Archivo de la categoría: Faith No More

Faith No More y su obstinada ausencia de fe

Faith No More Argentina 2015

“¿Cuántas veces vinimos acá, wey? ¿Cuatro? ¡Más bien cuarenta!”. En un perfecto español chicano, Mike Patton inauguró el regreso de Faith No More a la Argentina con un show electrizante el 20 de septiembre en el Luna Park.

En un escenario vestido de blanco y ornamentado con vistosas plantas y flores, el grupo -también de blanco- compuesto por “Juancito” Hudson, “ese puto del bajo” Gould, “viejo pervertido” Bordin, Bottum y “Piñón Fijo” Patton, según la presentación de este último, dio un espectáculo intenso y fiel al lugar que supieron ganarse en la historia del metal, el rock, el funk… y de las baladas.

Abrieron sin vaselina con una novedad: “Motherfucker”, al que le siguió el poguero “Be Aggressive” que despertó a los vivaces fanáticos. Nota aparte merecen los fieles seguidores de la banda, muchos de los cuales peinan canas añosas y largas barbas. Solos, o acompañados de sus hijos a quienes pretenden con justicia iniciar en el fraternal mundo del metal, saltaron y vitorearon a la altura de los más jóvenes que ya nacieron con FnM y que deliraron con su energía saturada.

Presentando varios temas de Sol Invictus, su nuevo disco, como “Black Friday”, “Matador”, “Separation Anxiety” y el mencionado “Motherfucker”, no se privaron de tocar los clásicos como “Epic”, “Ashes to Ashes” y el cover de los Commodores, “Easy”. Patton hizo gala de sus más de seis octavas de rango vocal que sonó a la perfección, acompañada en ocasiones de una pedalera en el escenario. El resto del sonido estuvo ligeramente saturado, lo que impidió que se disfrutaran algunos de los característicos matices musicales de la banda, pero que compensaron con actitud rockera a pesar de ser, admitámoslo, señores de media edad pelados y panzones. El mismo Patton se burló de esto: “¿Qué me dicen? ¿Lechón? ¿Hijo de qué?”.

La banda hizo dos bises, el primero con “Cone of Shame”, “Digging the Grave” y “Just a Man”. Durante este último, “rickrollearon” a los presentes con un fragmento del infame “Never Gonna Give You Up” de Rick Astley, con el que hubiera sido ciertamente indignante abandonar de forma definitiva el escenario. Por eso, volvieron a aparecer con un segundo bis con el clásico “We Care a Lot”, del primer disco, cerrando ahora sí una noche impecable y estridente que confirmó, sin tapujos, que “No más fé” (sic) tiene fe en el metal.

Barba

Anuncios

Faith No More – The Real Thing (1989)

Faith No More – The Real Thing (1989)

Puntaje del Disco: 10

  1. From Out Of Nowhere: 9
  2. Epic: 10
  3. Falling To Pieces: 9
  4. Surprise! You’re Dead!: 8,5
  5. Zombie Eaters: 9,5
  6. The Real Thing10
  7. Underwater Love: 8,5
  8. The Morning After: 8
  9. Woodpecker From Mars: 9,5
  10. War Pigs: 10
  11. Edge Of The World: 8

Faith No More es una banda de Metal alternativo formada en San Francisco (California) en 1982, formada por el tecladista Roddy Bottum, el guitarrista Jim Martin, el bajista Billy Gould, Mike Bordin en la batería y Chuck Mosley como vocalista. Pero debido a los problemas con el alcohol del vocalista, este es despedido después de haber sacado solo dos discos We Care A Lot (1985) y Introduce Yourself (1987) los cuales tuvieron muy poco éxito comercial, pero que le permitieron a la banda hacerse de un nombre en el circuito alternativo que en ese momento estaba empezando a florecer en los Estados Unidos. Dado el escenario complejo que se le presentaba a la banda, Jim Martin sugiere a sus compañeros de grupo la inclusión del joven cantante de Mr Bungle llamado Mike Patton. En un principio los miembros del grupo no entendían porque a Jim Martin le gustaba. Igualmente accedieron a probarlo, y Mike Patton  los dejo totalmente sorprendidos, casi sin dudarlo fue integrado al grupo y en menos de dos semanas, Patton tenía todas las melodías y letras de las canciones que ya habían sido creadas por el resto de la banda para lo que sería The Real Thing.

El sonido que caracteriza este disco es la mezcla entre Metal, Funk, Rap, Lounge y Soul. Pese a lo dispar que son estos estilos, este álbum logra que estos cohesionen de gran manera a lo largo de todo el disco. Sustentado principalmente por la gran actuación de Mike Patton, con un estilo agudo algo “bufonesco”, que le permite cantar desde Metal clásico hasta melodías dulces.

El disco comienza con “From  Out Of Nowhere” con un teclado omnipresente en la totalidad de la canción, melodías altas principalmente en el estribillo, un gran inicio, que se ve reforzado con la siguiente canción y primer single de éxito de Faith No More a nivel internacional. Estoy hablando de “Epic” una de las mejores  canciones del disco que refleja lo ecléctico que es este grupo, que desde su inicio invita a dar brincos y  cantar esta canción de pseudo rap para después desencadenar en el estribillo funk pasando por un buen solo, para luego terminar en la melodía final del teclado que da la sensación que algo está terminando, lo cual está muy lejos , esto lo afirma la pegadiza “Falling To Pieces” con el bajo dominando gran parte de la canción, la poderosa “Surprise! You’re Dead!” y “Zombie Eaters” la que en un principio parece una balada, pero que posteriormente desemboca toda su fuerza muy similar a la canción anterior. Mención aparte se merece la canción homónima “The Real Thing” que con un comienzo melódico y tranquilo que dan paso a un riff demoledor acompañados de manera genial por el resto de la banda, especialmente la batería y por las vocales de Patton en una misma dosis tanto melódicas y potentes.

