Archivo de la categoría: George Harrison

George Harrison – Thirty Three & 1/3 (1976)

George Harrison – Thirty Three & 1 3 (1976)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Woman Don’t You Cry For Me: 8,5
  2. Dear One: 7
  3. Beautiful Girl: 8
  4. This Song: 6
  5. See Yourself: 8
  6. It’s What You Value: 7,5
  7. True Love: 6,5
  8. Pure Smokey: 7,5
  9. Crackerbox Palace: 8
  10. Learning How To Love You: 6,5

En 1974 George Harrison fundaría la compañía discográfica Dark Horse (sí mismo nombre que el disco que editó ese año). Pero recién un par de años después grabaría su primer disco con ese sello discográfico. Así nacería Thirty Three & 1/3, un disco mantiene el nivel de lo que ofrecía Harrison en aquellos años.

En otras palabras Thirty Three & 1/3 es un álbum que está bien, pero lejos está de ser un álbum que pueda conmoverte. Al igual que en Extra Texture lo que se puede destacar es que las melodías son bastante decentes. Pero ninguna llama la atención y algunas se exceden en melosas. Así como otros cortes desde lo convencional terminan resultando genéricos. Pero tal vez la mayor diferencia es que el ex Beatle diversifica y no lo hace nada mal. “Woman Don’t You Cry For Me” tiene un sonido Funk interesante, resultando muy distinto a lo que venía haciendo pero sin perder su autenticidad (su estilo tan característico en guitarra sigue presente). Tampoco se olvida de All Things Must Pass, por eso su influencia se nota en ciertos pasajes. Pero las reminiscencias a su mejor disco ya empiezan a sonar a refritos, en lugar de hacerte añorar lo bueno que logró entonces.

Por eso Thirty Three & 1/3 es un álbum con buenas intenciones, pero que se queda a mitad de camino de todo lo que puede lograr Harrison.

Persy

George Harrison – Cloud Nine (1987)

george_harrison_cloud_nine_1987

Puntaje del Disco: 9

  1. Cloud 9: 9,5
  2. That’s What It Takes: 8
  3. Fish On The Sand: 8
  4. Just For Today: 8,5
  5. This Is Love: 9
  6. When We Was Fab: 9
  7. Devil’s Radio: 7,5
  8. Someplace Else: 8
  9. Wreck Of The Hesperus: 8,5
  10. Breath Away From Heaven: 8,5
  11. Got My Mind Set On You: 9

Después de 5 años de inactividad debido a su frustración por los constantes cambios en el mundo de la música en los que se dedicó principalmente a la producción de películas con su compañía, Handmade Films, el Beatle callado volvería a la acción con un nuevo material, producido por Jeff Lynne y que contaría con la participación de Eric Clapton, Elton John y Ringo Starr en las grabaciones.

Comienza con un excelente tema, “Cloud 9”, el cual le da el título al álbum, impulsado por un saxo que le da un toque muy sensual, unido a la fenomenal interpretación vocal de Harrison, lo que lo convierte en uno de los mejores de todo su catálogo.

Otra canción destacable es “This Is Love”, que tiene tintes poperos interesantes, pero siempre al estilo de Harrison, lo que lo hace muy diferenciable de otras canciones pop de la época.

Uno de los puntos más altos es “When We Was Fab” que tiene una letra muy nostálgica, y un sonido algo psicodélico. El videoclip está muy bueno y es bastante extraño en algunas partes, con muchas referencias a su pasado con los Beatles.

Finalmente hay que resaltar la muy conocida “Got My Mind Set On You”, un cover de Rudy Clark, lanzado como single que consiguió gran éxito, y que hizo que Harrison volviera a ser considerado un artista importante para el ambiente de la música.

Redondeando, este álbum es posiblemente el mejor de George Harrison después de su insuperable obra maestra “All Things Must Pass”, lo que le da una consideración aún más alta al mismo. Tiempo después, y entusiasmado por el éxito de su nuevo álbum, comenzaría una etapa interesante, formando The Traveling Wilburys y pocos años después realizando una nueva gira junto a Eric Clapton en Japón, la cual daría como resultado su último trabajo discográfico en vida, “Live In Japan”, lanzado en 1992. Pero esas son otras historias que valen la pena ver en otro momento, por ahora tenemos este, el último trabajo de estudio en vida de George Harrison, el cual sin duda nos deja un buen sabor de boca y nos demuestra que siempre fue un gran compositor y músico.

