Archivo de la categoría: Metallica

Metallica – Garage Inc. (1998)

Metallica - Garage Inc. (1998)

Puntaje del Disco: 8

  1. Free Speech for the Dumb: 8
  2. It’s Electric: 7
  3. Sabbra Cadabra: 7,5
  4. Turn the Page: 8,5
  5. Die, Die My Darling: 7,5
  6. Loverman: 8,5
  7. Mercyful Fate: 7
  8. Astronomy: 8
  9. Whiskey in the Jar: 9
  10. Tuesday’s Gone: 8,5
  11. The More I See: 7,5

Promediando la década del noventa la promesa de Lars Ulrich de grabar un disco por año parecía cumplirse a rajatablas, ya que luego del controvertido tandem conformado Load (1996) y Reload (1997) donde se da comienzo al “nuevo” Metallica más domesticado llegaría un disco de versiones Garage Inc. lanzado el 23 de Noviembre de 1998.

El proyecto Garage Inc. consistía en dos partes, la primera y la que comentaremos aquí es la de un disco de covers grabada entre Septiembre y Octubre de ese mismo año donde la banda californiana rinde homenaje a canciones de artistas que los influenciaron, pero acorde a esta versión aggiornada de Metallica no se quedarían solamente con bandas de heavy metal, sino que contaría con un compendio de influencias mucho más amplia, demostrando que ya no les importa tanto el que dirán. La segunda pata del proyecto es una selección de rarezas y versiones grabadas en su mayoría en los años ochenta de grupos más orientados al metal que los inspiraron en sus comienzos y que habían sido lanzados como lados B circulando en forma pirata y sabiamente decidieron editar en forma oficial.

Además de ser grandes compositores la banda demuestra sentirse cómoda dedicandose a hacer covers. Acerca de cómo se sienten al hacer canciones escritas por otros James Hetfield afirmaría lo siguiente: “El versionar canciones te ayuda a sentirte mejor, te abre la cabeza sobre nuevos enfoques y sonidos, te convierte en un mejor músico”, y Ulrich agregaría: “Las canciones escritas por nosotros conllevan un proceso de disección y análisis que dura meses, pero cuando estamos versionando a otros artistas solo se trata de vivir el momento. Y mientras Metallica siga con vida, siempre necesitaremos hacer uso de esta vía de escape.”

“Free Speech for the Dumb” de la banda punk rock ingles Discharge abre el álbum con un sonido muy directo y potente, convirtiendose en uno de los momentos cumbres junto a una balada oscura y sentida como “Turn the Page” de Bob Seger, la interesante versión de “Loverman” del gran Nick Cave (al parecer admirado por Hetfield por su capacidad para despacharse con letras crudas y profundas), la pegadiza “Astronomy” de Blue Öyster Cult, la irreverente “Tuesday’s Gone” de Lynyrd Skynyrd y “Whiskey in the Jar”, quizás la más conocida de toda la placa, se trata de una balda folk irlandesa que a su vez fue interpretada por los también irlandeses Thin Lizzy en 1972. Un par de tributos que prometían más y no terminaron de explotar, ni darle una vuelta de rosca y no le hicieron demasiada sombra a la original son “Sabbra Cadabra” de Black Sabbath y “Die, Die My Darling” de Misfits.

Seguramente los fans intransigentes que se deleitan con la crudeza de sus primeros años preferirán al disco dos por sobre este, pero lo que no está en discusión son la vitalidad, los riesgos y la autenticidad de una banda totalmente consagrada por sus propias canciones que puede darse estos lujos como y cuando se les de la gana.

F.V.

Lou Reed & Metallica – Lulu (2011)

Metallica_y_Lou_Reed-Lulu-Frontal

Puntaje del Disco: 8

Disco Uno:

  1. Brandemburg Gate”: 7
  2. “The View”: 8
  3. “Pumping Blood”: 8
  4. “Mistress Dread”: 8,5
  5. “Iced Honey”: 7
  6. Cheat On Me”: 5,5

Disco Dos:

  1. Frustration”: 6
  2. “Little Dog”: 7,5
  3. Dragon”: 8,5
  4. Junior Dad”: 9

A la hora de encarar este disco me he visto con varias dificultades. Primero, la polémica que resulta siempre a la hora de nombrarlo. Segundo, la oportunidad de comunicar una visión mucho más positiva que la gran mayoría, que bien entendemos, son negativas.

