Archivo de la categoría: Paul Weller

Paul Weller – Heavy Soul (1997)

paul-weller-heavy-soul-1997

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Heavy Soul (Part 1): 8,5
  2. Peacock Suit: 8
  3. Up in Suzes’ Room: 8,5
  4. Brushed: 9
  5. Driving Nowhere: 9
  6. I Should Have Been There To Inspire You: 9
  7. Heavy Soul (Part 2): 7,5
  8. Friday Street: 8
  9. Science: 7,5
  10. Golden Sands: 8
  11. As You Lean Into The Light: 7
  12. Mermaids: 8,5

Paul Weller, Wild Wood y Stanley Road fueron unos discos que dejaron muy bien parado al Paul Weller dentro de la escena británica de los noventas. No queriendo quedarse sentado en sus laureles, dio continuación al gran momento en el que se encontraba con Heavy Soul.

Estruendoso, enérgico y crudo, este es el disco donde Weller se aleja de su suave Blues y Soul que había venido desarrollando, asimismo no le interesa jugar con el Britpop de la época, simplemente desea rockear y divertirse. Para ello aquí la batería es remarcada, resurgen los potentes riffs y el intenso bajeo, así mismo la voz de Weller arroja mucha pasión, actitud e inclusive hasta ira, trayendo incluso recuerdos de sus tiempos de The Jam.

“Heavy Soul (Part 1)” con su agresividad rockera y la pesada y distorsionada “Brushed” conforman los momentos más intensos del disco. No obstante también hay espacio para el Jazz con “Up in Suzes’ Room” y el Blues-rock con una canción de mucha actitud como lo es “Peacock Suit”. La beatlesca “Driving Nowhere” con su gran línea de bajo (reitero que el bajeo en este disco es espectacular ¡Atención bajistas!) se convierte en otra joya, al igual que la balada personal “I Should Have Been There To Inspire You”. Estos temas que he mencionado vuelven a la primera mitad del disco en una aventura imprescindible para los seguidores de la carrera del artista inglés.

Si bien los temas del a segunda mitad palidecen respecto a los de la primera mitad. El álbum alcanza a cerrar con una pegadiza canción de Pop Rock que es “Mermaids”, otra pieza inspirada por los actos de música de los 60s. No es fácil sacarse esos “Sha La La La La” de la cabeza y esa frase de “Come in my head, come in my mind, you can only love, when you open up to be yourself”. Una joyita más para apuntarse.

Rechazado injustamente por la crítica de sus tiempos, este claramente es un disco inspirado y lleno de vida. La culminación de unos muy buenos noventas para Weller.

Gera Ramos

Anuncios

Persi Music Awards 2015: Paul Weller, el gran ganador!

paul-weller

El ex líder de The Jam, viene haciendo una carrera muy sólida en cuanto a sus últimos lanzamientos. 22 Dreams, Wake Up The Nation y Sonik Kicks fueron discos muy reconocidos que muestran su vigencia y que el talento sigue intacto. Este año la volvió a romper con Saturn’s Pattern, ganando el reconocimiento de nuestros lectores que lo eligieron como mejor disco del 2015. Pero además Paul Weller también se llevó la consagración de Inoxidable del 2015, por su trayectoria inexorable, superando a bandas de la talla de Blur y Wilco.

Justin Bieber y Pitbull

En la terna de Revelación Wolf Alice se impuso sobre la cantante australiana Courtney Barnett. Mientras que en los premios negativos, en la categoría Decepción del 2015, hubo dos bandas que combatieron palmo a palmo de principio a fin para llevárselo, Coldplay y Muse. Como la votación quedó igualada en esta oportunidad el premio es compartido. Son los dos igualmente decepcionantes. Por otro lado, lo mismo sucedió en el premio al Peor Disco del Año. Parecía que el joven pesadilla Justin Bieber se iba a quedar con la estatuilla, pero Pitbull hizo los méritos desastrosos necesarios con su álbum Dale para también llevárselo. Así que ambos se lo merecen. ¡Felicidades a ambos por hacer los peores discos del 2015!

Así cerramos otra edición de los Persi Music Awards, con discos que merecen todos los honores y otros que merecen todas las reprobaciones.

