Archivo de la categoría: Vampire Weekend

Vampire Weekend – Modern Vampires of the City (2013)

Vampire Weekend - Modern Vampires of the City (2013)

Puntaje del Disco: 9

  1. Obvious Bicycle: 8,5
  2. Unbelievers: 9
  3. Step: 10
  4. Diane Young: 9,5
  5. Don’t Lie: 9
  6. Hannah Hunt: 8,5                     
  7. Everlasting Arms: 8
  8. Finger Back: 7
  9. Worship You: 7,5
  10. Ya Hey: 9
  11. Hudson7,5
  12. Young Lion: –

A tres años del lanzamiento de Contra, se dio finalmente el lanzamiento del tercer trabajo de Vampire Weekend. Con una gris portada de la ciudad de Nueva York y nuevas ideas musicales, Modern Vampires of the City representa un paso al frente en la dirección de esta banda, como dice el título del álbum, se “modernizan” al redefinirse, entregando de esta manera el que sin dudas es su mejor disco hasta el momento.

Con la propuesta de alejarse de su viejo estilo, el cuarteto de Nueva York deja a un lado el Afro Pop que tanto caracterizaba sus anteriores trabajos y se meten en un nuevo territorio en el que los teclados, los samples y las atmósferas de fondo y el uso de técnicas avanzadas en la producción tienen prioridad en el desarrollo del disco.  Es decir ya no solo tenemos canciones alegres y despreocupadas sino que estas se complementan con piezas más reflexivas, oscuras y de significado profundo.

Precisamente este equilibrio entre lo alegre y lo triste, entre lo positivo y lo negativo, es uno de los puntos fuertes del disco, por ejemplo tenemos la delicada canción  minimalista “Hannah Hunt” a la cual hace contraste la sobrecargada “Worship You”; por un lado está la sónicamente alegre “Fingerback” y por otro lado la canción  más oscura que ha hecho esta banda,  me refiero a “Hudson”.

El cuerpo de Modern Vampires of the City sin duda que son los tres sencillos, todos ellos distintos entre sí y contundentemente lo mejor que ha hecho Vampire Weekend en toda su carrera. “Diane Young”  es una potente y pegajosa canción basada en el uso de trompetas y con elementos de Rockabilly que hace referencia a la muerte (Juego de palabras Diane Young = Dying Young). Por otro lado está “Ya Hey”, canción cuya temática es Dios y en la cual predominan alegres coros y armonías vocales. Pero la canción que más brilla entre todas es la magistral balada “Step” repleta de referencias culturales y con una deliciosa estructura centrada en los teclados.  Conjugando estas canciones con piezas sólidas como “Unbelievers”, “Don’t Lie” y Obvious Bicycle” llegamos al resultado de un disco sólido que nunca llega a sentirse pesado.

En conclusión, la madurez  mostrada por la agrupación, la infalible presentación vocal de Ezra Koenig y la presencia de un sonido intimo y resonante llevan a que Modern Vampires of the City no solo sea el mejor disco de Vampire Weekend, sino uno de los mejores discos del 2013.

Gera Ramos

Vampire Weekend – Contra (2010)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Horchata: 9,5
  2. White Sky: 9
  3. Holiday: 8,5
  4. California English: 7
  5. Taxi Cab: 8
  6. Run: 8
  7. Cousins: 9
  8. Giving Up the Gun: 7,5
  9. Diplomat’s Son: 8,5
  10. I Think Ur a Contra: 7

Si algo supo hacer Vampire Weekend fue tomar la posición que ocupaba The Strokes para ser uno de los grupos Indie del momento. Su álbum debut y su popularidad en Internet los ubicó como una de las grandes sensaciones de la actualidad. Pero con su segundo álbum Contra, dejaron de ser una simple revelación para transformarse en una realidad para nada pasajera.

Contra tiene un nivel similar a su primer disco. Sin embargo, también tiene sus grandes diferencias. Lo primero que noto es que hay un avance en cuanto a su producción. Las canciones son más coloridas y sin tanto de ese espíritu joven con ganas de devorarse al mundo. Maduración se le puede llamar, o ganas de crecer consolidando su propio sonido, para separarse la comparación que comúnmente reciben de otros grupos de Indie Rock.

Lo mejor de Contra es que finalmente aparecen los clásicos de Vampire Weekend. “Horchata” es sin dudas la más distinguida. Es una canción sobre una bebida que resulta adorable tanto por su increíble melodía como por sus arreglos. “White Sky” es otro excelente número pop, muy peculiar por sus retoques electrónicos. Y “Cousins” es indie bien punky, paranoico y movilizante. Desde mi punto de vista estos tres temas superan sin problemas a cualquiera de las muy buenas canciones de su primer disco. Aún así sigo sosteniendo que ambos álbums están a la misma altura. Cada uno ofrece lo suyo.

El resto de los temas de Contra también son composiciones notables, muy buenas y especialmente disfrutables por transmitir ese aire fresco de una banda que artísticamente sigue creciendo sin resultar en absoluto pretenciosa.

Persy

Vampire Weekend – Vampire Weekend (2008)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Mansard Roof: 8
  2. Oxford Comma: 8
  3. A-Punk: 8,5
  4. Cape Cod Kwassa kwassa: 8,5
  5. M 79: 7,5
  6. Campus: 8,5
  7. Bryn: 8
  8. One (Blakes Got A New Face): 7
  9. I Stand Corrected: 8,5
  10. Walcott: 8
  11. The Kids Don’t Stand A Chance: 8,5

Vampire Weekend es una banda neoyorkina que nació en los últimos años haciendose conocida en base a la popularidad que ganaría a través de Blogs de Internet, como Stereogum.

Su álbum debut, Vampire Weekend, llegaría en el 2008 y tendría bastante éxito tanto en Estados Unidos como Gran Bretaña, a punto tal que sería considerado uno de los mejores discos del año. Un buen aliciente para empezar a conocer a este grupo.

Desde mi experiencia personal, este trabajo me dejó un poco perplejo al escucharlo por primera vez. Se requieren varias oídas para encontrarle la vuelta a Vampire Weekend. Esto se debe a que su música es original, un poco alejada de lo que se puede apreciar de las bandas de hoy en día.

Verán, su cualidad distintiva se encuentra en sus influencias africanas, por las cuales fueron encuadrados dentro de lo que se llama “Afro Pop”. Pero a su vez, teniendo en cuenta su procedencia y su año de origen, es un grupo claramente Indie con una fuerte raíz en The Strokes.

Si nos remitimos a su álbum debut, el mismo esta integrado por canciones de encantos sutiles por sus instrumentaciones, inteligentes y desprovistas de preocupaciones en sus letras, y que a su vez se encuentran entre lo simple y lo absurdo como si estuviéramos escuchando a Talking Heads. El resultado es un disco consistente, a mi gusto sin clásicos descollantes. Aún así debo reconocer que temas como “Cape Cod Kwassa kwassa”, “Campus” y “The Kids Don’t Stand A Chance” dan sobradas muestras de porque hicieron el salto para llegar al estrellato.

Persy