Archivo de la categoría: The Kinks

The Kinks – Schoolboys in Disgrace (1975)

the-kinks-schoolboys-in-disgrace-1975

Puntaje del Disco: 6,5

  1. Schooldays: 8
  2. Jack The Idiot Dunce: 6
  3. Education: 7
  4. The First Time We Fall In Love: 7,5
  5. I’m In Disgrace: 6
  6. Headmaster: 7
  7. The Hard Way: 6,5
  8. The Last Assembly: 6,5
  9. No More Looking Back: 8
  10. Finale: 6

La manía de Ray Davies por seguir haciendo discos conceptuales no tenía límites en los setenta. Por eso en el mismo año que Soap Opera, los Kinks lanzarían otro disco, Schoolboys in Disgrace.

En esta oportunidad el concepto del álbum hace más foco en la infancia y la educación. En ese sentido el sonido del disco es muy “apto para todo público”. Lo que hay que reconocerle a los Kinks es la onda “colegial” que transmiten con su música. Además de tener un aire muy nostálgico desde “Schooldays”.

Otra cualidad del disco es que se remite mucho a la década de los cincuenta con su estilo. Ya sea en canciones que son más de rock and roll como “Jack The Idiot Dunce” o baladas como “The First Time We Fall In Love”.

El problema es que Ray sigue teniendo un nivel compositivo bajo en relación a los mejores momentos de su carrera. La mayoría de las canciones son inmemorables. De todas formas, no es un mal disco. No hay un solo tema verdaderamente malo y el Pop Rock kinksiano sigue ahí presente dando señales de que no es un total desperdicio.

Persy

The Kinks – Soap Opera (1975)

The Kinks - Soap Opera (1975)

Puntaje del Disco: 5

  1. Everybody’s A Star (Starmaker): 6,5
  2. Ordinary People: 6,5
  3. Rush Hour Blues: 4,5
  4. Nine To Five: 6
  5. When Work Is Over: 4,5
  6. Have Another Drink: 5
  7. Underneath The Neon Sign: 5
  8. Holiday Romance: 5,5
  9. You Make It All Worthwhile: 5
  10. Ducks On The Wall: 3
  11. (A) Face In The Crowd: 6
  12. You Can’t Stop The Music: 7,5

Otro álbum conceptual. Otra Opera Rock. Otra vez sopa. Este tipo de discos se estaba tornando un hábito obsesivo de Ray Davies en los setenta. Si a eso le sumamos el mediocre nivel compositivo que ofrecía el líder de los Kinks, todo hace de Soap Opera uno de sus trabajos más denigrados por la crítica.

Conceptualmente, Soap Opera nos relata la historia de un músico llamado “Starmaker”, que cambia su lugar con un muchacho ordinario llamado Norman, para entender mejor la vida. Ray relata la historia con bastante humor. Podría ser considerado un disco cómico. Pero los Kinks en su ímpetu de ser graciosos, terminan cruzando esa línea ubicada entre lo divertido, para terminar siendo estúpido. Y en donde más se nota es desde lo musical. No ofrecen algo particularmente innovador, es pop rock con toques de jazz y también teatrales. Pero las melodías no son las mejores. No solo no hay canciones que puedan quedar en la memoria de los  oyentes, sino que muchas son ridículas y tontas. Es como si hubieran tratado de replicar Muswell Hillbillies, pero sin gracia.

¿Qué se puede rescatar? Poco. “Everybody’s A Star” tal vez, si no resultada tan genérica. “Ordinary People” por el tono burlón a lo Zappa. La balada “Face In The Crowd” es digerible (con un buen té boldo). Y “You Can’t Stop The Music” se realza por tener la mejor melodia del disco.

De lo malo mejor no hablar mucho. Pero el que más resalta en la mediocridad como lo más perturbante es “Ducks On The Wall”, que incluye sonidos de pato como el pato Donald que lo hacen tétrico.

A favor del disco, hay que decir que no es horrible como pintaron muchos críticos. Aunque si es de lo más flojo que escuché de los Kinks. O mejor dicho, de lo más flojo de Ray Davies, porque es prácticamente considerado como un álbum solista suyo que no fue.

