Archivo de la categoría: Jeff Buckley

Jeff Buckley – Live a l’Olympia (2001)

Jeff Buckley - Live a l Olympia (2001)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Lover, You Should Have Come Over: 8,5
  2. Dream Brother: 8,5
  3. Eternal Life: 9
  4. Kick Out the Jams: 8,5
  5. Lilac Wine: 8,5
  6. Grace: 9
  7. That’s All I Ask: 8
  8. Kashmir:
  9. Je N’En Connais Pas la Fin: 7,5
  10. Hallelujah: 8
  11. What Will You Say: 7,5

Un solo disco en la carrera de Jeff Buckley alcanzaría para que logre un reconocimiento absoluto en la década de los noventa. Luego su muerte en el año 1997 realzaría su figura para que nadie lo olvide y para inmortalizarlo como una estrella que pudo habernos dejado mucho.

Para no olvidarlo, como es costumbre, se editaron un par de discos póstumos entre ellos en vivo, como  Mystery White Boy y el que aquí tenemos, Live a l’Olympia.

Live a l’Olympia es un rescate emotivo de un concierto que dio en Paris en 1995. Es un registro interesante de repasar, porque la calidad del audio es bastante buena y porque se puede escuchar el talento de Jeff en su época de esplendor, especialmente en su voz que llegó a ser tan cautivante que te ponía la piel de gallina.

Por otro lado, musicalmente Buckley en el recital hizo un repaso de lo que fueron sus clásicos de Grace (con algunas ausencias de canciones importantes como “Last Goodbye”), junto a covers y demás rarezas que no se conocían de él. En esta selección se pueden ver dos facetas de Jeff: momentos como “Lover, You Should Have Come Over”, Lilac Wine” y “Hallelujah” donde su suave e intensa voz se apodera por completo de tu mente; y por otra parte, donde despliega su rock alternativo de guitarras distorsionadas que marcan un ritmo más explosivo y oscuro, como “Eternal Life” que tiene una potencia tremenda en vivo. También tenemos a “Grace” que demuestra lo mejor de estas dos caras de Buckley.

Otro aspecto a mencionar, es que el público se escucha receptivo y Buckley interactúa con ellos en varios momentos en francés con mucha gracia, diciéndoles que son raros y regalándoles una parodia bastante cómica y breve de “Kashmir”.

Dentro de las otros covers que interpreta la aparición de “Kick Out the Jams” de MC5 es una selección genial de su parte.

En contrapartida, Live a l’Olympia si bien es un muy buen registro de lo que era capaz tampoco es un disco en vivo que se encuentre en los mejor logrados. Pero su beta emotiva es lo suficientemente importante para que los fanáticos de Jeff Buckley le den una oída.

Persy

Jeff Buckley – Grace (1994)

Puntaje del Disco: 9,5

  1. Mojo Pin: 9
  2. Grace: 10
  3. Last Goodbye: 9,5
  4. Lilac Wine: 7
  5. So Real: 9
  6. Hallelujah: 9
  7. Lover, You Should’ve Come Over: 8,5
  8. Corpus Christi Carol: 7
  9. Eternal Life: 8,5
  10. Dream Brother: 8
  11. Forget Her: 8,5

Jeff Buckley es una de esas personalidades del rock que aparecen, dejan su sello de importancia y terminan desapareciendo. Le había pasado a Hendrix quien con solo 3 discos de estudio logró transformarse en un héroe, el mejor guitarrista de todos los tiempos, hasta que desafortunadamente la muerte le pondría un punto final a su vida… pero no a su marca. Con Jeff pasaría algo similar, pero en este caso su legado es aún más breve (y menos rutilante) y se remite a este disco, Grace.

Jeff Buckley tenía sangre de músico si consideramos que era hijo de Tim Buckley, quien ya había hecho de las suyas con su folk en los sesenta. Pero Jeff se encarrilaría dentro del rock alternativo, con su voz y entonación única como principal virtud (una especie de Plant con el canto más ajustado y menos agudo), que incluso sería punto de referencia de tipos como Thom Yorke. Y todo ello lo encontramos en Grace, que logró transformarse en uno de los discos más aclamados de los noventa.

Grace es un álbum con abundancia de temas oscuros, que por momentos es agresivo e intenso como si fuera la versión alterna de Zeppelin y en otros pasajes es sutil como Radiohead. Y eso se puede notar en sus canciones, “So Real”, “Last Goodbye” y la homónima “Grace”, clásicos que combinan ambos condimentos. Este trabajo también incluye las versiones de Buckley de “Corpus Christi Carol” y “Hallelujah”, en las cuales manifiesta sus dotes de cantante. Y temas dinámicos como “Eternal Life” que demuestran como varía el disco, haciéndote disfrutar de distintos momentos.

Lamentablemente, en pleno momento de auge, cuando empezaba a hacerse popular, en 1997 fallecería. Hay varias teorías en cuanto a su muerte. La comúnmente aceptada dice que Jeff murió ahogado en el río Wolf, mientras nadaba escuchando “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin. Pero no deja de ser un misterio, como las muertes de tantos reconocidos músicos.

Persy