Archivo de la categoría: Machine Head

Machine Head – Through the Ashes of Empires (2003)

Machine Head - Through the Ashes of Empires (2003)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Imperium: 10
  2. Bite the Bullet: 8,5
  3. Left Unfinished: 8,5
  4. Elegy: 7
  5. In the Presence of My Enemies: 8,5
  6. Days Turn Blue to Grey: 8,5
  7. Vim: 8
  8. Seasons Wither: 9
  9. All Falls Down: 8
  10. Wipe the Tears: 8
  11. Descends the Shades of Night: 9

Después de una dura etapa en la que los fans Machineros se mostrasen tan decepcionados y frustados con los 2 anteriores LPs, Burning Red y Supercharger, al fin Machine Head salió de esa cueva del mainstream y recuperó todas las fuerzas poderosas con su quinto álbum de estudio, Through the Ashes of Empires del 2003, un disco que no decepciono a ninguno de los fans.

Quizás no haya mejor manera de empezar para un CD de los Machine que con “Imperium”, sin duda una de las canciones más épicas de la banda. Como novedad con este tema salieron de la cueva mainstream y Nu metal y volvieron al Groove clásico que tanto los caracterizaban (y así siguieron con el resto de sus álbumes). Aunque quedaron algunos toques del mismo Nu, pero aqui ya no son grandes protagonistas.

El álbum tiene muchas más melodías, y además los ruidos de guitarra característicos desde Burn My Eyes, pero suenan más a su disco, The More Things Change….Mientras tanto la cantidad de solos y riffs agudos aumentaron. Ya no suenan tan repetitivas las guitarras de Flynn y Demmel como en sus anteriores 3 trabajos, aquí hay muchísimas más variaciones y cambios de ritmo (que utilizaron mucho en su debut). La explosión de ritmos ahora es mayor en cada uno de los temas. Además, Adam Duce sigue siendo una bestia en el bajo como en los anteriores años de la banda, y mejor no hablemos de Dave McClain. No quedan dudas de que mejoró mucho en la banda desde su entrada obteniendo más agilidad y técnica.

Through The Ashes of Empires es un trabajo con el que muchos Machineros volvieron a respirar tras la pérdida de improvisación y calidad con Burning Red y Supercharger. Este es un trabajo que a cualquier Groover no le debe faltar, y ojo, este LP también sirvió para que la banda calentara fuertemente los motores para su obra maestra, The Blackening, en 2007. Y como siempre vengo diciendo, muy recomendable.

Toto

Machine Head – The More Things Change… (1997)

Machine Head - The More Things Change... (1997)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Ten Ton Hammer: 8,5
  2. Take My Scars: 8
  3. Stuck A Nerve: 8,5
  4. Down To None: 8
  5. The Frontlines: 8,5
  6. Spine: 9
  7. Bay of Pigs: 8,5
  8. Violate: 8
  9. Blistering: 8,5
  10. Blood of the Zodiac: 8
  11. The Possibility of Life’s Destruction: 6
  12. My Misery: 8,5
  13. Colors: 3,5

The More Things Change… es el segundo disco de Machine Head y el primero con el baterista y actual Dave McClain tras la salida de Chris Kontos. Fue lanzado al mercado en 1997, casi 3 años después de Burn My Eyes y supuso un cambio en la rutina de la banda. Además es el último álbum con el guitarrista Logan Mader.

A partir de este disco las cosas se van tornando peores para los Machine, ya que pasaron de ser la fusión de Pantera y Slayer para adaptarse más a bandas como los Deftones. Claramente se orientaron más al Nu Metal, que en ese año el género estaba a punto de estallar exitosamente, por lo cual la banda se dirigió a un público más Mainstream. Con esto surgieron opiniones variadas acerca de este LP, algunos estuvieron muy decepcionados con el cambio, otros lo aceptaron y otros dijeron que era una obra maestra mejor que el anterior. En mi opinión, The More Things Change… no deja de ser tan bueno como Burn My Eyes pese a que tenga menos calibre. No es para nada un mal álbum, pero con el estilo que adaptaron se terminaría gastando mucho en Burning Red y Supercharger, sus siguientes discos y los peores de sus trayectorias, los cuales son los únicos que no voy a reseñar, ya que me aburrieron mucho como para seguir escuchándolos y peor aún para escribir una crítica sobre ellos.

