Archivo de la categoría: The Smashing Pumpkins

The Smashing Pumpkins – MACHINA/The Machines of God (2000)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. The Everlasting Gaze: 8
  2. Raindrops + Sunshowers: 6,5
  3. Stand Inside Your Love: 7,5
  4. I of the Mourning: 8,5
  5. The Sacred and Profane: 8
  6. Try, Try, Try7
  7. Heavy Metal Machine: 8
  8. This Time: 8,5
  9. The Imploding Voice: 6
  10. Glass and the Ghost Children: 7,5
  11. Wound: 7
  12. The Crying Tree of Mercury: 7,5
  13. With Every Light: 7,5
  14. Blue Skies Bring Tears: 6,5
  15. Age of Innocence: 7

MACHINA/The Machines of God (2000) es un álbum conceptual difícil de digerir, con canciones largas que por momentos te cansan. Sumado a esto las relaciones internas dentro de The Smashing Pumpkins se resquebrajaban cada vez más y Billy Corgan se adueño por completo de todas las decisiones y composiciones.

MACHINA es mucho más rock progresivo y electrónico que alternativo, y sacando algunos buenos temas como “The Everlasting Gaze”, “I of the Mourning” y “This Time”, demanda mucho compromiso de los oyentes. Aunque si lo hacen recibiran alguna recompensa.

Inicialmente Corgan barajó la idea de un disco doble. Intención que su sello Virgin desechó inmediatamente, ya venían de Adore que no funcionó comercialmente como esperaban. MACHINA salió al mercado en Febrero de 2000 y fracasó exponencialmente más que su antecesor, Billy insistió con la idea de editar MACHINA II con Virgin que también lo rechazó. Finalmente lo lanzarían en forma independiente y gratis por Internet aclarando que la obra estaba completa con sus dos partes.

Los Smashing Pumpkins se dirigían inexorablemente a su fin, al menos en esta primera etapa, cansados del estrellato de los noventa y con un Corgan cada vez más protagonista. Billy y James Chamberlin se reunieron en 2001 pero esta vez como miembros de un nuevo proyecto que parecía superador y finalmente terminaría siendo fugaz y decepcionante, Swan.

F.V.

The Smashing Pumpkins – Adore (1998)

The Smashing Pumpkins - Adore (1998)

Puntaje del Disco: 8

  1. To Sheila: 8
  2. Ava Adore: 9
  3. Perfect: 7,5
  4. Daphne Descends: 7
  5. Once Upon a Time: 8
  6. Tear: 7,5
  7. Crestfallen: 7
  8. Appels + Oranjes: 7
  9. Pug: 7,5
  10. The Tale of Dusty and Pistol Pete: 8
  11. Annie-Dog: 8,5
  12. Shame: 8
  13. Behold! The Night Mare: 7,5
  14. For Martha: 8,5
  15. Blank Page: 8
  16. 17:

Para finales de la década del noventa Billy Corgan y sus Smashing Pumpkins eran una de las últimas esperanzas estadounidenses de rock alternativo que aún quedaba en pie dentro de una escena global donde la electrónica ganaba cada vez más adeptos y parecía arrasar con todo.

A pesar de contar con un suceso desmedido en sus dos anteriores placas, Siamese Dream y Mellon Collie and the Infinite Sadness, la banda comenzó desde antes del lanzamiento de su cuarto disco a deslizar que harían algo distinto a lo que nos tenían acostumbrados. James Ilha declaró: “el futuro está en la música electrónica. Realmente se hace aburrido sólo tocar música rock” y Corgan agregaba: “Ya no hablo con adolescentes. Ahora le hablo a todo el mundo. Es un diálogo más amplio. Hablo con gente más mayor que yo y más jóvenes que yo, y con nuestra generación también”. Y a su vez generaría incertidumbre con lo que iban a ofrecer: “La gente que dice que será acústico se equivocará. La gente que dice que será electrónico se equivocará. La gente que dice que será un álbum de Pumpkins se equivocará. Intentaré hacer algo indescriptible”.

