Archivo de la categoría: The Kills

The Kills – Ash & Ice (2016)

the-kills-ash-ice-2016

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Doing It to Death: 9
  2. Heart of a Dog: 8
  3. Hard Habit to Break: 8
  4. Bitter Fruit: 7,5
  5. Days of Why and How: 7,5
  6. Let It Drop: 7,5
  7. Hum for Your Buzz: 7
  8. Siberian Nights: 7,5
  9. That Love: 8
  10. Impossible Tracks: 6,5
  11. Black Tar: 7,5
  12. Echo Home: 8,5
  13. Whirling Eye: 6,5

El retorno de The Kills se podría decir que fue traumático. Nada menos que 5 años tendríamos que esperar para volver a escuchar un disco de ellos. En el medio Jamie Hince tendría las dificultades de afrontar su divorcio y una lesión en la mano que lo mantendrían marginado de su guitarra. Mientras que Alison Mosshart estaba demasiado ocupada en otros proyectos como The Dead Weather. Finalmente, llegaría Ash & Ice reflejando un poco las dificultades de por medio.

Ash & Ice es su disco menos lucido. Es un trabajo que se parece más a Blood Pressures que a Midnight Boom. Porque es oscuro y no es muy jovial. Tenemos algunos buenos riffs de garage rock de Hince pero compositivamente ofrecen las canciones menos logradas que hizo de Kills en su carrera. Algunos cortes son inmemorables y otros simplemente están lejos de lo mejor que puede hacer e hizo The Kills.

Tampoco ayuda la duración del álbum. Mientras Midnight Boom era un manjar festivo de poco más de 30 minutos, en este disco The Kills se sobre esfuerza por poner más canciones en el álbum, estirándolo innecesariamente y haciendo notar más sus baches.

Es una versión más apagada de ellos incluso en los arreglos que usan, que a veces resultan menos acertados, menos divertidos y hasta desubicados. ¿Pero saben qué? No deja de ser un buen disco.

Ningún tema de Ash & Ice puede ser tomado como malo.  Y de hecho tenemos canciones para destacar como “Doing It to Death”, con su muy buen riff, y “Echo Home”, con su ritmo sutil, lento y convincente. La balada “That Love” también es agradable. Mientras que “Heart of a Dog” y “Hard Habit to Break” con ritmos y esos arreglos minimalistas rememoran a otros discos del dúo.

Ash & Ice es un producto más que aceptable y llega a ser incluso más entretenido que muchas de las canciones de The Dead Weather. Y pese a ser el más endeble de los discos de The Kills, es una muy buena noticia tenerlos de vuelta.

Persy

Anuncios

The Kills – Midnight Boom (2008)

Puntaje del Disco: 10

  1. U.R.A. Fever: 9,5
  2. Cheap and Cheerful: 9
  3. Tape Song: 10
  4. Getting Down: 8,5
  5. Last Day of Magic: 9
  6. Hook and Line: 9
  7. Black Balloon: 10
  8. M.E.X.I.C.O.: 7,5
  9. Sour Cherry: 9
  10. Alphabet Pony: 8
  11. What New York Used To Be: 9,5
  12. Goodnight Bad Morning: 8,5

D-I-S-C-A-Z-O!!! El salto de calidad que pegaron Alison Mosshart y Jamie Hince respecto de sus discos previos es tan importante que no solo llegaron a componer su mejor trabajo discográfico y sino también uno de los mejores discos de la última década. Midnight Boom es una fucking fiesta!! Un disco en el que el dúo ofrece de todo en 12 temas que son más bien cortos pero de una calidad impresionante.

