Archivo de la categoría: Tom Waits

Tom Waits – Heartattack and Vine (1980)

tom-wiats-heartattack-and-vine-1980

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Heartattack And Vine: 9
  2. In Shades: 7
  3. Saving All My Love For You: 8
  4. Downtown: 8
  5. Jersey Girl: 9
  6. ‘Til The Money Runs Out: 8
  7. On The Nickel: 8,5
  8. Mr Siegal: 8
  9. Ruby’s Arms: 8

Imagino que los deseosos por descubrir a Tom Waits suelen saltear este disco para adentrarse a sus grandes trabajos de los ochenta, Swordfishtrombones y Rain Dogs. Pero lo cierto es que Heartattack and Vine no deja de ser un buen álbum, muy bueno de hecho.

Heartattack and Vine podría considerarse un disco de transición a lo que se vendría. Esencialmente es un álbum de Blues Rock, con ciertos toques en los que empieza a experimentar. En cuanto a su interpretación vocal, intensifica lo que venía haciendo desde Small Change. Canta como si hubiera pasado una buena borrachera, llegando incluso a escupir en la homónima “Heartattack And Vine”.

Las baladas a piano y/o orquestadas de Waits también siguen latentes en este trabajo. “Saving All My Love For You”, en “On The Nickel” y “Ruby’s Arms” son muy buenas pruebas de ello. Pero “Jersey Girl” es la mejor por como Tom canta con intensidad y fervor.

El único tema medio colgado es “In Shades”, un instrumental en vivo, que resulta una inclusión rarísima. Pero Heartattack and Vine en general es un disco que vale la pena escuchar en lugar de que pase desapercibido.

Persy

Tom Waits – Blue Valentine (1978)

Tom Waits - Blue Valentine (1978)

Puntaje del Disco: 8

  1. Somewhere: 7
  2. Red Shoes By The Drugstore: 7
  3. Christmas Card From A Hooker In Minneapolis: 8
  4. Romeo Is Bleeding: 9
  5. $29.00: 9
  6. Wrong Side Of The Road: 8
  7. Whistlin’ Past The Graveyard: 8
  8. Kentucky Avenue: 8,5
  9. Little Bullet From A Pretty Blue Gun: 8
  10. Blue Valentines: 8

Blue Valentine es el sexto disco de estudio de Tom Waits y un progreso notable respecto de lo que fue Foreign Affairs. Algunos lo toman como una continuación respecto de lo que fue Small Change, con la voz rancia tan característica de este grandioso cantautor y ofreciendo variedad en los estilos de sus composiciones, obviamente repasando lo que estamos acostumbrados en él pero con diferencias.

“Somewhere” (tema Hollywoodense de West Slide Story) nos da una falsa impresión de que Tom Waits vuelve a abocarse a sus canciones orquestadas. Pero inmediatamente aparece “Red Shoes By The Drugstore” para experimentar explotando toda la verborragia de Waits en su voz, con un sonido más monótono en base a su percusión y bajo, marcando una disrupción. A partir de entonces, Blue Valentine se transforma en una colección de canciones en las que aborda Jazz y Blues, con picos en “Romeo Is Bleeding” y “29.00” (8 minutos de Blues del bueno). Tampoco faltan las baladas decentes a piano del estilo de “Christmas Card From A Hooker In Minneapolis”.

En definitiva, es un disco más entretenido en líneas generales contando sus historias. Más orientado al Blues y Jazz, en el que instrumentos como la guitarra eléctrica empiezan a ganar terreno por sobre los instrumentos de cuerda orquestales.

Persy

Tom Waits – Foreign Affairs (1977)

Tom Waits - Foreign Affairs (1977)

Puntaje del Disco: 6

  1. Cinny’s Waltz: 7
  2. Muriel: 7,5
  3. I Never Talk to Strangers: 7
  4. Medley: Jack & Neal/California, Here I Come: 5,5
  5. A Sight for Sore Eyes: 6,5
  6. Potter’s Field: 5,5
  7. Burma-Shave: 5,5
  8. Barber Shop: 6
  9. Foreign Affair: 7

Si hay un disco al que se le está acostumbrado a pegar (tanto por la crítica especializada así como por los fans) en la discografía de Tom Waits, es este. Foreign Affairs es una gran decepción porque no marca una evolución en lo que Tom venía haciendo. Es un estancamiento poco atractivo.

Algunos dirán: “Bueno, por lo menos vamos a escuchar un poco más de lo que ya conocemos de él”. Sí, el disco en sí son en su mayoría baladas orquestadas y/o acompañadas a piano, bastante jazzeras y, por supuesto, con la singular voz del cantautor. Sin embargo, Foreign Affairs es bastante aburrido. Las composiciones son chatas (sobre todo si entramos en el juego de comprarlas con lo que Waits ya había hecho antes) y no hay ganchos melódicos que verdaderamente valgan  la pena.