Paul Weller – Saturn’s Pattern (2015)

Paul Weller - Saturn’s Pattern (2015)

Puntaje del Disco: 9

  1. White Sky: 8,5
  2. Saturn’s Pattern: 9,5
  3. Going My Way: 8,5
  4. Long Time: 7,5
  5. Pick It Up: 9
  6. I’m Where I Should Be: 9
  7. Phoenix: 8,5
  8. In the Car: 8,5
  9. These City Streets: 8

Sin hacer mucho ruido mediático, Paul Weller volvió a hacer de las suyas en este 2015 al una vez más lanzar uno de los mejores discos del año, prolongando el estado de gracia en el que se encuentra desde el 2008 (con 22 Dreams) y que continuó con Wake up the Nation y Sonick Kicks; baluartes en sus respectivos años de lanzamiento.

Refiriéndose a Saturn’s Pattern —Su doceavo disco de estudio— el mismo Weller se expresó entusiasta “Es una de las mejores cosas que he hecho [en mi carrera]”, explicando la motivación detrás del álbum, mencionó “Este mundo está lleno de problemas, así que esta vez quise hacer un disco feliz”.

Fresco e inspirado, pero sobretodo manteniendo el toque experimental y modernista que ha definido sus más recientes aventuras, el modfather presenta un disco conciso y de gran nivel. En primer lugar lo que hace interesante al disco es que a pesar de ser pocos los temas (nueve en total), nos encontramos con variedad; una amalgama de estilos e influencias llegando incluso a pasar por territorios antes inexplorados como el Jazz, Funk y la Electronica. Otra fortaleza del disco es la estructura de las canciones, me refiero a temas layereados (en capas) que les dan una nueva dimensión, así mismo los adornos son claves en el sonido, manifestándose en formas de pizcas de efectos electrónicos, sonidos espaciales y jams bluseros/rockeros, embelleciendo las canciones. Debido a estas características, cada canción se vuelve singular y entretenida, siendo comunes los cambios de género y estilo en una misma pista.

El trabajo abre de manera intensa con “White Sky” que es una mezcla de electrónica blues y psicodelia, con un sonido altamente distorsionado en todo sentido (riffs, voz, synth). Procede el fabuloso “Saturn Patterns” que es una optimista canción Britpop, rica en armonías que saca el lado más melódico de Weller entre combinaciones de teclados/synths y un pegadizo bajeo. Entonces nos encontramos con dos temas contrastantes; la reconfortante piano-balada “Going my Way” y el guitarrero blues convencional que es “Long Time”.

La segunda mitad del disco abre de la mejor manera con “Pick It Up”, una especie de Psych Soul atmosférico, que comienza con un sencillo riff de guitarra, pero conforme avanza van entrando instrumentos y detalles, hasta desembocar en un espectacular outro vocal. Luego continua el tema más personal, la dinámica balada I’m Where I Should Be”. “Phoenix” por su parte es electrónica y densa asemejándose al House. “In the Car” es singular por que empieza como un clásico blues de doce bars, pero transforma en algo más Pop. Ya para cerrar está “These City Streets”, una especie de Jazz psicodélico relajado y paisajista de casi nueve minutos de duración.

Con este reciente trabajo, el incansable veterano de 56 años nos demuestra que no solo ha sabido mantenerse vigente en una Era en que muchas estrellas del pasado decaen artísticamente, sino que realmente ha resultado ser como los buenos vinos, mejorando con el paso de los años, sin jamás conformarse con su estatus legendario sino buscando nuevos horizontes. No nos sorprenda verlo pronto con otro gran trabajo bajo el brazo.

Gera Ramos

Paul Weller – Stanley Road (1995)

Paul Weller – Stanley Road (1995)

Puntaje del Disco: 9

  1. The Changingman: 9,5
  2. Porcelain Gods: 8
  3. I Walk on Gilded Splinters: 8,5
  4. You Do Something to Me: 9,5
  5. Woodcutter’s Son: 8
  6. Time Passes: 8
  7. Stanley Road: 7,5
  8. Broken Stones: 9
  9. Out of the Sinking: 9
  10. Pink on White Walls: 8,5
  11. Whirlpools End: 8
  12. Wings of Speed: 9

Los inicios de la década de los 90s representaron un nuevo aire para Paul Weller, su homónimo debut y su aclamada continuación Wild Wood fueron un éxito crítico y con su continuación, Stanley Road, Weller mantuvo el estándar de excelencia, consagrando así una trilogía que es considerada como uno de los momentos más inspirados del modfather.

En el año de 1995, el britpop estaba en auge y varias figuras de dicho movimiento hacían hincapié a Weller como una gran influencia en su música, esto se convirtió en la oportunidad ideal para que el ex líder de The Jam se aventurara con un nuevo disco…y eso hizo con su tercer placa, con la cual logró éxito comercial y de pasada ganó nuevos fans.