Una de las grandes cualidades de Midnight Boom es que The Kills parece aflojarse para animarse a más componiendo canciones de una gran variedad y divirtiéndose simultáneamente, en donde Alison demuestra su versatilidad. Su voz llega a ser seductora (“Tape Song”), melancólica (“Black Balloon”), agresiva (“Hook and Line”), encantadora (“Goodnight Bad Morning”), punk como si fuera Joey Ramone (“Alphabet Pony”), y así se va adecuando a cada canción demostrando lo espectacular que es como cantante. Y Hince también es importante, no solo en guitarra, sino también a la hora de articular cada canción con sus arreglos distintivos.

En este contexto, Midnight Boom es una colección de clásicos (no por nada muchos terminaron siendo singles) de todo tipo. “Cheap and Cheerful” es el más conocido (se mediatizo en programas y propagandas), un tema excelente y muy pegadizo sobretodo que cuando Alison exclama “I’m bored cheap and cheerfull/I want expand some sadness”; pero se queda corto al lado de temazos como la sexy “U.R.A. Fever” (con uno de los mejores duetos vocales entre Alison y Jamie) y la electro bailable “What New York Used To Be”. Mejores aún son la enternecedora balada a base de palmas “Black Balloon” y la excitante “Tape Song” (las exclamaciones de Alison desde su simple aliento seductivo así como cuando sube sus revoluciones es fantástico).

El resto de Midnight Boom no tiene desperdicio. Tenemos cortes como “Last Day of Magic”, “Sour Cherry” y la minimalista “Getting Down” en los que demuestran lo divertido y festivo que puede ser The Kills, también esta el desgarrador “Hook and Line” para quienes se quejen de la abundancia de melodías pop, y la balada a la Velvet “Goodnight Bad Morning”.

Midnight Boom es tremendo. Llegó a pasar desapercibido para muchos pero quienes lo escuchen una y otra vez van a darse cuenta que están ante un 10 que puede codearse con Elephant, Is This It, In Rainbows, Funeral y lo mejor que se te ocurra que se pudo haber hecho en los últimos años.

Persy

The Kills – No Wow (2005)

Puntaje del Disco: 8

  1. No Wow/Telephone Radio Germany: 9,5
  2. Love is a Deserter: 8,5
  3. Dead Road 7: 9
  4. The Good Ones: 8,5
  5. I Hate the Way You Love: 7,5
  6. I Hate the Way You Love, Pt. 2: 6,5
  7. At The Back of the Shell: 8,5
  8. Sweet Cloud: 6,5
  9. RodeoTown: 9
  10. Murdermile: 7,5
  11. Ticket Man: 6,5

Para su segundo disco, The Kills empieza a abandonar el Lo-fi dando más lugar al post punk y al blues, aunque sin abandonar el garage rock sucio de su álbum debut. No Wow termina siendo un disco oscuro y más interesante en sus intenciones respecto a se predecesor. Lo cual no necesariamente implica que es mejor, de hecho no lo es, aunque es un muy buen producto.

La homónima “No Wow” hace una apertura espectacular, que sube sus revoluciones desde un sonido minimalista  y el aporte en guitarra de Hince. “Love Is A Deserter” perpetua la dinámica con su muy buen riff. “Dead Road7”tiene un estilo más blusero, pero es retumbante cada vez que Alison exclama “Dead road seven is a bitch”. Mientras que “The Good Ones” tiene un sonido más electrónico.

Hasta ahí lo mejor. En contrapartida No Wow empieza a presentar algunos cortes que afectan a su solidez. Ya sea rellenos como “I Hate the Way You Love, Pt.2” y “Ticket Man” que si bien no están mal tampoco suman, y cortes no muy logrados como “Sweet Cloud”. De todas formas, la segunda parte del disco tiene también canciones para destacar, tal es el caso de “At The Back of the Shell” por su un riff bizarro y contagioso, y la balada “Rodeo Town”.

Redondeando, No Wow convence pero lo que el duo haría para su siguiente trabajo superaría las expectativas componiendo uno de los mejores discos de la última década.

