Archivo de la categoría: Grateful Dead

Grateful Dead – Live/Dead (1969)

Grateful Dead - Live Dead

Puntaje del Disco: 9

  1. Dark Star: 10
  2. Saint Stephen: 8,5
  3. The Eleven: 9
  4. Turn On Your Lovelight: 8
  5. Death Don’t Have No Mercy: 9,5
  6. Feedback: 5,5
  7. And We Bid You Goodnight:

Si en algo siempre fue reconocido Grateful Dead era en sus impresionantes jams instrumentales. Los cuales se podían apreciar más en sus presentaciones en directos, dando más lugar a improvisaciones espontáneas, sutiles y ácidas reflotando su rock psicodélico.

Live/Dead es su álbum íntegramente en vivo (luego editarían una cantidad numerosa de discos en vivo), en el que podemos disfrutar de sus impresionantes Jams.

De entrada “Dark Star” es la que acapara la mayor atención. Estamos hablando
DEL JAM de rock ácido de más de 23 minutos que resulta realmente placentero para los oídos. Hay secuencias que pueden resultar más blusera y otras más fumadas, pero nunca decae. La combinación de guitarras de Jerry Garcia y los suyos es asombrosa.

En el resto del contenido de Live/Dead también encontramos otras improvisaciones instrumentales de larga duración que mantienen la calidad de la banda, tal es el caso de “The Eleven”, “Turn On Your Lovelight” y el heavy blues de “Death Don’t Have No Mercy”.

La única que desentona es “Feedback”, que como su nombre lo sugiere es un tema de disonancias de guitarras que aturde más de lo que emociona. Por eso termina siendo un cierre caótico y agridulce de Live/Dead. Sin embargo no deja de ser un gran álbum, de hecho considerado por la Rolling Stone como uno de los mejores 500 discos de la historia.

Persy

Grateful Dead – Workingman’s Dead (1970)

Puntaje del Disco: 9

  1. Uncle John’s Band: 9,5
  2. High Time: 8,5
  3. Dire Wolf: 9
  4. New Speedman Boogie: 8,5
  5. Cumberland Blues: 7,5
  6. Black Peter: 7,5
  7. Easy Wind: 9
  8. Casey Jones: 9

Si existe un año recordado por los miembros de Grateful Dead ese es el 1970, año en el que los estadounidenses hallaron el éxito mundial y el reconocimiento mediático por los dos álbumes Workingman’s Dead y American Beauty, en los que, sin perder un ápice de la originalidad y el eclecticismo que los caracterizaba, empezaron a trabajar con un respaldo más acústico y unas estructuras algo más tradicionales, concibiendo sus, para la gran mayoría de opiniones, dos mejores álbumes de estudio.

El disco que hoy trataremos es el primero, Workingman’s Dead, que sorprendió enormemente por el hecho de conseguir recuperar los orígenes de la música de raíces americanos desde una perspectiva contemporánea, todo bajo la batuta, como no, del espléndido dúo compositivo Jerry García/Robert Hunter.

El álbum abre con el tema “Uncle John’s Band”, una de las mejores canciones de toda su discografía, y que está protagonizada por unos coros suavemente acompañados por una alegre base instrumental al más puro estilo Crosby, Stills & Nash. A esta le siguen “High Time” y “Dire Wolf“, dos tranquilas y amenas piezas en las que destacan nuevamente las estupendas voces de los miembros de la banda y una slide guitar que se luce especialmente en el fantástico solo a mediados del segundo tema mencionado. “New Speedman Boogie” también destaca, por su particular estilo de blues sucio que tan bien encaja después de los tres temas semi acústicos con los que empieza el disco. Algo más flojas son “Cumberland Blues” y “Black Peter”, aunque siguen estando bien lejos de ser malos temas.

Y para cerrar el disco los Grateful lo hacen como lo han abierto, de la mejor manera posible, con la rockera “Easy Wind”  en la que cada miembro parece querer lucirse en algún momento de la canción y “Casey Jones”, otro de los estandartes de la banda en la destaca especialmente el trabajo de las guitarras.

Mauricio G.