Tommy

George Harrison – Brainwashed (2002)

George Harrison - Brainwashed (2002)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Any Road: 8,5
  2. P2 Vatican Blues (Last Saturday Night): 8
  3. Pisces Fish: 9
  4. Looking For My Life: 8,5
  5. Rising Sun: 8,5
  6. Marwa Blues: 8
  7. Stuck Inside a Cloud: 8,5
  8. Run So Far: 7,5
  9. Never Get Over You: 8
  10. Between the Devil and the Deep Blue Sea: 6,5
  11. Rocking Chair in Hawaii: 7,5
  12. Brainwashed: 9

En el 2001 George Harrison fallecería en una mansión de Paul McCartney de Hollywood a causa del cáncer de pulmón terminal que padecía. Es el segundo Beatle en irse del mundo luego de John Lennon, pero antes de morir George estuvo trabajando en las grabaciones de Brainwashed. Pese a que no las pudo terminar, sabiendo su enfermedad, dejó instrucciones a su hijo Dhani Harrison y a su productor Jeff Lynne para que pudieran finalizar el disco como él hubiese querido.

Al respecto Dhani dijo: “Fue la cosa más alegre y la más triste que tuvimos que hacer. Fue un gran privilegio y un honor trabajar en un disco como este y muy triste que él no pudiese estar ahí para hacerlo con nosotros”.

Como resultado, Brainwashed, en lugar de ser un álbum en el que simplemente se despedía del mundo donde la familia podía facturar con su nombre, terminó siendo uno de sus mejores trabajos discográficos.

Es de los que más se acerca al encanto de All Things Must Pass, con la diferencia de que Brainwashed carece de clásicos tan rutilantes. Pero si en algo se destaca este disco es en su solidez. Abundan los muy buenos temas y las melodías que ofrece el ex Beatle son realmente muy buenas. Moviéndose siempre con temas acústicos que abordan el folk rock y el pop logra un sonido muy agradable.

Es un poco difícil destacar canciones porque es muy parejo. Tal vez la balada “Pisces Fish”, o el cierre con la homónima “Brainwashed”, que tiene una dinámica muy distinta al resto del álbum.

Y como defecto se podría decir que hay poca variación en su estilo. De todas formas, es una vuelta a las raíces muy bien lograda, que significaría un digno cierre de carrera para este gran músico a quien seguimos extrañando.

Persy

George Harrison – Extra Texture (1975)

George Harrison - Extra Texture (1975)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. You: 7
  2. The Answer’s At The End: 9
  3. This Guitar (Can’t Keep From Crying): 9
  4. Ooh Baby (You Know That I Love You): 5,5
  5. World of Stone: 6
  6. A Bit More Of You:
  7. Can’t Stop Thinking About You: 7,5
  8. Tired Of Midnight Blue: 8
  9. Grey Cloudy Lies: 7,5
  10. His Name Is Legs (Ladies And Gentlemen): 7,5 

Escuchar otro All Things Must Pass es imposible. Es un disco único e irrepetible. Los trabajos que se sucederían en la discografía de George nunca alcanzarían este nivel y uno tiene que aprender a conformarse con eso.

En 1975 lanzaría Extra Texture, considerado tiempo más tarde por el mismo Harrison como “el peor álbum de su discografía”. Un poco brusco, pero lo cierto es que no es un gran disco.De todas formas, no sería mal recibido por la crítica, de hecho es mejor que Dark Horse.

Lo primero que hay que decir es que las melodías son en general buenas. No alcanzan el nivel de All Things Must Pass, pero Harrison se las ingenia para que de alguna forma te agraden (aunque no siempre). De todas formas, el nivel compositivo de George no es el mejor ni el más original. Desarrolla cierta incursión en el soul en canciones pop como “Ooh Baby” (de una pomposidad insoportable) y “Can’t Stop Thinking About You” pero sin lograr mucho. Donde sí sorprende es en “Tired Of Midnight Blue”, una rareza que se distingue sobre el resto de los temas.

