Archivo de la categoría: Eric Clapton

Eric Clapton – From the Cradle (1994)

Eric Clapton - From the Cradle (1994)

Puntaje del Disco: 9

  1. Blues Before Sunrise: 9
  2. Third Degree: 8
  3. Reconsider Baby: 9
  4. Hoochie Coochie Man: 8
  5. Five Long Years: 9
  6. I’m Tore Down: 8
  7. How Long Blues: 9
  8. Goin’ Away Baby: 9
  9. Blues Leave Me Alone: 9
  10. Sinner’s Prayer: 9
  11. Motherless Child: 8
  12. It Hurts Me Too: 9
  13. Someday After a While: 9
  14. Standin’ Round Crying: 9
  15. Driftin’: 8
  16. Groaning the Blues: 9

Algo más de tres décadas le llevo a “Mano Lenta” tomar la sabia decisión de conformar a sus fieles seguidores en otorgar un trabajo ciento por ciento blusero. El factor que determinó la postura, quizás haya sido el deseo del artista en mostrar a las generaciones recientes los sonidos que él absorbió en su adolescencia cuando se agolpaba en los puertos ingleses en busca de aquellas joyas emanadas del Chicago y Mississippi.

Su carrera por ese entonces tenía un techo ilimitado al galope de su último trabajo Unplugged y el artista (valga la redundancia) se quería desenchufar de tal acontecimiento. En From the Cradle se cubre las espaldas con antiguos camaradas del talante de Jim Keltner, Chris Stainton, Dave Bronze , Andy Fairweather Low y Jerry Portnoy. Todos británicos y blancos que entendían a la perfección el concepto que Clapton impondría. El disco se tendría que grabar en vivo en el estudio y en pocas sesiones como sus maestros procedían en tales circunstancias cruzando el Atlántico.

En dos semanas la historia estaba concluida de esta manera, dieciséis canciones en donde la guitarra del creador de “Layla” era la figura principal de esta labor. Clásicos invalorables y refaccionados de sus idolos como Waters, Wolf, Dixon, Fulson, etc. y lo más importante: la conciencia tranquila del deber cumplido.

Desde “Blues Before Sunrise” hasta “Groaning the Blues” hay un Clapton que sabe pagar sus deudas, un pasivo que algunos siguen debiendo después de haber coqueteado con el blues tanto tiempo y no haberlo correspondido.

Recomendable y disfrutable, dos adjetivos que le caen a la perfección a esta gema de Slowhand.

Luther Blues

Eric Clapton – August (1986)

Puntaje del Disco: 5.5

  1. It’s in the Way That You Use It: 7
  2. Run: 5
  3. Tearing Us Apart: 6
  4. Bad Influence: 4
  5. Walk Away: 5
  6. Hung Up on Your Love: 5
  7. Take a Chance: 4
  8. Hold on: 5
  9. Miss You: 6
  10. Holy Mother: 5.5
  11. Behind the Mask: 6
  12. Grand Illusion: 6

A pesar de sus notorias habilidades con la guitarra y su capacidad compositiva, Eric Clapton no ha escapado a los momentos de declive, tan propensos en la trayectoria de artistas con carreras de tantos años. Es difícil encontrar músicos que hayan mantenido un nivel alto a lo largo de las décadas y en especial si transitaron los polémicos años ochenta.

Después del respetable disco Behind The Sun, que incluía el clásico “Forever Man”, en 1986 Clapton editó su décimo material de estudio. August tuvo en la producción a Phil Collins y de numerosos músicos invitados, entre los que se destacaba Tina Turner en las voces de “Tearing Us Apart” y “Miss You”.

Con mucho bateo ochentoso, saxofones y algunas adaptaciones de los aquellos años, este disco intenta ser una aproximación de Clapton hacia otros rumbos musicales. Mucho más pop y sin tantos riffs característicos, el cuerpo principal se muestra sencillamente insufrible. “It’s in the Way That You Use It”, utilizada en la banda de sonido de la película The Color of Money, es tal vez una de las composiciones más pasables, pero el resto es bastante tedioso.

De todos modos y a pesar de claramente no ser una de las mejores producciones de Eric Clapton, August se convirtió en el LP que más rápido se vendió en la carrera del británico.