Así y todo no es un mal álbum. Tranquilamente se puede escuchar sin encontrar puntos llamativamente alarmantes (más que el aburrimiento que comentaba). Algunos temas incluso podrían aplicar perfectamente como soundtrack de película vieja (tal vez de los cincuenta o sesenta). Pero no esperen mucho más que eso. Desde mi forma de ver, es preferible se centren su atención en los trabajos previos o posteriores de este fabuloso artista.

Persy

Tom Waits – Small Change (1976)

Tom Waits – Small Change (1976)

Puntaje del Disco: 9

  1. Tom Traubert’s Blues (Four Sheets To The Wind In Copenhagen): 10
  2. Step Right Up: 8,5
  3. Jitterbug Boy (Sharing A Curbstone With Chuck E. Weiss, Robert Marchese, Paul Body And The Mug And Arte): 8
  4. I Wish I Was In New Orleans (In The Ninth Ward): 9
  5. The Piano Has Been Drinking (Not Me) (An Evening With Pete King): 9
  6. Invitation To The Blues: 9
  7. Pasties And A G-String (At The Two O’Clock Club): 7
  8. Bad Liver And A Broken Heart (In Lowell): 7,5
  9. The One That Got Away: 7
  10. Small Change (Got Rained On With His Own .38): 7
  11. I Can’t Wait To Get Off Work (And See My Baby On Montgomery Avenue): 7,5

Luego del disco en vivo, Nighthawks at the Diner, Tom Waits lanzaría Small Change, un álbum que es algo más que un pequeño cambio.

Musicalmente Small Change evoca nuevamente al jazz rock, con mezcla de blues rock y baladas orquestadas. Pero el espíritu y la voz de Waits cambian. Su interpretación es mucho más rancia y áspera… de completo borracho. De hecho se podría decir que Small Change es un álbum conceptual sobre la borrachera. La embriaguez alcohólica y melancólica está presente en la interpretación que les da Waits, las letras e incluso en la forma que llegó a componerlas.

Tal vez el caso más significativo y representativo sería “Tom Traubert’s Blues”, una balada clásica hermosa acompañada por piano y orquestación, obviamente sobre el alcoholismo. Su productor Bones Howe dijo al respecto: “Tom me llamó y me dijo: ‘Bajé a los barrios bajos y me compré una botella de whiskey’. Le dije: ‘¿En serio?’, y él dijo: ‘Sí, me bebí la botella de whiskey, fui a casa, vomité, y escribí “Tom Traubert’s Blues’”.

Hay otras baladas de la misma onda tal es el caso de “I Wish I Was In New Orleans” e “Invitation To The Blues”. También está “The Piano Has Been Drinking (Not Me)” una en las que parece más desahuciado.

Y por otro lado el álbum tiene otro tipo de cortes más diversos. “Step Right Up” es un jazz rock poco melódico, pero original por la manera de interpretarlo de Tom. Ese parafraseo frenético pega.

Sobre el final Small Change se vuelve un poco más osco e incluso más difícil. Hay rarezas como “Pasties And A G-String” (en las que predomina la percusión) y temas más bien recitados acompañados por una base simple de saxo (“The One That Got Away” y la homonima “Small Change”). Y las baladas a piano son decentes aunque no llegan a la altura de las primeras como “Bad Liver And A Broken Heart” y “I Can’t Wait To Get Off Work”.

Aun así Small Change es un disco excelente. Uno de los mejores y más auténticos de la primera etapa de este brillante músico.

Persy

Tom Waits – Bad as Me (2011)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Chicago: 8,5
  2. Raised Right Men: 8
  3. Talking at the Same Time: 9
  4. Get Lost: 9
  5. Face to the Highway: 9
  6. Pay Me: 8,5
  7. Back In the Crowd: 8,5
  8. Bad as Me: 8,5
  9. Kiss Me: 8
  10. Satisfied: 8
  11. Last Leaf: 7,5
  12. Hell Broke Luce: 8,5
  13. New Year’s Eve: 8,5

Siete años parece mucho tiempo. Es lo que tuvimos que esperar para escuchar un nuevo trabajo de Tom Waits luego de Real Gone (2004). Y que buen disco nos trajo este fenómeno el año pasado.

La espera valió la pena. El Sr. Waits junto con la colaboración de su esposa Kathleen Brennan (co-escritora y productora) y la participación de una gran cantidad de músicos prestigiosos (incluidos Flea y Keaith Richars), grabó material totalmente nuevo. Más precisamente 13 canciones, la mayoría que no tiene una gran duración pero sí una gran calidad y versatilidad. En Bad as Me Tom Waits hace un recorrido espectacular a todos los estilos en los que fue capaz de desenvolverse en su larga trayectoria.