Y su pop clásico en cierto punto puede resultar genérico, en especial en canciones como “World of Stone”. Ahí aparece el conformismo al que tenemos que apelar para buscar lo más destacado, que viene a ser cuando se retrae a lo mejor que hizo en el pasado. Así nos topamos con la hermosa balada “The Answer’s At The End” (una canción que parece sacada de All Things Must Pass) y “The Guitar” (bautizada como la secuela de “While My Guitar Gently Weeps”), que cuenta con el sonido distintivo del guitarrista. Tampoco faltan los que señalen a la altura de estas dos canciones al single “You”, de buena melodía vocal, aunque en lo personal no me dice mucho.

Así pasó otro disco de Harrison, que no fue el peor como diría él mismo, incluso es más agradable que su anterior trabajo. Pero lejos está de lo que nos tenía mal acostumbrados.

Persy

George Harrison – Dark Horse (1974)

Puntaje del Disco: 7

  1. Hari’s On Tour (Express): 6
  2. Simply Shady: 7
  3. So Sad: 8,5
  4. Bye Bye Love: 7
  5. Maya Love: 7
  6. Ding Dong Ding Dong: 6
  7. Dark Horse: 6,5
  8. Far East Man: 7,5
  9. It Is He (Jai Sri Krishna): 7

¿Qué le pasó a mi Beatle favorito? ¿Es este el mismo Harrison de All Things Must Pass? No lo parece. Pero sí, es George Harrison en su versión desmotivada.

Dark Horse es uno de esos discos que no tiene mucho para decir. Uno tranquilamente puede saltearlo sabiendo que acá no se va a perder nada, porque no tiene mucho para ofrecer.

Compositivamente hablando en Dark Horse los temas de Harrison son escuchables pero tienen menos inspiración que un lateral por derecha sin proyección. Los clásicos escasean en forma notoria y los rellenos son más evidentes. Los temas no sorprenden ni entusiasman en lo absoluto.

A eso hay que sumarle que la voz de Harrison se nota bastante cansada, parece más viejo. Según leí tenía laringitis y por eso recibió críticas en la gira que inició en esa época. Sino escuchen la homónima “Dark Horse”.

En cuanto a las canciones, desde el intrascendente instrumental “Hari’s On Tour” hasta la repetitiva “Jai Sri Krishna” no hay nada llamativo, exceptuando esa perlita llamada “So Sad”, una balada acústica que cuenta con un poco de esa magia intangible que Harrison todavía tenía.

Mención aparte merece “Bye Bye Love”, un tema muy interesante por su historia. George se la dedicó a su ex mujer, que se había ido con su “amigo” Clapton. Pero Clapton colaboró en la composición de la canción!! Una locura total!! Su supuesto mejor amigo no solo rompió códigos tirandole los galgos a su esposa en canciones como “Layla”, sino que se la terminó robando y encima siguen tocando juntos! ¿Raro, no?

Como era de esperarse la crítica fue bastante dura con el disco. La época de All Things Must Pass parecía a mil años luz. De todas formas, las canciones de Dark Horse están “bien”, no hay nada imprudente ni horripilante. Simplemente pasan sin pena ni gloria.

Persy

George Harrison – Living in the Material World (1973)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Give Me Love (Give Me Peace On Earth): 9
  2. Sue Me Sue You Blues: 9
  3. The Light That Has Lighted The World: 8,5
  4. Don’t Let Me Wait Too Long: 8
  5. Who Can See It: 8,5
  6. Living In The Material World: 8
  7. The Lord Loves The One (That Loves The Lord): 7,5
  8. Be Here Now: 7
  9. Try Some Buy Some: 8
  10. The Day The World Gets ‘Round: 7,5
  11. That Is All: 8,5

All Things Must Pass fue un disco triple demasiado perfecto, sublime, fantástico en todos los aspectos, imposible de igualar. Con este terrible peso en su espalda Harrison tuvo que lanzar un nuevo disco que obviamente fue inferior a su predecesor. Pero no hay por qué preocuparse, Living in the Material World tiene su encanto propio, y pelea por ser su segundo mejor trabajo discográfico.

Living in the Material World es realmente muy bueno, pero no sobresaliente. Lo que se nota de entrada es que ninguna de sus canciones son irresistiblemente bellas como si las fueron las de All Things Must Pass, como si Harrison hubiera perdido esa naturalidad para componer clásicos magistrales por decantación. Mientras en un disco los temas son frescos y transmiten pura inspiración, en el otro son buenos, pero un poco más forzados y genéricos. Pero donde más evidente se hace el peso de All Things Must Pass es en las baladas. Acá no hay clásicos sobrehumanos como “I’d Have You Anytime” o “Isn’t It A Pity”, y eso que George nos entrega muy buen material de esta clase como “Who Can See It”, “The Light That Has Lighted The World” y “That Is All”, con Nicky Hopkins y Gary Wright destacándose en el piano. Pero no hay manera de igualar las otras.

