Archivo de la categoría: Leonard Cohen

Leonard Cohen – You Want It Darker (2016)

leonard-cohen-you-want-it-darker-2016

Puntaje del Disco: 9

  1. You Want It Darker: 10
  2. Treaty: 8,5
  3. On the Level: 8,5
  4. Leaving the Table: 9
  5. If I Didn’t Have Your Love: 8,5
  6. Traveling Light: 9
  7. It Seemed the Better Way: 8,5
  8. Steer Your Way: 9,5
  9. String Reprise/Treaty: 7,5

“I’m ready, my Lord” repetía una y otra vez Leonard Cohen en la canción que lleva el mismo nombre que el disco, como si le cantara a la muerte, como si anticipara su despedida. Y así sucedería, unos días después de lanzar su decimocuarto álbum de estudio, You Want It Darker, Leonard fallecería a los 82 años. De hecho Cohen, no solo dio indicios en este disco, sino que en entrevistas confesó que estaba listo para morir y la parca lamentablemente se llevó a este artista notable, uno de los mejores letristas de todos los tiempos. Pero se fue a lo grande, dejándonos uno de los mejores discos de su carrera.

You Want It Darker como su nombre lo sugiere es un álbum oscuro, muy oscuro. “You Want It Darker/We Kill The Flame”. Esa frase creo que resume todo lo que representa el disco. Usando un tono de voz aún más añejo, susurrante, apagado y penetrante que en Popular Problems, Leonard le canta a su pasado, sus amores y sus pérdidas. En ese sentido sus muy buenas letras son tan personales, como confesionales y de arrepentimiento. Mientras que musicalmente con una instrumentación diversa pero con predominancia de distintos tonos de coros, guitarras y órganos, Leonard nos ofrece un disco balanceando atmósferas siniestras con otras menos turbias.

La homónima “You Want It Darker” da inicio al álbum marcando el rumbo que vamos a tener, con un Cohen entonando con su voz de ultratumba, con coros que dan escalofríos y con esas líneas de bajo que le dan ritmo y un estilo más moderno, que lo transforman en un clásico fantástico.  “Treaty” marca un quiebre, donde Leonard interpreta una balada a piano cautivante que recuerda al Tom Waits de los setenta. “On the Level” tiene el mismo poder atrapante, pero esta vez recurriendo a coros Gospel.  Mientras que “Leaving the Table” es un tema tan básico en su sonido (una guitarra acústica acompañando la voz de Leonard) como hermoso. Y luego tenemos a “If I Didn’t Have Your Love”, una canción apacible con el órgano y teclado como protagonistas.

A partir de “Traveling Light” Cohen vuelva a matar la flama, apareciendo ahora los coros femeninos acompañados de una mandolina. En ese sentido después tenemos a “It Seemed the Better Way”, que explora los recovecos más sombríos de You Want It Darker, y a “Steer Your Way”, un temazo por la combinación de su muy buena melodía con sus arreglos de cuerdas.

You Want It Darker es un disco que emociona por donde se lo mire. En sus mensajes, sus letras, su música y en su contexto. Es el gran adiós que a todo artista le gustaría tener.

Persy

Anuncios

Murió Leonard Cohen

leonard-cohen

“I’m ready, my lord” dice Leonard Cohen en su último disco, You Want It Darker, como si se despidiera y reconociendo que estaba preparado para la muerte. Tan solo unos días después nos enteramos de la lamentable noticia de su defunción a la edad de 82 años.

Cuando uno habla de Leonard Cohen no alcanzan los elogios para describir lo grande que fue. Desde los años sesenta con su álbum debut, Songs of Leonard Cohen, empezó a demostrar todo su talento como referente de Folk Rock y además como letrista, llegando a estar a la par de Bob Dylan. Justamente, cuando hace unas semanas se anunció que Dylan iba a recibir el Premio Nobel como Mejor Escritor, algunos comentarios que surgieron fueron: “¿Y por qué no dárselo a Leonard Cohen?”.

Aunque no hay que quedarse solo con sus letras, Leonard era un poeta pero además fue el autor de grandes clásicos que incluso diversos artistas tomaron para hacer covers. “Hallelujah” es tal vez uno de los más conocidos.

