Archivo de la categoría: Incubus

Incubus – S.C.I.E.N.C.E. (1997)

Incubus - S.C.I.E.N.C.E. (1997)

Puntaje del Disco: 9

  1. Redefine: 8
  2. Vitamin: 8
  3. New Skin: 9,5
  4. Idiot Box: 9
  5. Glass: 8,5
  6. Magic Medicine: 5
  7. A Certain Shade of Green: 9,5
  8. Favorite Things: 8
  9. Summer Rommance (Anti-Gravity Love Song): 8,5
  10. Nebula: 9
  11. Deep Inside: 8,5
  12. Calgone: 8,5

Tras el fracaso de su pésimo debut en 1995, Incubus decidió cambiar y dar un paso más adelante con S.C.I.E.N.C.E. de 1997, para algunos el mejor álbum de la banda y sin duda el más pesado. Otros prefieren quedarse en el estilo que enfocaron sus siguientes discos, Make Yourself de 1999 y Morning View del 2001. Pero ahora concentrémonos en este. En la portada del álbum se usó por segunda y última vez de icono a un tío bigotudo. La primera fue en el EP Enjoy Incubus. Fuentes aseguran que ese fue el profesor de ciencia de la banda mientras estaban en su período musical. El logo de los Incubus cambió totalmente a un estilo más común y no tan irreconocible como el anterior.

Pese a que no escuche el debut de los Incubus, les puedo asegurar que van a disfrutar de este LP. La influencia que dejó en muchas bandas fue impresionante que hasta pudo haber iniciado la moda del Nu Metal si sacaban otro álbum similar a este. Pero al final cambiaron el estilo. S.C.I.E.N.C.E. es uno de los LP más cañeros y diversos que se pueden encontrar en el Metal. Podría decir que es como que si Red Hot Chili Peppers o Faith No More hicieran un jam session con Primus, de las primeras bandas Funk Metal, donde se nota la gran cantidad de recursos que influenciaron a S.C.I.E.N.C.E.

En el álbum el bajista Dirk Lance explota su instrumento por completo, crea unas espectaculares líneas que suenan al propio Les Claypool (cantante y bajista de Primus, espectacular bajista). Mike Einziger es todo un monstruo en la guitarra y la fuerza Funk, Nu, Jazz Fussion, etc… que pone al disco es interminable. En esa formación DJ Lyfe, estaba presente y utilizaba mucho el Scratching característico en esa época para muchos álbumes del Underground Rap, pero él lo hizo en un álbum de Metal. Brandon Lloyd Se mostraba mucho más influenciado por un montón de cantantes como Maynard James Keenan, Mike Patton y Anthony Kiedis por su forma de cantar en este LP, cosa que cambiaría mucho con el siguiente álbum. Luego, la batería de José Pasillas logra cambios de ritmo constantísimos que retumban en nuestras cabezas y nos dejan sin respiro.

Desde el primer riff sucio de Einziger “Redefine” con los scratching nada comunes en el Metal

y funk de todos los instrumentos con el Rapeo de Lloyd, el disco engancha por completo. Luego, otros temazos se presentan en el trabajo como la pesada “New Skin” con un djembe tocado de manera magistral de Lloyd y acompañado de esos pesadisimos riffs de Einziger. Le sigue “Idiot Box” y “Glass” que no dejan respiro. Lamentablemente el rollo se corta con “Magic Medicine”, un instrumental de scratching que mejor es ponerlo en un disco de Hip Hop más que este (pista de relleno). Después se estampa fuertemente “A Certain Shade of Green”, la mejor del álbum. Ah,  se me olvido nombrar que lo más característico de S.C.I.E.N.C.E. son los excesivos cambios de ritmo sin perder improvisación. “A Certain Shade of Green” es la que más cambios de ritmo tiene en ese sentido.

Esperen, no solo una cantidad de instrumentos como el Bombo y Djembe son utilizados, también hay elementos de Jazz Fussion en “Summer Romance (Anti-Gravity Love Song)” y por lo tanto saxofones son aprovechados aquí, este es el track más tranquilo del album. En cambio, “Nebula” tiene constantes cambios de ritmo pero sin sentido, aquí Einziger juega con las guitarras y el carácter divertido y estúpido de la canción. Podría haber sido muy influyente para bandas como System of a Down, al menos en su debut. “Deep Inside” se caracteriza por tener elementos de Soul y R&B. Eso sí, también explotan los instrumentos para hacerla más agresiva por momentos y además tiene 2 excelentes solos de guitarra. El álbum finaliza con la psicodélica “Calgone”, arrancando con un acorde acústico acompañado de una voz sucia de Brandon y sonidos espaciales para luego, ya saben, explotar todos los instrumentos.