Persy

The Kinks – Preservation Act 2 (1974)

The Kinks - Preservation Act 2 (1974)

Puntaje del Disco: 5,5

Disco 1:

  1. Announcement 1:
  2. Introduction To Solution: 9
  3. When A Solution Comes: 8,5
  4. Money Talks: 3,5
  5. Announcement 2:
  6. Shepherds Of The Nation: 6
  7. Scum Of The Earth: 6
  8. Second-Hand Car Spiv: 5
  9. He’s Evil: 4,5
  10. Mirror Of Love: 4
  11. Announcement 3:

Disco: 2:

  1. Nobody Gives: 5,5
  2. Oh Where Oh Where Is Love: 6
  3. Flash’s Dream (The Final Elbow):
  4. Flash’s Confession: 7
  5. Nothing Lasts Forever: 6,5
  6. Announcement 4:
  7. Artificial Man: 6
  8. Scrapheap City: 6
  9. Announcement 5:
  10. Salvation Road: 6,5

Luego de presentarnos el decepcionante Preservation Act 1, nos queda por escuchar Preservation Act 2 para terminar de sufrir este tortuoso proyecto de los Kinks.

En esta segunda parte, si bien el nivel general es más o menos el mismo, hay ciertas diferencias. Para empezar Act 2 es un disco doble, por lo que la cantidad de canciones que hay que atravesar con nuestra paciencia son demasiadas. Y de hecho hay muchos rellenos en forma de “Anuncios” que lo único que tratan de hacer es explicarnos el concepto y la historia del álbum. Si les interesa saber de qué se trata, básicamente es la historia de dos personajes Flash y Black, representantes del capitalismo y comunismo respectivamente, con sus pros y contras.

La segunda diferencia está en el nivel de las canciones. Se podría decir que son un poco más entretenidas. En varios pasajes las melodías “zafan”, pero no son memorables. Y Ray se esfuerza por imprimirles su gracia tan característica. Sin embargo, pero tienen una ridiculez exagerada y hasta molesta. Así que el nivel de las composiciones es realmente muy desparejo. Hay picos que sorprenden pero también hay mayores altibajos que en Act 1. Un claro ejemplo es el comienzo del disco. Con “Introduction To Solution” y “When A Solution Comes” de muy buen trabajo vocal y en guitarra, mostrando un sonido que es más de Hard Rock  en sus riffs, en los que uno se ilusiona pensando “No está tan mal el disco como lo pintaban”. Hasta que llega “Money Talks” como un lastimoso baldazo de agua fría demostrando los niveles más bajos a los que puede llegar The Kinks musicalmente. Es muy genérico, mediocre e incorpora coros como si quisieran ser una versión de los Stones pero destruida.

Pasada esa sección Act 2 nunca se recupera. Deambula en la mediocridad sin aportar el Brit Pop fuerte con el que se hicieron fuertes los Kinks en sus años previos.

Así que como aficionado de los Kinks puedo decirles que el disco es flojo, no paupérrimo como lo pintan en algunas críticas, pero ciertamente es una experiencia omitible de su discografía.

Persy

The Kinks – Preservation Act I (1973)

The Kinks - Preservation Act I (1973)

Puntaje del Disco: 5,5

  1. Preservation: 6
  2. Morning Song: 5
  3. Daylight: 7,5
  4. Sweet Lady Genevieve6,5
  5. There’s A Change In The Weather: 5
  6. Where Are They Now: 6,5
  7. One Of The Survivors: 5
  8. Cricket: 7
  9. Money And Corruption/I Am Your Man: 6
  10. Here Comes Flash: 4
  11. Sitting In The Midday Sun: 5
  12. Demolition4
  13. One Of The Survivors (Single Edit): 5

Llegó el momento de hablar de la etapa que menos nos gusta de los Kinks: la de pleno declive luego de una serie de discos realmente excelentes.

Ray Davies supo demostrar con Arthur y The Village Green que es un gran compositor, no solo ofreciendo grandes clásicos sino también excelentes obras conceptuales. Justamente con Preservation Act, Ray quiso hacer un álbum conceptual  pero demasiado pretencioso para mi gusto y además sin muchas luces.

Para hacerlo más rebuscado, Preservation Act centra su trama justamente en The Village Green Preservation Society. Esta primera parte lo que hace es presentar sus protagonistas dentro de The Village Green. Pero la principal acción recién se verá en Act II.

