Archivo de la categoría: Duran Duran

Duran Duran – The Wedding Album (1993)

Puntaje del Disco: 6

  1. Too Much Information: 7
  2. Ordinary World: 10
  3. Love Voodoo: 8
  4. Drowning Man: 4
  5. Shotgun: 3
  6. Come Undone: 9
  7. Breath After Breath: 8
  8. UMF: 6
  9. None Of The Above: 9
  10. Femme Fatale: 7
  11. Shelter: 4
  12. To Whom It May Concern: 4
  13. Sin Of The City: 3

Diez años habían pasado desde que Duran Duran estuviera en la cúspide del pop con su elegante acto, que definió buena parte la música ochentosa. Pero casi como un mecanismo de relojería, apenas el calendario marcó que la década del 80 había terminado, los Duran Duran vieron su éxito mermado. Sólo quedaban tres integrantes originales (Andy y Roger Taylor, guitarrista y baterista, respectivamente, habían tirado la toalla en 1985) y la experimentación con el funk, el House y el Dance de sus últimos discos no había logrado atraer nuevos fans.

Con un panorama en el que parecían haber sido olvidados, los muchachos ingleses se encerraron en Londres y dieron vida a su álbum más orgánico y humano en mucho tiempo, el cual, curiosamente, no tiene nombre, por lo que se lo conoce como “The Wedding Album” (El álbum de la boda) debido a que la tapa muestra las fotos de boda de los padres de los integrantes.
El disco abre con ‘Too Much Information’, una pegadiza canción de “protesta” en donde los otrora niños mimados del videoclip dicen sin tapujos “Destruído por MTV. Odio morder la mano que me da de comer… tanta información”. Antes de Internet, Duran Duran ya consideraba que los medios estaban saturando el aire. Una interesante apertura que da lugar al plato fuerte del LP: ‘Ordinary World’, la balada que los revivió para buena parte del público y los dio a conocer para nuevas generaciones. Todo en ella transmite una sensación de triste belleza. Su característico riff, sus arreglos de cuerda, su poderoso estribillo, su épico solo y su melancólica letra, que hizo a Simon LeBon merecedor de un premio Ivor Novello.

Los aciertos se suceden con la seductora “Love Voodoo” y la otra balada insigne del disco, “Come Undone”. Es claro que son los temas lowtempo los que mejor funcionan, como demuestra el cover de Velvet Underground “Femme Fatale” y la colaboración con Milton Nascimento, “Breath after breath”. Sin embargo, “None of the above” es evidencia de que el grupo aún podía hacer un excelente tema del más puro pop.

Lamentablemente, el resto del disco naufraga en la mediocridad o la más pura irrelevancia. “Drowning man” y “Shotgun” son pavadas con intentos de hip-hop, “UMF” y “Shelter” no dicen realmente nada y “To whom it may concert” es un intento de emular a Prince que no sale demasiado airoso. El final es con “Sin of the city”, es otro proto-hiphop incluso desde su letra, que intenta una burda denuncia ante el incendio del boliche Happy Land en Nueva York, en marzo de 1990, iniciado por un cubano celoso, donde murieron 89 personas.

Un disco regular, al cual salvan sus excelentes singles y un puñado de canciones más. No sorprende que después de él, Duran Duran volviera a perder el rumbo hasta la reunión de la formación original en 2004.

Camilo Alves

Anuncios

Duran Duran – Duran Duran (1981)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Girls On Film: 7
  2. Planet Earth: 8
  3. Anyone Out Here: 8
  4. To The Shore: 7
  5. Careless Memories: 8
  6. Night Boat: 6
  7. Sound of Thunder: 7
  8. Friends of Mine: 9
  9. Tel Aviv: 7

¿Qué música se puede hacer con un bajo, un teclado y una máquina de ritmos? La banda sonora de una película porno de antaño es la apuesta más viable. Quizás por eso, los ingleses John Taylor y Nick Rhodes, bajista y tecladista, respectivamente, decidieron añadir más instrumentos a su proyecto musical. Tras varias formaciones, el dúo sumó finalmente a Roger Taylor en batería, Andy Taylor en guitarra (al parecer, Taylor no es un apellido particularmente raro en Gran Bretaña) y como cantante a un extraño personaje llamado Simon LeBon. Influenciados por el Glam Rock de David Bowie y Roxy Music, así como la música Disco que ya estaba agonizando, los cinco de Birmingham se bautizaron Duran Duran, en honor al villano de la película ‘Barbarella’, y grabaron su primer LP en 1981, inaugurando una década ansiosa por su original sonido.

