Archivo de la categoría: The Rolling Stones

The Rolling Stones – Blue & Lonesome (2016)

mi0004160504

Puntaje del Disco: 8.5

  1. Just Your Fool: 9
  2. Commit A Crime: 8.5
  3. Blue And Lonesome: 8
  4. All Of Your Love: 9
  5. I Gotta Go: 8
  6. Everybody Knows About My Good Thing: 8
  7. Ride ‘Em On Down: 8
  8. Hate To See You Go: 8.5
  9. Hoo Doo Blues: 8.5
  10. Little Rain: 8.5
  11. Just Like I Treat You: 8
  12. I Can’t Quit You Baby: 8

Tras más de una década desde el lanzamiento del  último disco de estudio, A Bigger Bang, The Rolling Stones editaron a principios de diciembre de 2016 Blue & Lonesome, uno de los trabajos más esperados del año.

Con este nuevo material la legendaria banda británica vuelve a sus orígenes demostrando su pasión por el blues, cumpliendo además con la promesa de Keith Richards que había adelantado que el álbum tendría mucho del Blues de Chicago. Además de la particularidad del género elegido, el disco es el primero en la extensa trayectoria del grupo en contar exclusivamente con covers y tener como invitado a otro blusero de raza como Eric Clapton colaborando con su guitarra en un par de canciones.

“Just Your Fool” de Buddy Johnson que abre el disco fue también la pieza elegida para promocionar este ansiado material de sus majestades satánicas. Howlin’ Wolf, Little Walter y Willie Dixon son algunos de los artistas que la banda seleccionó para honrarlos a través de este muy bien logrado disco.

Aunque podría parecer más un deseo de Richards de hacer un disco de blues, lo cierto es que otro de los motivos por los cuales Blue & Lonesome funciona es porque Jagger toma protagonismo de un modo audaz y tal vez inesperado para el estilo elegido.

Una vez más los Stones demuestran su versatilidad y sobre todo que las raíces del blues están bien arraigadas en sus entrañas y que los años parecen no pasar para esto cuatro grandes que no dejan de ser noticia.

Piro

The Rolling Stones – Estadio Único de La Plata (07/02/2016)

0014222935

La ansiada y prolongada espera de diez años finalmente había terminado. Por cuarta ocasión en su longeva historia The Rolling Stones arribaban a la Argentina para brindar una serie de tres espectáculos en el Estadio Único de la Ciudad La Plata, en el marco de su gira latinoamericana Olé Tour.

La Beriso tuvo el privilegio de abrir como banda telonera bajo una intensa lluvia que acortó su presentación, mientras que Ciro y los Persas, con un muy buen espectáculo en el cual incluyeron algunos clásicos de Los Piojos, se encargaron de dejar el escenario listo para que los miles de fanáticos pudieran ver en acción a Sus Majestades, como el mismo cantante declaraba. Previo a la ansiada espera y con el agua cediendo, como invitado de lujo, Charly García, ícono del rock nacional también se hacía presente para admirar a los legendarios músicos.

Poco después de las 21 horas las luces del escenario descendieron y dieron paso al video que simulaba el viaje de los británicos hasta tierras argentinas, proyectado en las tres pantallas gigantes de alta definición e inmediatamente sonaron los primeros acordes de la inconfundible “Start Me Up”, con un Mick Jagger exultante y una oleada de fanáticos enloquecidos. La autoproclamada “Banda más grande del Rock N’ Roll de todos los tiempos” se reencontraba con su querido y admirado público argentino luego de una década y otras dos históricas visitas en 1995 y 1998. Como en aquellas oportunidades, esta presentación también se vio empañada por los actos de violencia que se registraban en las inmediaciones del Estadio cuando un grupo de gente intentaba ingresar sin entradas.