Persy

The Kills – Blood Pressures (2011)

Puntaje del Disco: 9

  1. Future Starts Slow: 9
  2. Satellite: 9
  3. Heart is a Beating Drum: 8,5
  4. Nail In My Coffin: 8,5
  5. Wild Charms:
  6. DNA: 9
  7. Baby Says: 8,5
  8. The Last Goodbye: 8,5
  9. Damned If She Do: 7,5
  10. You Don’t Own The Road: 8
  11. Pots & Pans: 9

Tres años habría que esperar para volver a escuchar un nuevo disco de The Kills, luego de Midnight Boom. En el medio de ese plazo, Alison Mosshart estuvo laburando junto a Jack White en The Dead Weather, grabando dos álbums: Horebound y Sea of Cowards. Así que The Kills quedó postergado, hasta que el dúo se dio cuenta que era tiempo de volver, sobretodo por el éxito y el excelente nivel de Midnight Boom que generaba expectativas en los seguidores de la banda.

Así llegó Blood Pressures, cuarto álbum de estudio de The Kills, que si bien no llega al estatus astral de su predecesor es un disco notable. Esta vez, el dúo desarrolla un sonido que resulta más oscuro, sobrio e incluso lento de lo que venían realizando, alejándose del Lo-Fi (es menos crudo que Keep On Your Mean Side), resultando menos festivo que Midnight Boom, pero sí más maduro. La voz de Alison es tan enérgica y agresiva como siempre lo fue, pero además la percusión es más contundente y Jamie Hince en guitarra se distingue constantemente con riffs marcados que no defraudan.

Así aparecen los mejores temas del disco. “Future Starts Slow” es un arranque explosivo (me lo imagino muy bueno para comenzar conciertos), con una percusión retumbante, y con una de las mejores combinaciones de Alison y Jamie en vocales. “Satellite” también es excelente, especialmente por su intro de guitarra. El combo “DNA” y “Baby Says” son otros de los puntos destacados, de los que mejor representan el sonido del álbum. También hay lugar para baladas, ya sea “The Last Goodbye” de Alison o la breve “Wild Charms” con Jamie animándose como vocalista líder. Y para final del álbum una de mis favoritas “Pots & Pans”, nuevamente con tambores resonantes y un gran cierre con Alison repitiendo “These are the days we’ll never forget/ When the dawn, dawns on you”.

Excelente disco, uno de los mejores retornos del 2011, de uno de los dúo que más química tienen en la actualidad y que lo siguen demostrando con actitud en cada nuevo trabajo.

Persy

Sonic Youth, INXS, The Kills y más – Personal Fest 2011, Club GEBA (5/11/2011)

El segundo día del Personal Fest era tan prometedor como el primero, bandas como Sonic Youth, INXS y The Kills se presentaron convocando un gran caudal de jóvenes. Para los adoradores del rock y especialmente de bandas como Sonic Youth la jornada era algo difícil. Los organizadores decidieron mezclar este tipo de público con grupos como Calle 13 y Damian Marley que no coinciden en nada con su onda. Tal vez lo más apropiado hubiera sido hacer un día por separado para grupos de estilos latinos, ya sea reggaeton, cumbia, ska y reggae como los ya mencionados. Aunque no fue así, sirvió para decorar este festival como lo que fue: una gran fiesta. De todas formas, para los incondicionales que querían escuchar solo a The Kills y Sonic Youth la grilla de horarios que decidieron era bastante inconveniente. Mientras el dúo comandado por Mosshart y Hince se presentaba bien temprano a las 19:20hs, Sonic Youth hacia el cierre pasada la medianoche. Un enorme bache en el medio pero con alternativas de entretenimiento.

Mi llegada fue cerca de las 20hs, confiado en la velocidad del 160 (un nuevo colectivo que me defrauda en mi larga lista) llegué tarde como para asistir al recital completo de The Kills. Por fortuna, pude presenciar tres temazos que me alcanzaron para apreciar su rock con esa tremenda dosis de energía sexual. Con Alison teniendo el pelo teñido de colorado furioso y Jamie con un sombrero que parecía de policía, el primero que escuche de ellos fue la siempre bienvenida balada “Black Balloon”, luego uno de Blood Pressures (su último disco) “Pots and Pans” y para cerrar una canción que ya es un clásico “Tape Song”. Terminada su presentación me lamenté durante toda la noche no haber llegado antes.