“Girls on Film” y “Planet Earth” fueron los primeros singles y , no casualmente, los dos temas que abren la placa. Aprovechando el por entonces novedoso concepto del videoclip, los Duran Duran causaron revuelo con un corto plagado de mujeres semidesnudas luchando en crema (al final, lo de la música de película porno resultó más o menos cierto). El resto del disco se debate entre más buenas canciones que tranquilamente pudieron haber sido cortes de difusión (la melancólica ‘Anyone Out There’, la atmosférica ‘Sound of Thunder’ y la oscura y pegadiza ‘Friends of Mine’) y composiciones más experimentales como ‘To the shore’, ‘Night Boat’ o el instrumental ‘Tel Aviv’.

Cabe señalar que la edición norteamericana del disco omitió ‘To the shore’ en favor de un remix extendido de ‘Planet Earth’, y en su re-edición de 1983 la reemplazó con un tema nuevo, “Is There Something I Should Know?”, grabado durante las sesiones de “Seven & The Ragged Tiger”, su tercer álbum. El sonido de la banda ya era otro y es por eso que dicha canción no cuadra con el resto del material. Finalmente, en 2010, una edición remasterizada de lujo en 2 CDs incluyó todo el material de ambas ediciones, así como numerosos lados B, demos, tomas en vivo y remixes.

Camilo Alves

Duran Duran – Red Carpet Massacre (2007)

duran-duran-red-carpet-massacre-2007

Puntaje del Disco: 4

  1. The Valley: 4
  2. Red Carpet Massacre: 3
  3. Nite-Runner: 3
  4. Falling Down: 5
  5. Box Full O’ Honey: 6
  6. Skin Divers: 2
  7. Tempted: 3
  8. Tricked Out: 5
  9. Zoom In: 2
  10. She’s Too Much: 6
  11. Dirty Great Monster: 5
  12. Last Man Standing: 3

En el mundillo de la moda, pocas cosas son tan trágicas como un hombre de 50 años vestido como un skater. Asimismo, cualquiera se horrorizaría de ver a su padre en el boliche bailando los temas de moda e intentando usar códigos que no le pertenecen.

Una vergüenza ajena similar ocurre cuando uno se enfrenta a Red Carpet Massacre, el duodécimo álbum de los fabulosos cinco de Birmingham, Duran Duran, amos del pop sofisticado de los 80, que comenzaron a perder el rumbo a mediados de la década siguiente.

Tras el éxito de la fructífera reunión de los cinco miembros originales, que nos legó el excelente disco Astronaut, el grupo, una vez más, sufrió el desplante de su guitarrista Andy Taylor (idéntica situación ocurrió en 1985). Sin la influencia rockera del violero, el ahora cuarteto decidió sumergirse de lleno en el sonido de la primera década del siglo XXI, en un intento de renovar su sonido y presentarse como una alternativa viable para los hijos menores de sus fans originales. Para esto, reclutaron a Timbaland como productor, encargado de discos de Justin Timberlake (quien aparece como invitado en Red Carpet Massacre), Nelly Furtado, Pussycat Dolls, y demás actos pop para millenials.

Ya el primer tema del disco, “The Valley” nos advierte lo que vamos a obtener: una batería electrónica estéril, toneladas de efectos de sintetizador minimalistas, bajos procesados, una carencia casi absoluta de guitarras y, encima de todo ese pastiche digital, la voz de Simon LeBon, cantando sus melodías menos inspiradas en mucho tiempo. Lo mismo puede decirse del siguiente track, que da título al disco.

“Nite-Runner”, la primera colaboración con Justin Timberlake, intenta una atmósfera neoR&B, pero naufraga en loops y vocoders que hacen la colaboración del ex NSYNC imperceptible y transforman el tema en un midtempo anodino. “Falling Down”, el siguiente tema, también con Timberlake, es una balada más orgánica, con una guitarra alla John Frusciante y un estribillo efectivo. Sin embargo… ¡Timberlake sigue sin escucharse por ningún lado! ¿En qué colaboró? ¿Tocó la pandereta? ¿apretó el PLAY del sampler? Para una verdadera muestra de cómo sacar un producto decente de una colaboración con Justin Timberlake, vease “Signs” de Snoop Doggy Dog o “Love Never felt so good” en el disco póstumo de Michael Jackson, XScape.

Una balada acústica intitulada “Box Full O’Honey” recupera un sonido más clásico y nos permite soñar con una verdadera canción de Duran Duran. Pero el sueño termina apenas una pista después, cuando las palmas enlatadas y los ruiditos de teclado regresan en “Skin Divers”. Y hablando de sueño, LeBon canta como si recién lo despertaran de la siesta.

