Archivo de la categoría: The Black Keys

The Black Keys – Magic Potion (2006)

The Black Keys - Magic Potion (2008)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Just Got To Be: 8
  2. Your Touch: 8,5
  3. You’re The One: 9
  4. Just A Little Heat: 8
  5. Give Your Heart Away: 7,5
  6. Strange Desire: 7,5
  7. Modern Times: 7,5
  8. The Flame: 7,5
  9. Goodbye Babylon: 7,5
  10. Black Door: 7,5
  11. Elevator: 7

Luego de Rubber Factory, The Black Keys empezaría a asentarse como un dúo notable del nuevo milenio aunque todavía no había alcanzado su máxima popularidad. Tampoco la alcanzaría con su siguiente trabajo, Magic Potion. De hecho sería un leve declive de lo que venían haciendo.

Este álbum grabado desde el sótano de Patrick Carney, parece desprovisto de urgencias, pero tampoco ofrece algo innovador o que señale un crecimiento de la banda. El problema del disco es que puede resultar genérico en algunos tramos. O por lo menos varios de los temas de Magic Potion no son memorables. Son canciones de Garage Rock y Blues Rock con buenos riffs como mayor cualidad, que no suenan nada mal, pero que no superan el test de ser recordables en el tiempo.

En ese punto el dúo puede tornarse un poco repetitivo en su fórmula. Dan y Peter se sienten cómodos con lo que hacen y en esa comodidad de hacer lo que más les gusta aparecen buenos cortes como “You’re The One”, una balada blusera que suena realmente bien. También me gusta “Your Touch”, que me recuerda a los mejores momentos de sus primeros años. Sin embargo, Magic Potion pese a ser un producto más que potable y el que menos resalta de sus primeros trabajos.

Persy

Anuncios

The Black Keys – Turn Blue (2014)

The Black Keys - Turn Blue (2014)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Weight of Love: 10
  2. In Time: 8,5
  3. Turn Blue: 8
  4. Fever: 9
  5. Year In Review: 8
  6. Bullet In the Brain: 9,5
  7. It’s Up To You Now: 7
  8. Waiting On Words: 8,5
  9. 10 Lovers: 8
  10. In Our Prime: 7,5
  11. Gotta Get Away: 8

Luego del éxito que significó El Camino, catapultando a The Black Keys como una banda más mediática y reconocida, su próximo disco sería esperado con ansias. Así llegaría Turn Blue, donde el dúo muestra una evolución significativa en su sonido, quedando lejos el garaje rock sucio y blusero de sus primeros años e incluso marcando diferencias del rock efectivo de El Camino.

De la mano de Danger Mouse como productor, Turn Blue es un álbum más atmosférico, oscuro, psicodélico, espacial, donde los grandes riffs en guitarra de Dan Auerbach no es lo más importante (aunque sigue ofreciendo buenos solos de guitarra). Acá se florea el bajo, los coros y teclados ofreciendo arreglos más elaborados de los que estábamos acostumbrados en ellos.

Para empezar tenemos a “Weight Of Love”, el mejor del disco y por qué no el mejor de la banda, en el que demuestran una cara aun no conocida en ellos: su versión progresiva en todo su esplendor. Es una especie de clásico floydeano pero llevada a nuestros años realmente excelente. Con “Weight Of Love” The Black Keys te vuela la cabeza, pero hay que reconocer que hay una mayor abundancia de clásicos en El Camino que en Turn Blue. Esto no quiere decir que su reciente lanzamiento no los tenga. “Fever”, por ejemplo, es un hit instantáneo sobre la fiebre muy pegadizo y que me recuerda a la mejor de su disco predecesor. Mientras que “Bullet in the Brain” con su intensidad te transporta y te vuela la mente.

El resto del álbum, si bien no alcanza a estos 3 temas, está muy bien en la conformación de este nuevo y sofisticado sonido de la banda. Y si bien hay gente que advierte que The Black Keys está saliendo de las sombras del under para subirse al Hype como algo malo, hay que reconocer que Turn Blue es un muy buen disco, de los mejores del 2014.

Persy

The Black Keys – Rubber Factory (2004)

The Black Keys - Rubber Factory (2004)

Puntaje del Disco: 9

  1. When The Lights Go Out: 9
  2. 10 A.M. Automatic: 9
  3. Just Couldn’t Tie Me Down: 8,5
  4. All Hands Against His Own: 9
  5. The Desperate Man: 7,5
  6. Girl Is On My Mind: 9
  7. The Lengths: 8,5
  8. Grown So Ugly: 8
  9. Stack Shot Billy: 8
  10. Act Nice And Gentle: 8,5
  11. Aeroplane Blues: 8,5
  12. Keep Me: 8
  13. Till I Get My Way: 9

Los últimos discos que lanzaron los Black Keys en la actualidad son realmente muy buenos, incluso excelentes. Sus hits y clásicos los terminaron llevando a la popularidad, siendo una de las bandas más reconocidas de estos días. Pero en sus primeros años cuando tenían todavía un sonido más primitivo, se puede encontrar el que para algunos cuantos críticos fue el mejor disco del dúo de Ohio hasta ahora: Rubber Factory.

