Archivo de la categoría: Native Construct

Native Construct – Quiet World (2015)

Puntaje del Disco: 9

  1. Mute: 9,5
  2. The Spark Of The Archon: 9,5
  3. Passage: 8,5
  4. Your Familiar Face: 8,5
  5. Come Hell Or High Water: 8
  6. Chromatic Lights:
  7. Chromatic Aberration: 10

La Berklee College of Music es una de las escuelas de música más importantes en el mundo, Vinnie Colaiuta, Steve Vai, Mike Portnoy y muchos otros artistas de renombre estudiaron ahí, y es exactamente de ese lugar de donde salieron los integrantes de Native Construct, quienes durante dos años en sus ratos libres, entre exámenes y demás deberes compusieron su álbum debut: “Mute”.

Me enteré de la existencia de este disco después de que alguien la catalogó como una mezcla entre Queen, Mr. Bungle y Between The Buried And Me, y, aunque estas y más influencias tanto modernas como de antaño son notables, lo interesante del proyecto es que se distinguen de entre bandas progresivas modernas que creen que su música es interesante solo porque cada canción dura veinte minutos.

Para empezar debo decir que este es un disco conceptual y, como la mayoría de los discos conceptuales, es el punto más débil; en resumen, trata de un chico mudo que está enamorado de una chica, esta no lo corresponde y en su decepción el chico decide crear en su mente un mundo perfecto donde todos son más parecidos a él y es ahí donde inicia el disco.

Ahora hablemos de lo importante: la música. “Mute” es la perfecta carta de presentación de esta banda, de hecho es su primer single (incluye videoclip) y resume toda la cantidad de cosas que escucharemos a través del álbum, con un inicio pesado ligado a un Deathcore Sinfónico esta canción te lleva a territorios muy poco explorados en el Metal como una sección a capela y una especie de Ritmo Latino, una mezcla rara de Tango y Salsa solo para terminar volviendo al sonido introductorio pesado que te sitúa en la onda que trae la banda.

“The Spark Of The Archon”  Es más rara aún, con teclados haciendo el riff que llevará a toda la canción y después entra el vocalista cantando como si usara una especie de radio, todo eso en una base que me suena a ese Metal Alternativo que es más alternativo que metal, hay instrumentos de cuerdas, blast beats con teclados de fondo, una sección con percusiones étnicas,  una locura total.

“Passage” Comienza como una canción de cuna, entran los violines y el piano, una batería haciendo redobles, tiene una parte de pura voz y guitarra y un solo de saxofón que te revienta la cabeza por su hermosura.  “Your Familiar Face” es un Pop Metal muy bueno, incluso creo que podría ser un hit radial, obviamente contiene todo el sonido vanguardista de esta banda incluyendo teclados extraños y hasta trompetas. Considero estas dos canciones menores a las dos primeras pues se sienten más como una muestra del talento de los músicos y su habilidad por meter casi cualquier género al juego que canciones que funcionen en su totalidad, no son tan impresionantes como los primeros temas pero definitivamente no son un relleno ni mucho menos descartables.

“Come Hell Or High Water” Tiene la característica de ser el primer Vals Metal que escucho, al menos en sus primeros minutos, después (aunque sigue la base del Vals inicial) se vuelve un poco genérica, es la peor del disco por default pero aun así es un experimento interesante, no más.

“Chromatic Lights” Es un juego de guitarras que te preparan para la siguiente canción, que suenan bien, pero no es más que un simple prefacio a lo verdaderamente impresionante.

“Chromatic Aberration” Es la pieza clave, la unión perfecta de todo lo que nos venían mostrando, riffs pesados, armonías vocales inusuales, teclados y piano por doquier, instrumentos sinfónicos, Pop, Metal, Rock, Deathcore, y demás cosas extrañas que no importa cuánto escriba siempre se quedará corto ante esta obra maestra de doce minutos que debe ser una de las canciones clave para comprender el avance que el Metal Progresivo y Avant-Garde Metal ha logrado. Estos jóvenes han tomado todas las influencias de estos movimientos (aquí escucharás a Dream Theater, Transcending Bizarre?, e incluso pinceladas de bandas nuevas como Haken) y crearon un estilo muy propio. Escuchen con detenimiento este álbum, cada canción contiene algo de las demás canciones, hay sonidos de esta última canción en la primera, en la segunda reutilizan el riff de la primera, sonidos de la tercera y así se van durante estos casi cincuenta minutos de placer musical.

Después de escucharlo muchísimas veces uno puede darse cuenta que este disco no es perfecto, le falta madurez, se nota que son recién graduados quienes tocan acá pero son el comienzo de algo más grande.

La curiosidad: La banda no tiene baterista, sólo en vivo, así que lo que escuchas aquí es una batería programada por el talentoso guitarrista golpe por golpe.

Gabriel Franco

Anuncios