Stanley Road es un disco muy blusero y con un énfasis en la improvisación, por esto algunas de las canciones finalizan en jams. También es de reconocer que contiene algunos de los temas más personales y emotivos de la entera carrera del Weller: en un disco en el que la calidad es una constante, me decido a señalar la lirica como la mayor fortaleza presente.

Sin ir más lejos, tenemos la tríada de singles del disco (“The Changingman”, “You Do Something to Me” y “Broken Stones”) que en conjunto son de lo mas emblemático que ha habido en la trayectoria de solista del Inglés. El opener “The Changingman“es una autobiográfica canción que se vuelve llamativa con un riff prestado de la canción de Electric Light Orchestra “10538 Overture” y en la que Weller define su esencia declarándose “Un hombre cambiante hecho de arenas movedizas siempre tomando nuevos caminos”. El segundo single “You do Something to Me”,  es una demoledora balada de piano en la cual se respira un romanticismo desolador. Siguiendo un camino similar está la simple “Broken Stones”, con una interpretación emocional y una letra casi poética que por sí sola cautiva en el oído.

Al tomar en cuenta las demás piezas donde nos encontramos con estructuras que van del Jazz (“I Walk on Gilded Splinters”) al Gospel (“Wings of Speed”), podemos llegar a concluir que tenemos otro disco trascendente mas del “hombre cambiante”.

Gera Ramos

Paul Weller – Wild Wood (1993)

Paul Weller - Wild Wood (1993)

Puntaje del Disco: 9

  1. Sunflower: 9,5
  2. Can You Heal Us (Holy Man): 9,5
  3. Wild Wood: 10
  4. Instrumental, Pt. 1: –
  5. All the Pictures on the Wall: 8,5
  6. Has My Fire Really Gone Out?: 8
  7. Country: 8
  8. Instrumental Two: –
  9. 5th Season: 8,5
  10. The Weaver: 8,5
  11. Instrumental One, Pt. 2: –
  12. Foot of the Mountain: 8
  13. Shadow of the Sun: 9
  14. Holy Man (Reprise): 8
  15. Moon on Your Pyjamas: 7,5
  16. Hung Up: 9

La continuación de la carrera en etapa de solista de Paul Weller llegó a solo un año de su debut, con la presentación de Wild Wood, el cual sorpresivamente resultó ser un disco doble denotando así el gran momento creativo en que Weller se encontraba a principios de los noventas.

Si bien, es común que en muchos de los discos dobles existan temas de relleno, es notable que Wild Wood no contenga canciones que salgan sobrando, siendo así un disco que no da momento a puntos bajos. Esto ha llevado a que muchos fans y analistas consideren actualmente a este álbum como la obra maestra de Weller.

Analicemos las características de Wild Wood desde tres perspectivas:

  • Sonido.  Paul no cambió radicalmente el estilo respecto a su disco anterior, sin embargo la guitarra tanto eléctrica como acústica tiene mayor hincapié en todo el trabajo. Las canciones fueron grabadas en directo, por lo que el sonido es natural, sincero y con un aire retro.
  • Temática.  Para la temática, Weller regresa a sus orígenes y se basa en la música de los finales 60s y principios de los 70s, se perciben influencias de Traffic, The Who, Small Faces, Nick Drake y Neil Young. Resultando así en una gran variedad de géneros; tenemos rock clásico (“Sunflower”, “Hung Up”), soul (“Can You Heal Us (Holy Man)”, “The Weaver”), folk (“Wild Wood”, “Country”) e incluso algunos instrumentales de transición.
  • Lirica La letra del disco es muy personal e introspectiva, donde un Weller ya maduro se debate la cuestión sobre si sigue siendo relevante y si aun corre la emoción de la música por sus venas, esto es particularmente notable en piezas como “Can You Heal Us (Holy Man)” y “Has My Fire Really Gone Out?”. En general las piezas son resonantes y reconfortantes.

La conclusión es que Wild Wood es un disco muy consistente, la respetable calidad de los temas y su variedad mantienen el disco interesante de principio a fin, con clásicos instantáneos como “Sunflower”, “Can You Heal Us (Holy Man)”, “Shadow of the Sun”, “Hung Up” y sobretodo la homónima “Wild Wood”. Es muy probable que este álbum sea el mejor de la discografía de solista de Weller, aunque esto aún es debatible en vista de los excelentes trabajos que ha lanzado el británico a lo largo de su prospera carrera.