Como su nombre y portada lo sugieren, este que fue su tercer trabajo discográfico, fue grabado en una fábrica de neumáticos de su ciudad natal. Así que el sonido sigue teniendo una calidad que desde el Lo-Fi todavía es precaria, pero no tanto como en sus primeros dos discos. Acá hay una mejora en la producción, no desbordante, pero que demuestra un progreso, acompañado por su iniciativa de diversificar, pero manteniendo como base su blues rock y garage rock que tanto los identifica.

Ya en “When The Lights Go Out”, con su sonido atípico de batería y con ese riff de guitarra acústica que parece de un western, nos da indicios de que hay una evolución. Luego aparecen grandes temas en los que Dan y Patrick ofrecen excelentes riff y un sonido contundente como en “10 A.M. Automatic”, “Girl Is On My Mind” y “All Hands Against His Own”.

En la segunda parte del disco varían aún más. “The Lengths” es una linda balada folk, que Dan la interpreta como si fuera una de las canciones de Ukelele de Eddie Vedder. Después está “Grown So Ugly”, donde ahora Auerbach parece imitar a Captain Beefheart como vocalista. “Act Nice And Gentle” es rock sureño sacado de otra época. Y para cerrar tenemos a la brutal “Aeroplane Blues”, junto a “Keep Me” y “Till I Get My Way” que hace un cierre de un sonido aplastante y de buena melodía simultáneamente.

Es difícil afirmar que sea el mejor disco de The Black Keys. No va a faltar el que los critique porque todavía tienen cierta similitud a The White Stripes, aunque el estilo del Dan y Patrick parece cada vez más auténtico. Lo cierto es que por su solidez y su intento de progresar Rubber Factory es el disco más notable de sus primeros años.

Persy

The Black Keys – Thickfreakness (2003)

The Black Keys - Thickfreakness (2003)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Thickfreakness: 8
  2. Hard Row: 8,5
  3. Set You Free: 9
  4. Midnight In Her Eyes: 8,5
  5. Have Love Will Travel: 8
  6. Hurt Like Mine: 8,5
  7. Everywhere I Go: 9
  8. No Trust: 8,5
  9. If You See Me: 7,5
  10. Hold Me In Your Arms: 9
  11. I Cry Alone: 7

Con su sonido básico de guitarra más batería, The Black Keys en su segundo disco, Thickfreakness, continua con su estilo simple que pudimos escuchar en su primer álbum. Garage rock orientado al blues rock y al hard rock, destacándose los riff y la distorsión de guitarra de Dan Auerbach.

Hay que decir que el disco fue grabado en tan solo una sesión de 14 horas en el sótano de Patrick Cartney. Así que al igual que en The Big Come Up, el sonido es precario, rancio y rudimentario por así decirlo. Incluso la voz de Dan es aspera. Están lejos de cuando alcanzarían su mayor popularidad.

Thickfreakness es la consolidación de lo que veníamos escuchando. Así que por un lado, se nota que como dúo modesto se sienten cada vez más cómodos en lo que hacen. Y las canciones son buenas. Algunas sobresalen como la aplastante  “Hold Me In Your Arms”, el single “Set You Free” y “Everywhere I Go” por su ritmo.

Sin embargo, el álbum es un tanto reiterativo, lo que lo torna genérico en cierto punto. Por otro lado no hay una evolución, es más de lo mismo. Y no vas a descubrir nada que no hayas escuchado antes en The White Stripes o The Jon Spencer Blues Explotion. Pero es un muy buen disco de todas formas, lo suficientemente sólido para disfrutarlo.

