Archivo de la categoría: The Verve

The Verve – No Come Down: B-Sides & Outtakes (1994)

The Verve - No Come Down B-Sides & Outtakes (1994)

Puntaje del Disco: 8

  1. No Come Down: 7
  2. Blue:
  3. Make It Till Monday: 8,5
  4. Butterfly: 8
  5. Where the Geese Go: 8
  6. O’Clock: 7,5
  7. One Way to Go: 9
  8. Gravity Grave: 8,5
  9. Twilight: 7

No Come Down es un disco recopilatorio de lados B de The Verve que se remite a su disco debut, a sus primeros años como banda. A decir verdad su primer trabajo discográfico, A Storm in Heaven, no es uno de mis predilectos. Su britpop de atmosferas psicodélicas/espaciales me aburrió un poco. Por eso las expectativas de un compilado de lados B de esta época no me despertaba muchas esperanzas. Sin embargo, me sorprendió gratamente. No Come Down tiene canciones muy competentes que merecían formar parte de su álbum debut.

Casualmente, la que lleva el nombre del disco (“No Come Down”), no es una de ellas. De hecho su mística me recuerda a lo más tedioso de A Storm in Heaven. Tampoco puedo hablar de la versión americana de “Blue”, incluida en el copilado porque es casi idéntica a la del álbum (por eso me negué a ponerle puntaje). Pero ya en la versión acústica de “Make It Till Monday”, con su sonido de ensueño, la cosa mejora. El buen sabor se prolonga con la muy buena versión acústica de “Butterfly”, que me resulte más flashera e interesante que la original, donde también suma su sección de psicodelia jazzera. La psico-acústica “Where the Geese Go” es otro número destacado agradable. “O’Clock” es lenta pero tiene su propio encanto en su atmósfera. Y luego tenemos a “One Way to Go” (de hermosa melodía espacial) y “Gravity Grave” (en vivo, con el bajo marcando un ritmo tremendo), de duraciones nada despreciables de 7 y 9 minutos respectivamente, donde logran un muy buen resultado con su space rock, sin aburrirte en ningún momento.

El cierre con “Twilight” no es de lo mejor de No Come Down. De todas formas, les aseguro que para recopilar lados b y versiones alternativas, es un disco que vale la pena escuchen los seguidores de The Verve.

Persy

The Verve – Live at Glastonbury Festival (2008)

Puntaje del Disco: 8

  1. This Is Music: 8
  2. Sonnet: 9
  3. Space and Time: 8
  4. History: 8,5
  5. Life is an Ocean: 7
  6. Velvet Morning: 8
  7. Rolling People: 7
  8. The Drugs Don’t Work: 8
  9. Lucky Man: 9
  10. Bittersweet Symphony: 8,5
  11. Love is Noise: 7,5

Este concierto tiene cierta carga emotiva para los fanáticos de The Verve porque fue uno de los que marcó su retornó luego de 8 años, tras su separación. No solo eso, cerca de esta fecha fue cuando lanzaron su último álbum, Forth, que si bien no fue tan auspicioso como Urban Hymns, fue esperado con ansias.

En cuanto a la calidad del concierto es bastante buena. The Verve suena como el mismo grupo de britpop que fue en los noventa, desplegando sus atmósferas espaciales y muchos de sus mejores clásicos, especialmente de Urban Hymns.

Dentro de estos 11 temas que representaron más de una hora de recital, hay algunos puntos altos para destacar. Me gusta como suenan los clásicos en los que Richard Ashcroft caza la guitarra acústica, tal es el caso de “Sonnet”, “History” y “Lucky Man”. Mientras que la versión de “Bittersweet Symphony” es decente y motivante, aunque no alcance a la original. También hay ciertas sorpresas, en “Life is an Ocean” (que no es de lo mejor del concierto), el bajo tira las líneas de “Another One Bites the Dust”. Raro que tocaran poco de Forth, el único fue “Love is Noise”.

Muy buen recital, prolijo, con buen sonido y buen despliegue de la banda en general. Y si bien no hay un disco oficial del recital, pese a ello, se puede escuchar y ver el recital completo desde Youtube.

