Archivo de la categoría: Richard Ashcroft

Richard Ashcroft – Keys to the World (2006)

Richard Ashcroft - Keys to the World (2006)

Puntaje del Disco: 5,5

  1. Why Not Nothing?: 7,5
  2. Music Is Power: 8,5
  3. Break the Night with Colour: 7,5
  4. Words Just Get in the Way: 4,5
  5. Keys to the World: 5,5
  6. Sweet Brother Malcolm: 8
  7. Cry Til the Morning: 5,5
  8. Why Do Lovers?: 5
  9. Sample Song: 5
  10. World Keeps Turning: 5

El segundo disco de Richard Ashcroft, Human Conditions, no tuvo muy buenas críticas en general. Para tratar de remontar y reencausar su carrera como solista, el Frontman de The Verve trataría de dejar de sonar aburrido. ¿Y cómo lo haría? Haciendo su versión más marketinera y convencional bajo el rótulo Keys to the World.

¿A dónde quedó el Ashcroft que coqueteaba con su banda para hacer Space Rock? A mil años luz parece. Es cierto, Urban Hymns era comercial en cierto punto. Pero es incomparable. Aquel disco contenía clásicos instantáneos de la talla de “Sonnet”, “Lucky Man”, “The Drugs Don’t Work”. Mientras que las canciones de Keys to the World si de algo carecen es de grandeza, importancia, relevancia. Son un reflejo del pobre momento a nivel compositivo que atravesaba Ashcroft y seguía perpetuando desde Human Conditions.

Aunque no todo está perdido. Lo mejor del álbum está al comienzo. La apertura “Why Not Nothing?” nos trae un pop rock bien normalón (como todo lo que hace el cantautor en este trabajo) pero entretenido. Inmediatamente aparece el hit del disco, “Music is Power”, un single que Richard armó combinando una melodía pop pegadiza sin dejar de usar las mismas orquestaciones que uso en “Bittersweet Symphony” (y que volvería a repetir a lo largo del disco como un autoplagio). Más adelante, el único corte que se destaca es “Sweet Brother Malcolm”, una decente balada acústica que levanta el nivel de manera inesperada. De hecho, es la única balada que vale la pena en el disco, porque todo lo demás es paupérrimo. En canciones como “Words Just Get in the Way” dan ganas de abofetearlo con furia para que deje de escribir este tipo de porquerías.

En sintesis, Keys to the World es otro fracaso del líder de The Verve, que repite problemas de su disco predecesor y nos trae nuevas contrariedades para nuestros oídos.

Persy

Richard Ashcroft – Human Conditions (2002)

Puntaje del Disco: 5,5

  1. Check the Meaning: 8,5
  2. Buy It In Bottles: 4,5
  3. Bright Lights: 6,5
  4. Paradise: 6
  5. God in the Numbers: 6,5
  6. Science of Silence: 5,5
  7. Man on a Mission: 4,5
  8. Running Away: 5
  9. Lord I’ve Been Trying: 6
  10. Nature Is The Law: 7

Disculpen la expresión pero este disco es una porquería. Cuesta entender como un buen compositor como Richard Ashcroft llegó a hacer esto. No tiene sentido. Por algún motivo, Richard se preocupó por focalizar su música en una búsqueda espiritual sobre la vida. Por eso, su segundo trabajo solista, Human Conditions, es un disco cargado de canciones que constantemente tienen un aire santurrón y bíblico. Una temática aburridísima.

Pero lo más preocupante es que Ashcroft esta vez se encuentra en su nadir compositivo. Las letras, la música y las melodías de sus canciones apestan. Si a eso le sumamos que sigue saturando el uso de los clichés que le dieron éxito en The Verve (pero en un modo muy inexpresivo y fastidioso), Human Conditions se convierte en un fracaso.

Hay poco para rescatar del álbum. La mejor canción es “Check The Meaning”, que tiene un interesante juego de voces, pero en forma engorrosa dura unos innecesarios 8 minutos. Después de ella nos encontramos con una catarata de baladas triviales, muchas de ellas infladas, con Ashcroft constantemente haciendo sus cuestionamientos sobre dios y el amor. Que terrible. La melosidad de todos estos temas en su conjunto es inaguantable.

Pobre Richard, cuando uno piensa que le podía ir bien en su carrera como solista, lamentablemente discos como este demuestran lo contrario.

Persy

Richard Ashcroft – Alone with Everybody (2000)

richard-ashcroft-alone-with-everybody

Puntaje del Disco: 8

  1. A Song for the Lovers: 9
  2. I Get My Beat: 8,5
  3. Brave New World: 7,5
  4. New York: 8
  5. You on My Mind in My Sleep: 8,5
  6. Crazy World: 7,5
  7. On a Beach: 7,5
  8. Money to Burn: 8,5
  9. Slow Was My Heart: 7,5
  10. C’mon People (We’re Making It Now): 8
  11. Everybody: 7,5

Tras las disputas internas entre el McCabe y Richard Ashcroft, The Verve se terminaría separando. De esta manera en el fin del milenio Ashcroft iniciaría su carrera en solitario y en el 2000 editaría su primer álbum, Along with Everybody.

Along with Everybody es un disco que desprende canciones con atmósferas “pomposas”, que pueden saturarte  hasta cierto punto. Algunos temas suenan tan atractivos como inflados. Esto pasa en temas reconocidos como New York y Money to Burn, arrancan con un ritmo prometedor, distintivo, pero se embarran con sus repetitivos finales, que pueden alterar la paciencia de cualquiera.

Ahora bien, si uno se detiene a escuchar cada tema, es remarcable que ninguno es malo, es más, oírlos por separados reditúa más que escucharlos en conjunto. En su mayoría son canciones pop o baladas con melodías decentes que transmiten un aire optimista. En este contexto, A Song for the Lovers es el tema símbolo del disco. Es una canción de amor (obviamente), de las mejores elaboradas por el cantautor por sus arreglos (la sinfonía y percusión de fondo lo transporta a uno a otra época). También me gusta You on My Mind in My Sleep, C’mon People y I Get My Beat aunque no son nada del otro mundo.

En conclusión, Alone with Everybody por momentos parece ser lo que necesitaba Richard Ashcroft para continuar adelante y por otro lado demuestra que si el remedio en The Verve era la separación, entonces “las drogas no funcionan”.

Persy