“It’s Only Rock N’ Roll (But I Like It)” y “Tumbling Dice” continuaron con el repertorio de los clásicos inmortales del grupo y entre ellos Jagger saludaba al público con un guionado libreto en un apreciable castellano en el que contaba las andanzas de la banda bailando tango y comiendo choripanes en la Costanera porteña. “Out of Control” y “Anybody Seen My Baby?” del disco Bridges to Babylon fueron tal vez dos de los temas prescindibles y “Street Fighting Man”, como era de suponer, fue la canción que el público había elegido previamente en las redes sociales. “Wild Horse”, la gran balada de todos los tiempos, aquietó un poco el eufórico estado del público que acompañaba con la luminaria de los teléfonos celulares y enseguida los primeros riffs de “Paint It Black” volvieron a encender al Estadio junto con “Honky Tonk Woman”.

“Can’t Be Seen” y “Happy”, marcaron el momento de Keith Richards en las voces, mostrándose constantemente sonriente y cómplice con el público. Luego Jagger volvió a acaparar el escenario con su envidiable estado, moviéndose enérgicamente como si fuese un adolescente con sus característicos ademanes. La extensa “Midnight Rumbler” y el coro de “Miss You” dejaron en claro la gran capacidad de manejo y presencia del cantante. En los coros de “Gimme Shelter”, Mick estuvo acompañado de la bella corista Sasha Allen, que desfiló por la pasarela central con una energía deslumbrante. Continuó la infaltable “Brown Sugar”, la diabólica “Sympathy for the Devil” con Jagger envuelto bufanda roja y con un video de fondo cargado de simbología. Para terminar la rockera “Jumpin’ Jack Flash”, hizo delirar a las más de 55 mil personas que colmaron el Estadio.

En los bises y tras un breve receso, un grupo de coristas locales abrieron con las primeras letras del hermoso clásico “You Can’t Always Get What You Want” que emocionó hasta las lágrimas. En el final, como no podía ser de otra manera, los Stones se despidieron con el clásico de todos los clásicos y marca inconfundible de esta icónica banda: “(I Can’t Get No) Satisfaction”, dándole así el cierre ideal para una presentación estupenda.

Piro

The Rolling Stones – Bridges to Babylon (1997)

The Rolling Stones - Bridges to Babylon (1997)

Puntaje del Disco: 7

  1. Flip the Switch: 7
  2. Anybody Seen My Baby?: 8
  3. Low Down: 7
  4. Already Over Me: 7,5
  5. Gunface: 6,5
  6. You Don’t Have to Mean It: 6
  7. Out of Control: 8
  8. Saint of Me: 8,5
  9. Might as Well Get Juiced: 5
  10. Always Suffering: 7
  11. Too Tight: 6
  12. Thief in the Night: 6,5
  13. How Can I Stop: 9

Dejando atrás el Voodoo Lounge Tour y Stripped, los Rolling Stones se tomarían un pequeño y merecido descanso, luego de demostrar que a pesar del paso de los años podían seguir haciendo buena música, para comenzar a componer canciones nuevas a mediados de 1996. A los pocos meses comenzarían las sesiones de grabación de Bridges to Babylon en Los Angeles, trabajo que finalmente se materializó el 29 de Septiembre de 1997.

Para este nuevo proyecto Mick Jagger estaba determinado a adaptarse a las nuevas corrientes y tratar de sonar más contemporáneos, aunque Keith Richards no estuviera tan de acuerdo de la idea. Para ello contrataría a los Dust Brothers y al productor Danny Saber para ocuparse de los samplers y sintetizadores en ciertos tracks, tal es el caso de “Anybody Seen My Baby?”, “Gunface” y “Might as Well Get Juiced” con resultados bastante dispares.

Pero los Stones nunca dejaran de ser los Stones y en su veta más roquera nos regalarían buenos momentos como “Out of Control” y “Saint of Me” y buenas baladas marca registrada de Richards: “Already Over Me”, “Always Suffering” y la esencial “How Can I Stop”.

