Archivo de la categoría: Roger Waters

Roger Waters – The Pros and Cons of Hitch Hiking (1984)

Roger Waters - The Pros and Cons of Hitch Hiking (1984)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. 4:30 AM (Apparently They Were Travelling Abroad): 8
  2. 4:33 AM (Running Shoes): 8
  3. 4:37 AM (Arabs With Knives And West German Skies): 8
  4. 4:39 AM (For The First Time Today, Part 2): 8
  5. 4:41 AM (Sexual Revolution): 8,5
  6. 4:47 AM (The Remains Of Our Love): 7
  7. 4:50 AM (Go Fishing): 7
  8. 4:56 AM (For The First Time Today, Part 1): 7
  9. 4:58 AM (Dunroamin, Duncarin, Dunlivin): 7
  10. 5:01 AM (The Pros And Cons Of Hitch Hiking Part 10): 8,5
  11. 5:06 AM (Every Strangers Eyes): 7
  12. 5:11 AM (The Moment Of Clarity): 7

La carrera de Roger Waters como solista no se puede describir como que fue particularmente prolífica. Si bien su partida de Pink Floyd se dio luego de The Final Cut a principios de los ochenta, no fueron muchos los discos que editó en solitario. Pero tuvo sus trabajos discográficos al fin. El primero de ellos fue The Pros and Cons of Hitch Hiking.

Pros and Cons es un disco muy controversial, que divide aguas de la misma manera que cuando le preguntas a un fanático de Pink Floyd si prefiere a Waters o a Gilmour. De la misma forma en que divide aguas The Final Cut. De hecho, Pros and Cons tiene muchas similitudes con The Final Cut y con The Wall. Sin ir más lejos, era un proyecto que Roger ya venía preparando desde fines de los setenta y que había presentado junto a The Wall a sus antiguos compañeros de banda, pero el grupo prefirió la propuesta de The Wall y mal no les fue.

Separado de Floyd, Roger tenía el camino libre para hacer lo que se le plazca dándose el gusto de retomar este proyecto que se caracteriza por ser un álbum conceptual que nos cuenta la historia de un hombre viajando en la carretera desde la perspectiva de sus temores y miedos, centrándose en la crisis de la mediana edad y sus pensamientos de cometer adulterio con una persona que recogió en el camino. Y todo transcurre entre las 4:30AM y 5:11AM.

Sin embargo, como comentaba Pros and Cons no conquistó a todos por igual. Waters se encarga de que el álbum tenga un sonido floydeano contando con la colaboración de Eric Clapton en guitarra y David Sanborn en saxofón. Pero al mismo tiempo ofrece algo que no tiene grandes melodías al igual que The Final Cut y que además plagia melodías de The Wall.

Por otro lado, es un álbum, que pese a mostrarse como 12 cortes, suena a una sola canción en su conjunto que nunca termina de despegar y que tampoco ofrece grandes variaciones en su secuencia. Aun así lo que ofrece Waters es llevadero para escuchar y tiene sus puntos destacables en “4:41 AM (Sexual Revolution)”, donde Clapton se desata con su solo de guitarra, y “5:01 AM (The Pros And Cons Of Hitch Hiking Part 10)”, que tiene una melodía totalmente distinta al resto del álbum y que inclusive suena a Bowie.

Es tan comprensible quienes aman este disco así como quienes lo odian. Porque al fin de cuentas es en fiel reflejo de esta doble cara de Roger Waters, un genio que por un lado te presenta su faceta de músico oscuro con muchas ideas interesantes para crear un disco conceptual de la nada y por otro lado es un tipo cuyas melodías tampoco son de las más brillantes.

