Archivo de la categoría: Pearl Jam

Pearl Jam – Lighting Bolt (2013)

Pearl Jam - Lighting Bolt (2013)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Getaway: 8
  2. Mind Your Manners: 8,5
  3. My Father’s Son: 7,5
  4. Sirens: 7,5
  5. Lightning Bolt: 7,5
  6. Infallible: 6,5
  7. Pendulum: 7,5
  8. Swallowed Whole: 8
  9. Let the Records Play: 8,5
  10. Sleeping by Myself: 7
  11. Yellow Moon: 7,5
  12. Future Days: 7

Los verdaderos sobrevivientes del grunge décadas después, Pearl Jam, se convirtieron en líderes y referentes del rock clásico de Estados Unidos en los últimos años. En su décima placa, Lighting Bolt (2013), Pearl Jam no decepciona parecen incapaces de hacer un disco malo, en esta oportunidad mostrando su cara depresiva y exteriorizando demasiado su ira.

El 1 de Julio de aquel año se anunció en su web site que el día 8 de ese mes tendrían una novedad. Antes la expectativa de un nuevo álbum finalmente Pearl Jam anuniaba un tour de 24 fechas por Norteamérica, generando un poco de decepción en su fanaticada, pero inmediatamente iniciaron otra cuenta regresiva de solo tres días para anunciar finalmente su nuevo trabajo.

Según declaraba su guitarrista Mike McCready, antes de la edición del disco, al escucharlo nos íbamos a encontrar con: “Una vibra a lo Pink Floyd y un aire punk rock”. Lo cierto es que Lighting Bolt es un típico disco a los que la banda de Seattle nos tiene acostumbrado últimamente. Eddie Vedder y sus muchachos suenan maduros con temas emotivos (“Sirens”), buenos riffs agresivos (“Mind Your Manners”) y algunas perlitas con  toque glam (“Let the Records Play”), aunque no estemos ni por asomo ante lo mejor que la banda nos puede brindar.

Talento, integridad y respeto por los fans son las claves de la longevidad de Pearl Jam que con este su décimo disco continúan afianzándose en su lugar de privilegio dentro de la historia del rock.

F.V.

Pearl Jam – Lost Dogs (2003)

Pearl Jam - Lost Dogs (2003)

 Puntaje del Disco: 8,5

Disco 1:

  1.  All Night: 8
  2. Sad: 8,5
  3. Down: 8
  4. Hitchhiker: 7,5
  5. Don’t Gimme No Lip: 7,5
  6. Alone: 9
  7. In the Moonlight: 8
  8. Education: 7,5
  9. Black, Red, Yellow: 8,5
  10. U: 8
  11. Leaving Here: 8,5
  12. Gremmie Out of Control: 7
  13. Whale Song: 8,5
  14. Undone: 7,5
  15. Hold On: 9
  16. Yellow Ledbetter: 10

Disco 2:

  1. Fatal: 8,5
  2. Other Side: 8,5
  3. Hard to Imagine: 7,5
  4. Footsteps: 8,5
  5. Wash: 9
  6. Dead Man Walking: 8
  7. Strangest Tribe: 7
  8. Drifting: 8
  9. Let Me Sleep: 7,5
  10. Last Kiss: 9
  11. Sweet Lew: 6
  12. Dirty Frank: 9
  13. Brother: 8
  14. Bee Girl: 7

La explosión del grunge a principios de los noventa significó para sus máximos exponentes Nirvana y Pearl Jam un ascenso a la popularidad mundial inmediata, generando una legión de imitadores que sobrepoblaron las radios y los canales de música populares como MTV que luego los olvidaron. Tanto Nevermind como Ten fueron grandes exitos en ventas y definieron el sonido de una década, pero la historia sería bien distinta para ambos.

El final abrupto de los primeros con el suicido de Kurt Cobain hace dificil presagiar cual hubiera sido su futuro, pero en el caso de la banda de Eddie Vedder a su afamado debut le siguió un efectivo segundo álbum Vs. en 1993 pero luego de este cada siguiente lanzamiento parecía estar orientado a una audiencia más pequeña vendiendo cada vez menos discos. En pocas palabras les importaba un comino la fama y los grandes hits. Y con el correr de los años pasaron de ser una de las bandas más grandes del mundo a una gran banda de culto y con su popularidad en baja.