Gera Ramos

Paul Weller – Paul Weller (1992)

Paul Weller - Paul Weller (1992)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Uh Huh, Oh Yeh: 9
  2. I Didn’t Mean to Hurt You: 8,5       
  3. Bull-rush: 8
  4. Round and Round: 8
  5. Remember How We Started: 8
  6. Above the Clouds: 8,5                     
  7. Clues: 8
  8. Into Tomorrow: 9
  9. Amongst Butterflies: 8
  10. The Strange Museum: 8,5                 
  11. Bitterness Rising: 8
  12. Kosmos: 7,5

Al principio de la década de los 90s, el británico Paul Weller se llegó a encontrar sin banda ni disquera, ya a finales de los 70s había liderado el movimiento Mod con “The Jam” y en la década de los 80s se había adentrado en el synthpop y el New Wave con “The Style Council”. Ahora era el turno de que el “Modfather” entrara en una etapa como solista.

En año de 1992 se dio el debut en solitario para Weller, quien a sus 34 años de edad ya tenía 16 años de experiencia como artista musical (reitero; en dos bandas muy distintas) y con 12 discos de estudio a sus espaldas. No cualquier intérprete tiene un curriculum tan vasto a esa edad.

Para su presentación como solista, Weller se dejó influir por la música afro-americana, por lo que en este trabajo se explaya tomando como bases el soul y el jazz, dándole prioridad a los ritmos groovy, combinándolos con elementos de la música de los 60s (pop-rock de tal década, así como psicodelia). Tal experimentación dejó confundidos tanto a críticos como a fans de sus épocas anteriores.

El disco en fin suena relajado, inspirado y fresco. Tenemos highlights como el pegajoso opener cargado de soul “Uh Huh, Oh Yeh”, el single del disco “Into Tomorrow” que nos recuerda a The Jam y “Above the Clouds”, una canción para cerrar los ojos y disfrutar en tranquilidad.

Paul Weller representa un muy buen inicio para un artista que siempre ha destacado por su gran ética de trabajo, lo cual lo ha convertido en todo un icono en Inglaterra, consolidándolo hasta ahora como uno de los grandes representantes de la música británica y alguien quien ha trascendido en todas las décadas de su carrera hasta el día de hoy.

Gera Ramos

Paul Weller – Sonik Kicks (2012)

Paul Weller - Sonik Kicks

Puntaje del Disco: 9

  1. Green: 8
  2. The Attic: 8,5
  3. Kling I Klang: 8,5
  4. Sleep of the Serene: 8
  5. By The Waters: 9,5
  6. That Dangerous Age: 9
  7. Study in Blue: 9
  8. Dragonfly: 9
  9. When Your Garden’s Overgrown: 10
  10. Around The Lake: 8
  11. Twilight:
  12. Drifters: 8
  13. Paper Chase: 8
  14. Be Happy Children: 8,5

Este disco no fue muy destacado en los Rankings pero fue siempre bien valorizado por la crítica. Sonik Kicks es la confirmación de Paul Weller como otro de los “inoxidables” de estos últimos años, quien sigue editando álbumes de gran nivel como Wake Up The Nation.

Esta vez en Sonik Kicks el ex guitarrista de The Jam nos trae un disco en el que se reinventa experimentando con Krautrock, como lo hizo Bowie a fines de los setenta. Sí, este disco parece sacado de la trilogía de Berlin, de hecho puede codearse tranquilamente con lo que fue entonces Low o Heroes.

De esta forma, Weller como si fuese el Duque Blanco nos ofrece un trabajo que ya desde el convulsivo “Green” está repleto de arreglos electrónicos, atmósferas espaciales y psicodélicas. Pero a eso hay que incorporarle las muy buenas melodías de Paul como nos tiene acostumbrados.

En cuanto a las canciones en sí, se pueden resaltar varios puntos altos dentro de un disco enteramente sólido. Tal es el caso de la hermosa balada orquestada “By The Waters” y especialmente “When Your Garden’s Overgrown”, un fantástico corte pop en el que no solo se viste de Bowie sino que también sale a relucir la influencia de Ray Davies. Imaginense un corte de los Kinks haciendo Krautrock, sería algo así.

También esta “Study in Blue”, que tiene una onda reggae muy original,  y “Dragonfly”, de las mejorcitas en lo relacionado a psicodelia guitarrera.

Me encanta el disco. Es altamente recomendable. Es un claro ejemplo de que los grandes músicos pese a sus años saben como mantenerse con vigencia y no caer en el “dinosaurismo”.

Persy