Archivo de la categoría: Tindersticks

Tindersticks – Simple Pleasure (1999)

Tindersticks - Simple Pleasure (1999)

Puntaje del Disco: 8

  1. Can We Start Again?: 8
  2. If You’re Looking for a Way Out: 8,5
  3. Pretty Words: 9
  4. From the Inside: 6
  5. If She’s Torn: 8
  6. Before You Close Your Eyes: 7,5
  7. (You Take) This Heart of Mine: 7
  8. I Know That Loving: 8
  9. CF GF: 8

Con su cuarto álbum, llamado acertadamente Simple Pleasure (1999), los británicos Tindersticks cambian el enfoque de su música con un listado de temas más directos, optimistas y accesibles a los que no tenían acostumbrados inspirados principalmente en la música soul.

Grabado en directo en el estudio y con una duración de algo más de cuarenta minutos, Simple Pleasure es mucho más conciso y corto que sus antecesores, manteniendo muchas de sus virtudes pero careciendo de muchos temas fuertes con algunas excepciones valiosas como “Can We Start Again?”, “If You’re Looking for a Way Out” (cover de la banda de disco y soul Odyssey), “Pretty Words” y “I Know That Loving”.

Mas allá de bajar un poco su propia vara y saber que tienen mucho más para dar, en esta ocasión Tindersticks nos ofrece una muy buena obra donde demuestran que pueden moverse cómodos en distintos senderos sin perder nunca su identidad y elegante estilo.

F.V.

Tindersticks – Curtains (1997)

Tindersticks - Curtains (1997)

Puntaje del Disco: 9,5

  1. Another Night In: 8
  2. Rented Rooms: 8,5
  3. Don’t Look Down: 9,5
  4. Dick’s Slow Song: 8,5
  5. Fast One: 9
  6. Ballad of Tindersticks: 9
  7. Dancing: 8
  8. Let’s Pretend: 9,5
  9. Desperate Man: 9,5
  10. Buried Bones: 8,5
  11. Bearsuit: 9
  12. (Tonight) Are You Trying to Fall in Love Again: 8,5
  13. I Was Your Man: 8
  14. Bathtime: 9
  15. Walking: 8,5
  16. A Marriage Made in Heaven: 9

Curtains (1997) cierra la trilogía inicial de la discografía de Tindersticks explotando las mismas virtudes que sus primeras placas pero agregándole a la oscuridad de sus melodías elegantes e hipnóticas algo más de brillo y optimismo.

En Curtains encontramos canciones decoradas por arreglos imperceptibles que convierten a cada canción una obra de arte en si misma, para nada accesible o fácil de escuchar, como la mayoría de la música moderna, en este caso se nota un trabajo un proceso que seguramente tomo su tiempo pero que llevo a alcanzar la madures definitiva de la banda inglesa. De la mano de la perfección de su música esta la voz de barítono de Stuar Staples que como siempre es uno de los puntos fuertes de Tindersticks.

“A Marriage Made in Heaven” el dueto junto a la actriz Isabella Rossellini es uno de los momentos del álbum pero también podemos quedarnos con las seductoras e intimistas “Don’t Look Down”, “Ballad of Tindersticks”, “Let’s Pretend”, “Desperate Man” y “Bearsuit”. Como singularidad encontramos un track que le escapa un poco al ritmo general con algo más de aceleración como “Fast One”, un recreo bastante agradable que prueba que son capaces de hacer otro tipo de música si se lo propusieran.

Curtains es la culminación de lo que Tindersticks propuso en sus dos primeras obras. Encontraron el equilibrio perfecto entre la oscuridad y melancolía anterior y la luz que era necesaria con influencias diversas como el jazz, el soul y el rock alternativo más convencional. Una verdadera maravilla no apta para oyentes ansiosos que se hace mejor con cada escucha.

F.V.

Tindersticks – Tindersticks II (1995)

Puntaje del Disco: 9

  1. El Diablo en el Ojo: 9
  2. A Night In: 8
  3. My Sister: 9,5
  4. Tiny Tears: 10
  5. Snowy in F# Minor: 9
  6. Seaweed: 8
  7. Vertrauen II: 7,5
  8. Talk to Me: 9
  9. No More Affairs: 8,5
  10. Singing:
  11. Travelling Light: 7
  12. Cherry Blossoms: 9,5
  13. She’s Gone: 8
  14. Mistakes: 8
  15. Vertrauen III:
  16. Sleepy Song: 7,5

Con la edición de Tindersticks II (1995) junto a la de su primer material dos años antes el grupo de Nottingham terminaría de definir y consolidar su sonido característico.