“Lulú” es un álbum que podríamos llamar de corte conceptual, de esos álbumes difíciles de entender todavía sin haber entendido nada. Me refiero a que hay muchos grupos y discos en los que no entiendes absolutamente nada del mensaje musical pero que sin embargo te encantan. Con Lulu es al contrario: por más que lo intentes una y otra vez en tomar una postura paciente y detectivesca con los mensajes que entraña la obra musical es difícil sacar conclusiones.

Lou Reed, ya es de saber, es el artista musical con más despecho y poder de reinvención que ha habido nunca. Digamos que nunca nos lo ha puesto guisado y en bandeja. Sin embargo, creo adivinar una cierta frescura en Lulu que lo pone a la delantera de muchos discos modernos. Ya lo hizo con la Velvet Underground y parece que lo volvió a hacer con Metallica: ir un paso por delante de los artistas y las obras del momento.

No es ya por mitificar el que es el último disco de Lou Reed, pero en Lulu existe claramente una vuelta de tuerca a eso que ya hizo con Warhol: es la visión moderna del The Velvet Underground & Nico. Lo único que cambia son los músicos y el estilo. Pero los cimientos son los mismos: el caos, la asonancia y las ganas de reventarlo todo, que en su día dieron pie al surgimiento del rock alternativo, la new wave y el punk.

Y es que no podemos hablar de Pixies, Nirvana, Joy Division, My Bloody Valentine o Sonic Youth sin mentar a Lou Reed y sus experimentos. Y esto son solo ejemplos, pues la lista ya viene a ser muy larga.

Lulú comienza suave y dócil. Un primer acorde de guitarra acústica sin control del ritmo en “Brandemburg Gate” y un estribillo donde se empiezan a oír por encima los coros de James Hetfield, acompañados de riffs sencillos de guitarra. El siguiente corte y single del disco, “The View” es de lo mejor del disco, o al menos, de lo que se puede escuchar del disco. Un poema de diez muy del estilo Lou con la furia trash de Metallica. Una descarga total de versos sobre un ritmo de batería a golpe de bombo magistral.

La tercera canción, la larga y ácida “Pumping Blood” es la primera apuesta fuerte del disco. De nuevo, Lou Reed se sirve de los ritmos violentos de la banda de Hetfield para descargar sus aullidos de un hombre en estado de enajenación mental. El final es de lo mejor del disco, apoteósico hasta decir basta. Con “Mistress Dread” ya muchos abandonan. Cuando afirmaba que Lulú era una reversión moderna de The Velvet Underground & Nico iba en serio, y en esta canción se intuye: tiene el mismo esquema de “All Tomorrow´s Parties”. Solo que en vez de estar influido por el rock and roll y el pop psicodélico de la época (muy Jefferrson Airplane & Co.), aquí ya la música está madurada y avanzada. “Mistress Dread” es todo un reto para los oídos y no apta para cardiacos. Cuando parece que no puede ir a más, va a más. Sin descanso ni respiro.

“Iced Honey” es el formato más convencional de los éxitos a los que nos tuvo acostumbrados Reed. Muy cercana a clásicos como “White Light/White Heat” o “Rock&Roll”. “Cheat On Me” es de lo peor del disco, siendo una canción que tarda en arrancar demasiado y, para cuando lo hace, no es ni mucho menos para tanto, con esas voces de Hetfield sin aparente sentido y Lou Reed rematando una canción que no supieron cómo terminar.

El segundo disco arranca con “Frustration”. Otra de las canciones más desconcertantes del disco, donde se pueden encontrar fusiones de cabaret con trash. Muy difícil de escuchar pero digna, quizás, de investigar y analizar. “Little Dog” vuelve a la estructura de “Cheat On Me”, solo que esta se aprecia mucho más completa y consciente. Aquí acaban la canción, en “Cheat On Me” la resuelven. Canción in crescendo que tiene un buen proceso y final. “Dragon” nos da la salida del disco. De lo más arriesgado del disco, recuerda mucho a ese último track del ya mencionado Álbum del Plátano,European Son”, donde parece que la canción no va a acabar nunca. Como en “Mistress Dread”, la canción no da ni un segundo de respiro, tan solo al principio, con unos agudos rugidos de guitarra que te sitúan dentro de la atmósfera poética de Reed. Cuando arranca, es imparable. De lo mejor del disco.

