Archivo de la categoría: Talking Heads

Talking Heads – True Stories (1986)

Talking Heads – True Stories (1986)

Puntaje del Disco: 8

  1. Wild Wild Life: 8,5
  2. Radiohead: 8
  3. Dream Operator: 8,5
  4. People Like Us: 8,5
  5. City of Dreams: 8
  6. Love For Sale: 8,5
  7. Puzzlin’ Evidence: 7
  8. Hey Now: 7
  9. Papa Legba: 6

Talking Heads en 1986 estaban ya pegándole a los diez años de existencia, ya habían logrado un recorrido admirable, con diferentes estilos y ambiciones. Entre esas ambiciones estuvo el proyecto de David Byrne de dirigir una película titulada True Stories, soundtrack de la cual se formaría el séptimo disco de la banda, nombrado de la misma manera que la película.

¿Qué puedo decir? Para ser un soundtrack, es un disco bastante bueno, como se esperaría de los Heads, que si bien ya no los encontramos en su época de apogeo, siguen siendo capaces de crear melodías infecciosas que van de la mano de la siempre llamativa voz de Byrne. En si es un disco que ya no tiene grandes hits, sencillamente es equilibrado.

Sueños (“Dream Operator”, “City of Dreams”) y deseos (“People Like Us”, “Love for Sale”) son la temática principal del disco, Byrne se toma el papel de motivador, distrayéndose por momentos con canciones raras propias de los inicios de la banda (“Wild Wild Life”, “Hey Now”). Mis momentos favoritos son la infravalorada balada “Dream Operator” y la autobiográfica canción country “People Like Us”. Al final el disco pierde sus bríos, pero no hay mucho problema en ello, los primeros seis temas son satisfactorios.

Como un último comentario quisiera resaltar el tema “Radiohead”, se dice que este tema es el que dio nombre a la legendaria banda Inglesa de Rock Alternativo. Esto nos habla mucho de la influencia de Talking Heads, misma que se sigue percibiendo aun en muchas bandas de la actualidad que se inspiran ya sea en la creatividad, la música o las ideas de los neoyorkinos.

Gera Ramos

Talking Heads – Little Creatures (1985)

Talking Heads - Little Creatures (1985)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. She Was: 9,5
  2. Give Me Back My Name: 8
  3. Creatures Of Love: 7,5
  4. The Lady Don’t Mind: 9
  5. Perfect World: 8,5
  6. Stay Up Late: 7,5
  7. Walk It Down: 8
  8. Television Man: 7
  9. Road to Nowhere: 9

Little Creatures es la sexta producción de Talking Heads, gestada en un momento en que la banda había estaba en su máximo punto comercial (no tanto artísticamente, los mejores momentos de Talking Heads ya habían sido escritos con Fear of Music y Remain in Light), para este entonces David Byrne y los suyos ya habían experimentado con el New Wave burdo y alocado, con los afro beats y el funk ¿Qué siguió ahora? Bajar las revoluciones de locura y dedicarse a hacer canciones más convencionales.

Lo sé, es raro ¿Talking Heads haciéndose normales? Algo pasó en la mente de David Byrne (nuevos pensamientos o simplemente una madurez encontrada) de modo que se puso en modo serio, ya no todo es letras caóticas y sin sentido de modo que ahora en ocasiones hay letras más reservadas y de temas serios, algo como se había visto en el tema “This Must Be The Place (Naive Melody)” de Speaking in Tongues.

Little Creatures por tanto es un disco de pop relajado y directo en el que ocasionalmente se adentran en Country (“Creatures of Love”) y Funk (“Walk It Down”), puede que no sean impredecibles como lo fueron en su época New Wave, pero los ganchos vuelven a este trabajo en un disco agradable. Para empezar la canción de partida es un verdadero temazo “And She Was” es, una canción pop enérgica que se convierte en uno de los hits más importantes de la banda. Otros temas destacados son “The Lady Don’t Mind” de estribillo llamativo, “Perfect World” de letra ingeniosa y la canción de cerradura “Road to Nowhere” una especie de himno a la vida y los caminos que se toman a lo largo de ella (Se los dije; Byrne en modo serio)

Este disco probablemente es el último disco destacado de Talking Heads, los subsecuentes lanzamientos perderían algo de brillo. Pero no importa, a estas alturas los Heads ya habían hecho su historia, convirtiéndose en una banda de las más respetables de los finales de los 70s, principios de los 80s.