Eran ya las 20:20hs cuando Damian Marley y su banda saldría al escenario, lo poco que escuché de ellos no me motivó en absoluto, sumado a mi rabia porque tenía un mejor horario que The Kills, decidí recorrer el lugar. Había muchos stands donde no solo vendían merchandising, había juegos, promotoras entregando “souvenirs” e incluso un samba. Hasta que finalmente me estacioné para presenciar a El Mato. La banda Indie liderada por uno de los frontman más antiestéticos del país Santigo Motorizado, un tipo barbudo, con una panza prominente y en pantaloncitos de futbol. Así y todo, uno de las figuras emergentes más importantes dentro del under nacional. Su concierto estuvo bueno, fiel a su estilo, floreándose con guitarras distorsionadas que sacudían el ambiente.

Para las 21:30hs la cita era con INXS. Cuando iba a comenzar su show, los organizadores revoleaban unas especies de bastones inflables que tenían una pelotita de luces en el medio. Fue entonces cuando salió la banda con un nuevo vocalista (después de tantos), Ciaran Gribbin que le puso buena onda a la noche (aunque a veces empalagosa). Sin la ambición de ser un nuevo Michael Hutchence, que nunca fue olvidado (coreando su nombre y dedicandole “Never Tear Us Apart”), el papel de Gribbin estuvo bien cumplido aplicando su propio registro de voz. Fue así como la banda interpretó una buena cantidad de clásicos como “Suicide Blonde”, “By My Side”, “Original Sin” y el infaltable “New Sensation”. Es más, la mayoría se comió el amague de que cerrarían con ese tema, pero saldría al escenario para más. Los australianos brindaron un show entretenido, especialmente por lo que ofrecieron y por el cotillón (incluso había gente disfrazada haciendo un trencito).

Una vez finalizado INXS, ya se empezaban a comentar los primeros comentarios que decían “Ahora nos tenemos que comer a Calle 13”. Eran alrededor de las 23hs un momento oportuno para cenar una hamburguesa de $20 (sí, la inflación en los eventos de este tipo llegan a niveles exorbitantes). Luego me encaminé a digerir a lo lejos un poco del grupo puertorriqueño. Ya me había dicho mi buen amigo Barba que Calle 13 “esta bueno”. Hay que decirlo, dentro de los grupos latinos de esta índole es de lo más rescatable. Algunos catalogan a Calle 13 como “reggaeton alternativo” (el rotulo “alternativo” cada vez parece que le da más valor en cualquier género que lo incluya). Pero esto es más una fusión de estilos, se destaca por la intensión de crear algo un poco más elaborado y porque no todas las letras son inmundamente espantosas como las del reggaeton bochornoso de Daddy Yankee. Dicho esto, aunque busque rescatar más cualidades, Calle 13 no me gusta. Para aquellos que son habitúes lo habrán disfrutado y habrán bailado mucho. Dentro de lo que fue su presentación rescató “La Bala”, dedicada al Facundo Cabral (asesinado este año) que sonó bastante bien y algunas declaraciones de Rene Pérez contra los críticos desinformados y los periodistas faranduleros.

Mi paladar no aguantó mucho tiempo y cerca de la medianoche me fui al escenario donde tocaría Sonic Youth para encontrar una ubicación más o menos decente. A medida que avanzaban los minutos y Rene seguía hablando y cantando, el público de Sonic Youth se impacientaba, así empezaban los cánticos a favor de la banda de Thurston Moore y Kim Gorgon (increíble pero recientemente divorciados) y los chiflidos cada vez que Calle 13 interpretaba otra canción. La extensión del set de Calle 13 hizo que la espera sea interminable. Hasta que finalmente, alrededor de las 00:30hs Sonic Youth saldría al escenario.

