Archivo de la categoría: The Jesus and Mary Chain

The Jesus and Mary Chain – Honey’s Dead (1992)

the-jesus-and-mary-chain-honeys-dead-1992

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Reverence: 9,5
  2. Teenage Lust: 9
  3. Far Gone and Out: 8
  4. Almost Gold: 8,5
  5. Sugar Ray: 9
  6. Tumbledown: 8
  7. Catchfire: 8
  8. Good for My Soul: 8,5
  9. Rollercoaster: 7,5
  10. I Can’t Get Enough: 8
  11. Sundown: 8,5
  12. Frequency: 6,5

Los noventa para los hermanos Reid empezaron de la mejor manera con Honey’s Dead. Luego de Automatic, un disco no tan bien logrado como sus primeros trabajos, con Honey’s Dead recuperarían su mejor forma. De hecho el nombre Honey’s Dead, hace referencia al excelente clásico de su primer disco, “Just Like Honey”. Tal vez esto pueda ser tomado como un guiño a que se retraen a sus primeros años, pero no es tan así.

Si algo hay que destacar de Honey’s Dead es que tiene un sonido un poco más sofisticado. Muchos de sus temas no dejan de tener el espíritu de Noise Rock que tenían en los ochenta, pero los Reid en esta oportunidad plasman un Rock Alternativo más moderno, refinado y sólido. Por eso Honey’s Dead es uno de los trabajos más interesantes de la banda. Y como decía, todo lo hacen sin abandonar sus raíces, ofreciendo diversidad en su estilo, variando con sus feedback de guitarra en sonidos que pueden ser tan oscuros como melódicos.

Mención aparte merece Steve Monti, quien se incorporó como baterista en reemplazó de Bobby Gillespie, acoplándose muy bien al estilo de los Reid. Desde el comienzo con “Reverence” su excelente labor se hace notar. Por eso “Reverence” es uno de los mejores cortes de los Mary Chain en base al ritmo que imprime con su batería. Justamente por este tema y algún otro pasaje del disco, algunos lo tildan como más “bailable”.

En fin, lo que importa es que es un muy buen trabajo del grupo. Tal vez no el mejor, pero sí una de sus producciones más consistentes.

Persy

Anuncios

The Jesus and Mary Chain – Automatic (1989)

The Jesus and Mary Chain – Automatic (1989)

Puntaje del Disco: 7

  1. Here Comes Alice: 7,5
  2. Coast to Coast: 6,5
  3. Blues from a Gun: 8,5
  4. Between Planets: 5,5
  5. Uv Ray: 5,5
  6. Her Way of Praying: 7
  7. Head On: 8,5
  8. Take It: 6,5
  9. Halfway to Crazy: 7,5
  10. Gimme Hell: 7
  11. Drop: 8
  12. Sunray:

El tercer disco de estudio de los Mary Chain, Automatic, es más bien un álbum de los hermanos Reid que otra cosa. Jim y William se encargarían de todo: se repartirían en las vocalizaciones, en tocar la guitarra, en el uso de sintetizadores e incluso en programar la batería electrónica.

Es así como producirían un trabajo que por momentos parece una pelota de sonido. Ya de por sí las composiciones no son la gran cosa. Las estructuras e incluso a la forma de interpretarlas recuerdan a los Ramones, pero su costado más monótono. Menos ayuda la batería electrónica haciendo que el sonido sea en varios tramos denso o robótico. “Uv Ray” y “Sunray” son algunos de los cortes en los que más difícil resulta digerirlo.

Por otro lado, Automatic es agresivo, sobretodo en su sobredosis de feedback guitarrero. Y en un par de singles que tuvieron bastante éxito, sin ir más lejos “Blues from a Gun” y “Head On”, logran transmitir muy bien ese sonido del disco. Otro corte que también rescato es “Drop”, una canción acústica breve pero con una de las mejores atmósferas del álbum.

Sin embargo, los Reid con Automatic sufren el “sindrome del tercer disco” (problema que padecieron otros grupos como The Doors y Oasis sin ir más lejos), que podría ser definido como: el primer paso en falso (sin ser malo) de una banda luego de dos grandes discos.

 Persy

The Jesus and Mary Chain – Darklands (1987)

Puntaje del Disco: 10

  1. Darklands: 9
  2. Deep One Perfect Morning: 10
  3. Happy When It Rains: 10
  4. Down On Me: 8
  5. Nine Million Rainy Days: 8,5
  6. April Skies: 9,5
  7. Fall: 8
  8. Cherry Came Too: 10
  9. On The Wall: 10
  10. About You: 10

Luego del tremendo (y enormemente influyente) Psychocandy, los hermanitos Jim y William Reid, harían lo mismo que Velvet Underground luego de su explosivo White Light/White Heat, osea: ponerle un stop al noise.

