Archivo de la categoría: Iron & Wine

Iron & Wine – The Creek Drank the Cradle (2002)

Iron & Wine - The Creek Drank the Cradle (2002)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Lion’s Mane: 8,5
  2. Bird Stealing Bread: 9
  3. Faded from the Winter: 9
  4. Promising Light: 8
  5. The Rooster Moans: 7,5
  6. Upward Over the Mountain: 8,5
  7. Southern Anthem: 9
  8. An Angry Blade: 7,5
  9. Weary Memory: 8,5
  10. Promise What You Will: 8,5
  11. Muddy Hymnal: 7,5

Un par de guitarras alcanzan para hacer un disco simple pero plagado de encanto en sus temas. Eso es lo que encontramos en The Creek Drank the Cradle, álbum debut de Iron & Wine, o mejor dicho de Sam Beam.

En su primer disco de estudio Beam evoca a personajes como Nick Drake ofreciendo una variedad de temas acústicos con distintos tonos de belleza. ¿Y saben qué? Lo compuso, interpretó, grabó y produjo en el propio estudio de su casa. Así que se nota el estilo Lo-Fi, especialmente en su voz que se esconde en la calidad del sonido. Aun así el cantautor ofrece armonías vocales en sus canciones de Folk Rock que son realmente muy buenas.

Pero creo que lo que más sobresale es su Slide Guitar marcando esa onda de Rock Sureño/Country y logrando canciones con melodías y una solidez que sorprenden. Entre ellas baladas como “Bird Stealing Bread” resaltan por su belleza. Y en su conjunto The Creek Drank the Cradle es un disco en el que cuando le damos “play” nos podemos relajar y transportarnos por un buen rato. No por nada fue aclamado por la crítica destacándolo como uno de los mejores trabajos del 2002.

Persy

 

Iron & Wine – Kiss Each Other Clean (2011)

Puntaje del Disco: 8.5

  1. Walking Far from Home: 8
  2. Me and Lazarus: 8
  3. Tree by the River: 9
  4. Monkeys Uptown: 8
  5. Half Moon: 8
  6. Rabbit Will Run: 8.5
  7. Godless Brother in Love: 8.5
  8. Big Burned Hand: 9
  9. Glad Man Singing: 8
  10. Your Fake Name Is Good Enough for Me: 8

De Carolina del Sur y proveniente de una familia trabajadora, Samuel Beam nació a mediados de la década del setenta y pronto estuvo en contacto con el mundo del arte. Un título en la especialidad en la Universidad de Virginia y otro desde el cine en la Universidad de Florida, concibieron los fundamentos de un artista que luego exploró el aspecto musical. En un principio a través de demos y luego, cuando los trabajos iban creciendo, llegó el primer disco, en 2004.

Iron & Wine, una frase que Sam leyó en un complemento dietario, fue la partida para de su carrera musical, que hasta principios de 2011 registraba tres álbumes. “Kiss Each Other Clean”, según como lo definió el músico está más orientado al pop. Es clara la referencia a este género, pero de todos modos, Beam no pierde el flok acústico que lo hizo famoso.

En este disco Iron muestra que mantiene intacto el nivel de las letras, con una profundidad remarcable y con melodías brillantes. En “Me and Lazarous” se acompaña muy bien del saxo mientras que “Tree by the River” y “Big Burned Hand” son de los mejores temas del disco. “Monkeys Uptown” acelera un poco el ritmo que pronto vuelve a la normalidad en “Half Moon”, una hermosa balada sureña.

Un disco ideal para escuchar relajado, sin apuros ya que da la sensación constante de estar en un viaje placentero. Iron & Wine, desplegando todo su talento, produjo uno de los discos más destacados, no sólo del año sino también de su ascendente carrera.

Piro