Favorecidos por el boom alternativo de aquellos años, su propuesta fuera de lo habitual por aquel entonces, al ofrecer sensibilidad, romanticismo y aires de música clásica encajaría justo dentro del universo alternativo británico de los años noventa.

En Tindersticks II la personalísima voz del barítono Stuart Staples se desliza sobre refinados arreglos de cuerda, que utilizados en su justa medida dejan de resultar un recurso pomposo para ir penetrando lentamente en la fibra emocional que los oyentes con cierta sensibilidad sabrán apreciar.

Algunos temas no se pueden pasar por alto como la narrativa “My Sister”, la impecable e irresistible “Tiny Tears” y la emocional “Cherry Blossoms”. Dentro de un panorama bastante parejos y de mayor nivel compositivo que en su disco inicial.

Por esta época los conciertos de Tindersticks significaban un verdadero acontecimiento apoyados a menudo por una sección de cuerda y en ocasiones por una orquesta completa, como se puede comprobar en el disco grabado en vivo The Bloomsbury Theatre 12.3.95. Su siguiente disco Curtains (1997) no cumpliría con las expectativas generadas por sus dos primeros discos, pero a decir verdad luego de estas dos verdaderas obras resultaría difícil igualar tanta calidad y buen gusto.

F.V.

Tindersticks – Tindersticks I (1993)

Puntaje del Disco: 9

  1. Nectar: 8,5
  2. Tyed: 8,5
  3. Sweet, Sweet Man Pt. 1:
  4. Whiskey and Water: 9,5
  5. Blood: 7
  6. City Sickness: 9
  7. Patchwork: 7,5
  8. Marbles: 8,5
  9. The Walt Blues:
  10. Milky Teeth: 9
  11. Sweet, Sweet Man Pt. 2: 8
  12. Jism: 8,5
  13. Piano Song: 8
  14. Tie-Dye: 8,5
  15. Raindrops: 8,5
  16. Sweet, Sweet Man Pt. 3: 8,5
  17. Her: 9
  18. Tea Stain: 6,5
  19. Drunk Tank: 8
  20. Paco de Renaldo’s Dream: 9
  21. The Not Knowing: 9

Formados a comienzos de la prolífera década del noventa, en materia musical, en la ciudad británica de Nottingham Tindersticks recibió desde el comienzo una espléndida acogida por parte de la crítica especializada.

El sonido entre elegante y alternativo del grupo tiene su sello distintivo en la profunda voz de barítono de su vocalista y líder Stuart Staples, con toques tan particulares que sorprenderían a cualquiera que nunca lo escuchara antes, emulando por momentos a Nick Cave o Ian Curtis pero con una imponente y oscura voz difícil de igualar. Otra pieza clave en el sonido tan particular de Tindersticks es lo que aporta el guitarrista Dickson Hinchliffe con guitarras podridas en algunos casos y en otros tocando una gran variedad de instrumentos que contribuyen al sonido ecléctico del grupo. Entre ellos están el piano, violín, trompeta y órgano Hammond.

Su disco debut Tindersticks I (1993) tubo bastante repercusión en el Reino Unido señalado como disco del año por la prestigiosa revista Melody Maker y como uno de los debuts musicales mas prometedores de la epoca. La atmosfera densa que se percibe durante los 21 tracks (buen numero para un disco inicial) alcanza su mejor momento en temas como “Whiskey and Water”, “Raindrops”, “Milky Teeth”, “Her”, “The Not Knowing” por solo nombrar algunos en un álbum bastante parejo y consistente.

La música y las letras de Tindersticks son tan particulares como su carrera, actualmente cuentan con ocho discos y tienen su base de seguidores pero es difícil aspirar que alcancen al gran público y seguramente es algo que tampoco busquen y se sientan cómodos en la categoría de banda de culto y para determinadas elite. El mismo Staples afirmaba en una entrevista reciente acerca del estilo de la banda lo siguiente: “Hacer buenas canciones, componer música hermosa, transmitir credibilidad a lo que cantas. Y hacer todo eso con una producción y un vestido sonoro realmente exquisito y cuidado. No está bien que lo diga yo mismo, pero estoy convencido de que los Tindersticks son sinónimo de una manera de hacer y degustar música muy específica. Quiero decir, que más allá de que yo puedo componer unas melodías así o asá, existe detrás un trabajo de arreglos y de instrumentación en directo que nos convierte en un producto no sólo inclasificable sino casi único”.

F.V.