Parecía que la paz había llegado. Acá los hermanos se encargaron de tocar todos los instrumentos, ya que eran los únicos que seguían en la banda (no hay batería, sino programaciones percusivas). Y les salió perfecto. Lo que aquí tenemos es un introspectivo y conmovedor trabajo. La pista homónima inicial marca las coordenadas de lo que este álbum será, una atmósfera alta en dosis de oscuridad.

Pero a continuación, preparen los pañuelos para secarse las lágrimas con las dos que siguen: “Deep One Perfect Morning” (esa acústica cubierta por la intensa voz de Jim brillan en todo su esplendor, cuando entra la eléctrica preparate para la emoción) y “Happy When It Rains” (ese título ya lo dice todo, este tema se convertiría en uno de sus más reconocidos). “Fall” y “Down On Me” marcan de muy buena manera los únicos dos momentos de fuego rockero.

El auténtico tour de force denso y oscuro lo marca “Nine Million Rainy Days”, cantado por William Reid (en la misma se puede oír una sonoridad a lo Primal Scream, banda de Bobby Gilllespie, ex baterista de los Mary Chain).

Pero las matadoras lentas se llevan todos los aplausos: “April Skies”, “Cherry Came Too” (ambas con guiños varios a Brian Wilson, en versión dark), “On The Wall” (esa viola me hace recordar algo a “Heroin” de la Velvet Underground, acá a sumergirnos de lleno a la emoción, las lagrimas te brotarán de vuelta en esta gris amarga y bella canción) y el maravilloso final que es la acústica “About You” (que más tarde versionaría la gran Sandie Shaw).

Sin duda, alguno habrá temido al ver el giro que daba el sonido de la banda, pero todo miedo se fue al ver que los Mary Chain pudieron mostrar una faceta más intima de una grandiosa y deliciosa manera (los síntomas más introvertidos y acústicos volverían de vuelta en los noventa, en el conmovedor Stoned And Dethroned). Así que a cerrar los ojos y a disfrutar de esta fantástica música. Ah, y la paz que vino con este álbum pronto se terminaría yendo al mismísimo carajo: al año siguiente saldría en DESPIADADO compilado de lados b, simples y covers Barbed Wire Kisses, álbum de noise extremo que hacen quedar como un poroto las distorsiones del mismísimo Confusion Is Sex de Sonic Youth!!! En breve, su reseña mis amigos!

Watanuki Li

The Jesus and Mary Chain – Psychocandy (1985)


Puntaje del Disco: 9

  1. Just Like Honey: 10
  2. The Living End: 8
  3. Taste the Floor: 7,5
  4. The Hardest Walk: 9
  5. Cut Dead: 9
  6. In A Hole: 7
  7. Taste of Cindy: 8,5
  8. Never Understand: 9
  9. Inside Me: 8
  10. Sowing Seeds: 9,5
  11. My Little Underground: 9
  12. You Trip Me Up: 8
  13. Something’s Wrong: 8
  14. It’s So Hard: 7

Una tormenta de ruido! Desde Escocia encabezados por los hermanos Reid se formaría en los ochenta una de las bandas exponentes del Noise Rock: The Jesus and Mary Chain. Juntando la pared de sonido y el ritmo de bandas como The Velvet Underground y The Stooges, este grupo alternativo con un aire gótico a lo Cure logró consolidar un estilo propio muy atractivo combinándolo con melodías pop que son más propias de los Beach Boys. Una explosiva mezcla que era común denominador de sus presentaciones en vivo, que por lo general terminaban en disturbios, y que también quedaría plasmada en su disco debut: Psychocandy.

En Psychocandy su Noise rock es comparable con el de otras bandas contemporáneas como My Bloody Valentine, Dinosaur Jr y Sonic Youth. Sin embargo, llega a ser incluso más difuso y sumergido de lo que escuche de otros grupos. Es una lluvia de distorsiones y feedback de guitarras, que por momentos tiene una onda punk como en “Never Understand”, “The Living End” y “You Trip Me Up”. Que si las ponemos todas juntas pueden resultar revolucionarias pero también un poco dificiles de digerir.

En cambio, cuando su rock alternativo muestra sus melodías más limpias es cuando aparecen los clásicos. Entre ellos la suave melodía de “Just Like Honey” es el más sobresaliente. “The Hardest Walk” y “Sowing Seeds” también son muy sugestivas. Y “Cut Dead” y “My Little Underground” parecen fantásticos homenajes a la Velvet.

Psychocandy es un disco debut excelente que permitió ubicar desde el underground a los Mary Chain como una de las mejores bandas de culto de los ochenta.

Persy