En este contexto se edita en 2003 un álbum doble de lados B, rarezas y temas ineditos, Lost Dogs, en más de diez años tocando junto estaba claro que un material de este tipo era necesario, aunque mucho se conocía con anterioridad sería una ocasión ideal para juntar todo esto en un solo lanzamiento.

El material abarca lados B de singles desde su creación hasta 2002, sin estar ordenados cronológicamente, y algunas otras rarezas. En Lost Dog encontramos de todo desde joyitas, temas correctos y unos pocos prescindibles.

Entre lo mejorcito encontramos algunos temas bastante descoocidos como “Sad” y “Fatal”, descartados incomprensiblemente de Binaural, “Alone”, lado B del single “Go” que nos brinda un viaje al momento más enérgico de la banda haya por principios de los noventa, “Black, Red, Yellow” del single “Hail, Hail” aunque en este caso en una versión más extensa, “Whale Song” grabado para el recopilatorio Music For Our Mother Ocean con la curiosidad de que es cantada por el baterista Jack Irons, la melancólica “Other Side” que proviene del single “Save You” y uno de los éxitos de Pearl Jam como “Last Kiss” que proviene originalmente de un sungle navideño de Pearl Jam.

Dejo para el final los mejores momentos que provienen curiosamente de descartes de Ten o lados de B de los singles que se desprenden del mismo como “Hold On”, “Footsteps”, “Wash”, “Dirty Frank” y en último lugar un clásico de la banda de Seattle infaltable en cada uno de sus conciertos la hendrixiana “Yellow Ledbetter” resulta dificil entender que no la hayan incluido en Ten, originalmente se edito como lado B de “Jeremy” y se convirtió en un éxito radial años más tarde en 1994.

Este recopilatorio nos muestra la calidad compositiva de una banda a lo largo de su carrera, que es capaz de dejar semejantes temazos afuera de sus discos. Altamente recomendado para un fanático fiel de Pearl Jam no se lleva una mayor nota por algunas canciones incluidas que no aportan demasiado y la ausencia de otros singles significativos como por ejemplo “State of Love and Trust” o “Breath”, que unos años posteriores formarían parte del grandes exitos, Rearviewmirror.

F.V.

Pearl Jam – Pearl Jam (2006)

Pearl Jam - Pearl Jam (2006)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Life Wasted8,5
  2. World Wide Suicide8,5
  3. Comatose8
  4. Severed Hand: 9
  5. Marker in the Sand7
  6. Parachutes: 7,5
  7. Unemployable: 7
  8. Big Wave: 8
  9. Gone8,5
  10. Wasted Reprise II: 7,5
  11. Army Reserve8,5
  12. Come Back8,5
  13. Inside Job: 9

Con más de quince años de trayectoria a cuestas Pearl Jam ya era considerada, promediando la década pasada, como una banda legendaria y consagrada. De esas pocas que a la hora de juntarse a grabar en un estudio se les puede permitir que hagan lo que quieran y va a ser aceptado. Aún así la banda de Seattle nos sorprendería con Pearl Jam (2006), también conocido como el disco de la palta por la imagen de su portada, con una especie de vuelta a sus raíces con un sonido agresivo y apasionado manteniendo su clara identidad.

Pearl Jam se interno en el Studio X de su ciudad natal a finales de 2004 para comenzar a grabar su octava placa luego de participar de la gira Vote for Change. El proceso que duro algo más de un año tardo un poco más de lo esperado debido a el nacimiento de un hijo de Eddie Vedder y por tener que abandonar las grabaciones para salir de gira en pleno proceso de grabación.

Por primera vez en años la banda llego a los estudios sin nada previsto. Simplemente se sentaron a tocar música y este fue el resultado inmediato. Según el mismo Vedder se trato de una absoluta democracia y un proceso realmente colaborativo a la hora de componer y a su vez Mike McCready agregó que se estaban comunicando mejor que nunca. En cuanto a las letras se centraron en su punto de vista por realidad socio política de Estados Unidos en ese periodo, como la guerra y el terror y según se supo Eddie escribió al menos cuatro diferentes letras para cada canción, hasta luego elegir la adecuada.