El 2 de Junio de 1998 se develaría el misterio y se lanzaría al mercado Adore. Primer trabajo de la banda sin su baterista fundacional Jimmy Chamberlin, quién fue despedido después de sufrir una sobredosis de heroína junto al tecladista Jonathan Melvoin, este último tuvo peor suerte y fallecería en ese espisodio.

Como se esperaba Adore significó un cambio en el sonido de la banda. Menos presencia de guitarras distorsionadas, serían reemplazadas con más temas tranquilos y pop y mayor presencia de música electrónica y sintetizadores. El control de las baterías en Adore estuvo en casi todo el trabajo a cargo de Matt Walker, aunque también participarían en un par de temas el baterista de Beck Joey Waronker y el ex Soundgarden y actual Pearl Jam, Matt Cameron.

A pesar de ser uno de los discos más esperados para 1998 el disco no funcionó del todo bien. Al parecer la gente no compró mucho el cambio de “onda” del grupo. Su primer sencillo el gótico y frenético “Ava Adore” tuvo bastante repercusión pero el resto de las canciones no alcanzaron demasiada rotación. Con su segundo single “Perfect” buscaron emular canciones del estilo de “1979” pero sin tanta efectividad. Aún así encontramos dentro del nutrido listado de temas varios momentos agradables como “To Sheila”, “Once Upon a Time”, “Annie-Dog”, “Shame”, “For Martha” y “Blank Page”.

Al margen de ser bastante bastardeado y criticado por el público tuvo bastante aceptación por parte de la crítica especializada. Alabando el crecimiento tanto en sus letras como en el crecimiento de su sonido y a pesar de que no fue muy valorado con el tiempo por el propio Billy: “Fue la imagen de una banda rompiéndose en pedazos”, con el tiempo se lo valoró mucho más teniendo en cuenta que estamos ante quizás el último momento realmente valioso en la carrera del conjunto de Chicago.

F.V.

The Smashing Pumpkins – Mellon Collie and the Infinite Sadness (1995)

The Smashing Pumpkins - Mellon Collie and the Infinite Sadness (1995)

Puntaje del Disco: 9

Disco uno:

  1. Mellon Collie and the Infinite Sadness: 8
  2. Tonight, Tonight: 9,5
  3. Jellybelly: 8
  4. Zero: 9
  5. Here Is No Why: 9
  6. Bullet with Butterfly Wings: 9,5
  7. To Forgive: 8
  8. Fuck You (An Ode to No One): 9
  9. Love: 7,5
  10. Cupid de Locke: 9
  11. Galapogos: 8,5
  12. Muzzle: 8,5
  13. Porcelina of the Vast Oceans: 9
  14. Take Me Down: 8

Disco dos:

  1. Where Boys Fear to Tread: 9
  2. Bodies: 8,5
  3. Thirty-Three: 9
  4. In the Arms of Sleep: 8
  5. 1979: 10
  6. Tales of a Scorched Earth: 8
  7. Thru the Eyes of Ruby: 8,5
  8. Stumbleine: 8
  9. X.Y.U.: 8,5
  10. We Only Come Out at Night: 8,5
  11. Beautiful: 7,5
  12. Lily (My One and Only): 8
  13. By Starlight: 8
  14. Farewell and Goodnight: 8,5

Bajo el nombre de Mellon Collie and the Infinite Sadness, The Smashing Pumpkins editaría en 1995 uno de los trabajos más ambiciosos de la historia del rock and roll. Con casi dos horas de duración este álbum doble es todo un desafío para el oyente y aún así una profundidad artística inmensa. es ante todo un disco de emociones y contrastes y en esto radica su fortaleza y éxito.

Luego de una interminable gira para promocionar Siamese Dream, Billy Corgan comenzó inmediatamente a escribir canciones para su continuación. Desde el principio se pensó como un disco doble, según sus propias palabras: “Teníamos suficiente material para que Siamese Dream fuese un álbum doble. Con este nuevo álbum, me gustaba la idea de crear un campo más amplio en el que poner otro tipo de material que estábamos escribiendo. Quería que la banda tomara este álbum como si fuera el último.” Y añadió “Para mi es como The Wall para la Generación X.”

