Archivo de la categoría: The Traveling Wilburys

The Traveling Wilburys – The Traveling Wilburys, Vol. 3 (1990)

Puntaje del Disco: 7

  1. She’s My Baby: 8
  2. Inside Out: 7.5
  3. If You Belonged to Me: 7
  4. The Devil’s Been Busy: 6
  5. 7 Deadly Sins: 6
  6. Poor House: 7
  7. Where Were You Last Night?: 7
  8. Cool Dry Place: 7
  9. New Blue Moon: 7
  10. You Took My Breath Away: 7.5
  11. Wilbury Twist: 7.5

Sin Roy Orbison, fallecido a fines de los ochenta previo al lanzamiento del álbum debut de The Traveling Walburys, esta super banda integrada por Harrison, Dylan, Petty y Lynne, quizo de alguna manera homenajear a su compañero y decidieron continuar el rumbo que habían arrancado años antes.

Ahora con nuevos seudónimos y con la colaboración de otros artistas como Gary Moore en la guitarra principal en “She’s My Baby”, The Traveling Wilburys grabaron en 1990 su segundo material de estudio, conocido como Vol.3; a pesar del error voluntario en la numeración. Según Harrison, se trataba de una forma de despistar al público. Quizás en cierta forma el cometido se logró, aunque no de la manera deseada, ya que el disco estuvo lejos de alcanzar la calidad que había mostrado el primero.

Sin tanta genialidad que el Vol. 1, esta segunda y última entrega discográfica en la carrera de The Traveling Wilburys, mantiene, sin embargo, los rasgos característicos que aportaban cada uno de estos grandes músicos. Las magníficas composiciones de Harrison, la guitarra de Petty y la armónica de Dylan se conjugan para hacer de éste un buen disco, que, a pesar de no haber tenido una destacada participación en los chats, se convirtió en un muy buen recuerdo de esta notable súper banda.

Piro

Anuncios

The Traveling Wilburys – The Traveling Wilburys, Vol. 1(1988)

Puntaje del Disco: 8

  1. Handle with Care: 9
  2. Dirty World: 8
  3. Rattled: 8
  4. Last Night: 7.5
  5. Not Alone Any More: 8
  6. Congratulations: 7
  7. Heading for the Light: 7.5
  8. Margarita: 7.5
  9. Tweeter and the Monkey Man: 8
  10. End of the Line: 8.5

Nelson, Otis, Lefty, Charly T y Lucky. Los hermanos Wilburys iniciaron sus caminos juntos a fines de los años ochenta en Los Angeles. Casi de casualidad, este quinteto se encontró en aquella ciudad y al ver que la química era buena, grabaron su primer disco y tuvieron bastante éxito.

Hasta aquí podría tratarse de cualquier banda de músicos que, como la mayoría, decidieron componer y tener fama y dinero. Sin embargo, si estos personajes se tratan de George Harrison, Jeff Lynne, Roy Orbison, Tom Petty y Bob Dylan respectivamente, la historia no parece tan trillada. Aunque la realidad tuvo algo de eso.

La leyenda cuenta que después de una cena entre Harrison, Orbison y Lynne en LA con la excusa de grabar un lado B de una canción del ex Beatle, se dirigieron a la casa de Bob Dylan ya que contaba con un estudio acorde a las circunstancias. En el camino, como la guitarra de Harrison estaba en poder de Tom Petty, lo invitaron a la grabación. Al ver el buen entendimiento entre los miembros, en lugar de grabar una solo canción, extendieron la lista a diez y de esa manera quedó conformado el primer disco de una de las más grandes superbandas del rock.

“Handle With Care” iba a ser el lado B de “This is Love”, pero al ver lo buena que era, se incluyó en el disco. Aunque la canción no logró la posición en los charts que se merecía, se convirtió en el gran clásico de los Traveling Wilburys. Puede otorgársele la autoría a Harrison, quien tomó el título de una caja que vio en el garage de Dylan; pero por el compañerismo que había entre estos excelentes artistas, todas las canciones tienen el nombre de la banda. Un gesto que muestra cómo, incluso entre músicos consagrados, los egos se pueden dejar de lado.

Cada uno de los temas tiene la esencia del grupo, pero pueden apreciarse los aportes de cada miembro. “Rattle” es Roy Orbison puro, mientras que por citar otro caso, “Tweeter and the Monkey Man” no deja más lugar que pensar que sólo un grande como Dylan puede estar detrás de tal composición. El disco concluye con el otro clásico “End of the Line” en cuyo video se ve la imagen de una guitarra en una silla en homenaje a Orbison que había fallecido al poco tiempo del lanzamiento del disco.

Piro