Abriendo la segunda mitad del disco, “Tempted” arremete con un riff de sintetizador Trance y todo va colina abajo a partir de allí. “Tricked out” es un instrumental que no está mal, aunque suena a un MIDI de “The Chauffeur”, aquel bellísimo cierre de “Rio”, quizás su disco más famoso. “Zoom In” molesta con una batería y un bajo synth pulsante. “She’s too much” promete con un riff de guitarra agradable, sólo para ser arruinada a los pocos segundos con otra máquina de ritmos y un wah wah de sintetizador. “Dirty Great Monster” tiene un buen comienzo, con una batería heavy y una guitarra comandando el track, amén de un solo de saxofón hacia el final del tema. Sin embargo, no resulta una buena canción. Tampoco lo es la artificiosa balada que cierra el disco, “Last Man Standing”.

Todo en este álbum suena forzado, aburrido, fuera de lugar y, ante todo, como el trabajo de dos equipos de personas que no tenían ninguna intención de grabar juntos. Se ve la oscura mano de la discográfica detrás de la producción, esa gente de traje que olvida la física del caos: si juntás un kilo del más fino caviar y un kilo del más delicioso tuco, obtenés dos kilos de una sustancia repugnante.

Camilo Alves

Duran Duran – Liberty (1990)

duran-duran-liberty-1990

Puntaje del Disco: 5

  1. Violence of Summer (Love’s Taking Over): 5
  2. Liberty: 4,5
  3. Hothead: 5
  4. Serious: 7
  5. All Along the Water: 4
  6. My Antarctica: 7
  7. First Impression: 5
  8. Read My Lips: 5,5
  9. Can You Deal With It: 6,5
  10. Venice Drowning: 4,5
  11. Downtown: 5

Duran Duran ya venía en declive a finales de los ochenta y olvidándose de glorias pasadas, Big Thing (1988), había sido un rotundo fracaso comercial y musicalmente hablando y su sucesor dos años después, Liberty, sería hasta peor.

Liberty es el sexto álbum de estudio de los de Birmingham y aunque si tuvo más repercusión que su antecesor se puede decir que es el punto más bajo a nivel compositivo en su carrera. El trabajo esta totalmente sobre producido y la banda parecía no saber que dirección tomar hay desde disco, rock, soul, new wave pero sin ideas coherentes esta mescolanza puede resultar en un verdadero desastre, incluso mayor que Big Thing.

Sus propios integrantes hablaron sobre Liberty años después de manera negativa, En 1998 John Taylor admitiría que sus adicciones a las drogas influyeron en el material: “Cuando ensayábamos pensábamos que estábamos ante un gran disco, pero no fuimos capaces de trasladarlo al estudio, de todas formas solo me acuerdo estar fumando aceite de hachís, es todo lo que puedo recordar de hacer ese álbum”.

Por suerte para ellos esta etapa de confusión y falta de concentración no duraría mucho y con su siguiente trabajo Duran Duran (The Wedding Album) de 1993, alcanzaron uno de sus mayores éxitos en toda su carrera con hits del calibre de “Ordinary World” y “Come Undone”, volverían a demostrar lo que valían.

F.V.

Duran Duran – Notorious (1986)

Duran Duran - Notorious (1986)

Puntaje del Disco: 6,5

  1. Notorious: 8,5
  2. American Science: 6
  3. Skin Trade: 7,5
  4. A Matter of Feeling: 6,5
  5. Hold Me: 7
  6. Vertigo (Do the Demolition): 7,5
  7. So Misled: 5,5
  8. Meet El Presidente: 6
  9. Winter Marches On: 5,5
  10. Proposition: 6

Hacia mediados de los ochenta Duran Duran se enfrentaba a una crisis interna y la realización de lo que sería finalmente su cuarto LP, Notorious (1986), paso por innumerables inconvenientes.

Luego del final de su exitosa gira mundial en 1984 el grupo necesitaba un descanso. Pero durante el mismo todos sus miembros terminaron trabajando en proyectos paralelos y cuando llegó el momento de ponerse a grabar lo nuevo de Duran Duran los problemas comenzaron a florecer. Las mayores diferencias surgieron con el guitarrista Andy Taylor quien terminaría contribuyendo solo en cuatro canciones antes de apartarse para comenzar su propio camino junto a la banda de Los Angeles, Missing Persons (Cuentan que las peleas fueron tales durante los primeros días de la grabación, que cada vez que tenían que hablar con Andy lo hacían por medio de sus abogados porque ellos ya ni se dirigían la palabra).

Como resultado esperable de estos inconvenientes Notorious no lograría alcanzar el espíritu ni la calidad de lo que la banda nos ofreció en su pico inicial de creatividad de sus primeros años. Solo algunos tracks como los singles “Notorious” y “Skin Trade” estan a la altura de lo que podemos esperar de ellos.

El resto del material decepciono a sus fanáticos y a la prensa especializada en general que lo vapulearon como nunca lo habían hecho antes con el conjunto de Birmingham, uno de los niños mimados de la década del ochenta.

F.V.