Sorpresivamente decidieron no contar con los servicios del afamado productor Butch Vig, con quien habían trabajado en sus dos primeras placas y se inclinaron por el experimentado Mark Ellis “Flood”, conocido por ser el ingeniero de sonido de The Joshua Tree de U2. Flood les cambiaría la mentalidad a la hora de la grabación. El productor insistió en que la banda se tomara un rato al día para improvisar o componer, algo que la banda nunca había hecho durante las sesiones anteriormente. Corgan dijo: “Trabajando así hizo que todo el proceso fuera muy interesante- haciendo que no llegase a un punto muerto”. Esta metodología permitió a Corgan trabajar en las voces y los arreglos de los temas mientras el resto grababa en la otra sala. Además de esto permitió una mayor participación del resto de la banda en las composiciones que ayudaron a mejorar el clima interno.

Al finalizar las sesiones la banda contaba con 57 canciones terminadas para ser incluidas. En primera instancia iba a contener 32 canciones, aunque finalmente se decidió que fueran 28 divididas en 14 por cada lado.

Este ostentoso disco repasa las inspiraciones de Billy hacia el heavy metal de los setenta, el grunge y el art rock, y al mismo tiempo expandió sus ideas hacia nuevos rumbos con una variedad de sonidos que alcanzan sus picasen momentos sublimes como la inclusión de una orquesta en la épica “Tonight, Tonight”, la preciosa y melancólica “1979”, las potentes guitarreras “Jellybelly”, “Zero”, “Fuck You (An Ode to No One)” y “Bullet with Butterfly Wings” como así también las preciosas baladas como “Cupid Da Locke” y “Thirty-Three”. Por supuesto que dentro de un repertorio de casi 30 temas algunos funcionan mejor que otros pero en líneas generales el nivel es muy elevado.

Con Mellon Collie and the Infinite Sadness los Pumpkins prueban que fueron una de las bandas más creativas e inquietas en la década del noventa con una grandilocuencia que pocas veces funciona tan bien convirtiéndose en una verdadera joya del rock moderno.

F.V.

The Smashing Pumpkins – Zeitgeist (2007)

Puntaje del Disco: 5

  1. Doomsay Clock: 8,5
  2. 7 Shades of Black: 7
  3. Bleeding the Orchid: 7
  4. That’s the Way (My Love Is): 7,5
  5. Tarantula: 5,5
  6. Starz: 4,5
  7. United States: 5
  8. Neverlost: 4
  9. Bring the Light: 4
  10. (Come on) Let’s go!: 5
  11. For God and Country: 3
  12. Pomp and Cicumstances: 3

En el año 2006, luego de una separación, los Smashing Pumpkins se volvieron a reunir y… ¿volvieron?

Un año después de anunciar su regreso, editaron el disco que nos compete para alegría de todos aquellos a quienes nos gusta su música. Pero… ¿por qué esto?

El disco es muy flojo, creo que no hacía falta aclararlo, ni siquiera con Corgan acercándose a temáticas sociales (la marea roja en Nueva York…) lo hace zafar. Decepción es la palabra. Decepción es el sentimiento luego de escuchar “Doomsay clock” -por ejemplo- de lo poco no desechable del disco. Es que el primer tema, te impulsa a esa prolífica sensación de que el “status quo” se mantiene firme, que nada cambió: que volvieron los Smashing Pumpkins. De ahí en más todo se viene a pique, un descenso brusco hacía lo inaguantable e inescuchable.

Jimmy Chamberlin tal vez haya tocado como nunca en su vida la batería, pero ni así se evita lo saturado y la enorme bola de sonido que salen de los parlantes al escuchar este disco. Muchas veces, metiendo una gran cantidad de arreglos que la canción no necesita, un exceso total que no se comprende, embarrando aún más las ya embarradas melodías. ¿Estos son los que grabaron un disco como “Gish”?