Con una consistencia abrumadora, en Bad as Me encontramos, muy buenas mezclas de blues y jazz como en “Chicago” y “Satisfied”, rockabilly dinámico y divertido en “Get Lost”, una gran cantidad de baladas ya sea aquellas con aires nocturnos como “Talking at the Same Time” y “Kiss Me”, o acústica y de folk en “Back In the Crowd”, “Pay Me”, “Last Leaf” y “New Year’s Eve”. También hay tiempo para experimentar tal como pasa en la homónima “Bad as Me” (interpretando el tema muy a lo Captain Beefheart) y la antibélica “Hell Broke Luce” (de lo más abstracto y alternativo del álbum).

El disco es muy recomendable. Cosechó muchos elogios, fue uno de los destacados del 2011. Porque al fin de cuentas, los años pasan pero Tom es un inoxidable que sigue dando de que hablar.

Persy

Tom Waits – The Heart of Saturday Night (1974)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. New Coat of Paint: 8,5
  2. San Diego Serenade: 8,5
  3. Semi Suite: 8
  4. Shiver Me Timbers: 9
  5. Diamonds on My Windshield: 9
  6. (Looking For) The Heart of Saturday Night: 9
  7. Fumblin’ with the Blues: 8
  8. Please Call Me Baby: 8
  9. Depot Depot: 8
  10. Drunk on the Moon: 7
  11. The Ghosts of Saturday Night (After Hours at Napoleon’s Pizza House): 7,5

Para su segundo álbum, el Sr. Waits continuo con su estilo de “baladas con piano”, sin embargo, desde un lado más nocturno que del romanticismo. Así que musicalmente no hay grandes cambios respecto de Closing Time, y por suerte estas baladas siguen siendo tan buenas como antes.

Las combinaciones de blues, flok y jazz son constantes a lo largo de The Heart of Saturday Night, en canciones con buenas melodías (algunas repetitivas y genéricas) que le dan lugar a la distinguida voz de Tom (que por momentos recita más de lo que canta) y a su lírica por sobre todo. Así genera grandes canciones como las conmovedoras baladas “(Looking For) The Heart of Saturday Night” y “Shiver Me Timbers”. También es remarcable “Diamonds on My Windshield” muy original por como Wais relata la historia de un viaje en auto por la gran ciudad. Y además el disco cuenta con algunos temas acompañados por una orquesta como sucede en “Plaese Call Me Baby y en la hermosa balada “San Diego Serenade”.

Así que en líneas generales The Heart of Saturday Night es muy bueno, aunque no mejor que Closing Time porque es menos sorpresivo. Y tiene una solidez que deja satisfecho a cualquier oyente. Es cierto que la segunda parte del disco es menos interesante que la primera, pero no hay un solo tema que puede ser juzgado de malo.

Persy

Tom Waits – Closing Time (1973)

Puntaje del Disco: 9

  1. Ol’ 55: 9,5
  2. I Hope That I Don’t Fall In Love With You: 9
  3. Virginia Avenue: 8
  4. Old Shoes (& Picture Postcards): 8,5
  5. Midnight Lullaby: 9
  6. Martha: 9
  7. Rosie: 8,5
  8. Lonely: 7
  9. Ice Cream Man: 8,5
  10. Little Trip To Heaven (On The Wings Of Your Love): 7
  11. Grapefruit Moon: 8
  12. Closing Time: 7,5

En 1973 aparecería ante el mundo Closing Time, el álbum debut de Tom Waits, gran cantautor norteamericano que supo distinguirse por su voz única y sus magnificas letras.

El lanzamiento de su primer disco coincide con el surgimiento de otro reconocido músico yankee: Bruce Springsteen. Como si fuera una competencia para consolidarse como cantautor de los setenta, ambos músicos desarrollaron estilos similares. En el caso de Closing Time, nos encontramos con un disco pasional con abundancia de baladas apoyadas principalmente en el piano. Y ciertamente es excelente, esencialmente dylanesco desde la estética y el estilo del Sr. Waits.

“Ol’ 55” es una balada a piano con una melodía y estribillo encantadores, que nos da un panorama esplendido de lo que nos espera del disco. “Martha” es otra canción de la misma índole, con otro estribillo y una orquestación atrapantes. Y la acústica “I Hope That I Don’t Fall In Love With You” es no menos atractiva que las antes mencionadas. Luego podemos encontrar mayor variación con la country “Old Shoes” y con números jazzeros como “Virginia Avenue”, “Midnight Lullaby”, la arrebatada Ice Cream Man” y la cachonda “Little Trip To Heaven”.

Ninguna de las canciones es un desperdicio. Sin embargo, no puedo decir que sea el mejor disco de su carrera. Aunque lo cierto es que Closing Time es notable y contribuyó con éxito a dar nacimiento a otro importante músico como Tom Waits.

Persy