Para apoyar el álbum, que obtuvo una gran repercusión y buenas críticas, la banda se embarcaría en otra de sus interminables y clásicas giras mundiales, Bridges to Babylon Tour, en donde obtendrían igual de buenos resultados que en sus anteriores y legendarios tours.

F.V.

Exile on Blues Street (2003)

Exile on Blues St.

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Ventilator Blues (Lucky Peterson): 8
  2. All Down The Line (Christine Ohlman): 7
  3. Rip This Joint (Tommy Castro): 7
  4. Sweet Black Angel (Otis Taylor): 7
  5. Sweet Virginia (Jeff Lang): 9
  6. Tumbling Dice (Colin James): 6
  7. Shake Your Hips (Tab Benoit): 7
  8. Shine A Light (Joe Louis Walker): 8
  9. Happy (Deborah Coleman): 7
  10. Rocks Off (Jimmy Thackery): 7

Corría el año 71 y los Stones se encontraban en serias dificultades monetarias debido a sus problemas legales con el fisco inglés. Por tal motivo deciden tomarse el buque a Francia y recalar en la mansión que Richards poseía en el sur del país galo.

Como muchos ya saben fue una situación caótica; la fuerte adicción de Keith, los desplantes en las sesiones de los demás integrantes, un sucio y húmedo sótano como estudio de grabación daban las pautas de que aquella cruzada no llegaría a buen puerto. Pero había un factor sorpresa que torcería esta historia: el talento de la banda.

Exile on Main Street es un disco memorable en donde sus majestades cierran su etapa más creativa. Un trabajo en el que como nunca estuvieron tan cerca de todas sus influencias americanas (gospel, R&B, country y blues) y se lo llego a tildar como “el mejor álbum negro jamás grabado por unos blancos”.

Treinta años después el sello Telarc para completar su trilogía de tributos que había comenzado con The Beatles y Dylan decide homenajear semejante faena stoniana convocando a diversas luminarias del género.

El “Exile On Blues Street” no cuenta con los 18 track originales, solo diez de los temas más sustanciales hacen de la partida. El afamado productor Randy Labbe (una eminencia blusera tras bastidores), la base rítmica de la Double Trouble de Vaugahn (Tommy Shannon y Chris Layton) y Brian Stoltz (un veterano de la escena swamp blues de New Orleans) en guitarras serian de la partida inicial.

El disco comienza a lo grande con “Ventilador Blues” por Lucky Peterson y ese slide sublime para adornar uno de los mejores blues de Jagger & Richards. Christine Ohlman, una de las estrellas de la “Saturday Night Live Band”, le pone toda su potencia setentera a “All Down The Line”. “Rip This Joint” por el ascendente Tommy Castro no se sale del libreto y está perfecto al igual que Otis Taylor en “Sweet Black Angel” donde además cuenta con la valorable ayuda coral.

Llegamos a un plato fuerte porque es una de las mejores canciones del disco del 72 y nos referimos a “Sweet Virginia” por Jeff Lang, acústica y lamento se dan la derecha para una pieza artesanal que requiere varias escuchas para apreciar tal denominación.

Ahora viene “Tumbling Dice” por Andrea Re y Colin James, a mi parecer lo más flojo del disco, quizás porque uno no se pueda despegar de la inolvidable versión de Johnny Copeland o Linda Rhonstadt.

Tab Benoit, el mago de los pantanos de Louisiana lleva a “Shake Your Hips” a un punto entre Hooker y los Heat’s tan emparentados. “Shine A Light”, un gospel exorcisado por Joe Louis Walker con su eléctrica y ese saxo de Ryan Zoidis hacen el punto más alto del tributo. “Happy” y “Rocks Off” por Deborah Coleman y Jimm Thackery respectivamente están acertadísimos respetando los primitivos para cerrar una justa ofrenda a los Rolling Stones.