El álbum finaliza con una muy buena canción instrumental llamada “Woodpecker From Mars” donde el teclado de Roddy Bottum se roba el protagonismo, que conecta de gran manera con la siguiente, que es nada menos que el cover del himno de Black Sabbath “War Pigs” donde el grupo muestra estar a la altura de semejante canción, brindándonos una versión muy cerca del nivel de la original, eso ya es mucho. La última canción es la juguetona y bizarra “ Edge Of The World” dominada por el teclado, una canción extraña que se mueve entre los  límites del soul el jazz y el pop.

En definitiva este disco logra que salieran al mundo, con un disco único en su estilo, con melodías lo suficientemente atrayentes para ser más comercial de lo que fue, pero debido a lo extraño que es logro repeler al consumidor común. El disco logro que las megas bandas banda del Momento como Guns N roses y Metallica citaran este disco como uno de sus favoritos y a Faith No More como su banda favorita del naciente movimiento alternativo que empezaba a sacudir la escena de la música. No podría afirmar tajantemente si este es el mejor disco de la banda, pero reúne los méritos  suficientes  para considerarlo así.

Diego

Faith No More – Angel Dust (1992)

Faith No More - Angel Dust (1992)

Puntaje del Disco: 9

  1. Land of Sunshine: 9
  2. Caffeine: 8,5
  3. Midlife Crisis: 10
  4. RV: 8
  5. Smaller and Smaller: 8
  6. Everything is Ruined: 9
  7. Malpractice: 7
  8. Kindergarten: 9
  9. Be Aggresive: 9
  10. A Small Victory: 8,5
  11. Crack Hitler: 7,5
  12. Jizzlober: 8,5
  13. Midnight Cowboy: 9,5

El heavy metal desde los años 70 ha tenido unas composiciones magnificas con temas que hablan de la muerte, dolor, libertad entre otras cosas. Hasta que llegó Faith No More, que si bien, se han hecho una forrada bien buena con The Real Thing en el ’89 y además con el single “Epic” se han vuelto lo más original en el género, no se compara a cuando sacó Angel Dust en 1992.

Es muy fácil detectar el concepto de este álbum. Como en ninguna canción podemos llegar a encontrar el mensaje que producen las letras de Mike Patton, lo definimos en una sola palabra: BIZARRO. Angel Dust es uno de los discos más bizarros que se puedan encontrar en la música noventera. Un aspecto importantísimo, es que Angel Dust, con canciones como “Midlife Crisis” o “Caffeine”, definieron un estilo que aún está de moda actualmente, y es el nü metal.

La composición es tan terrorífica, depresiva, brutal o hasta graciosa que termina dando un efecto extraño al espectador mientras lo escucha, que solo un genio como Patton podría componer. Cualquier cosa extraña se dice durante todo del disco como por ejemplo: un tipo que habla sobre cualquier cosa en “RV”, el sexo oral gay en “Be Agressive” (canción compuesta por Bottum para humillar a Patton; vaya que es la más cómica y parte del pastel del álbum), la grosería de “Malpractice”, que trata acerca de una chica masturbándose que es descubierta por los padres (difícil de entender), las maléficas risas de Patton en “Land of Sunshine”, etc…

¿Hacia dónde vamos con el concepto del disco? No sé, a un mundo extraño y loco. Hay demasiados detalles en un disco tan loco y extraño como este, y la verdad es que es tan difícil analizarlo, que no sabemos hacia a donde llegar. Incluso la trasera del disco (no la portada) es enfermiza y brutal, dando indicios de lo que nos podemos imaginar que es un experimento tan original cuando llegamos a brutales pistas como “Caffeine” o la ruidosa “Malpractice”.

Dejemos de hablar de las letras un poco y concentrémonos en la música. Los teclados de Bottum son fenomenales desde el primer tema, pero lo más característico sin dudarlo es la voz de Mike Patton, uno de los mejores vocalistas que hay no solo en el metal sino también de toda la industria musical. Es tan bizarra que hasta da miedo y rencor. Los growls, el rapeo, etc… que tiene son de lo más original que se pueda encontrar, un don sin dudarlo, que vocalistas como Serj Tankian (System of A Down) han copiado (ladrón).

Po otro lado encasillar a Angel Dust en un solo género es difícil, van desde el metal alternativo con influencias funk, soul, entre otras que han cambiado la estructura del metal de los 90s.

Hay muchos artistas que han surgido a través de este excelente álbum como Slipknot, Linkin Park, Korn entre otros, y es lamentable que haya sucedido esto. Pero no le podemos echar la culpa a este álbum, porque esta banda no quiso forrarse en billetes al hacer un The Real Thing 2 y decidió hacer una propuesta muy original como lo es Angel Dust. Por lo tanto muchos músicos han querido copiar el estilo de este con los suyos.

No hay nada más que agregar, este álbum merece una escucha para aquel que quiera descubrir algo nuevo en el mundo del metal. Muy recomendable.

PD: Ah, y gracias Daniel Espinoza al recomendarme este grandioso álbum. Aquí tienes tu reseña.

Toto