Archivo de la categoría: Nick Drake

Nick Drake – Pink Moon (1972)

Nick Drake - Pink Moon (1972)

Puntaje del Disco: 9,5

  1. Pink Moon: 10
  2. Place To Be: 9,5
  3. Road: 9
  4. Which Will: 8,5
  5. Horn: –
  6. Things Behind the Sun: 9
  7. Know: 7
  8. Parasite: 8,5
  9. Free Ride: 8,5
  10. Harvest Breed: 8
  11. From the Morning: 8,5

El disco final del talentoso artista folk Nick Drake llegó en 1972, en una temporada en que el joven se encontraba pasando por un duro periodo de depresión grave y con la gran decepción tras no lograr un buen reconocimiento ni ventas en su obra Bryter Layter. Nick vivía recluido en casa de sus padres, fumando droga y dirigiéndose sin rumbo; sin embargo a pesar de todo, tuvo un momento de inspiración que dio a luz en forma de Pink Moon.

Pink Moon es el disco en el que Drake se desnuda completamente y deja salir su sufrimiento emocional en forma de música. El resultado es su disco más minimalista, crudo y sombrío entre sus tres breves pero magníficos trabajos; acompañado únicamente con su fiel guitarra acústica (y el apoyo ocasional del teclado), Nick expresa la soledad y la intimidad de forma magistral en forma de 11 canciones que en total le pegan a penas a los 28 minutos. Un disco muy directo y honesto sin duda.

El trabajo abre con la canción más conocida y “comercializada” de Drake (hecha famosa por un anuncio de Volkswagen) la pieza que resultó la presentación de Nick para muchos, una joya; la homónima “Pink Moon” que marca el compás de lo que se viene en todo el disco, temas sencillos, resonantes y cortos pero con profundidad lírica y una sensación de paz (solo déjense llevar por ese interludio de teclado, exquisito). Igualmente “Place to Be” es un tema destacado y tremendamente personal “Yo era verde, mas verde que la colina, donde las flores crecen y el sol brilla aun. Ahora soy más oscuro que el mar más profundo, solo dame un lugar a donde estar” canta Drake en referencia a su estado depresivo, buscando quizás una salida ¿o acaso rindiéndose a su destino? Efectivamente una fortaleza de las canciones de Drake es que se dan a muchas interpretaciones.

Si bien los dos primeros temas son lo más resaltante en el disco, la calidad sigue es excelente en las demás canciones. En “Road” Drake se luce con su guitarra inventándose un maravilloso arpeggio. “Which Will” es poesía pura, compuesta de preguntas sobre que decisiones tomar, sobre cuáles son los motivos detrás del interlocutor. La primera mitad del disco termina con el breve instrumental “Horn”, la representación máxima del minimalismo del álbum.

De la segunda parte me encanta “Things Behind the Sun”, de un melodioso y limpio arreglo instrumental y una letra muy profunda, muy bien elaborada. “Parasite” es una canción de lo mas melancólica, depresiva y solitaria, donde el acongojado Nick llega al punto de compararse a un parasito. De “Free Ride” me quedo con la guitarra que marcha perfectamente a la par de la sincera voz de Nick. “Harvest Breed” es un pequeño poema y el disco cierra con un tema que se diferencia del resto por ser  y más positivo “From the Morning” se siente pacifico y esperanzador, transportando a uno a los mejores tiempos de una mañana feliz. Un digno final para un introspectivo disco.

Lamentable Drake murió por una sobredosis accidental de antidepresivos en 1974, en su tiempo nunca fue reconocido su talento lo cual es una lastima, sin duda que el día de hoy de haber seguido vivo Drake sonreiría ante el reconocimiento póstumo que se ha ganado con el paso de los años; Nick Drake en definitiva es una verdadera leyenda en el folk que sigue y seguirá cosechando fans con sus únicas y bellas canciones.

Gera Ramos

Nick Drake – Bryter Layter (1970)

Puntaje del Disco: 10

  1. Introduction:
  2. Hazey Jane II: 9,5
  3. At the Chime of a City Clock: 10
  4. One of These Things First: 9
  5. Hazey Jane I: 9,5
  6. Bryter Layter: 8
  7. Fly: 8,5
  8. Poor Boy: 8,5
  9. Northern Sky: 10
  10. Sunday: 8

Luego de la escasa repercusión que significo el álbum Five Leaves Left para este gran músico, era de esperar la enorme desilusión de Nick Drake, y es que no es posible como un público tan poco dado a la elección de lo verdaderamente bueno con lo terriblemente malo haya dejado en el olvido tan enorme disco. Aquí debo resaltar que los tres únicos LP’s que Nick Drake concibió en vida son de una calidad indiscutible y merecen una revaloración por parte de verdaderos melómanos y re descubridores de joyas perdidas en la música.