Gera Ramos

Talking Heads – Speaking in Tongues (1983)

Talking Heads - Speaking in Tongues (1983)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Burning Down the House: 10
  2. Making Flippy Floppy: 7,5
  3. Girlfriend is Better: 8           
  4. Slippery People: 7,5
  5. I Get Wild/Wild Gravity7,5
  6. Swamp: 8,5
  7. Moon Rocks: 6,5
  8. Pull Up The Roots: 8,5
  9. This Must Be The Place (Naive Melody): 9,5

Un detalle interesante de Talking Heads es su hiperactividad tanto en sus presentaciones en vivo, como en su laboriosidad, este ultimo hecho esto se venía observando en sus discos de estudio, desde su debut en 1977 venían sacando un álbum cada año consecutivamente hasta el año de 1980, donde alcanzaron un gran éxito con su legendario trabajo Remain in Light.

Pero entonces la tendencia se rompió, no hubo lanzamiento en 1981, tampoco en 1982, haciendo que los fans se preguntaban ¿Qué es lo que está pasando? Y es que cuando una banda que lleva años siendo exitosa y prolífica se toma su tiempo en lanzar su siguiente trabajo, generalmente se piensan dos opciones:

  1. Ellos están tomándose su tiempo, seguramente para sacar un disco que sea un digno sucesor a sus trabajos anteriores (Es decir, preparan un discazo)
  2. Ya no encuentran que hacer, se han quedado sin ideas, están exprimidos de creatividad (Es decir, si sacan un disco, será malo)

En 1983 finalmente fue lanzado Speaking in Tongues, la quinta producción del cuarteto Neoyorkino y la bajista Tina Weymouth aclaró el motivo de la tardanza “Pasamos muchos años intentando ser originales que ahora ya no sabemos cómo podemos seguir siendo originales”

¿Quiere decir eso que la magia de Talking Heads había terminado? Permítanme responderles que no precisamente. En este álbum se percibe que la locura de Byrne y los suyos sigue intacta, mas ya no es un sonido fresco ni ambicioso, en general tenemos una serie de enérgicas canciones funky que llevan la tendencia del lado B del Remain in Light. En su mayoría canciones decentes… Excepto que…

Excepto que hay dos joyas que rescatan este trabajo y hacen que tenga algo que presumir, nos referimos primeramente a la magnífica “Burning Down The House”, el mayor de los hits que tuvo esta agrupación, una excelsa explosión de adrenalina pegajosa y viva ¡La ultima remanencia de los Talking Heads a su máxima potencia! Pero no solo acaba allí, ya que al final tenemos “This Must Be The Place (Naive Melody)”, una canción donde David Byrne se pone serio ¿Byrne serio? Si, aunque suene imposible, eso sucede y da como resultado una maravillosa y emocional canción cuyo fuerte es la letra.

Comparado con las dos mencionadas piezas, el resto de las canciones no dan mucho de que hablar, resaltando entre estas “Swamp” donde Byrne emula a ZZ Top y “Pull up the Roots” con un buen gancho que invita a bailar. Pero respecto a este disco recomiendo que escuchen las versiones en vivo que se presentaron en el disco en vivo Stop Making Sense, lanzado en mismo año; allí la mayoría de las canciones suenan superiores y más enérgicas.

Al final la ausencia de Eno en producción pesa bastante, el disco a pesar de no ser del todo malo, no termina de convencer como un todo esto considerando la calidad que la banda venia presentando en todos sus trabajos anteriores (Y si que tenían acostumbrados a discos excepcionales), no obstante eso no impide que Speaking in Tongues sea un disco decente y sobretodo pegadizo. Curiosamente este álbum fue el que obtuvo el mayor éxito comercial entre todos los trabajos de Talking Heads.

Gera Ramos

Talking Heads – Stop Making Sense (1983)

Talking Heads - Stop Making Sense (1983)

Puntaje del Disco: 9

  1. Psycho Killer: 9,5
  2. Heaven: 9                            
  3. Thank You For Sending Me An Angel: 8,5      
  4. Found a Job: 8
  5. Slippery People: 8,5
  6. Burning Down The House: 10    
  7. Life During Wartime: 10
  8. Making Flippy Floppy 7,5
  9. Swamp: 8
  10. What a Day That Was: 8
  11. This Must Be The Place: 9
  12. Once in a Lifetime: 9,5      
  13. Genius of Love: 6,5
  14. Girlfriend is Better: 8,5
  15. Take Me To The River: 8,5
  16.  Crosseyed and Painless: 9,5

Stop Making Sense es el segundo disco en vivo lanzado por Talking Heads, (prácticamente es el soundtrack de la película del mismo nombre) y es un trabajo que termina por confirmarnos que esta alocada banda estaba hecha para tocar en vivo.