Además de su evidente descontento con la administración Bush reinante en su país, Vedder contó que muchas canciones estuvieron inspiradas por la muerte de su amigo Johnny Ramone a quien describe “el mejor amigo que tuve en este planeta”. La letra de “Life Wasted” fue particularmente escrita luego del funeral de Ramone y “Come Back” esta directamente dedicada al ex guitarrista de The Ramones.

Desde los primeros momentos del álbum nos encontramos con uno de sus trabajos más directos y pesados en muchos años. Sobre esta orientación Vedder lo describiría del siguiente modo: “Es sin duda lo mejor que hemos hecho en mucho tiempo. Es muy agresivo porque es como se sentiría un americano en estos días. Es bastante agresivo, especialmente si subes mucho el volumen.” Entre estas canciones furiosas del principio se encuentran “Life Wasted”, “World Wide Suicide” y “Severed Hand” parte de lo mejorcito del disco junto a las baladas “Gone”, “Come Back” y “Inside Job” del final.

Pearl Jam parece iniciar una senda que luego continuarían en Backspacer, abrazando lo que realmente hacen bien y su identidad de banda clásica de rock and roll con músicos reales que tocan desde el corazón y sus sentimientos por fuera de sistemas o reglas que a otra banda la convertiría en outsider, pero Pearl Jam es tan grande que su popularidad se mantiene intacta y hasta parece crecer año tras año.

F.V.

Pearl Jam y The Black Keys en Argentina – Pepsi Music (3/4/2013)

Vedder botella

Como no podía ser de otra forma el Persi Music estuvo en el Pepsi Music, el Festival más embarrado de la historia! El título de “Festival más grande de la historia”, utilizado como herramienta de marketing, le quedó un poco grande, es bastante exagerado. La realidad es que la mayor cualidad que tuvo fue que se trató de una verdadera: lucha en el lodo! Una particularidad que denota las cuestiones más criticables en relación a la organización del evento. Las lluvias que azotaron a Buenos Aires y alrededores en los días previos fueron realmente heavys, pero no gastaron un mango en poner siquiera protectores de piso (¿Será porque en Festivales como el Quilmes Rock la gente los robaba y/o usaba para protegerse de la lluvia?). Por ahí he leído también otras críticas relacionadas a las ventas de entradas y a la grilla de bandas. ¿Qué hace Catupecu Machu cerrando el primer día del Pepsi después de Queens of the Stone Age? ¿Es una joda?

Y también tenemos el “temita” del lugar, que más allá de los problemas de barro y la falta de iluminación, había que recorrer kilómetros para llegar al escenario principal, que dicho sea de paso por momentos parecía que le quedaba chico a una banda de la talla de Pearl Jam.

Pero qué diablos!! Dejemos de pegarle a nuestros hermanos del Pepsi Music. Tuvimos a The Black Keys y nada menos que a Pearl Jam en una misma noche!!

the black keys argentina 2013

En nuestro caso la llegada fue algo tardía, por las dificultades que ameritaba tratar de encontrar terreno firme para caminar, por eso llegamos al escenario cuando The Black Keys ya había comenzado luego de las 20hs. Y en el conmocionante choque para adentrarse en la gente siguiendo la ola de empujones constantes, uno tenía que arreglarselas para escuchar al dúo de Ohio. Aunque en el escenario, si bien tenían lucían como principales protagonistas, contaban con su banda soporte que los ayudaba a conformar su sonido blusero que popularizó a la banda en estos últimos años. Sin embargo, Dan y Patrick también tuvieron sus pasajes en los que tocaban solos como “I Got Mine”.

De esta forma The Black Keys hizo un repasó en el cual se pudieron disfrutar mucho de sus últimos hits del éxito disco El Camino: “Run Right Back”, “Gold on the Ceiling”, “Little Black Submarines” y el rock bailable de “Lonely Boy”. Junto a clásicos no menores de grandes trabajos como Brothers tal es el caso de “Tighten Up”.