Y además lo mejor de Cohen es que supo mantenerse y reinventarse a lo largo de los años. Incluso en sus momentos de déficit financiero. Un claro ejemplo de ello son sus últimos grandes discos, Old Ideas, Popular Problems y You Want It Darker. Estos grandes trabajos discográficos no solo reinstalaron su figura, sino que también llegarían a destacarse como unos de los mejores discos de los últimos años. Entre ellos You Want It Darker sería su último testamento, con su sonido muy oscuro y casi fúnebre, que terminaría profetizando su propia partida. Un adiós similar al de David Bowie con Blackstar a principios de año.

Así se nos fue otro genio y la lista de leyendas inolvidables que pasaron a la eternidad se sigue agrandando. Descansa en paz Leonard…

Persy

Leonard Cohen – The Songs of Leonard Cohen (1968)

Leonard Cohen – The Songs of Leonard Cohen (1968)

Puntaje del Disco: 10

  1. Suzanne: 10
  2. Master Song: 9
  3. Winter Lady: 8,5
  4. The Stranger Song: 9
  5. Sisters of Mercy: 9
  6. So Long, Marianne: 10
  7. Hey, That’s No Way to Say Goodbye: 9,5
  8. Stories of the Street: 9
  9. Teachers: 8,5
  10. One of Us Cannot Be Wrong: 9,5

Leonard Cohen es uno de los artistas folk más importantes de la historia, una figura muy reconocida y respetada incluso hasta el día de hoy. Inicialmente un poeta y escritor, el Canadiense pasó la mayor parte de la década de los sesentas liberando novelas y poesía, no obstante financieramente la escritura no arrojaba el fruto esperado, por lo que el hombre buscó probar con otra de sus pasiones artísticas; la música.

Como el modesto hombre que es, Cohen llamó su primer disco bajo el simple titulo de The Songs of Leonard Cohen, su sencilla portada de un retrato personal no hizo muy llamativo el disco; sin pretensiones, el trovador simplemente invitó al escuchante a adentrarse en sus canciones minimalistas y melancólicas, pero de una letra suprema y narrativa expresiva, producto de todos aquellos años como escritor.

En su debut el Canadiense se acompaña de su guitarra y ocasionalmente hay tenues arreglos de fondo que no alteran significativamente la música de sus canciones, el punto en este trabajo es claro; dirigir la atención a la sofisticada e impactante lirica que se desarrolla y sobretodo el impacto de emociones que generan, es curioso ya que la voz del señor Cohen no es espectacular y carece de grandes trucos vocales, pero le imprime un toque que inmersa a cada historia. No vayamos más allá del tremendo hit “So Long, Marianne” donde casi se puede sentir a flor de piel la añoranza de Leonard por Marianne, reflejada en una hermosa poesía de amor y varias referencias religiosas. Precisamente en referencia e las simbologías bíblicas, estas son un elemento que siempre ha estado presente en las letras del poeta y son notables en el otro temazo del disco “Suzanne”, un sentimental tema que había regalado a la cantante Judy Collins y que en vista del éxito conseguido por ella, el llegaría a animarse a probarse como cantante en lugar de quedarse como letrista. En lo personal me encanta la final  “One of Us Cannot be Wrong” donde cuenta cuatro historias desgarradoras de corazones rotos que duelen hasta el corazón de uno mismo.

Es interesante pero cautivador como Cohen se vale no solo de historias ficticias sino de experiencias reales como la narrada en “Sisters of Mercy” sobre dos mujeres a las que conoció y que dio hospedaje en una noche nevada, quienes le inspiraron a redactar la canción, o por otro lado está “Stories of the Street” donde canta sus impresiones sobre el sufrimiento humano tras haber estado observando desde un balcón lo que sucedía en una calle. Pero es difícil a veces discernir en que se inspiró en cada tema, ya que cada una es tan sentida que parecieran reales y podría pasar párrafos y párrafos de esta reseña analizando la profundidad de una por una. Todas son excelentes, y el disco en general es perfecto y digno de la calificación máxima.

Concluiré contando que nadie daba muchas esperanzas a que un tímido e humilde trovador en sus treintas pudiera brillar habiendo tantos artistas de moda (y sobretodo de gran calidad) y tantas sensaciones juveniles en ascendencia, ni siquiera la propia disquera esperaba mucho por el pobre Leonard Cohen, pero su calidad se impuso y dio la sorpresa al vender más de 100,000 copias convirtiéndolo en un artista de culto, condición que mantiene aun al día de hoy, cuando a sus más de ochenta años aun sigue desarrollando música de calidad envidiable.