Piro

B.B. King/Eric Clapton – Riding With The King (2000)

Puntaje del Disco: 8.5

  1. Riding with the King: 8.5
  2. Ten Long Years: 9
  3. Key to the Highway: 8
  4. Marry You: 8
  5. Three O’Clock Blues: 10
  6. Help the Poor: 8
  7. I Wanna Be: 8
  8. Worried Life Blues: 7.5
  9. Days of Old: 8
  10. When My Heart Beats Like a Hammer: 8
  11. Hold On, I’m Comin’: 8
  12. Come Rain or Come Shine: 8

Aunque podrían haber grabado un disco mucho tiempo antes, B.B. King y Eric Clapton encontraron en la madurez de sus carreras, el momento apropiado para lanzar un trabajo juntos. Si bien habían coincidido en los escenarios por primera ocasión en 1967 en el Café Au Go Go de New York, fue recién en 1997 que las dos leyendas del blues se reunieron cuando colaboró con Clapton en la canción “Rock Me Baby” del disco Deuces Wild.

A mediados de 2000 se produjo finalmente la salida del primer álbum grabado por una de las duplas más esperadas de la historia del Rock N’ Roll. Clapton, de 55 años, siempre quizo grabar un disco con King, de 74, por quien además tenía una profunda admiración y respeto.

La portada del disco en la que Clapton lleva de paseo al Padrino del Blues, es un claro resumen de lo que es material. A juzgar por los sonidos y por los temas, Riding With The King contiene la esencia del ahora octogenario músico. La función de Clapton queda para un aspecto más de apoyo y complemento que de creación. De hecho, canciones como “Ten Long Years,” “Three O’Clock Blues,” “Days of Old,” y “When My Heart Beats Like a Hammer son propiedad de King. Alternando en las voces, Clapton y King demostraron que dos colosos de la música pueden trabajar juntos y dar un brillante resultado, como lo fue este magnífico disco.

Piro

Eric Clapton en Argentina – Estadio River (14/10/2011)

Tras 10 años largos de espera, el Dios blanco del blues arribaría a Buenos Aires con la difícil tarea de exorcizar la cancha de River Plate luego de las dos presentaciones de Justin Bieber.

Al presenciar este tipo de shows uno se da cuenta que cada recital puede ser muy distinto entre sí, en cuanto al público que lo acompaña y a la forma de disfrutarlo. El concierto de Clapton es el tipo de presentación que uno tiene que sentarse, relajarse y abrir su mente para regocijarse con el buen blues que nos brinda esta leyenda viviente. Ideal para escuchar en un bar tomando una cerveza o incluso comiendo nachos con queso. Pero la convocatoria y la importancia de Eric hacen que una multitud se movilice y llene un estadio. Había más gente en la cancha de River de lo que imaginábamos, sabiendo que las entradas no eran “TAN” caras y que no estaban agotadas. Y en la general había que molestar a otros para hacerse un lugar.

Clapton salió al escenario a la hora estipulada, sería tan puntual que llegamos tarde e incluso nos perdimos un par de canciones. Y ya desde entonces empezaría a demostrar su genio blusero, siendo versátil, improvisando mucho con su guitarra celeste y blanca, con varios solos tremendos, pero cantando bastante poco (él solo hacía hablar a su guitarra) e incluso dando lugar a teclado y órgano a cargo de Tim Carmon y Chris Stainton, que le dieron nuevas alternativas a los clásicos y sobre todo a las canciones no tan conocidas, extendiéndolas, por momentos, demasiado.

El setlist no difirió mucho de lo que venía tocando en Brasil. Fiel a su estilo, interpretó varios covers como “Hoochie Coochie Man” de Muddy Waters y “I Shot the Sheriff” de Bob Marley y luego tuvo una seguidilla de temas acústicos con el “viejo” Eric sentando como si diera lecciones, finalizando esa serie con una pálida versión semi blusera de “Layla” que dejó bastante que desear. Un clásico ansiado que podría haber sido un momento clave para levantar el espectáculo tirando la casa por la ventana pero que se perdió en la nada. Una de las cuestiones más reprochables del show, junto con la ausencia de algunos clásicos indispensables como “Sunshine of Your Love”. No así, “Badge”, el temazo de su época en Cream, fue uno de los puntos más altos de la noche, rockeando más alto, dibujando una sonrisa en cada fan por lo que este maestro hacía.