Solo resta esperar y no perder la fe en que algún día se vuelvan a encerrar en algún tugurio para regalarnos ese tan ansiado disco blusero que nos deben a los que amamos el género…

Luther Blues

The Rolling Stones – Voodoo Lounge (1994)

The Rolling Stones - Voodoo Lounge (1994)

Puntaje del Disco: 8

  1. Love Is Strong: 8,5
  2. You Got Me Rocking: 8
  3. Sparks Will Fly: 7,5
  4. The Worst: 8,5
  5. New Faces: 8
  6. Moon Is Up7,5
  7. Out of Tears: 9
  8. I Go Wild: 8
  9. Brand New Car: 8
  10. Sweethearts Together: 7
  11. Suck on the Jugular: 8
  12. Blinded by Rainbows: 8,5
  13. Baby Break It Down: 8
  14. Thru and Thru: 8
  15. Mean Disposition: 8

Francamente me cuesta calificar este disco porque debe ser el primero de los Rolling Stones que escuche en mi niñez y no una vez sino varias veces. Para comenzar suavemente diría que Voodoo Lounge fue lo mejor que editaron sus majestades satánicas en muchos años desde Tatoo You (1981) hasta la actualidad y también uno de los más subvalorados, porque no recibió los elogios que merece.

Lanzado en Julio de 1994, con cinco años de separación de su retorno triunfal (comercialmente hablando) con Steel Wheels, contó como principal dato significativo que fue el primero en su carrera sin el bajista Bill Wyman quien formaba parte del grupo desde nada más y nada menos que 1962 y en 1991, casi treinta años más tarde, anunciaría su desvinculación de la banda más grande del planeta. En su reemplazo ingreasría el moreno Darryl Jones pero como músico invitado y no como miembro estable de los Stones.

Luego de sacarse el gusto con un par de discos solistas tanto Jagger como Richards comenzaron a componer en Abril de 1993 y eligieron inteligentemente al productor Don Was (quién contaba con credenciales suficientes de haber producido grandes discos de rock and roll clásico). La sociedad fue un éxito y produjo un gran disco donde los Rolling Stones suenan genuinos y a gusto con las canciones que estan interpretando. En Voodoo Lounge hay de todo hard rock, blues, baladas desde el comienzo demoledor del tandem “Love Is Strong” y “You Got Me Rocking”, pasando por la balada excelente interpretada por Keef “The Worst” y otras conmodedoras cantadas por Mick como “Out of Tears” y “Blinded by Rainbows”.

Muchas del resto de las canciones no serán clásicos recordados ni hits pero alcanzan un nivel más que aceptable entregando una colección de canciones tan pareja como hacía años no encontrabamos en su carrera. Gracias a todos estos condimentos Voodoo Lounge es un álbum de rock con todas las letras, altamente recomendable para quien no lo haya escuchado y sirve como alivio en contra de los que afirman que los Stones “estan robando” hace más de treinta años.

F.V.

The Rolling Stones – Steel Wheels (1989)

The Rolling Stones - Steel Wheels (1989)

Puntaje del Disco: 7

  1. Sad Sad Sad: 8
  2. Mixed Emotions: 8,5
  3. Terrifying: 7
  4. Hold on to Your Hat: 6,5
  5. Hearts For Sale: 6
  6. Blinded By Love: 6
  7. Rock and a Hard Place: 7,5
  8. Can’t Be Seen: 7
  9. Almost Hear You Sigh: 7
  10. Continental Drift: 6
  11. Break the Spell: 6,5
  12. Slipping Away: 9

Steel Wheels (1989) es un álbum esencial para la historia de los Stones, no por su contenido y por lo musical sino por su significado. Representa la reconciliación y la unidad de la banda después de un período de pausa momentánea que casi se convierte en permanente.

