Archivo de la categoría: Tangerine Dream

Tangerine Dream – Rubycon (1975)

Tangerine Dream - Rubycon (1975)

Puntaje del Disco: 8

  1. Rubycon, Pt. 1: 8
  2. Rubycon, Pt. 2: 8

Rubycon es el sexto álbum de estudio de la banda alemana Tangerine Dream. Fue editado tan solo un año después de su disco usualmente más reconocido, Phaedra. Pero saben qué, este disco me gusta un poco más que su antecesor. Esencialmente son muy similares. Kraut Rock en estado puro, en otras palabras, ambient y electrónica conformando atmósferas que buscan transportarte. Y que a mi modo de ver me aburre un poco menos que Phaedra.

Rubycon no es otra cosa que una canción dividida en dos. No es tan fácil describirlas. Tal vez lo más sencillo son las sensaciones que generan. Porque si bien estamos hablando de electrónica, tienen diversos tramos. Al principio puede resultar un tanto inocuo, prácticamente sin melodías. Luego “Rubycon, Pt. 1” crece en su sonido hasta sonar de manera similar a Pink Floyd. Mientras que “Rubycon, Pt. 2” es más oscura, por momentos fantasmagórica y terrorífica. Luego se torna un poco más espacial. El nivel es parejito en todo momento. Difícilmente te sobresalta o emocione (por lo menos desde mi lado). No va a faltar el que le resulte reiterativo el disco, pero cumple en lo que busca: hipnotizarte y entrar en trance. Además es un nuevo álbum de Tangerine Dream que llega a ser transgresor y pionero en la electrónica como pocos lo lograron entonces.

Persy

Anuncios

Tangerine Dream – Phaedra (1974)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Phaedra: 8
  2. Mysterious Semblance at the Strand of Nightmares: 7,5
  3. Movements of a Visionary: 7,5
  4. Sequent C’: 6

Les voy a decir sin miramientos lo que opino: este es uno de los discos esenciales más aburridos que he escuchado. No voy a negar que Phaedra es un álbum importante. Es el trabajo que marcó un punto clave de la banda alemana Tangerine Dream y representa la epopeya del Krautrock de los setenta. Es ni más ni menos uno de los primeros discos fundamentales de la electrónica. Dicho esto, teniendo en cuenta su intachable reputación, esperaba algo mucho mejor. Pero al escucharlo no tuve la sensación de apreciar algo “tan” poderosamente atractivo o una obra maestra.

Phaedra es un disco integrado por temas largos, de atmósferas oscuras y espaciales, sin voces, en donde dejan en evidencia su talento con el uso de sintetizadores/secuenciadores. Y eso es todo. No me impresiona en absoluto porque sus canciones, a pesar de sus diversos adornos electrónicos, me resultan bastante uniformes, reiterativas e innecesariamente estiradas. De todas formas es buen disco. Su eje central se encuentra en su primer tema, la homónima “Phaedra”, unos 17 condenados minutos de pura ambientación sombría. “Mysterious Semblance at the Strand of Nightmares” y “Movements of a Visionary” también son largas pero no tanto. Son atmósferas más cósmicas, especialmente la primera que te da la sensación de estar volando. Y para cerrar el álbum esta “Sequent C’”, de la cual diría que son 2 minutos de improvisación electrónica que lo único que logran es acercarse al sonido de la nada misma.

A pesar de que en lo personal el disco me resulta un importante embole, tendría gran éxito por parte de la crítica y en sus ventas. De hecho este fue el primer disco de Tangerine Dream “comercial”. Sí, leyeron bien: “Comercial”. En comparación con sus trabajos previos, fue en este disco cuando llegaron a consolidar su estilo y ubicarlo en una buena posición en el mercado.

Persy