Archivo de la categoría: Phish

Phish – Junta (1988)

Phish Junta 1988 Persi Music

Puntaje del Disco: 8,5

Disco uno:

  1. Fee 8,5
  2. You Enjoy Myself: 10
  3. Esther: 8,5
  4. Golgi Apparatus: 7,5
  5. Foam: 8
  6. Dinner and a Movie: 8
  7. The Divided Sky: 9
  8. David Bowie: 8

Disco dos:

  1. Fluffhead: 8,5
  2. Fluff’s Travels: 7,5
  3. Contact: 9,5
  4. Union Federal: 7
  5. Sanity: 5,5
  6. Icculus: 6

Junta no es en absoluto la primera producción de la banda yanki Phish, es el primer lanzamiento oficial en CD. Y como carta presentación es un monstruo. Herederos de múltiples tradiciones musicales (rock progresivo, jazz, neo hippie, psicodélica, reagge), Phish se caracteriza por dar más importancia a las performances en vivo que a los discos, para beneficio de todos los norteamericanos y detrimento de todos nosotros que tendríamos que cruzar ilegalmente el Río Grande para verlos, por lo menos, desde lejos.

Pero Junta ya nos anticipa como sería el show: exploración musical, canciones irreverentes y divertidas, largos y prolongados instrumentales, mucha improvisación (con resultados dispares). En este sentido, toma la posta dejada por bandas como, por ejemplo, Grateful Dead.

Casi se podría decir que la totalidad del disco es sumamente divertido para escuchar. Las letras siempre son interesantes y en algunos casos hasta rozan lo ridículo (como en el original “Contact”, donde se repite una y otra vez: “Las ruedas son esas cosas en los autos que están en contacto con la carretera” con una especie de jazz-calypso sensualoide y tierno ¡Es genial!), y en el caso de que no haya letras en absoluto, o bien se trata de un instrumental para el monumento (como el simpático y excelente “You Enjoy Myself”) o bien una típica jam-session (una “zapada” diríamos en un aventurado criollismo) improvisada que, en el caso de las canciones “Sanity”, “Icculus”, y “Union Federal” (aunque ésta tiene sus momentos), pierde mucho del poder de la música en vivo o presencial.

Por otro lado, se nota que es una opera prima: algunas canciones están un poco fuera de foco y si bien no hay desprolijidades, todavía falta un poco precisar tonadas y buscar arreglos.

Phish lamentablemente en este país (y en general en el resto del mundo) es muy poco conocida, injustamente. Sirva esto como un breve homenaje para una gran-pequeña banda.

La curiosidad: Anteriormente dije que le dan más bolilla a los shows en vivo que a los discos. No es joda. En 1990, Phish dio un total de ¡150 conciertos!. Eso es prácticamente un show cada dos días.

Barba