Auerbach y Carney terminaron dando un show sólido, demostrando que tienen un sonido propio, clásicos para disfrutar y dejando sobradas muestras de porque son uno de los mejores grupos de la actualidad.

Pearl jam argentina 2013

Pero el plato fuerte llegaría recién a las 22:30hs. Luego de las siempre infinitas pruebas de sonido, Pearl Jam saldría al escenario, con Eddie Vedder entonando el inicio de esta ceremonia con la conmovedora “Release”. Rápidamente, el riff de “Even Flow” marcó el momento más bestial, revolucionario y poguero de la noche. El delirio de la gente no iba a parar con temas como “Corduroy” y mucho menos con clásicos de Ten como “Jeremy”. “Given To Fly” junto a otras canciones siempre bien recibidas como “Daughter” marcaron otros de los momentos cumbres de la primera parte del show. Justamente en “Daughter”, Eddie tuvo la idea de cantar en un español (de mierda) una canción que podríamos titular “Está Bien” (en realidad es la versión castellana de “It’s OK” de Dead Moon) . Y así estuvo Vedder toda la noche, interactuando con la gente, pidiendo que se cuiden, muy agradecido (diciendo que nos ama a todos) e incluso recordando a los damnificados por las inundaciones en “Just Breathe”. Un crack!

Más adelante, cerrando la primera parte del concierto, interpretarían una seguidilla monstruosa conformada por la “Better Man” (como de costumbre entonada por la gente), “Elderly Woman” y “Rearviewmirror”.

En el esperado encore, volverían con todo con la furiosa “Do the Evolution”, el cover de los Ramones “I Believe in Miracles” y los ya legendarios clásicos de su álbum debut: “Black” y “Alive”. Tampoco faltaría su homenaje al “Tío Neil” cuando tocarían su versión de “Rockin’ in the Free World”. Y para cerrar como siempre “Yellow Ledbetter”, una postal de que siempre serán bienvenidos en Argentina.

Terminado el recital no podían evitarse las comparaciones con lo que fue su presentación en el Estadio Único de La Plata en el 2011. Hay que decirlo, no fue mejor, posiblemente porque tocaron menos tiempo al tratarse de un festival (aunque dos horas y media no es poco), también las expectativas (en el 2011 volvían después de mucho tiempo por lo que había mayor ansiedad), además el lugar (el estadio de la Plata es incomparable en relación a Costanera Sur) e incluso el sonido (por momentos parecía la voz de Vedder más baja que las guitarras).

Pero gente, son solo detalles. Terminar con barro hasta las rodillas es ROCK. Y dos grandes grupos pasaron por el país dejando su huella. Fue una celebración que quedara en el recuerdo.

Persy

Pearl Jam – Riot Act (2002)

Pearl Jam - Riot Act (2002)

Puntaje del Disco: 8

  1. Can’t Keep: 7,5
  2. Save You: 9
  3. Love Boat Captain: 8,5
  4. Cropduster: 7,5
  5. Ghost: 8
  6. I Am Mine: 8,5
  7. Thumbing My Way: 8
  8. You Are: 8
  9. Get Right: 7,5
  10. Green Disease: 7,5
  11. Help Help: 6
  12. Bu$hleaguer: 7
  13. ½ Full: 8,5
  14. Arc:
  15. All or None: 8

Luego de una extensa y agotante gira en promoción a su último material Binaural (2000), Pearl Jam se tomó un año de respiro y volvería con las fuerzas renovadas a comienzos de 2002 para comenzar a grabar su séptima placa de estudio.

Así nació Riot Act en noviembre de 2002, un disco que mantiene el apasionado espíritu roquero que caracteriza a la banda de Seattle pero que esta lleno de texturas y bordes irregulares y raros, tomando pasajes de Vitalogy (1994) pero sin llegar a ser tan experimental. En relación a esto el guitarrista Stone Gossard declaró lo siguiente: “Riot Act abarca todas nuestras cosas. Están los temas de rock simples que pudimos escribir en nuestros primeros tiempos y cosas más novedosas que le dan una dinámica diferente.”

