Archivo de la categoría: The Monks

The Monks – Black Monk Time (1966)

The Monks - Black Monk Time (1966)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Monk Time: 9,5
  2. Shut Up!: 9,5
  3. Boys are Boys and Girls are Choice: 8
  4. Higgle-Dy-Piggle-Dy: 8,5
  5. I Hate You: 8
  6. Oh, How to Do Now: 8,5
  7. Complication: 8,5
  8. We Do Wie Du: 8
  9. Drunken Maria: 8
  10. Love Came Tumblin’ Down: 8
  11. Blast Off: 8,5
  12. That’s My Girl: 8

The Monks fueron una de las bandas más inusuales de los sesentas y a la vez una alineación adelantada a su época en varios sentidos que les explicaré a continuación. Si bien únicamente produjeron un disco en su efímera existencia, hoy por hoy son una banda de culto y su existencia es considerada un punto esencial en el nacimiento del Punk Rock.

Los controversiales monjes estuvieron compuestos por cinco ex militares Norteamericanos estacionados en Alemania, quienes aprovechaban su tiempo tocando covers del popular rock británico que dominaba en aquellos inicios de los sesentas. Pero las ambiciones de Gary Burger (guitarra), Larry Clark (órgano), Eddie Shaw (bajo), Dave Day (banjo eléctrico) y Roger Johnston (batería) iban más allá de interpretar temas de Chuck Berry y con el tiempo se harían de su propio estilo, uno salvaje, insolente y divertido a la vez. Para acompañar su propuesta musical se hicieron una imagen que por sí misma generaba controversia; ropas negras, lazos de horcas atados a sus cuellos y calvas de monjes rapadas en sus cabezas.

Black Monk Time, su producción de debut se presentó como un estruendoso disco de Proto-Punk como nunca antes se había escuchado. En este los cinco americanos radicales se expresan con ira y descontrol condenando a su propio país de origen por su participación en la guerra de Vietnam, cantando sobre el amor de una manera tan atrevida que mucha audiencia les encontró groseros. Pero no fue solo su vocabulario lo que les hizo escandalosos, sino también su rudimentaria y repetitiva música centrada en la inusitada combinación de un Banjo Eléctrico (preparado a mano) y un demencial órgano, ambos acompañados del salvaje sonido de la batería y el feedback de la guitarra, toda la combinación en conjunto dio resultado una música intensa, punkera como se le conocería años más adelante.

Para muchos la primera banda de Punk de la historia. Una banda antiestética que iba contra todo lo que se consideraba propio en el mundo del rock de aquella primera mitad de los sesentas, unos totales transgresores de la música. Por su papel en la historia es obligatorio darles una escucha.

Gera Ramos