¿Qué puede ser tan malo de un disco inspirado en The Village Green? Más de lo que creen. Para empezar genera falsas expectativas porque Preservation Act no me hace acordar en casi nada a The Village Green Preservation Society. No tiene su encanto, las letras de Ray no son tampoco las mejores (no tiene  la gracia que llegó a tener en trabajos previos) y mucho menos las melodías (no hay un solo gancho que llame la atención). Sí, lo del mayor de los Davies es realmente muy pobre desde lo compositivo, lo que conlleva a que este trabajo discográfico no sea entretenido, y algunas de sus canciones podrían ser tomadas como poco serias por tratar de reescribir de mala manera algo que les dio éxito en el pasado.

Aun así musicalmente hablando, los temas se pueden escuchar, aunque con un sabor decepcionante. Por eso es muy poco lo que se puede rescatar. Tal vez la melodía acústica de “Daylight” o puede ser “Cricket”, que muestra un poco de la pereza sarcástica que tenían en Muswell Hillbillies. No esperen mucho más que eso. El nivel mediocre de Preservation Act lo transformó en un proyecto fallido, que recibió el justo castigo de la crítica.

Persy

The Kinks – The Great Lost Kinks Album (1973)

The Kinks - The Great Lost Kinks Album

Puntaje del Disco: 8

  1. Til Death Do Us Part: 9
  2. There Is No Life Without Love: 8
  3. Lavender Hill: 7,5
  4. Groovy Movies: 6
  5. Rosemary Rose: 8,5
  6. Misty Water: 6
  7. Mister Songbird: 8
  8. When I Turn off the Living Room Light: 7,5
  9. The Way Love Used to Be: 7,5
  10. Plastic Man: 8
  11. This Man He Weeps Tonight: 7,5
  12. Pictures in the Sand: 8
  13. Where Did the Spring Go?: 8

En el año 1973, debido a sus obligaciones contractuales con su compañía discográfica Reprise Records, los Kinks lanzarían un disco con temas inéditos grabados entre 1966 y 1970, que se llamó The Great Lost Kinks Album.

No es un gran disco perdido como el nombre lo sugiere, pero las composiciones son lo suficientemente sólidas, pudiendo haber formado parte de cualquiera de sus trabajos previos. Son canciones pop de buen nivel aunque lejos están de ser clásicos de la banda.

Lo que más destaca como de costumbre es la gracia con que interpreta las canciones Ray Davies, tal es el caso de “Til Death Do Us Part”, “Pictures in the Sand” y “Where Did the Spring Go?”. Son pequeñas perlitas de la banda que se pueden escuchar rápidamente, de un sonido sin grandes pretensiones, a veces psicodélico acercándose a grupos como Love tal es el caso de “Rosemary Rose”.

Dave no llega a cantar tan bien como su hermano (nunca lo hizo), y se nota en temas como  “Groovy Movies”, aunque no lo hace tan mal en “This Man He Weeps Tonight”.

Como verán The Great Lost Kinks Album no es imprescindible, pero es una buena selección de canciones de los Kinks, que todo fan del grupo tendría que darse el gusto de repasar alguna vez.

Persy

The Kinks – Everybody’s in Show-Biz (1972)

The Kinks - Everybody's in Show-Biz (1972)

Puntaje del Disco: 8

Disco uno:

  1. Here Comes Yet Another Day: 8,5
  2. Maximum Consumption: 8,5
  3. Unreal Reality: 8
  4. Hot Potatoes: 7,5
  5. Sitting In My Hotel: 9
  6. Motorway: 7,5
  7. You Don’t Know My Name: 7,5
  8. Supersonic Rocket Ship: 8,5
  9. Look A Little On The Sunnyside: 7,5
  10. Celluloid Heroes: 10 

Discos dos:

  1. Top Of The Pops: 7
  2. Brainwashed: 8,5
  3. Mr Wonderful: –
  4. Acute Schizophrenia Paranoia Blues: 9
  5. Holiday: 8,5
  6. Muswell Hillbilly: 8,5
  7. Alcohol: 8
  8. Banana Boat Song: 6
  9. Skin And Bone: 6,5
  10. Baby Face: 5,5
  11. Lola:

Para unos cuantos fanáticos de los Kinks Everybody’s in Show-Biz es su último gran disco. El hecho es que se trata de un álbum bastante infravalorado pero que no llega a superar a Muswell Hillbillies.