Persy

Roger Waters en Argentina – Estadio River (07/03/2012)

Recuerdo cuando anunciaron que Roger Waters iba a venir a la Argentina como se abalanzó la gente para ir a comprar su entrada para no perderse la oportunidad de presenciar uno de los mejores recitales del mundo. Pero los primeros días fueron una odisea con las complicaciones que tuvo Livepass como organizador en la venta de entradas, que les valieron insultos varios en su Facebook e incluso el hackeo de su página (era tragicómico ver el mensaje que decía “David Gilmour como invitado especial”). Pero la respuesta de la gente fue TAN importante que la demanda por ver a Waters no se detuvo. Así fueron agregando nuevas funciones y rápidamente se fueron vendiendo las entradas. Hasta finalmente llegar a 9 shows de Roger Waters en River!! Un record apabullante, impensado, que implica más de 400 mil espectadores. Lo que se denominó en varios medios como la “Waters Mania”, o mejor dicho la “Waters Obsesión”.

Es así como arribó el ex cerebro de Pink Floyd a la Argentina, en el marco de tensiones diplomáticas por las Malvinas, donde el mismo Rogelio se vio implicado con declaraciones que despertaron amor y odio hacia su persona de un día para el otro. Pero Roger se encargó de dedicar el recital “a la memoria de los desaparecidos, muertos y torturados” durante la dictadura militar, dejando la polémica de lado para que nos internemos a disfrutar de esta maravilla en vivo que es “The Wall”.

Nota: Si lo vas a ir a ver en otro fecha y no queres enterarte lo que va a pasar acá comienzan los Spoilers.

La cita era a las 21hs. Cuando uno llegaba para acomodarse podía ver la pared a medio construir a sus costados, generando ansiedad, mientras pasaban temas de Led Zeppelin, los Stones e incluso el eterno “Imagine” de Lennon que hacían más dulce la espera. Hasta que el espectáculo arrancó a las 21:15hs, con el sonido explosivo de “In The Flesh?” acompañado de fuegos artificiales y un avión ubicado en el tablero del estadio que voló para estrellarse en el escenario. Así apareció Roger poniéndose su saco y lentes negros para transformarse en el personaje que iba a conducir la noche. Un gran comienzo que daba indicios de lo que nos esperaba.

Con el correr del show, de a poco el muro se fue formando. Con proyecciones espectaculares en sus ladrillos que en realidad funcionaban como una pantalla. Así se sucedieron los clásicos como “Another Brick on the Wall (Part II)” acompañado por un coro de niños, luego la hermosa “Mother” con Waters explayando sus primeras palabras hacia el público y “Goodbye Blue Sky” marcando un momento cumbre del recital. También excelente la versión de “Young Lust”, una de las mejores desde mi punto de vista. Así se fueron agregando más ladrillos, hasta que la pared quedó prácticamente completa, dejando solo un espacio, para que Rogelio se despida con “Goobye Cruel World”.

Tras la “Intermission”, que las chicas aprovecharon para hacer largas colas en el baño, “Hey You” daría comienzo a la segunda parte del espectáculo esta vez con la espesura completa del muro. Hasta que con el correr de los temas llegaría otro momento único: “Comfortably Numb”, que sonó más arrebatadora y conmovedora que nunca, dejando lugar a que se te piante un lagrimón. El mundo de The Wall siguió creciendo con sus imágenes e incluso con Waters con una ametralladora en mano, llegando al ritmo vertiginoso de “Run Like Hell”, otra de las más motivantes de la noche.

El “disco 2” señalaba sus últimos momentos con dibujos que usaron en la misma película de The Wall, hasta que el emocionante derrumbe de la pared marcó el final de un impresionante show.

Mención aparte merece “el chancho” flotante que llegó a estacionarse (entiendo que no a propósito) sobre el publico en una posición que llegaba a molestar la visión. Pero el pobre cerdo recibió su castigo cuando tocó suelo, a manos de quienes lo desinflaron y descuartizaron.

Volviendo a lo que importa, fue un recital tremendo. En mi opinión personal, a diferencia de otros conciertos, está “bien” presenciarlo sentado para disfrutarlo. Uno se siente en un evento que supera la sensación de simple recital, donde la puesta de escena es tan espectacular que te deja atónito. Una verdadera noche para el recuerdo, que te deja tan pleno que todavía Rogelio no se fue y uno ya pide que vuelva con sus ladrillo.

Persy