Duran Duran – Seven and the Ragged Tiger (1983)

Duran Duran - Seven and the Ragged Tiger (1983)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. The Reflex: 9
  2. New Moon on Monday: 8
  3. (I’m Looking For) Cracks in the Pavement: 7,5
  4. I Take the Dice: 7,5
  5. Of Crime and Passion: 7,5
  6. Union of the Snake: 8
  7. Shadows on Your Side: 7
  8. Tiger Tiger: 6
  9. The Seventh Stranger: 7

A pesar de que su tercer disco Seven and the Ragged Tiger no pudo emular la efervescencia de su aclamado segundo material Rio, Duran Duran se las ingenió para ubicar tres de sus temas (“The Reflex”, “New Moon on Monday” y “Union of the Snake”) entre lo más alto de los conteos musicales en Gran Bretaña.

Según su vocalista Simon Le Bon el álbum “es una aventura sobre un pequeño comando “The Seven” que somos nosotros, los cinco miembros de la banda y nuestros dos managers, y “the Ragged Tiger” vendría a ser el éxito. Siete individuos corriendo detrás del éxito. Es ambición, de eso se trata”.

La banda decidió abandonar temporalmente Reino Unido escapando a las presiones fiscales de su país y se refugió en Cannes, Francia donde escribieron casi todo el material para Seven and the Ragged Tiger. Posteriormente comenzaron las grabaciones en el estudio Air propiedad de George Martin en la isla caribeña de Monserrat donde grabaron la mayoría del material que fue concluido finalmente en Sydney, Australia. El disco finalmente daría a la luz en noviembre de 1983 alcanzando una inmediata repercusión y suceso en su país natal.

Musicalmente el disco decepciona comparándolo con sus antecesores, parecieran estar más enfocados a producir temas bailable exacerbando su habilidad para producir sonidos sexys y electrónicos que en un sonido y lírica sólida. Lamentablemente a partir de aquí la carrera de Duran Duran entraría en un declive del que se recuperarían gracias al recordado The Wedding Album (1993) que revitalizaría su carrera gracias a temas como “Ordinary World” y “Come Undone”.

F.V.

Duran Duran – Rio (1982)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Rio: 9
  2. My Own Way: 7
  3. Lonely In Your Nightmare: 7,5
  4. Hungry Like the Wolf: 9,5
  5. Hold Back the Rain: 8
  6. New Religion: 8,5
  7. Last Chance on the Stairway: 8,5
  8. Save a Prayer: 8,5
  9. The Chauffeur: 8

La reputación de Duran Duran se construyo desde los comienzos de la década del ochenta a través de videos musicales justo en el surgimiento y explosión de la cadena musical MTV, su imagen glamorosa y su look de chicos ingleses bien parecidos lograron imponer un estilo personal y atraer una base de seguidores considerables que los posesionarían como uno de los grupos de mayor repercusión en la década.

La historia de Duran Duran nos remonta a 1978 cuando dos compañeros de clase fanáticos de David Bowie y Roxy Music, Nick Rhodes (teclados) y John Taylor (guitarra) fundaron la banda junto a ellos Simon Colley (bajo) y Stephen Duffy (voz) completaban la formación. Esta formación fue sufriendo bajas con el correr de los años hasta consolidarse la formación histórica de Duran Duran con la que grabarían sus primeros discos Duran Duran (1981) y Rio (1982), con Simon LeBon haciéndose cargo de las voces en algunos temas, Andy Taylor como guitarrista y cantando en otros, John Taylor como bajista y también voces, Roger Taylor en batería y Nick Rhodes que además de los teclados se ocuparía de los sintetizadores.

Ningún grupo contemporáneo advirtió que era lo nuevo y supo aprovechar tanto el uso de videoclips como este quinteto oriundo de Birmingham cada video contaba con un sello distintivo incorporándoles un estilo y trama cinematográfica. Para su segundo trabajo Rio casi el cien por ciento de los temas contaba con su propio video algunos despertando controversia por su contenido erótico como “The Chauffeur” y otros como “Hungry Like the Wolf” formando parte de la banda de sonido de películas contemporáneas (Cazadores del Arca Perdida). Este manejo inteligente de su imagen y su indudable talento los ayudo a crecer en popularidad notablemente llegando a convertirse en ídolos de las audiencias jóvenes.

Su segundo trabajo Rio es una fiel representación de la década del ochenta haciendo hincapié en una ideal combinación de sintetizadores y guitarras que lógicamente termino sonando en los dos lados del Atlántico gracias a verdaderos hits como “Rio”, “Hungry Like the Wolf” y “Save a Prayer”, algunos menos conocidos como “Last Chance on the Stairway” y “Hold Back the Rain” tambien logran desarrollar ese sonido pop que sobrevuela todo el disco y el resto de su carrera en los ochenta.

F.V.