Olvidemos el pasado y el futuro de la banda. El álbum arranca con ese chirrido característico en “Ten Ton Hammer”. Más tarde se muestra un poco de cambio en los riffs, ahora suenan más a bandas como a Korn o Deftones, pero a veces sin perder el thrash, el groove y aún menos la agresividad. Aunque lo peor es que algunos temas suenan similares o los riffs repetitivos. Así la misma fórmula se repite en el resto del disco. Por otro lado, hay menos solos que en su predecesor, solamente en temas como “Stuck a Nerve”, “The Frontlines”, “Spine” y “Blood of the Zodiac” se hayan pero con menos técnica.

Intercaladamente los temas tienen la misma calidad en el tracklist, solo interfiriendo con canciones más gordas como “Spine” o la repetitiva y corta “The Possibility of Life’s Destruction”. En el bajo, Adam Duce sigue teniendo esa agilidad que quedó marcada en su anterior LP y resulta mejor que los propios riffs de Flynn y Demmel. Pero mejor ni hablemos del nuevo baterista, Dave McClain, es un tipo fenomenal que tiene el mismo don que Chris Kontos, aunque le faltaban calentar motores para los próximos álbumes. En cuanto a técnica y agilidad no quedan dudas de que es un grande. En fin, en cada canción se presenta una técnica muy buena de la banda.

Lo peor se encuentra al final del disco, la canción “Colors”, un cover de Ice-T es realmente innecesario, ya que ni siquiera suenan a Machine Head sino a una banda de Nu Rap tipo Linkin Park, donde apenas hay riffs y el rapeo de Flynn ni siquiera tiene sabor. Es sin duda lo peor que compuso la banda y dios quiera que nunca la toquen en vivo. Aunque sí, Robb haría lo mismo en los próximos 2 mediocres CDs.

Quitando este cover de lado, The More Things Change… resulta un trabajo muy bueno de la banda aunque tengan que cagarla con los próximos discos al incluir a Ahrue Luster como guitarrista que cambiaría el estilo de la banda hasta su expulsión, para que luego recuperen el poder con Phil Demmel en Through the Ashes of Empires del 2003. Muy recomendable al igual que el anterior.

Toto

Machine Head – Burn My Eyes (1994)

Machine Head - Burn My Eyes (1994)

Puntaje del Disco: 9

  1. Davidian: 9,5
  2. Old: 9
  3. A Thousand Lies: 9
  4. None But My Own: 9
  5. The Rage Of Overcome: 8,5
  6. Death Church: 8,5
  7. A Nation On Fire: 9
  8. Blood For Blood: 9
  9. I’m Your God Now: 8,5
  10. Real Eyes, Realize, Real Lies: 7,5
  11. Block: 8

Machine Head es una banda formada en 1991 por el ex-guitarrista de Vio-Lence y Forbidden Robb Flynn como cantante y guitarrista rítmico, el bajista Adam Duce, el guitarra principal Logan Mader y el baterista Chris Kontos.

Se podría decir que Machine Head son los nuevos Pantera tanto por el estilo de voz de Robb Flynn que se parece mucho al de Philip Anselmo (no mucho en este disco, pero si en los posteriores), y también porque los riffs son tan devastadores y con unos solazos de guitarra de Robb Flynn y Logan Mader como los de Dimebag Darrell, además de que son bandas del mismo género. Machine Head pudo haber tenido sus bajones después de su segundo álbum, pero actualmente está considerada no una sino la banda más importante del Groove al recuperar todas sus fuerzas a partir de su quinto álbum de estudio.

Y su debut fue indispensable para cualquier fan del género. Burn My Eyes lanzado en 1994 se convirtió en un clásico, al meter en un puente el género musical del Groove de Pantera y el Thrash de Slayer, haciendo un trabajo muy, muy pesado. Tan solo las primeras impresiones son muy altas al escuchar los excelentes 4 primeros temas del álbum. El calibre en el disco se mantiene y se mantiene y además te deja sin respiro con temas como “A Nation On Fire” y “Blood For Blood”, las canciones más pesadas de la banda.

En cada tema se presenta mucha técnica de las guitarras, el bajo espectacular de Adam Duce y especialmente Chris Kontos, que es un tipo que roza la perfección con demasiada agresividad alrededor de todo el disco. Todos los instrumentos están excelentemente producidos. Además a la banda no le importa pasar de un ritmo hacia el otro explotando todos los instrumentos, en temas como “Old” o “A Nation On Fire”, por ejemplo. Otros tienen atmósferas mucho más agresivas, como “Blood For Blood”.

En fin, quizas no es el mejor disco de la banda (para mí lo supera por mucho The Blackening del 2007), pero es un clásico que dejará sin aliento a cualquier fanático del género. Es también el álbum más pesado del grupo. Es un debut irresistible y rico en cuanto a calidad. Y pese a que hayan pasado casi 21 años no deja de ser un mastodonte de disco. Super recomendado.

Toto