Archivo de la categoría: Kendrick Lamar

Kendrick Lamar – To Pimp a Butterfly (2015)

Kendrick Lamar - To Pimp a Butterfly (2015)

Puntaje del Disco: 9,5

  1. Wesley’s Theory: 8,5
  2. For Free? (Interlude): 8,5
  3. King Kunta: 9
  4. Institutionalized: 8
  5. These Walls: 9
  6. u: 7,5
  7. Alright: 9,5
  8. For Sale? (Interlude): 6,5
  9. Momma: 8,5
  10. Hood Politics: 9
  11. How Much a Dollar Cost: 9,5
  12. Complexion (A Zulu Love): 7,5
  13. The Blacker the Berry: 10
  14. You Ain’t Gotta Lie (Momma Said): 8
  15. i: 9
  16. Mortal Man: 7,5

Fue el álbum justo del artista indicado en el momento acertado. Cargado con la crisis social, el enojo y las protestas en Estados Unidos luego del asesinato por parte de la policía a un afroamericano en la ciudad de Ferguson.

Ningún lanzamiento en este año tuvo la relevancia de To Pimp a Butterfly, tercer trabajo de estudio de este joven que se perfila para ser el rey del hip hop por muchos años. Las historias y relatos de Kendrick Lamar son cada vez más memorables creando un testamento de la experiencia cultural negra en su país, dejando un mensaje muy fuerte y significativo alejado de demagogias y lugares comunes, y musicalmente crece a pasos agigantados e incorpora cosas de diversos estilos como el jazz, funk, soul, sin menguar en su intenso, ambicioso y oscuro hip hop.

El disco abre de la mano de la leyenda del funk George Clinton con “Wesley’s Theory”, y pasando luego por hits y obras maestras dentro de su género como “King Kunta”, “These Walls “, “Alright”, “Hood Politics”, “How Much a Dollar Cost”, “i” y en especial en su punto más alto “The Blacker the Berry”.

En algo más de una hora de vibrantes, complejos y adictivos sonidos Kendrick Lamar confirma porque es señalado como una de las apariciones más talentosas y prometedoras en la actualidad, Lamar es más que un rapero es un verdadero artista.

F.V.

Anuncios

Kendrick Lamar – Good Kid, M.A.A.D City (2012)

Kendrick Lamar - Good Kid, M.A.A.D City (2012)

Puntaje del Disco: 10

  1. Sherane A.K.A. Master Splinter’s Daughter: 9
  2. Bitch, Don’t Kill My Vibe: 10
  3. Backseat Freestyle: 9
  4. The Art of Peer Presure: 9,5
  5. Money Trees (Ft. Jay Rock): 10
  6. Poetic Justice (Ft. Drake): 9
  7. Good Kid: 10
  8. m.A.A.d city (Ft. MC Eiht): 8,5
  9. Swimming Pools (Drank) [Extended]: 9
  10. Sing About Me/I’m Dying Of Thirst: 10
  11. Real: 8,5
  12. Compton: 8,5

Recuerdo haber hecho hace unos meses la reseña de uno de los discos de Rap más emblemáticos de la historia, Illmatic de Nas. Este álbum se hizo mediante unas historias cortas que inspiraron a el rapero, y cada canción del disco esta inspirada por cada una de ellas o por 2, obviamente, narrada a la manera del cantante con un estilo espectacular. Era un terrible discazo que pensé que su fórmula nunca se iba a volver a repetir. Pero en 2012, una época en donde la verdadera música es poca, llegó un rapero que saltaría a la fama. Un genio lírico, con mucha imaginación y un excelentísimo narrador de biografías. Ese genio, se llama Kendrick Lamar, sin dudarlo uno de los mejores raperos de ahora.

Kendrick Lamar nació el 17 de junio de 1987, en las calles de Compton, California, donde reina el rap de la West Coast. Good Kid, M.A.A.D City es su segundo disco, lanzado en 2012, después de Section.80, que es uno que me queda pendiente por escuchar. Pero de momento concentrémosnos en este gran discazo. Según Kendrick, lo cuenta como un “Short Film”, en el que Kendrick va narrando cada detalle de su autobiografía, cada uno de sus problemas, de sus actos, de la pérdida de fé que tenía, pero sobre todo, por ser un pandillero, y además, en la obvia ciudad de donde creció, Compton. En cada momento del álbum, se van escuchando conversaciones telefónicas de su familia, o grabaciones con sus amigos. También se narra que a los 17 años lo asaltaron en un intento desesperado por ver a Sherane, una chica que conoció, y su descripción es simple: “Her Mother Was a Crack Addict. She Lives with her granny and her younger Two Brothers” (Sherane A.K.A Master Splinter’s Daughter).

Lo principal son las aficiones de Kendrick: Dinero y Poder (“Backseat Freestyle”, “Money Trees”); el exceso de alcohol (“Swimming Pools (Drank)”); el no reconocimiento de sus padres de Kendrick de su esfuerzo gran esfuerzo para obtener todo; y además de su autoculpa (“Bitch, Don’t Kill My Vibe”).

Y nos olvidemos el tema de los samples. Recurrentemente es producido por Dr. Dre, luego están Pharrell Williams, Scoop Deville, entre otros. Los samples son sucios, y demuestran que este disco, es como volver a la Old School de los años 90’s.

La complejidad de contar historias tanto principales como secundarias dentro de un disco de tan solo 68 minutos solo se puede encontrar en grandes genios líricos como es Kendrick Lamar. Es un perfecto autorretrato de como ha experimentado esas aventuras que ha tenido durante su adolescencia y la crueldad de los barrios en el que estuvo metido, para luego dejarlo y convertirse en una persona positiva. La verdad es que hay muchos más detalles para narrar der este álbum, pero trato de resumirlo completamente. Para mí, sin dudarlo, junto con My Beautiful Dark Twisted Fantasy de Kanye West, es casi el mejor disco de esta época, y el mejor de la West Coast sin la más mínima duda. Demuestra que todavía queda música espectacular y que quedan historias muy buenas para narrar. No se pierdan ni una sola escucha del disco, porque esto es calidad. Y ojo, el próximo álbum de Lamar se viene el año que viene.

Toto