Archivo de la categoría: The Paul Butterfield Blues Band

The Paul Butterfield Blues Band – The Resurrection of Pigboy Crabshaw (1967)

The_Resurrection_of_Pigboy_Crabshaw_(album)_cover_art

Puntaje del Disco: 9

  1. One More Heartache: 8
  2. Driftin’ and Driftin’: 9
  3. I Pity the Fool: 8
  4. Born Under a Bad Sign: 8
  5. Run Out of Time: 8
  6. Double Trouble: 9
  7. Drivin’ Wheel: 8.5
  8. Droppin’ Out: 8.5
  9. Tollin’ Bells: 8

A pesar del suceso de East-West y la buena dinámica que había alcanzado el grupo, la formación nuevamente sufrió modificaciones. Arnold y Davenport se abrieron paso hacia una nueva banda, Electric Flag, mientras que se agregaron Bugsy Maugh en bajo, los saxofonistas David Sanborn y Gene Dinwiddie.

Con esta alineación el grupo grabó en 1967 su tercer disco de estudio: The Resurrection of Pigboy Crabshaw, referido al guitarrista Elvin Bishop, que había reemplazado a Mike Bloomfield. El álbum se caracteriza principalmente por el acercamiento hacia el R&B, dejando un poco de lado las extensas piezas instrumentales, como “Double Trouble” y “Drivin’ Wheel”.

Firmes en el estilo, el grupo logra a lo largo del disco, mantener lo bueno que venían haciendo en los trabajos anteriores. Por momentos rítmico, como en “One More Heartache”, en otros más denso como “I Pity the Fool”, The Paul Butterfield Blues Band ha conseguido buenos ritmos y especialmente ha logrado un excelente material, en un año en el cual abundaron los grandes discos.

Piro

The Paul Butterfield Blues Band – East-West (1966)

Puntaje del Disco: 10

  1. Walkin’ Blues: 9
  2. Get Out of My Life Woman: 10
  3. I Got a Mind to Give Up Leaving: 8.5
  4. All These Blues: 8.5
  5. Work Song: 9.5
  6. Mary, Mary: 8
  7. Two Trains Running: 9
  8. Never Say No: 8.5
  9. East-West: 10

El disco debut de The Paul butterfield Blues Band fue en cierto modo, una verdadera revolución dentro del género ya que era una de las primeras veces que un artista blanco producía un efecto tan destacado en un ámbito dominado por los músicos afro americanos. La aceptación que tuvo aquel álbum de 1965 le permitió a Paul y compañía grabar su siguiente material con el ánimo renovado.

También estaría renovada la formación original del grupo ya que el baterista Sam Lay fue reemplazado por Billy Davenport a causa de una neumonía, quien luego del lanzamiento de “East-West” en 1966, dejaría la banda. Además se produjeron las partidas de Arnold y Bloomfield, aunque eso será historia para más adelante. Lo importante fue que el grupo se mantuvo unido y, con el objetivo de mejorar la producción anterior, grabó en Chicago este formidable material.

Al igual que su predecesor, “East-West” conjuga el Blues de una manera sensacional y de una forma muy natural.  Los temas se focalizan especialmente en las guitarras de Bloomfield y Bishop, quienes exploran aun más en los solos. Los covers son un recurso al que se recurre nuevamente (“Work Song” de Nat Adderly, “Two Trains Running” de Muddy Waters) con igual resultado exitoso. Por supuesto la armónica, como una de los instrumentos fundamentales en el blues tiene una participación destacada en varios temas.

Si de instrumentales se trata, el tema que da nombre al disco concluye de la mejor manera esta excelente producción. Una sesión de más de trece minutos en las que se fusiona el blues con el jazz que Miles Davis introdujo con su disco de 1959 “Kind of Blue”. Una verdadera pieza digna que cierra con un rotundo 10 a un disco que no tiene desperdicio.

Piro

The Paul Butterfield Blues Band – The Paul Butterfield Blues Band (1965)

Puntaje del Disco: 9,5

  1. Born in Chicago: 9
  2. Shake Your Moneymaker: 9
  3. Blues with a Feeling: 8,5
  4. Thank You Mr. Poobah: 10
  5. I Got My Mojo Working: 9
  6. Mellow Down Easy: 9
  7. Screamin’: 9,5
  8. Our Love Is Drifting: 8,5
  9. Mystery Train: 9
  10. Last Night: 9
  11. Look Over Yonders Wall: 9

Nacido en el seno mismo de uno de los puntos neurálgicos del Blues, Paul Butterfield creció rodeado de lo más puro del género. Oriundo de la Ciudad de Chicago, Butterfield fue pionero en su tiempo por llevar los sonidos de la armónica más allá del tradicional estilo afro americano, gracias a su poderosa y original vibra. Su obra le permitió abrirse paso a numerosos artistas blancos que hasta entonces estaban relegados de las delicias del Blues.

Tras conocerse en la Universidad, Butterfield y Elvis Bishop comenzaron a dar juntos los primeros pasos en la música presentándose en los Clubes de la Chicago donde sus talentosos dotes les permitieron expandirse cada vez más. El bajista Jerome Arnold y el baterista Sam Lay (provenientes de la banda de Holowin’ Wolf), se unieron a la causa de Paul y formaron el grupo que llevaría su nombre. Otro Paul, Rotchild de la Productora Elektra Records, les introdujo al guitarrista Michael Bloomfield, con quien el grupo se completaría y darían una serie de sesiones que dejarían a más de uno con la boca abierta. Incluso Bob Dylan reconoció el talento de Paul y compañía al punto de proponerle trabajar juntos.

En 1965 Paul Buttefield Blues Band grabó un disco homónimo, una gran y auténtica expresión del mejor Blues de Chicago. Reemplazadas las guitarras acústicas por eléctricas y con la armónica en un tono más alto y dirigido por los ritmos típicos del Blues, Buttefield logró llevar la música con la creció a nuevos niveles. Tomando mayoritariamente covers (como la muy buena versión de “Born in Chicago” de Nick Gravenites o “Blues With a Feeling” de Walter Jacobs) y sumando temas propios como “Our Love Is Drifting”, el álbum casi no flaquea y mantiene a lo largo de once canciones una soberbia sesión de Blues. Por otra parte aunque las versiones de clásicos del Blues, tales como “Mellow Down Easy” de Willie Dixon son geniales,se destacan dos puntos salientes, ambos instrumentales (“Thank You Mr. Poobah” y “Screamin’”).

“The Paul Butterfield Blues Band” no tuvo tal vez el reconocimiento que se merecía en cuanto a la popularidad que generan los charts; sin embargo, significó una revolución para el Blues y especialmente para los músicos blancos que encontrarían en esta banda un fijo punto de referencia en su objetivo de expandir las maravillas de Blues.

Piro