Persy

The Verve – A Northern Soul (1995)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. A New Decade: 8,5
  2. This Is Music: 9
  3. On Your Own: 9
  4. So It Goes: 8
  5. A Northern Soul: 7
  6. Brainstorm Interlude: 6,5
  7. Drive You Home: 7,5
  8. History: 9,5
  9. No Knock on My Door: 8,5
  10. Life’s an Ocean: 7,5
  11. Stormy Clouds: 8
  12. Reprise: 8,5

Poco a poco The Verve se iría transformando en un grupo más interesante. A Storm in Heaven a pesar de ser un disco con inconvenientes, también demostraba que estos tipos tenían algo de talento. Dos años después de su álbum debut, llegaría A Northern Soul, un trabajo que retoma su rock psicodélico/espacial pero con varias escalas más de volumen. Pasando de esta forma de canciones insípidas a propulsiones enérgicas.

A Northern Soul ya desde el arranque, con sus intensos space rockers “A New Decade” y “This Is Music”, te sumerge en una nube de caos, que recuerdan a su mejor forma en “Blue”. Pero también nos presenta baladas geniales como “On Your Own” y “No Knock on My Door”, que afortunadamente no esconden la voz de Richard Ashcroft en sus desaboridas atmósferas como sí sucedía en A Storm in Heaven. Y además están aquellos números más neo-psicodélicos como “Stormy Clouds” y la instrumental “Reprise”. Muy bueno este último en base al infeccioso jam de guitarra distorsionada de Nick McCabe.

Mención aparte merece la magestual “History”, el mejor tema del disco. El cual, si escuchan con detenimiento sus arreglos orquestales, inspiraría a The Verve en la composición de sus rutilantes clásicos posteriores, tales como “Lucky Man” y “Bittersweet Symphony”.

Sin embargo, este disco no es perfecto. Muestra algunas de las principales falencias que The Verve sufrió a lo largo de su carrera. Por un lado tenemos a “Drive You Home”, un tema lento, con una ambientación que se remite a lo más aburrido de su álbum debut, pero que a pesar de todo esta bueno. También tenemos a “Brainstorm Interlude”, otro instrumental que a pesar de demostrar nuevamente el talento de McCabe, termina siendo solo ruidoso. La psico-blusera “Life’s an Ocean” puede ser criticada por la falta de gancho melódico, pero es rescatable por sus increíbles líneas de bajo. Y por último esta el tema que titula al disco, defectuoso por ser innecesariamente largo e inflado.

A pesar de esto, A Northern Soul es su trabajo más consistente, superando incluso a Urban Hymns. Claro, A Northern Soul no tuvo en su haber los grandes clásicos de su trabajo posterior. Un “Bittersweet Symphony” no se compone todos los días…

Persy

Highlights: The Verve

Top Ten de The Verve:

  1. Bittersweet Symphony
  2. Lucky Man
  3. Sonnet
  4. The Drugs Don’t Work
  5. History
  6. Blue
  7. Rather Be
  8. Slide Away
  9. Come On
  10. On Your Own

Persy

The Verve – A Storm in Heaven (1993)

The Verve A Storm in Heaven 1993 Persi Music

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Star Sail: 8
  2. Slide Away: 8,5
  3. Already There: 7
  4. Beatiful Mind: 6,5
  5. Sun, the Sea: 7,5
  6. Virtual World: 6,5
  7. Make it till Monday: 6,5
  8. Blue: 9
  9. Butterfly: 7,5
  10. See You in the Next One (Have a Good Time): 6,5

A Storm in Heaven es el disco debut de The Verve, editado en 1993, año en el que comenzaba a emerger el britpop. Este álbum es interesante porque nos muestra la etapa inicial de The Verve, en la que desarrollan un rock con rasgos psicodélicos que logra sumergirte en una atmosfera que emula un profundo océano o en “una tormenta en el cielo”.

A mi entender esta atmosfera es un arma de doble filo para A Storm in Heaven. Esto se debe a que es lo más atrapante y simultáneamente es lo que hace más aburrido al disco. El problema de A Storm in Heaven está en que se excede en la cantidad de canciones lentas e inocuas como “See You in the Next One”, “Beatiful Mind” y “Make it till Monday”. Su repetición constante e in exaltante es un detonante de “embole irritante”. Además, personalmente prefiero la textura de mar que puede lograr Radiohead en “Weird Fishes/Arpeggi” a cualquiera de las mencionadas de este disco. Por eso, a esta versión de The Verve le falta sangre, fuego, y desborda en “agua” (hasta la voz de Richard Ashcroft queda en segundo plano por su interesante pero insustancial sonido psicodélico). Afortunadamente, también hay algunos temas que marcan cambios de ritmo y justifican sus lanzamientos como singles, tales como “Blue” y “Slide Away”.

A Storm in Heaven sería bien recibido por la crítica pero no fue exitoso frente al público en las ventas. Esto puede estar fundado en los argumentos que expongo y a la falta de gancho comercial. Por otro lado, marcaría una conexión importante hacia el “famoso” The Verve, reconocido por sus históricos hits como “Bittersweet Symphony”.