“Junior Dad” ya es otra cosa. Siendo, en mi opinión, una de esas obras maestras de Reed que emocionan hasta la médula, en el límite exacto desde donde no podía dejarnos dormir una canción de lo buena que es, ese roce con lo infinito por parte de un artista de un calibre excepcional que ofrece unos callados versos (que recuerdan a canciones tan inolvidables como el “Hurt” de Johny Cash), acompañados de estructuras armónicas de guitarra muy en la línea de temazos más soft de la banda metalera como “The Unforgiven” o “One”. Una auténtica obra maestra, y no es casualidad que se sitúe en la última posición del set-list: Lou Reed ofrece el premio a aquéllas buenas gentes que hayan sido capaces de escuchar el disco entero. Después de toda la pesadilla de zarandeos con guitarra, ruidos infernales, versos en estado catatónico e infartos de miocardio musical, aparece la suavidad y la elegancia.

Es un lujo contar con artistas que arriesguen tanto. Lulú es un álbum que no redondo, necesario en la amplia discografía del autor neoyorkino. Un disco que no cuela en la discografía de Metallica, pero sí en la de Lou Reed. Un último álbum que el músico de Nueva York nos dejó con un deseo intrínseco de no pasar jamás inadvertido, de seguir investigando allí donde nadie se ha atrevido, y así quizás rozar la genialidad más plena, y llenar de lágrimas y buenos recuerdos a todos esos fans que saben que ya no habrá más Reed desgraciadamente a causa de su reciente muerte. Lou Reed, en contra de lo que muchos críticos quieran afirmar, nos deja una de sus mejores obras con Lulú.

Enrique Zamorano

Metallica – Reload (1997)

Metallica - Reload (1997)

Puntaje del Disco: 7

  1. Fuel: 9
  2. The Memory Remains: 9,5
  3. Devil’s Dance: 7
  4. The Unforgiven II: 7,5
  5. Better Than You: 6
  6. Slither: 6,5
  7. Carpe Diem Baby: 6,5
  8. Bad Seed: 6
  9. Where the Wild Things Are: 7
  10. Prince Charming: 6
  11. Low Man’s Lyric: 8
  12. Attitude: 7
  13. Fixxxer: 7

Metallica había grabado tanto material para Load (1996) que tuvieron que dejar mucho afuera. Durante la gira soporte del disco tuvieron tiempo para terminar de redondear esas canciones y escribir alguna nueva y así editar su quinto disco Reload, en Noviembre de 1997.

En un principio se planteaba que salieran al mismo tiempo como un álbum doble pero finalmente un año después conocimos Reload, que al igual que el anterior no fue bien tratado por la crítica. A pesar de que continúa con la misma línea personalmente me gusta más el segundo.

Reload abre con el tándem matador “Fuel” y “The Memory Remains”, estas dos canciones ya hacen que me guste más que todo Load entero. La segunda cuenta con la bizarra pero efectiva participación de Marianne Faithfull en coros en una canción rara pero de las mejores del grupo en los últimos años. El resto del álbum continúa con la misma senda que conocimos en su antecesor sin demasiadas variaciones ni sorpresas, algo que no dejo conformes a sus fanáticos metaleros de la primera hora.

Con posterioridad a Reload Metallica recién volvería con material propio seis años después cuando edite St. Anger, que marcaría el primer trabajo de la banda de Los Angeles sin su bajista histórico Jason Newsted quien renunciaría en las sesiones preliminares de grabación.

F.V.

Metallica – Load (1996)

Puntaje del Disco: 6

  1. Ain’t My Bitch: 8
  2. 2 X 4: 7
  3. The House Jack Built: 7
  4. Until It Sleeps: 6,5
  5. King Nothing: 7,5
  6. Hero of the Day: 5
  7. Bleeding Me: 7
  8. Cure: 6
  9. Poor Twisted Me: 5,5
  10. Wasting My Hate: 7
  11. Mama Said: 6
  12. Thorn Within: 6
  13. Ronnie: 5,5
  14. The Outlaw Tor: 6,5

Cuando Load (1996) salió a la luz muchos de sus fanáticos y admiradores del heavy metal en general los acusaron de cambiar su música hacia el rock alternativo y hasta al blues para ganarse plata, algo que se conoce por estos pagos como “venderse”.