Persy

Pearl Jam y The Black Keys en Argentina – Pepsi Music (3/4/2013)

Vedder botella

Como no podía ser de otra forma el Persi Music estuvo en el Pepsi Music, el Festival más embarrado de la historia! El título de “Festival más grande de la historia”, utilizado como herramienta de marketing, le quedó un poco grande, es bastante exagerado. La realidad es que la mayor cualidad que tuvo fue que se trató de una verdadera: lucha en el lodo! Una particularidad que denota las cuestiones más criticables en relación a la organización del evento. Las lluvias que azotaron a Buenos Aires y alrededores en los días previos fueron realmente heavys, pero no gastaron un mango en poner siquiera protectores de piso (¿Será porque en Festivales como el Quilmes Rock la gente los robaba y/o usaba para protegerse de la lluvia?). Por ahí he leído también otras críticas relacionadas a las ventas de entradas y a la grilla de bandas. ¿Qué hace Catupecu Machu cerrando el primer día del Pepsi después de Queens of the Stone Age? ¿Es una joda?

Y también tenemos el “temita” del lugar, que más allá de los problemas de barro y la falta de iluminación, había que recorrer kilómetros para llegar al escenario principal, que dicho sea de paso por momentos parecía que le quedaba chico a una banda de la talla de Pearl Jam.

Pero qué diablos!! Dejemos de pegarle a nuestros hermanos del Pepsi Music. Tuvimos a The Black Keys y nada menos que a Pearl Jam en una misma noche!!

the black keys argentina 2013

En nuestro caso la llegada fue algo tardía, por las dificultades que ameritaba tratar de encontrar terreno firme para caminar, por eso llegamos al escenario cuando The Black Keys ya había comenzado luego de las 20hs. Y en el conmocionante choque para adentrarse en la gente siguiendo la ola de empujones constantes, uno tenía que arreglarselas para escuchar al dúo de Ohio. Aunque en el escenario, si bien tenían lucían como principales protagonistas, contaban con su banda soporte que los ayudaba a conformar su sonido blusero que popularizó a la banda en estos últimos años. Sin embargo, Dan y Patrick también tuvieron sus pasajes en los que tocaban solos como “I Got Mine”.

De esta forma The Black Keys hizo un repasó en el cual se pudieron disfrutar mucho de sus últimos hits del éxito disco El Camino: “Run Right Back”, “Gold on the Ceiling”, “Little Black Submarines” y el rock bailable de “Lonely Boy”. Junto a clásicos no menores de grandes trabajos como Brothers tal es el caso de “Tighten Up”.

Auerbach y Carney terminaron dando un show sólido, demostrando que tienen un sonido propio, clásicos para disfrutar y dejando sobradas muestras de porque son uno de los mejores grupos de la actualidad.

Pearl jam argentina 2013

Pero el plato fuerte llegaría recién a las 22:30hs. Luego de las siempre infinitas pruebas de sonido, Pearl Jam saldría al escenario, con Eddie Vedder entonando el inicio de esta ceremonia con la conmovedora “Release”. Rápidamente, el riff de “Even Flow” marcó el momento más bestial, revolucionario y poguero de la noche. El delirio de la gente no iba a parar con temas como “Corduroy” y mucho menos con clásicos de Ten como “Jeremy”. “Given To Fly” junto a otras canciones siempre bien recibidas como “Daughter” marcaron otros de los momentos cumbres de la primera parte del show. Justamente en “Daughter”, Eddie tuvo la idea de cantar en un español (de mierda) una canción que podríamos titular “Está Bien” (en realidad es la versión castellana de “It’s OK” de Dead Moon) . Y así estuvo Vedder toda la noche, interactuando con la gente, pidiendo que se cuiden, muy agradecido (diciendo que nos ama a todos) e incluso recordando a los damnificados por las inundaciones en “Just Breathe”. Un crack!

Más adelante, cerrando la primera parte del concierto, interpretarían una seguidilla monstruosa conformada por la “Better Man” (como de costumbre entonada por la gente), “Elderly Woman” y “Rearviewmirror”.

En el esperado encore, volverían con todo con la furiosa “Do the Evolution”, el cover de los Ramones “I Believe in Miracles” y los ya legendarios clásicos de su álbum debut: “Black” y “Alive”. Tampoco faltaría su homenaje al “Tío Neil” cuando tocarían su versión de “Rockin’ in the Free World”. Y para cerrar como siempre “Yellow Ledbetter”, una postal de que siempre serán bienvenidos en Argentina.

Terminado el recital no podían evitarse las comparaciones con lo que fue su presentación en el Estadio Único de La Plata en el 2011. Hay que decirlo, no fue mejor, posiblemente porque tocaron menos tiempo al tratarse de un festival (aunque dos horas y media no es poco), también las expectativas (en el 2011 volvían después de mucho tiempo por lo que había mayor ansiedad), además el lugar (el estadio de la Plata es incomparable en relación a Costanera Sur) e incluso el sonido (por momentos parecía la voz de Vedder más baja que las guitarras).

Pero gente, son solo detalles. Terminar con barro hasta las rodillas es ROCK. Y dos grandes grupos pasaron por el país dejando su huella. Fue una celebración que quedara en el recuerdo.