El clima político que se vivió luego de los ataques terroristas del 11 de Septiembre de 2001 en Nueva York, como así también la tragedia en el Festival de Roskilde en 2000 donde fallecieron nueve fanáticos de Pearl Jam durante su presentación influenciaron las líricas en algunos pasajes tocando temas como la mortalidad, la espiritualidad y el existencialismo. Sobre la tragedia de Roskilde encontramos una conmovedora referencia directa en una línea de “Love Boat Captain”, “Lost nine friends we’ll never know… two years ago today.”

Como en anteriores ocasiones la banda apelo a un proceso democrático a la hora de la composición, según el baterista Matt Cameron: “Todos llegamos a las sesiones con cuatro o cinco ideas para que luego entre todos llegamos a darle una idea mas formada de lo que va a ser.” Acerca de la atmosfera de trabajo el mismo Matt alabo el ambiente positivo generado por el productor Adam Kasper: “Creó una atmosfera realmente relajada, así fue como terminamos de completar el material en tan poco tiempo.”

Los singles “I Am Mine”, “Save You” y “Love Boat Captain” son la mejor muestra de lo que podemos encontrar en este trabajo y además de ellas podemos destacar “Ghost”, “You Are” y “½ Full” entre los momentos memorables del LP.

Pearl Jam volvería a los escenarios en 2003 en Australia, Japon y los Estados Unidos en una gira cargada de mensajes políticos y aunque no supero las ventas de su antecesor obtuvo buenas críticas a nivel general y  es considerado el mejor material que nos ofrecieron en muchos años.

F.V.

Pearl Jam – Binaural (2000)

Puntaje del Disco: 8

  1. Breakerfall: 8
  2. God’s Dice: 7
  3. Evacuation: 8,5
  4. Light Years: 9
  5. Nothing as It Seems: 9
  6. Thin Air: 7,5
  7. Insignificance: 8,5
  8. Of the Girl: 6,5
  9. Grievance: 8
  10. Rival: 7
  11. Sleight of Hand: 7,5
  12. Soon Forget: 8
  13. Parting Ways: 8

Alejados de toda moda o tendencia pasajera Pearl Jam siempre se dedico a hacer la música que sentían rock puro y de calidad. En una época en la que el Nu Metal estaba en boga y con mucha repercusión para grupos como Limp Bizkit, Linkin Park y Korn la presencia de grupos como el de Eddie Vedder servían como un remedio para los oídos. Siendo los únicos sobreviviente de sus colegas grunge decidieron persistir ignorando tendencias editando en Mayo del 2000 Binaural, su mejor obra desde Vitalogy.

La novedad de Matt Cameron en la batería le brindó un aire fresco al grupo ideal intentando hacer focos en distintos estilos, siempre dentro de su solides habitual.

Un comienzo a puro rock con “Breakerfall” y “Evacuation” parecía estar sumergiéndonos en un Pearl Jam brutal más cercano a “Do The Evolution” que a otras búsquedas, pero con el correr del álbum temas soberbios, mas elaborados y relajados como “Light Years”, “Nothing as It Seems” e “Insignificance” son los que realmente reflejan la madures del grupo de Seattle por ese entonces.

Comercialmente Binaural respondió por encima de las expectativas vendiendo 226.000 copias en su primera semana, convirtiéndose en el primer disco de estudio de Pearl Jam en conseguir disco de platino. Para promocionar Binaural el grupo se embarco en una gira tanto por Europa como por Estados Unidos entre los que se incluyo el trágico concierto en Roskilde Dinamarca, donde nuevo fanáticos murieron por un accidente durante su presentación. Situación que genero tal depresión en el seno del conjunto que llevo a replantear la separación. Según Mike McCready: “Creo que la idea se nos cruzo por la cabeza, pero no hubiera sido una buena forma de terminar”.

F.V.

Pearl Jam en Argentina – Estadio Único de La Plata (13/11/2011)

“Ole, ole, ole, ole, ole, ole, ola/ Ole, ole, ole, cada día te quiero más/ Yo soy de ‘Pearl Jam’/Es un sentimiento, no puedo parar!!!”. Canto de cancha, algo incoherente porque el publico se refirió a Pearl Jam como si fuera un equipo de futbol. O más bien un conjunto de amores. Lo que realmente es y demostró ser en el Estadio Único de La Plata: una pasión.