Encasillar en un solo género a S.C.I.E.N.C.E. es casi imposible. Con la gran cantidad de influencias que Incubus tuvo en este período, se podría decir claramente que con este disco querían innovar. Lo mejor es eso, pero a la banda nunca le fueron bien los principios y decidieron quedar en evolucionar a su propio sonido con sus siguientes LP. Esto no le gusto al bajista Dirk Lance, por lo cual se retiró en 2003 antes de la salida de A Crow Left of The Murder…, también DJ Lyfe se marchó en 1998 y fue reemplazado por Chris Kilmore.

En fin, es un álbum innovador, experimental y con muchas canciones originales que no suenan para nada a ningun artista. Muy recomendable.

Toto

Incubus – Make Yourself (1999)

Incubus - Make Yourself (1999)

Puntaje del Disco: 9

  1. Privilege: 9,5
  2. Nowhere Fast: 9,5
  3. Consequence: 9
  4. The Warmth: 8,5
  5. When It Comes: 9
  6. Stellar: 9
  7. Make Yourself: 9
  8. Drive: 10
  9. Clean: 8,5
  10. Battlestar Scralatchtica: 7
  11. I Miss You: 8,5
  12. Pardon Me: 9
  13. Out From Under: 8,5

Incubus es una banda de rock alternativo formados por el vocalista Brandon Boyd, el guitarrista Elnziger, el batería Jose Pasillas, el bajista Ben kenney y el DJ Kilmore.

A menudo son encasillados en la corriente del Nu Metal, fundamentalmente por sus dos primeros discos Fungus Amongus y principalmente S.C.I.E.N.C.E; donde se reunían ciertos elementos que compartían los grupos de ese estilo como un Dj. Pese a esto Incubus era un grupo con muchas más pretensiones artísticas que sus coetáneos, quedando de manifiesto en su tercer álbum llamado Make Yourself, donde lograrían despegarse de la moda imperante.

Influenciados por bandas como los Red Hot Chili Peppers, Beastie Boys, Faith No More, The Police, Mr Bungle y Rage Against The Machine principalmente. Esto deja claro que el sonido del grupo se relaciona con los sonidos Funk, Metal, Rock y Rap. Llevados a cabo por un grupo mucho más versátil que la media de aquella época. Sustentado por su gran vocalista, que genera la impresión de naturalidad en este estilo, que no condiciona su actuación vocal. Es tal cual como le sale, es la esencia de cantante. Una guitarra que lo mejor no es de las mas técnicas del mundo, pero si posee una intensidad y decisión para machacar cada acorde para que suene lo mejor posible. Y el bajo y la batería son totalmente sólidos, los cuales no tienen problemas para tomar el mando cuando la canción lo amerita.

Desde el inicio el álbum te invita a cantar con la rítmica canción llamada “Privilege”, con una gran labor de la guitarra y el bajo que dan un dinamismo importante a la canción junto con el impecable trabajo del vocalista. La siguiente que se titula  “Nowhere Fast”, con una alentadora letra y unos riffs entrecortados, con momentos de silencio y un estribillo con mucha fuerza, pero por sobre todo con sentimiento, sin duda es uno de los puntos más altos del disco. Pero no el más alto; ese distintivo es para “Drive” con un riff mucho más calmado, pero inclusive más complicado que la gran mayoría de los presentes del disco. Cabe destacar además de la gran melodía la labor del DJ. Debo confesar que no soy un gran admirador de este instrumento, pero realmente creo que Incubus junto con Deftones son los que mejor utilizan este recurso para dar texturas a las canciones y no usarlo de la forma tradicional con ese sonido scratch (o algo así). En definitiva, es la canción que los llevó a la fama internacional. Claro que hay mas canciones merecedores de ser descriptas como la homónima con esos alaridos del final, o  “When It Comes” (con otros altos y bajos y dinámica de voz e instrumentos) y el juego de ritmos de “Stellar”.

Con este álbum Incubus logró despegarse del lugar donde se los querían encasillar, para seguir su propio camino, como en su momento lo hizo System of a Down y Deftones. Logrando trascender en el tiempo y seguir siendo una banda digna de respeto para cualquier fan de la música con un mínimo de tolerancia.

Diego