Archivo de la categoría: Simple Minds

Simple Minds – Sons and Fascination (1981)

115430527

Puntaje del Disco: 7

  1. In Trance as Mission: 8
  2. Sweat in Bullet: 8
  3. 70 Cities as Love Brings the Fall: 8
  4. Boys from Brazil: 7
  5. Love Song: 7
  6. This Earth That You Walk Upon: 7
  7. Sons and Fascination: 7
  8. Seeing Out the Angel: 7

Para el cuarto álbum de estudio en tres años, Simple Minds contrató al productor Steve Hillage, con quien lanzarían en septiembre de 1981 Sons and Fascination, que alcanzó reconocimiento a nivel mundial.

A pesar de la búsqueda del grupo con mejorar los sonidos, esa ambición quedó en cierto modo trunca. Los buenos bateos conseguidos en Empire and Dance quedaron relegados por los sintetizadores que por momentos parecen forzar las composiciones. Entre los más destacado se encuentran el tridente inicial conformado por “In Trance as Mission”, “Sweet in Bullet” y “70 Cities as Love Brings the Fall”, que combinan las guitarras con algunos sonidos bizarros.

“Boys from Brazil” continúa con el plano político advirtiendo las desigualdades sociales en aquel país sudamericano y el resto que completan el álbum mantienen un estilo similar, pero que no logran deslumbrar.

Piro

Simple Minds – Empire and Dance (1980)

Puntaje del Disco: 8

  1. I Travel: 8.5
  2. Today I Died Again: 8
  3. Celebrate: 7
  4. This Fear of Gods: 7.5
  5. Capital City: 7
  6. Constantinople Line: 7
  7. Twist/Run/Repulsion: 7.5
  8. Thirty Frames and Second: 8
  9. Kant-Kino: 7
  10. Room: 7.5

Para el segundo disco de estudio de Simple Minds, el aspecto dance que había tenido Reel to Real Cacophony queda por momentos relegados al fuerte contenido político y artístico que trae aparejada esta producción de 1980. “Europe has a language problem” relata “I Travel”, el primer corte difusión, quedando plasmado de algún modo los problemas sociales que atravesaba el viejo continente a fines de la década del setenta.

Más allá del tinte político que la banda quiso darle al álbum, musicalmente Empire and Dance presenta mucha influencia del grupo alemán Kraftwerk. Roxy Music es otra agrupación de la cual Simple Minds toma bastantes aspectos y podría decirse que David Bowie también tiene una referencia en el disco.

Como destacados, además de “I Travel”, encontramos a “Today I Died Again” y “Thirty Frames and Second”, que con su estilo electrónico sellaron lo mejor de este buen material. Simple Minds volvía al ruedo demostrando que todavía tenía mucha tela por cortar y canciones por componer.

Piro

Simple Minds – Reel to Real Cacophony (1979)

Puntaje del Disco: 7.5

  1. Real to Real: 8
  2. Naked Eye: 6
  3. Citizen (Dance of Youth): 7
  4. Carnival (Shelter in a Suitcase): 8.5
  5. Factory: 8
  6. Cacophony: 7.5
  7. Veldt: 5
  8. Premonition: 7
  9. Changeling: 8
  10. Film Theme: 6.5
  11. Calling Your Name: 7.5
  12. Scar: 7.5

Al borde de ser considerada una banda One Hit Wonder, Simple Minds será recordada por siempre por el clásico “Don’t You Forget (About Me)” que sirvió de soundtrack para la película de 1985 “The Breakfast Club”, aquel memorable film que marcó a la Generación X. Ese fue el gran hit con el que este grupo de Glasgow caló hondo en la cultura norteamericana y se convirtió en el sonido de mediados de los ochenta.

Más allá de ese hitazo, Simple Minds tuvo una historia previa. Debieron pasar algunos años antes que el grupo liderado por Jim Kerr pudiera extender su música más allá de las fronteras británicas. Johnny and the Self-Abusers fue el nombre original de la formación, que estuvo integrada, además de Kerr, por el guitarrista Charlie Burchill, Tony Donald en bajo (luego reemplazado por Derek Forbes), Brian McGee en batería y Mick McNeil en teclados. Sería la letra de “Jean Genie” de David Bowie la inspiradora del nombre con el que la banda lanzaría su primer material y mantendría durante el resto de su trayectoria.

Influenciados por el Post Punk con bandas como Roxy Music y Genesis, el grupo editó en abril de 1979 su primer álbum de estudio, “Life in a Day”. El disco alcanzó estar entre los treinta más vendidos de aquel año en el Reino Unido, pero no terminó de convencer y no tuvo demasiado éxito en los charts. Siete meses después la banda lanzó “Reel to Real Cacophony”, un material que prácticamente cambió el estilo que del primer trabajo y que le valió al grupo un merecido reconocimiento.

Como si no hubiesen estado conformes con “Life in a Day”, Kerr y compañía decidieron dejar de lado el tono oscuro y denso, para grabar un disco más experimental e inclinado al New Wave, que por entonces estaba acaparando la escena. Lo notorio es la variedad de mixturas con las que cuenta el disco, pasando desde el tono “zombie” de “Real to Real” al jovial “Carnival (Shelter in a Suitcase)”. Por otra parte, las guitarras quedan levemente apartadas por los sintetizadores, tan frecuentes en esa época, tal como se aprecia en la robótica “Calling Your Name”.

Piro