La relación entre Mick y Keith era casi irreconciliable a finales de los ochenta y como consecuencia cada uno se dedico de lleno a sus proyectos solistas. Cuenta la historia que la reconciliación comenzó en Enero de 1989 en la paradisíaca isla de Barbados donde The Glimmer Twins se reunirían a fin de resucitar a los Rolling Stones, estaba claro que el negocio no era el mismo juntos que por separado. Las dos mentes creativas de la banda comenzaron a zapar ideas que cada uno tenía por separado y con esto y algunos pequeños vicios se pusieron de acuerdo en que era el año para su vuelta y para realizar la gira más ambiciosa y extravagante que el Rock hubiese imaginado.

Los otros Stones llegaron en Marzo a Barbados para darle forma a las ideas iniciales con excepción de Bill Wyman que no tenía los mismos planes y fue dado de bajo lo que llevo a Ron Wood a tocar el bajo durante todas las sesiones de grabación. Para Agosto de ese mismo año Steel Wheels estaba completo y se lanzaría al mercado alcanzando los primeros puestos tanto en los Estados Unidos como en Inglaterra.

Musicalmente hablando estamos ante un disco donde sus majestades satánicas vuelven a hacer lo que sus seguidores quieren de ellos, roquear. Entre los temas gancheros que se pueden destacar del resto podríamos citar a “Sad Sad Sad”, “Mixed Emotions” y “Rock and a Hard Place” aunque la La canción del álbum a mi criterio es la balada roquera de Richards “Slipping Away”. “Continental Drift” es una búsqueda experimental mística que se queda a mitad de camino entre otros temas que si bien tienen buenas intenciones no están demasiados logrados.

Aún no siendo un gran disco de los Rolling fue una buena noticia por ese entonces que hayan zanjado sus diferencias y vuelvan al ruedo demostrando que todavía tenían mucho para dar algo que reconfirmarían con su faraónica y exitosa gira Steel Wheels Tour/Urban Jungle Tour que los depositaría en los escenarios por un año de duración y un total de 115 shows en Norte America, Asia y Europa.

F.V.

The Rolling Stones – Undercover (1983)

The Rolling Stones - Undercover (1983)

Puntaje del Disco: 7

  1. Undercover of the Night: 7,5
  2. She Was Hot: 8,5
  3. Tie You Up (The Pain of Love): 7
  4. Wanna Hold You: 7,5
  5. Feel On Baby: 6
  6. Too Much Blood: 6
  7. Pretty Beat Up: 7
  8. Too Tough: 7
  9. All the Way Down: 7,5
  10. It Must Be Hell: 7

En los ochenta los Stones estaban realmente “en otra”. Tatoo You significó tan solo un oasis en el desierto en una década poco fructífera para una de las bandas más importantes de la historia.

Undercover (1983) fue un disco ambicioso, mezclando diferentes facetas de sus majestades satánicas como el new wave, el reggae, el soul, el hard rock, entre otros, este ecléctico disco resulto más pretencioso que efectivo.

El proceso de grabación del álbum fue arduo y cansador, las asperezas y mala relación de Jagger y Richards comenzó en estas sesiones. Mick tenía la intención de hacer sonar a los Stones actuales, abrirlos a nuevos horizontes y experimentar, mientras que Keith quería mantener su esencia de banda de rock y blues. Esto provoco fricciones y tensiones que crecerían con el correr de los años.

Entre los pocos temas valiosos en esta obra podemos encontrar su single principal “Undercover of the Night”, con una extraña historia política en Centroamérica como trasfondo, la sensual “She Was Hot”, “Wanna Hold You” uno de esos temas marca registrada Richards y la roquera “All the Way Down”.

Undercover divide a críticos y fanáticos. Al principio fue bastante bien recibido y elogiado pero para la mayoría de los expertos es uno de los discos más flojos en su carrera algo en lo que Jagger concordó en una entrevista reciente. La mala relación entre ambas cabezas de la banda se estaba haciendo insostenible y era inminente una escapada solista, el primero en dar ese paso fue Mick que luego sería imitada por su compañero de ruta unos años más tarde.

F.V.