Persy

The Black Keys – Brothers (2010)

The-Black-Keys-Brothers

Puntaje del Disco: 9

  1. Everlasting Light: 8,5
  2. Next Girl: 9
  3. Tighten Up: 10
  4. Howlin’ for You: 9,5
  5. She’s Long Gone: 7,5
  6. Black Mud: 7
  7. The Only One: 8
  8. Too Afraid to Love You: 7,5
  9. Ten Cent Pistol: 8,5
  10. Sinister Kid: 8,5
  11. The Go Getter: 7,5
  12. I’m Not the One: 8
  13. Unknown Brother: 8
  14. Never Gonna Give You Up: 9
  15. These Days: 8,5

El sexto álbum del famoso dueto estadounidense, The Black Keys. Con este disco alcanzaron un éxito más internacional que sus antecesores. Este disco vino luego del disco solista del guitarritas Dan Auerbach, “Keep It Hid”, ya que el baterista atravesaba duros momentos con su esposa. Ambos músicos pasaron meses sin hablarse, hasta que Patrick Carney (baterista) decidió colaborar en un disco de la banda Drummer, como bajista, en “Feel Good Together”.

Luego de un largo tiempo, decidieron unirse, volver a lo que fue alguna vez, y decidieron hacer un nuevo disco. Este estaba compuesto por 16 canciones las cuales grabaron en 10 días. Eso es lo bueno que tiene esta banda, son realmente impresionantes sus maneras de grabar, tan simple y a la vez tan excelsa la grabación, esto amerita una gran admiración a unos verdaderos músicos de Blues.

El nombre del álbum se debe a un tributo entre la amistad de Auerbach y Carney, Auerbach lo describe como: “Nos queremos el uno al otro, nos hacemos perder los nervios y nos hacemos que el otro se moleste. Pero como hermanos, sabemos que todo estará bien”.

En sí, el disco lo consideró entre los mejores, algo un tanto más Pop a sus antecesores, que era un Blues Rock un poco más crudo, rudo, con un toque de Garage Rock. Pero eso no le quita lo bueno, su single “Tighten Up” es el single más vendido de la banda, incluso apareciendo en el Soundtrack de Fifa 2011.

La seductora “Everlasting Light”. Un tanto psicodélica mezclada con un toque sureño, como lo es “Next Girl'”. El clásico que muestra un tanto sus influencias por el Hip Hop, “Tighten Up”. Una que no puedes de parar de tararear el coro, “Howlin’ for You”. Y obviamente, las baladas “Never Gonna Give You Up” y “The Only One”. Un disco muy bueno, se llevo asombrosas críticas y gran recepción del público que no quedo defraudado con su regreso.

Miguel Pardellas

The Black Keys – The Big Come Up (2002)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Busted: 8,5
  2. Do The Rump: 8
  3. I’ll Be Your Man: 8,5
  4. Countdown: 8
  5. The Breaks: 9
  6. Run Me Down: 8,5
  7. Leavin’ Trunk: 9
  8. Heavy Soul: 8,5
  9. She Said, She Said: 8
  10. Them Eyes: 7,5
  11. Yearnin’: 7,5
  12. Brooklyn Bound: 7,5
  13. 240 Years Before Your Time: 8

Antes de que los Black Keys se transformen en la banda popular que son hoy en día gracias al éxito de sus últimos discos Brothers y especialmente El Camino, eran un dúo básico compuesto por un guitarrista/vocalista (Dan Auerbach) y un baterista (Patrick Carney) cuya principal aspiración era tocar blues rock. No parecía algo especialmente novedoso o innovador (había pilas de bandas de este tipo) pero estos tipos se las ingeniaron para sacar su mejor blues tomando la influencia de grandes grosos como Howlin’ Wolf en su disco debut The Big Come Up.

Su primer trabajo es bastante elemental. Canciones por lo general breves de blues eléctrico (la mayoría de su autoría, exceptuando algunos covers, grabadas desde el Lo-Fi) que no son pretenciosas y resultan bastante simples, donde lo que más prima es la labor de Auerbach desparramando sus efectivos y contundentes riffs.

No hay canciones que particularmente sobresalgan. No hay hits o clásicos instantáneos como “Lonely Boy” pero tenemos temas lo suficientemente sólidos como para disfrutar de un álbum enteramente consistente, entre los cuales rescato el riff de “The Breaks” y la versión de “Leavin’ Trunk”.

The Big Come Up es un muy buen puntapié inicial de este dúo que llegaría a ser una de las bandas más notables de la actualidad.

Persy