Desde mi punto de vista, si bien Load no es ninguna maravilla, la banda deja en claro sus ganas de expandir su sonido y explorar otros caminos. Y para esta decisión hace falta ser arriesgados, ya que ellos sabían que las criticas y cuestionamientos iban a llover pero no les importo.

Metallica decidió dar un giro no solo en su música, sino en su imagen (se cortaron el pelo y aparecían mas alineados) y hasta en su histórico logo. Una clara búsqueda para expandir su audiencia por fuera del heavy metal.

Con el Thrash Metal como estilo totalmente olvidado, lo que encontramos aquí no es solamente un alejamiento total de su sonido más característico, sino un acercamiento hacia otros como el blues o el country. No hay más que escuchar muchos de los riffs que abundan en el disco para tomar nota de que las influencias más bluseras se habían apoderado de Hetfield y compañía.

El problema de Load no son las intenciones sino como las llevaron a cabo, con temas muy largos innecesariamente, letras un tanto desconcertantes, composiciones desacertadas y casi ningún tema para recordar y que pasará a formar parte de sus clásicos, algo de extrañar si pensamos que su última placa había dejado innumerables números como “Enter Sandman”, “Nothing Else Matters”, entre otras.

Load será recordado como uno de los discos mas controvertidos de la carrera de Metallica, a muchos les parece una basura y hasta un insulto por abandonar definitivamente el trash metal y otros lo valoran incluso con sus cambios y aprenderán a convivir con el “nuevo” Metallica que todavía tendría muchos buenos momentos para ofrecernos y por ese entonces habían llegado a un punto que no les debía importar lo que la gente piense y hacer lo que verdaderamente tengan ganas de hacer y que más los motive.

F.V.

Metallica – Metallica (1991)

Puntaje del Disco: 10

  1. Enter Sandman: 10
  2. Sad But True: 8,5
  3. Holier Than Thou: 8
  4. The Unforgiven: 9
  5. Wherever I May Roam: 9,5
  6. Don’t Tread on Me: 8,5
  7. Through the Never: 9
  8. Nothing Else Matters: 10
  9. Of Wolf and Man: 9
  10. The God That Failed: 9
  11. My Friend of Misery: 8
  12. The Struggle Within: 9,5

Metallica (también conocido como El Disco Negro) es quizás el disco mas reconocido en la carrera del grupo de Los Ángeles. Una bomba expansiva hacia nuevos territorios describe el sonido de este quinto álbum producido por Bob Rock editado en Agosto de 1991. Un gran año para el rock en el cual además de El Disco Negro, Nevermind, Ten y Blood Sugar Sex Magik dominaron la escena.

Las estructuras complejas de canciones de…And Justice for All quedaron de lado en este nuevo material que nos trae una verdadera colección de hits para coleccionar como “Enter Sandman”, “Sad But True”, “The Unforgiven”, “Nothing Else Matters” y “Wherever I May Roam” en estas y otros grandes temas Metallica demuestra su progresión melódica y accesible, que seria criticado de aquí en mas por los metaleros mas puros que añoran su versión mas violenta y original de sus primeros materiales.

El proceso de grabación de este recordado trabajo no fue tan placentero como su resultado final. Durante las grabaciones la banda entro en conflictos frecuentes con su productor, a esto se le sumó una mayor conjunción a la hora de componer, en muchas ideas y conceptos participaron todos los miembros de la banda y no solo James Hetfield y Lars Ulrich como era costumbre.

Este cambio a un Heavy metal comercial le valió a la banda un descontento de muchos fans de la primera época que lo señalarían como una bisagra entre lo “viejo” de Metallica que tanto aprecian con lo “nuevo” que tanto criticarían de aquí en mas. A su vez El Disco Negro les posibilito expandir su masa de seguidores, abrir nuevos horizontes, mercados nunca antes explorados y alcanzar una masividad nunca antes alcanzada.

F.V.