Luego de rockear con “Badge”, “Wonderful Tonight” le puso letra a hermosa balada que fue del deleite de las parejitas que colmaron el Estadio. Después vino una gran versión de “Before You Accouse Me” y tras el clásico de Robert Johnson, “Littel Queen of Spades”, “Cocaine” tuvo a cargo el cierre a pura emoción.

Tras un breve receso los músicos retornaron a escena en lo que parecía una culminación con varios clásicos más. Sin embargo, sólo “Crossroads” fue la elegida para darle fin a un concierto muy apreciable pero con ciertas sensaciones de vacío. De todos modos nos fuimos sabiendo que vimos a un grande y recitales así son difíciles de olvidar.

Persy/Piro

John Mayall & the Bluesbreakers – Bluesbreakers With Eric Clapton (1966)

Puntaje del Disco: 9

  1. All Your Love: 9
  2. Hideaway: 9,5
  3. Little Girl: 8,5
  4. Another Man: 7,5
  5. Double Crossin’ Time: 9,5
  6. What’d I Say: 8
  7. Key To Love: 8
  8. Parchman Farm: 7
  9. Have You Heard: 8,5
  10. Ramblin’ On My Mind: 8
  11. Steppin’ Out: 9
  12. It Ain’t Right: 8,5

Luego de que Eric Clapton dejará a los Yardbirds se uniría a los Bluesbreakers como invitado, una banda con claros estandartes de blues ya formados, el estilo en el que Clapton buscaba seguir desarrollándose. La llegada de este guitarrista fenomenal, que se consumó en el trabajo Bluesbreakers With Eric Clapton, fue el elemento que necesitaba John Mayall y su banda para adquirir mayor jerarquía respecto a la que verdaderamente tenían.

Seamos honestos, con todo respeto, los Bluesbreakers son un grupo de segunda línea, o mejor dicho tercer línea dentro de la notoriedad de legendarias bandas que se puede encontrar en los sesenta. La figura de Clapton no solo fomentó al grupo a distinguirse, sino a que los Bluesbreakers hagan su álbum de estudio históricamente más reconocido. Por algo el disco lleva el nombre de Eric como si tuviera un cartel luminoso.

Bluesbreakers With Eric Clapton (también conocido como The Beano Album porque Clapton aparecía en la portada leyendo una copia de dicho comic) fue catalogado como uno de los mejores discos de Blues Británico que se editaron. Epa, debe ser algo sumamente supremo y original. Bueno, ningún álbum de Blues llega a ser enteramente original. Pero lo que sí puedo decir es que The Beano Album es un disco que se destaca sobre el resto por lo entretenido que resulta su Blues.

Cuando me refiero a entretenido me refiero a dos cuestiones: 1) El virtuosismo de Clapton, el joven, el pequeño Eric desparrama talento en todo momento marcando su primacía sobre el resto y acaparando la atención del oyente; 2) Lo accesible y diverso que resulta el disco, y en esto se lleva meritos John Mayall por ser el principal compositor de la banda y porque ninguna de sus canciones aburre.

En la diversidad de The Beano Album podemos encontrar temas en los que predomina la armónica como “Another Man” y “Parchman Farm”, un muy buen solo de bateria en “What’d I Say”, espectaculares canciones instrumentales como “Hideaway” y “Steppin’ Out” que muestran a Clapton en su plenitud (totalmente inspirado), fantásticos covers de hard blues como “All Your Love” de Willie Dixon, y un excelente tema como “Double Crossin’ Time” donde el piano de Mayall se une con la guitarra ultrablusera de Eric para hacer una de sus mejores combinaciones.

Pero la participación de Clapton con los Bluesbreakers sería breve. Al poco tiempo se uniría a otro ex de esta misma banda, Jack Bruce, para empezar a formar los cimientos de Cream.

