Archivo de la categoría: Mott the Hoople

Mott the Hoople – Wildlife (1971)

MI0001989995

Puntaje del Disco: 7.5

  1. Whiskey Women: 8
  2. Angel of Eighth Avenue: 7
  3. Wrong Side of the River: 7
  4. Waterlow: 7.5
  5. Lay Down: 7
  6. It Must Be Love: 8
  7. Original Mixed-Up Kid: 8
  8. Home Is Where I Want to Be: 7
  9. Keep a Knockin’: 7.5

Después de  segundo disco de estudio, Mad Shadows de 1970, que pasó sin pena ni gloria, Mott the Hoople editó el año siguiente Wildlife, un interesante material que intentaba retomar el camino iniciado hacía poco tiempo atrás.

En esta oportunidad, sin la ayuda de Guy Stevens, la banda decidió contrastar el estilo que había ofrecido, por uno más seguro y brillante. “Whiskey Woman” es una muestra de este pequeño giro, erigiéndose como uno de los temas más interesantes. “Worng Side of the River”, con una extensa duración da muestra también de los buenos sonidos que el grupo alcanzó y en “It Must be Love” se hace presente un estilo más country.

Habiendo mejorado la performance anterior, el tercer disco de Mort the Hoople encuentra buenos arreglos que lo convierten en un agradable material.

Piro

Anuncios

Mott the Hoople – Mott the Hoople (1969)

Puntaje del Disco: 8.5

  1. You Really Got Me: 8.5
  2. At the Crossroads: 9
  3. Laugh At Me: 8
  4. Backsliding Fearlessly: 8.5
  5. Rock and Roll Queen: 9
  6. Rabbit Foot and Toby Time: 8
  7. Half Moon Bay: 8
  8. Wrath and Wroll: 8

De una novela del autor estadounidense Willard Manus, Mott the Hoople encontró su identidad. Una identidad que previamente había tomado el nombre de Silence, la formación que integraban Stan Tippens, Mick Ralphs, Verden Allen, Overend Pete Watts y Dale “Buffin” Griffin en 1968, y que luego de una sugerencia del productor de la discográfica Guy Stevens, quedó el curioso nombre de esta banda que para muchos puede no decir demasiado, pero para el rock de los sesenta y setenta, significó un valioso aporte para numerosas bandas británicas venideras.

En el verano de 1969 el vocalista Stan Tippens fue reemplazado por Ian Hunter, en un cambio que nutrió al grupo con el condimento que faltaba. Después de hacer algunas giras, era momento que la banda grabara su primer álbum. En 1969 y producido por Stevens, se lanzó en el Reino Unido el disco homónimo que contenía ocho canciones. La idea del mentor del disco consistía en crear un material que sonara como a los Rolling Stones pero que tuviese a Bobd Dylan en las letras. Un proyecto bastante ambicioso, que sin embrago, tendría digno resultado.

Para el primer tema la banda eligió hacer un muy buen instrumental de “You Really Got Me” de The Kinks y luego pasar a “At the Crossroads” de Soug Sahm, de tono country y la gran versión de “Laugh At Me” de Sonny Bono. A estos buenos covers, el disco suma los temas propios de la banda como “Backsliding Fearlessly” y la magnífica “Rock and Roll Queen”, uno de los primero himnos del grupo. “Half Moon Bay” con casi once minutos de descarga de buenos arreglos y “Wrath and Wroll” (muy semejante a cualquier trabajo de Dylan) dan cierre a este destacado disco de rock.

Piro