El primer detalle a destacar es como los miembros participantes van presentándose uno por uno conforme avanza el disco. Para empezar el disco abre con Byrne en solitario deleitándonos con la bailable versión acústica del hit Psycho Killer, enseguida tenemos “Heaven” donde Tina Weymouth entra en acción ayudando a crear una hermosa versión acústica de la canción. La formación original de la banda se completa con la presentación de Chris Frantz y Jerry Harrison en “Thank You For Sending Me An Angel” y “Found a Job” respectivamente.

En vista de que este disco fue grabado durante la gira del disco Speaking in Tongues, tenemos seis temas de tal producción, todos ellos superiores a las versiones de estudio, hecho que resalta mucho en la funky “Slippery People” que da un salto exponencial de calidad, así como y la originalmente flojita “Girlfriend is Better”.

Otras canciones más encuentran su punto más alto en este disco, resaltando por supuesto “Burning Down The House” mas enérgica y contagiosa que nunca, la siempre excelente y alocada “Life During Wartime” y especialmente “Crosseyed and Painless” que está más variada que nunca, con secciones improvisadas, nuevos efectos y un toque de agresividad guitarresca que no se había visto en su versión de Remain in Light.

Un detalle curioso es que tenemos dos canciones nuevas que a pesar de distar de ser lo mejor del disco, le dan un toque de novedad, nos referimos “What a Day That Was” de Byrne como solista y la simplona “Genius of Love” del Tom Tom Club.

La energía que le pone la banda, la excentricidad de David Byrne y la manera en que se agregan los efectos especiales, convierten a Stop Making Sense en un disco que todo fan de Talking Heads debe escuchar, aprovecho para recomendar que escuchen las canciones acompañadas del video del concierto, allí encontraran algunos detalles visuales interesantes y verán por que Byrne y su banda fueron de los mejores entretenedores musicales de la década de los 80s.

Gera Ramos

Talking Heads – Remain in Light (1980)

Puntaje del Disco: 9,5

  1. Born Under Punches (The Heat Goes On): 9
  2. Crosseyed and Painless: 9,5
  3. The Great Curve: 9,5
  4. Once in a Lifetime: 10
  5. Houses in Motion: 8,5
  6. Seen and Not Seen: 7,5
  7. Listening Wind: 7,5
  8. The Overload: 8

Muchos críticos consideran a Remain in Light como el momento cumbre en la carrera de Talking Heads. Su punto de máxima maduración artística y por ende el mejor álbum de su carrera. Mucho de esto es cierto, es un disco grandioso pero en lo personal si tuviera que elegir me entusiasma más Fear of Music.

Remain in Light tiene un sonido aún más elaborado que su predecesor pero también menos contagioso. Las melodías son más difíciles de digerir. Son menos directas y exaltantes. Por lo que más se destacan las canciones es por el nivel de complejidad que adquieren. Como si Brian Eno los hubiera motivado a seguir explorando atravesando el círculo de New Wave en el que se movían en sus álbums previos.

Para llegar a este resultado, los Heads combinaron su particular estilo paranoico “made in Byrne”, con mucho funk y especialmente con ritmos africanos. Remain in Light tiene mucho del Afrobeat de Fela Kuti. De esta forma llegan a concebir canciones de “afro funk” extravagantes e indescriptibles como “Born Under Punches”, “Crosseyed and Painless” y “The Great Curve” que hacen quedar a “I Zimbra” como un poroto.

Pero no es la única forma en que experimentan. “Once in a Lifetime”, con su melodía clásica que lo hace la pieza central del álbum y tal vez el mejor tema en la carrera de los Heads, incorpora sintetizadores en su sonido.

La segunda parte del disco decae un poco de nivel. “Houses in Motion” es un muy buen tema, pero las hipnóticas “Seen and Not Seen” y “Listening Wind” nunca terminan de atrapar. Y para cerrar esta “The Overload” que no esta mal, tiene un sonido más especial, oscuro y lento respecto al resto del disco.

Es debatible si este es o no el mejor álbum de la carrera de Talking Heads. Lo importante es que es otro gran disco de su carrera. El último gran disco de estudio de su carrera. Sus próximos trabajos en los ochenta ya no serían lo mismo.

