Archivo de la categoría: Whitesnake

Whitesnake – Snakebite (1978)

Puntaje del Disco: 6,5

  1. Come On: 8
  2. Bloody Mary: 5
  3. Ain’t No Love in the Heart of the City: 7,5
  4. Steal Away: 5
  5. Keep on Giving Me Love: 5,5
  6. Queen of Hearts: 6,5
  7. Only My Soul: 8
  8. Break Down: 7

Si bien Trouble es considerado el primer álbum de Whitesnake, previamente habían publicado un EP llamado Snakebite que empezaría a establecer a la nueva banda que había formado David Coverdale, luego de su proyecto en solitario a mediados de los setenta.

Pese a contar con una excelente voz, Coverdale nunca se caracterizo por ser un compositor extraordinario y mucho menos un sujeto que se destaque por su originalidad. Nah, Coverdale siempre fue un tipo ligado con el hard rock y el blues rock. Tanto en Deep Purple, como en su carrera en solitario, así como en los inicios de este nuevo proyecto.

Por eso no es raro encontrar este estilo en Snakebite. Lo cual es bueno, porque el tipo hace lo que le gusta y lo que sabe hacer, pero también es predecible y bastante genérico.

Así que Whitesnake suena a una banda en formación carente de creatividad y eso se nota en buena parte de sus temas, que llegan a ser monótonos. Sin embargo, estos muchachos no son limitados. En sus intensiones de rockear por momentos lo logran. Como en el rocker ““Come On”, que tiene un muy buen riff. También en “Ain’t No Love in the Heart of the City”, una balada blusera bastante buena que se transformaría en uno de sus primeros hits. Y especialmente en la balada “Only My Soul”, que es mucho mejor varias de las porquerías que Coverdale escribió en 1987.

Snakebite es un trabajo decente, incluso más apreciable por muchos que la etapa de Hair Metal en la que encaminaría Whitesnake en los ochenta. Pero difícilmente es una obra de arte. Aunque si lo van a disfrutar mucho los fans de la banda.

Persy/Luquitas Bonjo

Anuncios

Whitesnake – 1987 (1987)

Puntaje del Disco: 5

  1. Still Of The Night: 7
  2. Bad Boys: 6,5
  3. Give Me All Your Love: 5,5
  4. Looking For Love: 5
  5. Crying In The Rain: 4
  6. Is This Love: 7
  7. Straight For The Heart: 5,5
  8. Don’t Turn Away: 4,5
  9. Children Of The Night: 5,5
  10. Here I Go Again: 4,5
  11. You’re Gonna Break My Heart Again: 6,5

David Coverdale siempre fue un tipo muy reconocido por sus cualidades como cantante. Sin embargo, desde sus inicios con Whitesnake demostró ser un músico malo, lisa y llanamente. Lo alarmante es que Coverdale tuvo un pasado en Deep Purple. Algo de buen gusto por el hard rock o el metal debía tener. No, que equivocado estaba. Coverdale es un excelente cantante pero artísticamente estaba muerto. Aun así lograría llevar a su banda a tener éxito comercial ubicándose en el reiterativo Hair Metal de los ochenta. Y su álbum 1987, fue el punto más alto dentro de la carrera de Coverdale como “vendedor”… de humo.

Cuando escuchamos 1987 nos encontramos con un disco muy genérico. Canciones grandilocuentes, con melodías ordinarias y formulas tomadas de Mötley Crüe y Bon Jovi, con John Sykes ofreciendo como guitarrista algunos buenos riffs pero también solos de guitarra inflados y carentes de creatividad. Es un álbum malo, apesta, solo le puede gustar a un fanático del género.

Lo peor del disco son las baladas marketineras. Son francamente insufribles. “Is This Love” es la más melosa y famosa de su trayectoria. La detesto por ser una más del montón dentro de su genero, pero debo reconocer que tiene un lindo estribillo. Más odio a “Here I Go Again” la power ballad más hitera y sobreproducida del grupo. Es el típico tema ochentoso mediatizado desde radios de FM que ponen un disco con temas seleccionados y te lo repiten una y otra vez. “Don’t Turn Away” también es infame por los mismos motivos, ni el mismísimo Bon Jovi la hubiera hecho peor. Y “Looking For Love” es una power ballad carente de ideas y emoción, que encima imita al estribillo de “Is This Love”.

Si uno deja de lado este empalago irritante, se puede tener la idea de que en las canciones menos mediáticas hay algo de esperanza. No, otra equivocación. Solo nos topamos con rockers corrientes y cuadrados de Glam Metal como “Children Of The Night”, “Bad Boys”, “Crying In The Rain” y “Give Me All Your Love” que son exitosos pero desde el punto de vista comercial de la época. Y otras porquerías como el pop metal “Straight For The Heart” que solo sería coherente desde un listado de canciones de anime japonés. Dentro de este grupo de temas, solo puedo rescatar a “Still Of The Night”, por tomar una ínfima (casi efímera) influencia de Led Zeppelin.

El álbum lograría su objetivo: unas cuantas millones de copias vendidas. Satisfecho con el número monetario Coverdale terminaría expulsando a todos (sí, todos) los integrantes de la banda, comenzando por Sykes quien le quitaba protagonismo. En el futuro conformaría un nuevo Whitesnake.

Persy