Y como tal, la procesión de fieles seguidores acompañó a sus ídolos de Seattle hacia una ciudad no preparada para este tipo de eventos como La Plata. Pero los obstáculos (embotellamientos y falta de estacionamientos) no detuvieron la marcha de la acérrima caravana.

La noche se presentaba apacible y las nubes se habían disipado para dejar entrever las primeras estrellas en el cielo de la Ciudad de La Plata. Un Estadio Único colmado de jóvenes expectantes por ver nuevamente a Pearl Jam en suelo argentino, era el marco ideal de lo que prometía ser una cita inolvidable.

Con algunos minutos de retraso que aumentaban la ansiedad del público, la banda norteamericana salió a escena con la suave y serena “Release”. Fueron cuestión de segundos para que toda la energía del grunge saliera a flote con “Go” y “Corduroy” dejando en claro lo que iba a ser Pearl Jam durante toda la noche: una aplanadora de velocidad y energía implacable que se comía sus propios clásicos, deglutiéndoselos y sacándoles el jugo al máximo con su potencia.

Una extensa explosión de rock con temas de Backspacer (“The Fixer”, “Amongst the Waves”) y clásicos como “Hail Hail” y una versión acelerada y brillante de “Given to Fly”, se sucedería con “Even Flow”, con solos de guitarra que sonaban en cada rincón del Estadio. Pero no todo era una vorágine de descontrol inusitado, el show también daba lugar a temas acústicos como “Elderly Woman Behind the Counter in a Small Town” que eran igualmente bien recibidos por los expectantes, que a lo largo de todo el show vitoreaban e interactuaban constantemente con la banda con fervorosos coreos, cánticos, aplausos y las mayores expresiones de admiración. Una retribución a sus héroes por lo que estaban haciendo. Más los agradecimientos (en un castellano de mierda) con papel en mano de Eddie Vedder: “El estadio luce muy lindo, pero ustedes mejores”. Así se iría la primera parte del show, repasando diversos temas de su prolífica discografía, con “Jeremy” y “Porch” del legendario Ten haciendo el primer cierre con pura emoción.

Momentos después y tras una breve pausa, Vedder volvió al escenario y con guitarra acústica en mano, interpretó una hermosa versión de “Just Breath”, que sumó un condimento lacrimógeno cuando el cantante evocó a sus amigos de The Ramones haciendo “I Believe in Miracles”. Y este intervalo finalizaría con una combinación “rompe culos” entre “State Of Love And Trust” y “Blood”.

Segundo encore, lo mejor todavía no había pasado. “Smile” de No Code encaminaría el arranque, hasta que Eddie tomaría prestado un tema de Rogelio Waters: “Mother”, en una muy buena versión (justamente ayer anunciarían que el ex Pink Floyd tocaría gratis en la 9 de Julio). Y a partir de acá una catarata de clásicos que comenzó a conmover con “Black”, con todo el estadio acompañando con coros. Un momento sublime, al igual que la celebradísima “Better Man”. Y luego otro dueto de Ten, la demoledora “Why Go” junto a la suprema “Alive” que descocaba a todo terrestre con su estribillo y solo de guitarra. Pero eso no era todo, el himno de Neil Young “Rockin’ in the Free World” resonaría para que todos celebren cantando “Keep on Rocking in the free World!!!!!” una y otra vez. Ni los irrespetuosos organizadores que encenderían las luces antes de tiempo los detendrían. Pearl Jam se despediría definitivamente interpretando “Yellow Ledbetter” (que incluyó intervalos de “Little Wing”) con Vedder sentado sobre el escenario e incluso bajando con sus compinches.

Qué gran noche. Inolvidable, una de los mejores recitales que presenciamos. Una verdadera lección de cómo debe ser un concierto y cómo debe sonar una banda en vivo. Tocaron casi 3 horas, más de 30 temas, nunca perdiendo el ritmo, ni la actitud y respondiendo a su gente con el mismo entusiasmo que le demostraban. Incluso cuando terminaron de interpretar “Yellow Ledbetter” parecía que tenían ganas de más. Una banda hecha y derecha en suelo argentino. Una pasión: Pearl Jam.

Piro/Persy