Lo más remarcable es que Harrison toma mayor protagonismo como guitarrista (es el único en cuestión). Basta de otras colaboraciones como la de Clapton (su “amigo” que se quería manducar a su esposa). Al ex beatle le sobra talento en el tema. Y como tal compuso canciones espectaculares como el single acústico “Give Me Love” y la original blusera “Sue Me Sue You Blues”.

Concluyendo, Si bien Living in the Material World no se aleja mucho de la línea de All Things Must Pass, no deja de ser su hermanito menor (con el diminutivo bien puesto).

Persy

George Harrison – All Things Must Pass (1970)

george harrison all things must pass 1970

Puntaje del Disco: 10

  1. I’d Have You Anytime: 10
  2. My Sweet Lord: 9,5
  3. Wah-Wah: 9
  4. Isn’t It A Pity (Version 1): 10
  5. What Is Life: 9,5
  6. If Not For You: 9
  7. Behind That Locked Door: 8,5
  8. Let It Down: 10
  9. Run Of The Mill: 9
  10. Beware Of Darkness: 10
  11. Apple Scruffs: 8,5
  12. Ballad Of Sir Frankie Crisp (Let It Roll): 8,5
  13. Awaiting On You All: 8
  14. All Things Must Pass: 9
  15. I Dig Love: 8,5
  16. Art Of Dying: 9,5
  17. Isn’t It A Pity (Version 2): 9
  18. Hear Me Lord: 8
  19. Out Of The Blue: 7,5
  20. It’s Johnny’s Birthday:
  21. Plug Me In: 8
  22. I Remember Jeep: 8
  23. Thanks For The Pepperoni: 8

Mientras John Lennon y Paul McCartney en los inicios de los setenta se dedicaban a pegarse entre sí, incluyendo mensajes subliminales en sus trabajos discográficos, George Harrison publicaría en 1970 All Things Must Pass, un álbum triple de antología (más osado que el Álbum Blanco), que dejaría boquiabiertos a todos, incluyendo a sus antiguos compañeros Beatles.

Se ha dicho que la carrera de Harrison como solista no iba a ser muy exitosa argumentando que su labor en los Beatles, nos tenía acostumbrados a elaborar una perla, un clásico, pero “de vez en cuando”. Sin embargo, en este trabajo demostró lo contrario. Se cansó de escupir canciones maravillosamente hermosas, sublimes por donde se los mire y de un nivel compositivo de excelencia. Por eso, All Things Must Pass es realmente sorpresivo y ostenta una solidez abrumadora.

Para construir esta obra de arte George Harrison contaría con Phil Spector como productor. Además Dylan colaboraría en la majestuosa “I’d Have You Anytime” (George también interpretaría un tema de Bob, “If Not For You”).

Pero lo importante en este disco es que Harrison, con una voz fabulosa, combinaría su talento como guitarrista preocupándose por los arreglos de sus canciones, que suenan embellecidas en todo momento. De esta forma abundan principalmente baladas como “I’d Have You Anytime”, “Isn’t It A Pity” y “Beware Of Darkness” con melodías sumamente irresistibles, imperdibles, que harían morir de envidia hasta a Lennon. También hay temas más movidos como “Wah-Wah” y “Art Of Dying”. Así mismo están aquellos números que combinan un poco de ambos condimentos, son suaves y dinámicos a la vez, como “Let It Down”.

Esto es lo que podemos encontrar en los primeros 2 discos (o en los primeros 18 temas). Una colección de clásicos, de mayor o menor jerarquía, pero clásicos al fin. Sin embargo, el tercer disco, denominado “Apple Jam”, esta integrado por jams instrumentales. Interesantes, pero que se alejan de la línea promulgada en la primera parte de All Things Must Pass.

All Things Must Pass junto a Ram de McCartney e Imagine de Lennon, se transformaría en uno de los mejores trabajos discográficos elaborados por un Beatle en su carrera como solista, y demostraría que Harrison fue más que un puñado de buenos clásicos Beatle.

Persy