Persy

The Verve – Forth (2008)

the-verve-forth5

Puntaje del Disco: 7

  1. Sit And Wonder: 8
  2. Love Is Noise: 6,5
  3. Rather Be: 9
  4. Judas: 7
  5. Numbness: 5
  6. I See Houses: 7,5
  7. Noise Epic: 5
  8. Valium Skies: 8,5
  9. Columbo: 6,5
  10. Appalachian Springs: 7,5

Como Richard Ashcroff no estaba teniendo una carrera de solista del todo exitosa (hacia agua y poco ruido) y por su lado, la labor del guitarrista McCabe no era muy importante (estaba literalmente al pedo), influyó a que The Verve vuelva. Así es, el grupo se reunió tal como sucedió con varias bandas en los últimos tiempos por cuestiones monetarias.

La vuelta de The Verve desde mi opinión no fue del todo exitosa. Es más, se acerca mucho a la decepción. Es que Forth viene a ser un extraño epilogo de Urban Hymns. Es dolorosamente inferior a este último, de hecho es el peor álbum de toda la discografía de esta banda.

En principio puede resultar a más de lo mismo. Es más del space rock que caracteriza a la banda. Pero el problema no es ese, el mismo radica en que todos los temas son excesivamente largos. Todo el potencial que puedan llegar a tener se embarran en su molesta duración. La mayoría de los temas duran alrededor de 6 o 7 minutos, en el mejor de los casos 5. Además suenan bastante inflados, con melodías menos atrapantes y con atmósferas que no son atractivas como sí lo fueron muchos de sus mejores canciones. Por todo esto, se podría decir que no es un álbum comercial. No tiene claros hits como Urban Hymns, sino más bien está hecho para los devotos del grupo. El triste single “Love Is Noise” es un claro ejemplo de lo que argumento. El sonido de fondo de este tema es francamente irritante. Solo se podría rescatar un poco su estribillo. Canciones como esta abundan y lo peor, como remarque antes, es que se estiran en duración, dejando resultados mediocres como “Numbness” y “Noise Epic”. Más allá de estos defectos, Forth safa, no es algo atroz, algunos cortes son buenos como “Sit And Wonder” y “Valium Skies”. Pero el único tema que realmente vale la pena es “Rather Be”, una balada que nos retrotrae a la mejor versión de The Verve, la que esperamos volver a escuchar pronto.

Persy

The Verve – Urban Hymns (1997)

The Verve_Urban_Hymns_1997_Persi_Music

Puntaje del Disco: 9

  1. Bittersweet Symphony: 10
  2. Sonnet: 9,5
  3. Rolling People: 8,5
  4. The Drugs Don’t Work: 9
  5. Catching The Butterfly: 7
  6. Neon Wilderness: 5
  7. Space And Time: 7,5
  8. Wipping Willow: 6
  9. Lucky Man: 9,5
  10. One Day: 8
  11. This Time: 7
  12. Velvet Morning: 7
  13. Come On: 8,5

Antes de que The Verve se separe por disputas internas entre Richard Ashcroft  y el guitarrista Nick McCabe, dejaron este muy buen álbum, su mejor trabajo discográfico. Urban Hymns es el disco que mejor captura el rock psicodélico de The Verve combinado con sus arreglos orquestales, llevandolo a su vez a su versión más comercial.

Y eso es lo que fue para The Verve un éxito comercial. Pero todo gracias a la magistral “Bittersweet Symphony”, el mejor tema del álbum y de la banda. Este clásico fue íntegramente compuesto por Richard Ashcroft, pero también fue atribuida a Mick Jagger y Richard Shcroft por utilizar un riff similar al de “The Last Time”.

Más allá de que muchos limitan la existencia de The Verve a “Bittersweet Symphony”, las otras canciones que fueron lanzados como singles no se quedan atrás: “Sonnet”, “The Drugs Don’t Work” y “Lucky Man”. Todas ellas son baladas bárbaras. Y si me aventuro un poco podría decir que son sus temas más importantes, obviamente después de “Bittersweet Symphony”.

Del resto del álbum, también se pueden rescatar los rockers “Rolling People” y “Come On”. Los otros cortes en su mayoría, sobretodo “Neon Wilderness”, tienen un nivel secundario y hacen más largo al disco de lo que debería ser. Aún así, pese a no ser completamente perfecto, Urban Hymns es uno de los discos importantes de los noventa.

Persy