Promediando el disco la monotonía exaspera. Desde la inentendible “United States”, un tema de 10 minutos de una sesión de metal (?) donde la guitarra de Corgan juega con delays y overdubs, el bajo de Corgan sigue saturadísimo como todo el disco y… sí: Corgan toca bajo, guitarra y además teclados en el álbum. ¿Estos son los que grabaron un disco como “Siamesse dream”?

Ufff…, que inaguantable se hace esto a esta altura. Los últimos temas son penosos. ¿Cómo encontrar respuesta a todas las preguntas? Yo creo que hay una: El ego de Corgan. Esta reunión es la solución a su desapercibida carrera post-Pumpkins. Una nueva oportunidad para demostrar que él es un miembro del olimpo rockero y volver a las primeras planas con el ente que lo dio a conocer, y justamente, ¿qué mejor manera que hacerlo con la joya que le queda? Ahora bien, de los miembros originales sólo Chamberlin, quien tocaba con Corgan previamente a la reunión, aparece como miembro. D’arcy ni siquiera fue llamada, como así tampoco Melissa auf der Maur, quien la reemplazo cuando aquella renunció al grupo en 1999. James Iha decidió no participar. Corgan no llamó a nadie, aprovechó la situación para demostrar su omnipotencia y llevarse al mundo por delante. Pero le salió mal. ¿Estos son los que grabaron un disco como “Mellon Collie and the Infinite Sadness”?

No, definitivamente no.

Bari

The Smashing Pumpkins – Siamese Dream (1993)

Puntaje del Disco: 9,5

  1. Cherub Rock: 9,5
  2. Quiet: 9
  3. Today: 9
  4. Hummer: 8
  5. Rocket: 10
  6. Disarm: 9
  7. Soma: 8
  8. Geek U.S.A.: 9,5
  9. Mayonaise: 9,5
  10. Spaceboy: 8,5
  11. Silverfuck: 8
  12. Sweet Sweet: 7
  13. Luna: 8,5

Gish (1991) ubicó a los Smashing Pumpkins como una de las bandas más promisorias de los noventa con un sonido bastante característico y una popularidad en ascenso. Pero no todo era color de rosas en sus comienzos para las sesiones de su siguiente álbum la banda experimentó problemas con el tiempo; el baterista Jimmy Chamberlin sufrió una severa adicción a la heroína, James Iha y D’arcy Wretzky recientemente se habían separado y terminado su relación, y Billy Corgan experimentó sobrepeso y una depresión al punto de contemplar el suicidio, además de sufrir del bloqueo como compositor. Con todos estos problemas a cuestas The Smashing Pumpkins entraron a los estudios de grabación Triclops Sound Studios en Atlanta para grabar su segundo trabajo, Siamese Dream (1993).

En Siamese Dream abundan los solos de guitarra y el sonido potente cortesía de la producción de Buth Vig (productor de Nevermind de Nirvana) y del propio Corgan. Los temas elegidos como singles dieron en la tecla y sonaban incesablemente en las radios alternativas “Cherub Rock”, “Disarm”, “Today” y “Rocket” se convirtieron rápidamente en himnos para su generación aunque no son los únicos que valen la pena también las distorsionadas “Quiet” y “Geek U.S.A” sobresalen, sin olvidar otro de sus clásicos en la parte final del disco “Mayonaise”.

Corgan había señalado que si no alcanzaba el éxito con Siamese Dream abandonaría la banda, pero no se tuvo que preocupar demasiado ya que logro encabezar de inmediato los rankings más importantes y sonar hasta el cansancio, vendiendo cuatro millones de copias en tan solo tres años.

Algunos afirman que la tensión y el caos se pueden producir la mejor música, y esto definitivamente ocurrió en esta oportunidad, Siamese Dream se convertiría en uno de los mejores y más determinantes discos de la década de los noventa.

F.V.