Persy

Talking Heads – Fear of Music (1979)

Puntaje del Disco: 9,5

  1. I Zimbra: 8
  2. Mind: 9
  3. Paper: 9
  4. Cities: 9
  5. Life During Wartime: 9,5
  6. Memories Can’t Wait: 10
  7. Air: 9,5
  8. Heaven: 9
  9. Animals: 8,5
  10. Electric Guitar: 7
  11. Drugs: 7

Para su tercer disco de estudio, Talking Heads encararía su particular New Wave manteniendo y puliendo el estilo paranoico que caracteriza a David Byrne pero agregando nuevos elementos que hacen más interesante a su música. Nuevamente con la colaboración de Brian Eno en producción, Talking Heads hizo de Fear of Music un disco con canciones más elaboradas, diversas y complejas en arreglos. El disco sigue siendo bastante funky y con guitarras rítmicas que continúan ahí marcando la macha de los temas, sin embargo Fear of Music es un mejor producto que More Songs.

La mayoría de las canciones de Fear of Music llevan como título una simple palabra. Algunos críticos señalan que cada una de ellas apuntan el miedo hacia algo (o todo): miedo a las ciudades, miedo al aire, miedo al papel… “Fear of Music”; como si fuese un álbum conceptual sobre el miedo y la locura.

Dentro de esta paranoia hay varios momentos para rescatar del álbum. Bah, prácticamente el álbum entero es excelente, con puntos altos constantes, por los que cuesta reconocer los mejores temas. Desde mi punto de vista se destacan un par sobre el resto. “Life During Wartime” es un himno bailable, clásico por su estribillo: “This aint’s no party, this ain’t no disco”. “Air” tiene momentos en que parece bizarrísima mientras que en otros pasajes es encantadora. Más me gusta “Memories Can’t Wait” que tiene una atmosfera más espacial y oscura que la hace sensacional. Estas tres marcan el momento cumbre del álbum.

Un escaloncito más abajo hay un pelotón de canciones bien maniacas como “Paper”, “Cities” y “Animals”. Y “Heaven” es la balada del disco, es melódica y hermosa. También esta “I Zimbra”, un experimento de aire africano, en la que colaboró Robert Fripp en guitarra, que a pesar de que muchos señalan como uno de las mejores, para mi solo es un buen tema.

No hay de que quejarse, Fear of Music es un disco excelente. No por nada es reconocido como uno de los mejores discos de fines de los setenta.

Persy

Talking Heads – More Songs about Buildings and Food (1978)

Puntaje del Disco: 9

  1. Thank You For Sending Me An Angel: 9
  2. With Our Love: 8,5
  3. The Good Thing: 9
  4. Warning Sign: 8
  5. The Girls Want To Be With The Girls: 9
  6. Found A Job: 8,5
  7. Artists Only: 8
  8. I’m Not In Love: 8
  9. Stay Hungry: 9
  10. Take Me To The River: 9
  11. The Big Country: 8,5

Las cosas se empiezan a poner buenas para Talking Heads. En su segundo disco, More Songs about Buildings and Food, llegaría su asociación con el Sr. Brian Eno. El resultado fue muy positivo, a punto tal que este se transformó en uno de los discos más revolucionarios de los setenta.

Si bien More Songs se presenta como una prolongación de Talking Heads: 77, la mejora entre un trabajo y otro es importante. En este disco Talking Heads termina de definir el clásico sonido de New Wave que lo caracteriza. La paranoia de David Byrne con las enloquecidas guitarras rítmicas que se suceden corte a corte, junto al bajo funk de Tina Weymouth se congeniaron en gran forma con el aporte elemental de Eno, quién en producción sería importante para llevar a la banda a un nivel más exploratorio en su disparatado y brillante sonido.

Desde este aspecto, lograron un álbum parejo y compacto para mi gusto. Ahora bien, las canciones en conjunto pueden resultar un tanto monótonas por su uniformidad, e incluso el disco puede ser criticado porque no hay grandes melodías. O mejor dicho, no es un disco muy comercial que digamos, de hecho Talking Heads logró mayor difusión solo por su versión del tema de Al Green “Take Me to the River”. Pero esto queda en un segundo plano. De esta masa de excentricidad equilibrada se pueden destacar algunas melodías inconfundibles como “Thank You For Sending Me An Angel” y la lésbica “The Girls Want To Be With The Girls”. También se pueden remarcar el estribillo a coro de “The Good Thing” y el funk crudo de “Stay Hungry”. Y finalmente podemos mencionar a su bizarro estilo de hacer country en “The Big Country”, un tema original y antiyanqui en el que Byrne despotrica con acidez contra el país grande del norte como si estuviera viéndolo desde arriba mientras vuela en avión. “I Wouldn’t Live There If You Paid Me” enuncia David. Muy duro, un condimento más de este excelente disco.

Persy