Metallica – …And Justice for All (1988)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Blackened: 8,5
  2. …And Justice for All: 8
  3. Eye of the Beholder: 8,5
  4. One: 9,5
  5. The Shortest Straw: 7,5
  6. Harvester of Sorrow: 9,5
  7. The Frayed Ends of Sanity: 8,5
  8. To Live Is to Die: 8
  9. Dyers Eve: 7,5

Disco tras disco Metallica fue creciendo en sus composiciones y sofisticándolas sin perder todo el power inicial de Kill ‘Em All. Durante toda la década del ochenta crecieron como banda y personalmente. La muerte de Cliff Burton significo un punto de inflexión emocional, les llevo tiempo recuperarse, pero como suele decirse el show debe continuar y entonces en su lugar ingresaría el bajista Jason Newsted.

…And Justice for All se grabo en invierno de 1988 y ya para mediados de ese año saldría a las ventas la esperada continuación de su disco más exitoso hasta ese entonces Master of Puppets. Una primera escucha del disco te da una sensación de escuchar algo más ambicioso y complejo que sus antecesores, con estructuras de canciones insólitas y todas largas (casi ninguna baja de los seis minutos). Así y todo el disco incluye algunos de los mejores materiales de Metallica como “Blackened”, “Harvester of Sorrow” y “One”, esta última quizás fue la primera canción de la banda que empezó a hacerse escuchar por el público en general y no solo por los fans de Metallica y del heavy metal en particular.

Las letras oscuras de…And Justice for All tocan temas sensibles como la injusticia política y jurídica, la censura, la guerra y la política nuclear. Algunas de las mas notables son “Harvester of sorrow”, habla de un hombre que se vuelve loco y enfoca toda su locura en su familia asesinándolos y “To Live is to Die”, un homenaje a Burton basado en un riff que había grabado antes de su muerte.

Las opiniones sobre…And Justice for All son diversas algunos la señalan como una obra maestra y el pináculo de los años progresivos de Metallica y otros lo ven como complicado y demasiado ambicioso. Ambas suposiciones tienen algo de cierto hay muy buenas canciones pero les resultaba muy complicado reproducir algunas en sus conciertos, lo que llevo al grupo a una revisión de sus pasos a seguir.

F.V.

Metallica – Master of Puppets (1986)

Puntaje del Disco: 9,5

  1. Battery: 9
  2. Master of Puppets: 9
  3. The Thing That Should Not Be: 8,5
  4. Welcome Home (Sanitarium): 9,5
  5. Disposable Heroes: 8,5
  6. Leper Messiah: 8
  7. Orion: 9
  8. Damage, Inc.: 9,5

Luego de consolidarse con sus dos primeros trabajos Metallica daría otro paso adelante con la edición de Master of Puppets en Marzo de 1986, su tercer disco de estudio, señalado por muchos como el mejor disco de heavy metal de la historia, e incluso esta visto como una obra maestra por críticos muy lejanos del palo del heavy metal.

El disco se compone por ocho temas mas largos y elaborados que en sus anteriores trabajos, muy parejos entre si, sin puntos flojos de principio a fin, que definirían perfectamente al género thrash metal, con un sonido intenso y melódico a la vez, ya no suena tan duro, caracterizado por los demoledores riffs de guitarras y atronadores ritmos de batería y melodías que se destacan de sobremanera.

El espectacular comienzo “Battery” abre con una melodía suave, hasta que la guitarra tremenda de Kirk entra en escena para llevar adelante el tema, le sigue una canción memorable “Master of Puppets que a pesar de ser un poco larga se destaca con sus cambios de ritmo, en “The Thing That Should Not Be” las guitarras demoledoras aparecen en su máxima potencia, para promediando el álbum dejarle lugar a una verdadera joya como “Welcome Home (Sanitarium)” con un comienza muy suave, una melodía de guitarra que nada tiene que ver con lo que anteriormente habíamos escuchado del disco. y un ritmo distinto a la mayoría de los temas de Metallica hasta el final donde nos despide con toda la energía que derrocha el grupo. Dos temas frenéticos como “Disposable Heroes”, “Leper Messiah” aportan mas momentos que los fanáticos metaleros saben apreciar, siguiéndole el espectacular instrumental “Orion” y para cerrar a lo grande con otro gran tema “Damage, Inc.”

Master of Puppets,  además de marcar una época en la historia del heavy metal, marcaría un punto y aparte en la vida de Metallica, condicionado absolutamente por la muerte de su bajista, Cliff Burton, uno de los mejores bajistas dentro de su estilo. Burton falleció en un accidente de tráfico que tuvo el micro de la banda en la gira del disco, en las gélidas rutas de Suecia.

F.V.