Archivo de la categoría: Slint

Slint – Spiderland (1991)

Puntaje del Disco: 10

  1. Breadcrumb Trail: 9,5
  2. Nosferatu Man: 10
  3. Don, Aman: 8
  4. Washer: 9
  5. For Dinner: 7,5
  6. Good Morning, Captain: 10

Si estas buscando un álbum que te atormente, Spiderland no te va a defraudar, es uno de los discos más escalofriantes de todos los tiempos. Escuchar este álbum (el segundo trabajo de Slint) es realmente una experiencia aterradora. Es como una de esas películas de terror que solo por su reputación da temor verla. Es una travesía análoga a jugar al Silent Hill solo en tu casa de noche con luces apagadas y auriculares puestos.

El sonido terrorífico de Spiderland lo llevó a ser catalogado como la obra maestra de Slint y uno de los principales precursores del post rock. Su éxito y singular experiencia consiste en seis canciones muy oscuras, con guitarras ampulosas y disonantes usadas en forma inteligente marcando un ambiente tenebroso y cuyas letras (que se centran en historias desoladoras) son interpretadas en forma narrada por Brian McMahan, salvo en los estribillos en los que grita con angustia generando un clima espeluznante. Ahora bien, no todo el mundo ama al disco y es comprensible. El hecho de que los temas sean narrados sigilosamente es un detonante que seguramente puede despertar varios detractores hacia su estilo. Pero hay que decirlo, el “spoken word” es un ingrediente clave en el rock espectral que logra Slint.

Lo mejor del álbum se centra en 3 canciones: las primeras dos “Breadcrumb Trail” y “Nosferatu Man”, las más destacadas donde sus Riff angulosos te persiguen y los susurros atraviesan tu mente; y la última y más famosa, “Good Morning, Captain”, que fue catalogada como la “Stairway to Heaven” de Slint, y esta bien que así sea.

En el medio la calidad no decae. Tenemos a “Washer” que vendría a ser la más “melódica” (desde la interpretación vocal) y larga de Spiderland, junto a la instrumental “For Dinner” y la cruda soledad de “Don, Aman”.

Spiderland es un clásico tan tremendo como asfixiante. Tan traumático resultó el disco que incluso se instaló la leyenda de que miembros de la banda terminaron internados en un psiquiátrico durante sus grabaciones…

Persy