The Smashing Pumpkins – Gish (1991)

The Smashing Pumpkins - Gish - Persimusic

Puntaje del Disco: 9

  1. I Am One: 9,5
  2. Siva: 9
  3. Rhinoceros: 9
  4. Bury Me: 9
  5. Crush: 8,5
  6. Suffer: 7,5
  7. Snail: 8
  8. Tristessa: 7,5
  9. Window Paine: 8
  10. Daydream: 8,5

De la mano del vocalista Billy Corgan, la exitosa banda alternativa The Smashing Pumpkins se formo en Chicago en 1989, con el único objetivo de hacer la música que ellos quisieran, sin restricciones de ningún tipo.

El nombre de la banda (algo así como “Calabazas Aplastantes”) surgió de una broma de Corgan como el mismo lo explico: “Es un chiste. Cuando aún no tenía banda, y la gente me preguntaba cómo se llamaría, yo les decía The Smashing Pumpkins. Al final, nos quedamos con el nombre.”
El comienzo de su carrera profesional se fue dando como en tantos grupos grabaciones caseras, interés de productores, los primeros singles. Asi en Mayo de 1991 conseguirían la edición  de su primer trabajo Gish, con Butch Vig reconocido productor del ambiente alternativo de bandas como Nirvana y Sonic Youth. El grupo promocionó el álbum con una gira, donde abrieron conciertos de ya reconocidas figuras del mundo de la música como Red Hot Chili Peppers, Jane’s Addiction y Guns N’ Roses.

El disco aunque no tubo un éxito estruendoso no paso desapercibido ni para el publico ni para la critica especializada, con temas que vislumbraban que el futuro de los Pumpkins seria prometedor, “I Am One”, “Rhinoceros”, “Bury Me” y “Siva” son canciones que demuestran el potencial del que estamos hablando.

A pesar que en sus inicios fueron catalogado dentro del estilo grunge por haberse formado en la época de apogeo de dicho género. Con la edición de sus siguientes trabajos, además de conseguir conquistar millones de fanáticos, demostrarían que fueron capaces de generar un estilo propio y convertirse desde mi punto de vista en uno de los grupos más trascendentales de los noventa.

F.V.

The Smashing Pumpkins – Unplugged: 100% Pure Acoustic Performances (1994)

smadshs

Puntaje del Disco: 9

  1. Rocket: 9
  2. Cherub Rock: 9,5
  3. Today: 8
  4. Disarm: 9
  5. Spaceboy: 8
  6. Dancing in the Moonlight: 8,5
  7. Landslide: 9
  8. Bye June: 8
  9. Mayonaise: 8
  10. Hummer: 9
  11. Blue: 7,5
  12. Siva: 8,5
  13. Smiley: 6,5
  14. Suffer: 7
  15. Rhinoceros: 9,5

Sin dudas The Smashing Pumpkins son una de las bandas de rock alternativo mas influyentes y legendarias de la década pasada, formados en Chicago, Illinois a finales de los ochenta fueron catalogados en sus inicios dentro de la escena grunge predominante en esos años.

Inicialmente formada por el carismático líder y vocalista Billy Corgan, el guitarrista James Iha , la bajista D’arcy Wretzky y el baterista Jimmy Chamberlin alcanzaron cierto suceso con su primer trabajo Gish en 1991 aunque eclipsados por discos de la misma época con mayor difusión como por ejemplo Nevermind de Nirvana. Pero en 1994 con su segundo trabajo Siamese Dream alcanzarían mayor éxito siendo aclamado por la critica y vendió en Estados Unidos solamente cerca de 4 millones de discos.

Luego del éxito de su segundo álbum y basándose en el material de este y de Gish la banda de Billy Corgan sacaría un disco acústico donde se conjugan diferentes versiones de sus mejores temas hasta el momento en presentaciones de los Pumpkins en shows de televisión y grabaciones en estudio.

Unplugged: 100 Pure Acoustic Performances nos da la chance de ver excelentes temas eléctricos como “Rhinoceros”, “Rocket”, “Cherub Rock”, “Disarm” por solo nombrar algunos tocados de forma mas tranquila y diferente pero manteniendo la esencia de los temas convirtiéndolo en un disco indispensable y muy interesante para los fanáticos del grupo.

F.V.