Para aquellos que no estaban familiarizados con la banda, la experiencia de escuchar a los neoyorquinos no habrá sido para nada fácil. Empezando de la base de que no son nada comerciales y mucho menos hiteros (la raíz del rock alternativo se podría decir), se desplegaron en el escenario con su característico noise, bien crudo y estridente, improvisando bastante, incluso torturando sus guitarras con palillos de bateria y un ventilador!!

Kim comandó desde el arranque la interpretación vocal de la mayoría de los temas, y luego empezarían a reflotar algunos de los temas primordiales de su repertorio como “Tom Violence”, “White Cross”, “Hey Joni” y “Death Valley ‘69”. Luego de la sacudida de ruido, Thurston anunciaría a “Sugar Kane” para estremecerse como tema de cierre.

La presentación de Sonic Youth fue vibrante y electrizante pero algo corta para mi gusto (una falta de respeto que los organizadores prendan las luces antes de tiempo para que vayan cerrando). Y me hubiera encantado escuchar clásicos como “Teen Age Riot” (un despropósito que incluyan en un setlist corto canciones de su último disco). De todas formas fue un buen cierre para un festival repleto de grandes grupos y buenos momentos.

Persy

The Kills – Keep On Your Mean Side (2003)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Superstition: 9
  2. Cat Claw: 9,5
  3. Pull A U: 8
  4. Kissy Kissy: 8
  5. Fried My Little Brains: 8
  6. Hand:
  7. Hitched: 8,5
  8. Black Rooster: 8
  9. Wait: 8,5
  10. Fuck The People: 9
  11. Monkey 23: 8,5

La historia de The Kills se remite a principios del 2000. Alison Mosshart formaba parte del grupo llamado Discount, mientras que el guitarrista Jamie Hince estaba en la banda Scarfo y Blyth Power. Se conocieron cuando Alison escuchó a Jamie tocando en la habitación debajo de su hotel. Cuando se separaron sus respectivos grupos, empezarían su proyecto como dúo. En el 2001, lanzaron su primer demo “VV and Hotel” (“VV” seudónimo de Mosshat y “Hotel” de Hince). Hasta que finalmente tomarían la forma definitiva como The Kills.

En el 2003 llegaría su álbum debut Keep On Your Mean Side, en el cual demuestran sus principales influencias pasando por The Velvet Underground, Patti Smith y PJ Harvey. Y en su estilo The Kills siempre recibió la comparación con The White Stripes (quienes por aquel entonces se encontraban en su mejor momento por Elephant) por su sonido y al tratarse de banda conformada por un hombre y una mujer. Con la diferencia del protagonismo que tiene en este caso Alison como vocalista, que tiene una voz agresiva y sexy simultáneamente. Y Hince es un notable guitarrista (tal vez no tan remarcable como Jack White) que cumple muy bien su papel combinándose con su compañera aportando sus riffs.

Dejando de lado las comparaciones con The White Stripes, el primer álbum de The Kills fue muy bien recibido por la crítica. Desde que empieza Keep On Your Mean Side se nota su calidad Lo-fi que le da una mística especial al trabajo. Y comienza de la mejor forma con “Superstition”, una gran intro por su excelente riff. “Cat Claw” es mejor todavía, tiene mucha energía en su estribillo. Cada vez que Alison exclama “You Got It, I Want It” es fascinante. Luego el disco mantiene un nivel parejo, nunca decae aunque tampoco resulte espectacular, exceptuando a “Fuck The People” que pega nuevamente por su estribillo “Hey! Fuck the people!”.

Aunque no este a la altura de Elephant, Keep On Your Mean Side es un muy buen disco. Y de esta forma empezaría el recorrido de The Kills como uno de los grupos destacados de esta última década.

Persy