Gera Ramos

Leonard Cohen – Popular Problems (2014)

Leonard Cohen - Popular Problems (2014)

Puntaje del Disco: 9

  1. Slow: 9
  2. Almost Like the Blues: 9
  3. Samson in New Orleans: 9
  4. A Street: 9
  5. Did I Ever Love You: 8,5
  6. My Oh My: 8,5
  7. Nevermind: 8
  8. Born in Chains: 9
  9. You Got Me Singing: 9

Dos días después de que este año Leonard Cohen cumpla nada menos que 80 años de edad lanzaría su décimo tercer disco de estudio: Popular Problems. En este álbum lejos de parecer un viejo anticuado y agotado musicalmente, demuestra que se encuentra en su plenitud para seguir inspirando y ofreciendo lo mejor de sí mismo.

Popular Problems es un disco fantástico en el que con simpleza Leonard logra mucho. Las canciones del disco cuentan con una instrumentación sencilla generalmente con base de teclado o piano y con coros femeninos resaltando especialmente en los estribillos de cada canción. Pero lo más importante es la voz de Cohen, que suena añeja, grave y susurrante, recitando sus letras para impactar de manera profunda. En cierto sentido me hace acordar a Tom Waits pero sin tanta verborragia y con su estilo propio.

En base a esta formula todos los temas de Popular Problems son efectivos y prácticamente excelente. En lo personal lo más rico lo encuentro en la primera parte del álbum. “Slow” es una apertura más que prometedora de muy buen estribillo. Mientras que “Almost Like the Blues” con sus líneas de bajo marca un ritmo intrigante. Luego tenemos a “Samson in New Orleans”, una balada orquestada hermosa. Y también está “A Street”, que me encanta como relata su letra y el coda con coros: “The party’s over/But I’ve landed on my feet/I’ll be standing on this corner/Where there used to be a street”.

En la segunda parte del disco Leonard ofrece su country en “Did I Ever Love You” y en la agradable balada “You Got Me Singing”. También hay que destacar la balada a piano “Born in Chains” que crece gradualmente hasta alcanzar su climax.

No hay mucho más que agregar. Popular Problems es un gran álbum. La prueba fehaciente de que teniendo 8 décadas encima no es un impedimento para seguir haciendo buena música.

Persy

Leonard Cohen – Old Ideas (2012)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Going Home: 9,5
  2. Amen: 8,5
  3. Show me the Place: 9,5
  4. Darkness: 9
  5. Anyhow: 7
  6. Crazy to Love You: 7
  7. Come Healing: 8,5
  8. Banjo: 7,5
  9. Lullaby: 7,5
  10. Different Sides: 9

Leonard Norman Cohen, poeta, novelista y cantante canadiense nació en una familia judía el 21 de septiembre de 1935 en Montreal.

Si por algo es conocido Leonard Cohen es por su grave y envolvente voz, que ha sabido utilizar a lo largo de su longeva carrera de manera excelsa, creando un sonido único y fácilmente reconocible, que, combinado con sus complejas letras normalmente de carácter  religioso y sentimental, conciben a uno de los cantautores más interesantes que ha dado la música.

A finales de 2011, con 77 años de edad, Leonard Cohen dijo al mundo “No hay nada más deshonroso que un anciano que no tiene otra prueba de haber vivido que su edad”, así que, sintiéndose identificado con tal frase se puso manos a la obra para hacer su primer disco desde hacía casi una década, Old Ideas, que saldría a la luz a inicios de este año.

¡Y qué manera de regresar! Si en algún momento algún fan escéptico creía que la vuelta solo haría que manchar ligeramente la figura del cantautor, a la primera escucha se le va tal idea de la cabeza, es indiscutible, Old Ideas se trata de un muy buen disco con canciones que irán directas a ser clásicos del cantante, empezando por la soberbia pieza encargada de abrir el disco, “Going Home”, tema que representa una conversación del cantante con Dios, en el que Cohen prácticamente recita en vez de cantar, acompañado suavemente por un piano, y a quien se le une en los últimos segundos un coro de mujeres estremecedor.

También es necesario destacar “Show me the place” una canción en la que Cohen se deja ir algo más de lo habitual para cantar de una manera pasional y creando otro de los temas destacados del álbum.

Otra canción destacable es la rítmica “Darkness”, primer single del disco, con un sonido setentero y un órgano Hammond que perfectamente habría en un grandes éxitos de The Doors.

Encargada de cerrar el disco es otra de las mejores canciones, “Different Sides”, el tema más animado de Old Ideas, de nuevo recurriendo a un órgano setentero y acompañándose todo el rato de las impecables coristas femeninas en una canción casi bailable.

Mauricio G.