Grateful Dead – Anthem of the Sun (1968)

Puntaje del Disco: 7

  1. That’s It for the Other One: 8
  2. New Potato Caboose: 7
  3. Born Cross-Eyed: 5
  4. Alligator: 9
  5. Caution (Do Not Stop on Tracks): 4,5

El álbum debut de Grateful Dead fue un muy buen punto de partida para la banda. Sin embargo, no pudo disfrutarse de su capacidad de improvisación que comúnmente tienen en vivo. En su segundo disco Anthem of the Sun se empezaría a descubrir “algo” de eso. Y digo algo, porque el álbum esta dividido en dos partes: los primeros 3 cortes de estudio y los últimos 2 grabados en vivo.

Como era de esperarse la primera parte es la menos impresionante. Da inicio con “That’s It for the Other One”, una suite psicodélica dividida en cuatro piezas: “Cryptical Envelopment”, “Quadlibet for Tenderfeet”, “The Faster We Go, The Rounder We Get” y “We Leave the Castle”. Debo reconocer que el primer tramo tiene una melodía vocal interesante y luego el tema se torna en un pasaje bastante vago, como si fuera experimental, pero de experimentación no tiene nada. “New Potato Caboose” no es la gran cosa tampoco. Tiene una melodía similar a su predecesor, por lo cual parece una reescritura. Y la parte instrumental es apenas notoria. Y para cerrar este primer segmento esta “Born Cross-Eyed”, que son dos minutos de psicodelia ridícula y sin sentido.

En la segunda parte de Anthem of the Sun se redimen un poco gracias a “Alligator”, el verdadero jam instrumental que uno espera escuchar de los Dead. Muy bien ejecutado, a punto tal que no aburre (bueno, tal vez si al final). Pero lamentablemente, “Caution (Do Not Stop on Tracks)” es una forma NO recomendable de finalizar un disco. Es simplemente ruido y zumbidos a punto muerto, del cual no hay que darle meritos al grupo. Aún así, no es con lo que hay que quedarse de ellos. La psicodelia de Anthem es decente y “Alligator” nos regala una dosis prometedora para su futuro.

Persy

Grateful Dead – The Grateful Dead (1967)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. The Golden Road (To Unlimited Devotion): 8,5
  2. Beat It On Down The Line: 8
  3. Good Morning Little School Girl: 7
  4. Cold Rain And Snow: 9
  5. Sitting On Top Of The World: 8
  6. Cream Puff War: 8
  7. Morning Dew: 8
  8. New New Minglewood Blues: 7,5
  9. Viola Lee Blues: 9,5

Grateful Dead es una de esas bandas estadounidense surgida en los sesenta, de la misma onda que Jefferson Airplane, aunque no tan parecidos. Por supuesto que eran psicodélicos, hippies y ácidos. Pero su estilo no era ni demasiado pop, ni eran demasiados pesados. En ese aspecto desarrollaban un rock psicodélico intermedio, principalmente caracterizado por sus legendarios jams psicodélicos instrumentales. Por eso, a pesar de no ser un supergrupo de virtuosos como Led Zeppelin, los Dead fueron muy competentes y se consideraron una de las bandas pioneras de la improvisación.

En este que fue su primer trabajo y se denominó igual que la banda, si bien no se puede apreciar íntegramente de lo que son capaces como si se podrá deducir en sus presentaciones en vivo, este disco logra capturar parte esencial de sus virtudes. Subrayándose en primer lugar ese super jam alocado que es “Viola Lee Blues”, que simboliza lo mejor de Grateful Dead. Pero también sobresaliendo cortes como “Cold Rain And Snow”, con su contaminante melodía psicodélica, y otros temas de buen calibre como: “The Golden Road”, con uno de los estribillos que más se te pegan del disco; o la buena balada folk “Morning Dew”; o enérgicos números de rock como “Sitting On Top Of The World” y “Cream Puff War”, vivases por como toca la guitarra Jerry Garcia.

Teniendo en cuenta su año de desarrollo, los Dead podrán ser tomados como parte del rock psicodélico promedio de los sesenta, pero en realidad fueron distintos frente al resto, tanto por su súper ácida esencia como por su aptitud instrumental.

Persy