Archivo de la categoría: Devo

Devo – Question: Are We Not Men? Answer: We Are Devo! (1978)

Devo - Question Are We Not Men Answer We Are Devo (1978)

Puntaje del Disco: 9

  1. Uncontrollable Urge: 9
  2. (I Can’t Get No) Satisfaction: 8,5
  3. Praying Hands: 9
  4. Space Junk: 9
  5. Mongoloid: 9
  6. Jocko Homo: 8,5
  7. Too Much Paranoias: 7,5
  8. Gut Feeling: 9
  9. Come Back Jonee: 8,5
  10. Sloopy (I Saw My Baby Getting’): 8,5
  11. Shrivel-Up: 8,5

Devo es un grupo estadounidense de new wave creado en el año 1972 en la ciudad de Akron, Ohio. Mark Mothersbaugh y Gerard Casale formaron Devo ese año en la facultad de arte de la Universidad de Kent. El nombre “Devo” se deriva de su concepto de ‘de-evolución’, que es la idea de que la sociedad, en lugar de evolucionar, está en realidad involucionando, “como lo demuestra la actitud de rebaño de la sociedad estadounidense”.

El momento decisivo para la formación de Devo, fue el tiroteo ocurrido en la Universidad de Kent en 1970. Casale conocía a dos de los estudiantes muertos, e incluso pudo ver a otra estudiante herida. En ese momento, Casale cuenta que consideró la idea de la de-evolución sería muy similar a este tipo de hechos y que es una realidad tacita.

El estilo de Devo es una hibrido entre punk, new wave, post punk, art rock y pop. Además el contenido musical del grupo se entrelaza entre lo surrealista, lo kitsch, la sátira social y la ciencia ficción. Todo esto hace a Devo uno de los grupos más influyentes del pasado siglo en géneros de todo tipo, como el synth pop ( uno de los impulsores), industrial, rock, alternativo,  grunge , metal, experimental y muchos otros.

El álbum fue producido por Brian Eno, en los estudios Conny Planck en Colonia, Alemania. La banda logró ponerse en contacto con Eno cuando consiguieron entregarle un demo a David Bowie durante un show en Cleveland.

La gran facultad del disco es el nivel muy parejo de las canciones. Realmente no hay ni una canción en la que uno pudiera decir que es “la canción” del disco. No en absoluto; es el nivel sumamente parejo de las canciones el que le otorga una gran consistencia de la primera a la última canción.

Si tuviera que destacar un momento del álbum sería el cover de “(I Can’t Get No) Satisfaction”, no porque sea la mejor de la placa (de hecho no lo es) sino más bien por haber descuartizado un clásico del rock sin crear una bazofia. De hecho, la canción es buena y ni siquiera tiene el riff de guitarra característico y se apoya principalmente en el bajo y los teclados.

Un disco de elementos terrenales: riff simples, melodías que cumplen su cometido, batería que se sostienen con suficiencia, bajo rítmico. Todos por separados a lo mejor no son de otro mundo (salvo los teclados), pero todos estos elementos unidos crean algo que realmente no está al alcance de todos. Tanta admiración no es gratuita, es un poco lo que pasa con Kiss, son admirados con un cariño que excede en algunas ocasiones lo musical, principalmente en la puesta de escena, que siguen copiando (también a Bowie entre otros) la infinidad de artistas pop de ayer y hoy. La gran  diferencia es que ellos no son Devo.

Diego

Anuncios