Este segundo álbum posee una belleza única que es difícil compararlo con el anterior trabajo; los arreglos de cuerdas siguen presentes aunque con una mayor presencia, además el disco contiene dejos de jazz y algunos coqueteos pop radiales, más integrantes del grupo folk rock Fairport Convention seguían de regreso y ese enorme artista sinónimo de vanguardia llamado John Cale en varios instrumentos. Nick Drake se muestra un poco más optimista y con una sensibilidad a tope, pues las letras son menos arriesgadas y  más sinceras.

Sin lugar a dudas este enorme trabajo estaba pensado para entrar de lleno a la radio, y luego de un pequeño pero hermoso intro el cambio estilístico se nota desde un  principio con la maravillosa “Hazey Jane II”, para seguir con la primer joya del LP (relativamente hablando pues no hay nada de relleno en el álbum) la increíble “At the Chime of a City Clock”, brillante y con ese punteo de Nick como guía para toda la canción, todo es perfecto; desde una precisa sección rítmica, pasando por los arreglos orquestales y un delicioso saxo, estupenda.

La calidad se mantiene con la bonita melodía “One of These Things First”, tan dulce y con un piano constante en la canción. “Hazey Jane I” es otro de los puntos altos con un excelente arpegio de la guitarra de Nick Drake y los instrumentos de cuerda que lejos de sonar grandilocuentes le dan ese toque cuasi épico al tema.

El segundo lado del vinilo original inicia con la homónima instrumental “Bryter Layter”, seguida de la breve pero sutil “Fly” con un angelical clavecín y viola cortesía claro del ex velvet John Cale; “Poor Boy” por otra parte es otro elegante corte cuasi jazzero, con un ritmo bossa-nova y excelentes coros femeninos. Por ultimo Nick Drake nos entrega “Northern Sky”, posiblemente la más bella y dulce melodía que jamás haya escrito, aquí Nick le canta al amor y como una persona puede cambiar todo nuestro rumbo y hacernos volar, resulta curioso como un músico tan dado a las letras desoladas y de temática menos convencional escribiera un alegato al romanticismo. Tan corta, tan pop pero ojala las baladas actuales tuvieran esa sensibilidad a tope caray.

Sin duda el álbum más elaborado y accesible, pero no por eso menos trascendente de este malogrado y brillante artista, El disco solo vendió unas 15,000 copias en su momento y obtuvo reseñas mixtas, la fama estaba lejos para Nick Drake, quien se reprimía y se decepcionaba de la música; afortunadamente mucha gente revalorando y a 41 años de publicado se rige como uno de los álbumes mas perfectos y hermosos, urge darle una escucha sin prejuicios.

Mich

Nick Drake – Five Leaves Left (1969)

Puntaje del Disco: 9,5

  1. Time Has Told Me: 9
  2. River Man: 10
  3. Three Hours: 8,5
  4. Way to Blue: 9,5
  5. Day is done: 9
  6. Cello Song: 8
  7. The Thoughts of Mary Jane: 9
  8. Man in a Shed: 8
  9. Fruit Tree: 9,5
  10. Saturday Sun: 8,5

Cuando este disco salió a la luz, el joven Nicholas Rondney Drake tenía 21 años, y ya desde tan prematura edad lograría concebir uno de los debuts más soberbios en la historia de la música. Este gran artista inglés, dotado de una sensibilidad tan pasmosa y llena de melancolía tuvo la mala suerte de ser un músico maldito; relegado a un segundo plano, y con tan pocas ventas y discos que no tuvieron el reconocimiento en su momento, y solo el tiempo y la revaloración de gemas en la música darían un poco de fama al británico.

Cabe resaltar que aunque la producción del LP fue apresurada, el disco en si es una finura, con esa atmosfera desolada y unas letras llenas de poesía que reflejaban la angustia y el modo un tanto apático de ver la vida misma, pues la depresión sería una constante en la corta existencia del cantante.

De influencia folk y pop barroco, Nick Drake nos entrega un disco intimista,austero. Con la Fairport Convention como banda de soporte, algunos arreglos de cuerda en varias canciones pero sobretodo la guitarra acústica de Drake con singular forma de tocar, con grandes composiciones como la dramática “Three hours”, la hermosa “The Thoughts Of Mary Jane”, la inicial “Time Has Told Me” con la guitarra slide con aires de Jerry Garcia,la cuasi beatlesca (muy a lo Eleanor Rigby”) “Day Is Done” o las joyas “River Man” (posiblemente la mejor del disco),”Way To Blue” y ese presagio convertido en canción llamado “Fruit Tree” con una letra que paradójicamente se convertiría en autorretrato para el músico.

Se dice que Nick Drake prácticamente desprecio el disco, no estaba conforme con el resultado que al se lo mostró a su hermana, lo tiró en el suelo y se fue, aun así el músico se animaría a grabar dos álbumes más.

Mich