En este sentido, Everybody’s in Show-Biz es una continuación de Muswell Hillbillies. Es un álbum doble que mantiene ese estilo cómico y algo burlón de su predecesor en canciones que también son similares desde lo musical. Hay pop rock, country rock, blues rock y destellos de jazz con saxofón y piano. Y las melodías en general son bastante buenas, aunque menos pegadizas e interesantes que las de Hillbillies.

Lo que además cambia es la temática. El primer disco de Everybody’s in Show-Biz está conformado por sus canciones de estudio en las que Ray e incluso Dave escribieron letras relacionadas a los viajes en las giras como “Motorway”, “You Don’t Know My Name” y “Supersonic Rocket Ship”, y tocan temas relacionados a la vida de las estrellas. Justamente entre estas últimas encontramos lo más destacado del álbum con la encantadora balada sobre la soledad “Sitting In My Hotel” y el sensacional clásico (lejos la mejor canción del disco por su melodía y estribillo) “Celluloid Heroes”.

Por otro lado, en el segundo disco lo que tenemos es a The Kinks en vivo, conformado desde las grabaciones en Carnegie Hall, Nueva York, el 2 y 3 de marzo de 1972. Esta segunda parte se caracteriza por contener principalmente versiones en vivo de Muswell Hillbillies, interesante si lo analizamos en que los temas son interpretados desde el mismo estilo sardónico del disco, alcanzando puntos altos como “Acute Schizophrenia Paranoia Blues”. También tenemos alguna perlita como “Brainwashed”, pero sobre el final decae un poco su nivel y por la falta de clásicos algunos fanáticos lo toman como un disco incluso desechable.

De todas formas, Everybody’s in Show-Biz termina siendo un trabajo bastante bueno y desvalorado en líneas generales, que no se puede pasar por alto sobre todo si tenemos a “Celluloid Heroes” entre nosotros.

Persy

The Kinks – Muswell Hillbillies (1971)

Puntaje del Disco: 9

  1. 20th Century Man: 9,5
  2. Acute Schizophrenia Paranoia Blues: 8,5
  3. Holiday: 8,5
  4. Skin and Bone: 8
  5. Alcohol: 9
  6. Complicated Life: 9
  7. Here Come the People in Grey: 8,5
  8. Have a Cuppa Tea: 9
  9. Holloway Jail: 8
  10. Oklahoma USA: 7,5
  11. Uncle Son: 7,5
  12. Muswell Hillbilly: 8

Muswell Hillbillies es considerado como el último gran álbum de los Kinks, antes de su etapa de declive en los siguientes años. No es tan grandioso como The Village Green y Arthur porque no tienen el impacto inmediato que tenían sus canciones. Muswell Hillbillies no tiene grandes clásicos instantáneos, a pesar de ello toma mucha de las mejores cualidades de sus discos previos.

Entre sus virtudes la más destacada es su gracia y sentido del humor. Ray Davies escribe letras espectaculares siempre tocando temas y problemas cotidianos de la sociedad inglesa con un estilo bastante crítico e irónico como el modernismo (“20th Century Man”), la alimentación y el cuidado personal (“Skin and Bone”), el alcoholismo (“Alcohol”), la costumbre civilizada de tomar té (“Have a Cuppa Tea”), etc.

El mensaje de las letras es brillante, pero también es importante la forma de transmitirlas que tiene Ray. Al igual que en Arthur el frontman de los Kinks demuestra su versatilidad como vocalista acomodando su voz a lo que el estilo burlón de la canción le exige.

Y musicalmente las composiciones son sólidas. No hay una gran evolución ni hay nada especialmente innovador. Esto es rock, pop, folk y country que se combina muy bien con destellos de jazz. De esta forma los Kinks logran transmitir un ritmo perezoso y bastante cómico en sus canciones.

Es un disco genial. Aunque puede costar encontrarle el gusto a sus canciones, una vez que comprendemos lo que quiso hacer Ray Davies y la manera en que lo hizo, uno termina fascinado.

Persy