!. Es cierto que el cambio es grande, y los fans de su garaje rock van a sentirlo, pero no deja de ser un muy buen disco del trío.

Persy

Yeah Yeah Yeahs – Show Your Bones (2006)

Yeah Yeah Yeahs - Show Your Bones

Puntaje del Disco: 8

  1. Gold Lion: 7,5
  2. Way Out: 8
  3. Fancy: 8,5
  4. Phenomena: 7
  5. Honeybear: 5,5
  6. Cheated Hearts: 9
  7. Dudley: 8,5
  8. Mysteries: 6,5
  9. The Sweets: 8,5
  10. Warrior: 7,5
  11. Turn Into: 8 

Cambio de estilo en Yeah Yeah Yeahs. Para su segundo disco, Show Your Bones, el trío intenta sonar diferente en relación a Fever to Tell, a punto tal que la banda se aleja bastante del garage punk crudo por el cual empezaron a acres conocidos, adoptar de rock alternativo que se asemeja al de bandas como Sonic Youth. Es como si la banda intentara madurar y diversificar tomando como referencia el estilo melódico con combinaciones estruendosas de su famoso clásico “Maps”.

Al respecto su vocalista Karen O declaró: “No estamos interesados en hacer un Fever to Tel parte 2. La presión es reinventarnos a nosotros mismos. No sabemos como vamos a hacerlo todavía, pero pienso que está en nuestros mejores intereses para tratar y explorar nuevas direcciones”.

Y así fue, si bien no es un cambio radical tuvo su acierto y también su crítica. Lo bueno de Show Your Bones es que es bastante más sólido y menos irregular que su predecesor (aunque todavía hay baches descartables como Honeybear). La contra es que hay menos clásicos. Ninguno de los cortes está al nivel de “Maps” o “Date With the Night”. Lo mejor aparece con el agradable single “Cheated Hearts” que es de lo más melódico del álbum. También tenemos canciones más estridentes como “Way Out” y “Fancy” que no están nada mal. Y si quieren baladas “Dudley” y “The Sweets” es lo más parecido y distinguido que podemos encontrar.

Show Your Bones es un muy buen disco de la triple Y, no mejor que su álbum debut pero que se puede disfrutar de la misma forma.

Persy

Yeah Yeah Yeahs – Fever to Tell (2003)

Puntaje del Disco: 8

  1. Rich: 9
  2. Date With the Night: 9,5
  3. Man: 6,5
  4. Tick: 5
  5. Black Tongue: 5,5
  6. Pin: 7,5
  7. Cold Light: 7
  8. No No No: 5,5
  9. Maps: 9,5
  10. Y Control: 9
  11. Modern Romance: 8

Fever to Tell es el álbum debut de otra de las bandas decentes que se mueve dentro del Indie en lo que se conoce como Garage Punk: Yeah Yeah Yeahs. Para quienes no lo conocen tiene un sonido similar a grupos como The White Stripes y The Kills, pero con mucho más volumen, rockeando por momentos, así como  resultando mucho menos interesante y abombante en otros pasajes. Incluso Karen O tiene un estilo similar al de Alison Mosshart como vocalista, aunque no llega a ser tan seductora pero sí más rechinante.

Su primer trabajo discográfico pone en manifiesto sus mejores cualidades y sus defectos simultáneamente. Por eso Fever To Tell tiene un terrible problema: es tremendamente inconsistente. Varios temas son absurdos descartables y tediosos para cualquier oyente. Especialmente en el medio del álbum están estos defectos que se traducen en ruido sin sentido, sonido elevado pero hueco y especialmente la monotonía de sus composiciones. Los que mejor lo representan son “Tick” y “Black Tongue”, que son tan monótonos que te desborda. Así como “No No No”, un experimento fallido que no cierra por ningún lado. Mientras que cosas como “Pin” y “Cold Light” zafan.

Lo mejor de Fever to Tell esta al principio y al final. El álbum arranca de gran forma con el combo entre “Rich” y “Date With the Night”, que rockean en forma aplastante, como se debe y como lamentablemente vas a dejar de escuchar en los que lo suceden del disco. Después hay que destacar la hermosa balada “Maps”, una luz de esperanza dentro del peor momento del disco. Y así como “Maps levanta el nivel del álbum, también lo hace “Y Control”. También hay que remarcar a “Modern Romance” como cierre del álbum, que tiene un ritmo calcado a “Heroin” de la Velvet Underground (tranquilamente puede ser tomado como plagio).

La mitad de las canciones son realmente de muy buenas a excelentes, pero la otra mitad no alcanza las expectativas. Aun así, pese a su irregularidad, los aspectos positivos de Fever to Tell son los que lo hacen muy bueno.

Persy