Persy

Eric Clapton – Clapton (2010)

Puntaje del Disco: 9

  1. Travelin’ Alone: 9
  2. Rocking Chair: 9
  3. River Runs Deep: 8
  4. Judgement Day: 8.5
  5. How Deep Is the Ocean: 8
  6. My Very Good Friend the Milkman: 9
  7. Can’t Hold Out Much Longer: 8
  8. That’s No Way to Get Along: 9
  9. Everything Will Be Alright: 8.5
  10. Diamonds Made from Rain: 9
  11. When Somebody Thinks You’re Wonderful: 8
  12. Hard Times Blues: 8
  13. Run Back to Your Side: 8.5
  14. Autumn Leaves: 8

Con el lanzamiento a fines de Septiembre de su vigésimo álbum como solista, Eric Clapton se adentra en un viaje al pasado, a modo de repaso de su extensa y exitosa carrera. “Clapton”, sin más preámbulos, constituye uno de los mejores materiales que el británico compuso en mucho tiempo, llegando a encuadrarse dentro de los más destacados de 2010.

Valiéndose del aporte de numerosos legendario artistas, Clapton ofrece un sólido disco del más destacado blues y Rythym & Blues. Mucho piano, armónicas y por supuesto la guitarra del Dios, conforman un fabuloso disco digno de un grande como Eric Clapton.

JJ Cale, el mítico compositor norteamericano de quien Clapton tomó temas como “Cocaine” y “After Midnight”, vuelve a ser no sólo una inspiración, sino también un compañero de aventuras, ya que previamente habían grabado juntos el disco “The Road to Escondido”. “River Runs Deep” y “Everything Will Be Alright” son las dos buenas versiones que Clapton toma prestada en esta oportunidad, para darle su sutil toque.

A lo largo de la hora y minutos que dura el disco, el jazz y el blues flotan constantemente sin perder ni por un segundo su magnífica esencia. “Travelin’ Alone” de Lil Son Jackson, “Rocking Chair” y “My Very Good Friend the Milkman” son los temas más salientes. Sin embargo, otros como “That’s No Way to Get Along” con un estilo más movido, también hacen a las delicias del disco y “Diamonds Made from Rain” es otra gran aporte.

En el aspecto vocal como en el musical, se puede notar claramente a un Clapton relajado en todo sentido, logrando un sonido tan pacífico y tranquilo que no conseguía quizás desde el Unplugged.

Piro

Eric Clapton – Journeyman (1989)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Pretending: 9
  2. Anything For Your Love: 8
  3. Bad Love: 9
  4. Running On Faith: 9
  5. Hard Times: 8
  6. Hound Dog: 7,5
  7. No Alibis: 8,5
  8. Run So Far: 7,5
  9. Old Love: 7,5
  10. Breaking Point: 8
  11. Lead Me On: 7,5
  12. Before You Accuse Me: 9

Después del excelente “Slowhand” de 1977, Eric Clapton no tuvo durante los siguientes años un disco que rozara la perfección que había logrado con aquel material. Durante aquellos años se sucedieron trabajos como “Backless”, “Another Ticket” y “Behind The Sun”. La década de los 80 también había afectado en cierto modo la inspiración de Clapton. No sería hasta 1989 que retomaría la senda con el lanzamiento de “Journeyman”.

El disco presenta un sonido electrónico, con la utilización de sintetizadores en clara sintonía con las influencias de los años ochenta, aunque tampoco deja de lado el blues rockero característico de Clapton. Para la realización de su onceavo disco como solista, contó con la colaboración de artistas como George Harrison, Phil Collins, Greg Philliganes, entre otros. Compuesta también con la ayuda de Mick Jones del grupo Foreigner, “Bad Love” se convirtió en uno de los clásicos del disco y en la carrera de Clapton. Como en otras oportunidades, Eric versiona temas legendarios como “Hard Times” de Ray Charles, “Houng Dog” o “Run So Far” de Harrison.

Se destacan “Pretending” con un sonido fuerte y una gran letra, “Bad Love” por supuesto y “Running On Faith”. En una segunda línea, por catalogarlo de alguna manera están “No Abilis” y la balada “Hard Times”. Pero si de baladas bluseras se trata, “Before You Accuse Me” se alza como la más resonante.

“Journeyman” fue para Clapton una especie de resurgimiento luego de un período de poca influencia. Con este disco el Dios Blanco de la Guitarra dejaba en claro que todavía mantenía vigencia y cuerda para rato.

Piro