Archivo de la categoría: Can

Can – Soon Over Babaluma (1974)

can-soon-over-babaluma-1974

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Dizzy Dizzy: 8,5
  2. Come Sta, La Luna: 8
  3. Splash: 8,5
  4. Chain Reaction: 8
  5. Quantum Physics: 7,5

Sin Damo Suzuki, esa omnipresente figura para el estilo de la banda experimental Can en sus mejor años, se suponía que los alemanes transitarían un período de transición sin discos de buena calidad, pero nada de esto ocurrió en un principio cuando lanzaron su sexto LP en 1974, Soon Over Babaluma.

Con la salida de Damo las voces se compartieron entre el guitarrista Michael Karoli y el tecladista Irmin Schidt, quienes sabiamente no intentaron copiar el estilo de su reciente cantante ni del anterior Malcolm Mooney.

Soon Over Babaluma continúa la linea de ambient inspirado de Future Days (1973) llevándolo hacia el extremo en particular en la canción que cierra el corto listado de temas “Quantum Physics”. El resto es Can en estado puro con momentos tan cercanos a la electrónica como al jazz pero sonando claro y con una atención a los detalles en cada canción admirable.

Lamentablemente estos prodigiosos músicos alemanes no pudieron mantener esta calidad sus siguientes años de historia. Es como si Soon Over Babaluma ofició de una continuación o una colección de “lados B” de Future Days y a partir de entonces se les acabó la inspiración, incluso muchos afirman que no volvieron a hacer nada decente desde entonces a pesar de sus intentos por reinventarse y de revivir musicalmente.

F.V.

Can – Future Days (1973)

Can - Future Days (1973)

Puntaje del Disco: 9

  1. Future Days: 9
  2. Spray: 8
  3. Moonshake: 9,5
  4. Bel Air: 9

En su quinto álbum de estudio, Future Days (1973), la banda alemana experimental Can adquiere un sonido con mayor orientación a la música ambient, aunque continúa sonando fantásticamente y totalmente avanzados a su época.

Sería el último trabajo con el japones Damo Suzuki y a su vez el fin del período dorado en la carrera de la banda que a partir de aquí bajaría bastante en calidad y no serían los mismos.

Future Days solamente contaba con cuatro temas. En la cara uno del LP encontramos al tema que le da el nombre a la obra de nueve minutos y medio de duración, “Spray” de ocho y medio y un tema corto como “Moonshake” que podría oficiar tranquilamente de single, siendo el tema más accesible y conciso del material. En el lado dos es donde se ve su veta más ambient con el track de veinte minutos “Bel Air”, que a pesar de su extensión es una verdadera experiencia musical imperdible.

Con este nuevo disco Can confirmaría su capacidad para crear paisajes sonoros en distintas capas y ritmos. Es complejo pero hermoso a la vez y además cuenta con un valor extra por ser la última aparición del mítico Suzuki en voces.

Damo dejó Can por amor. Se caso con su novia alemana y se convirtió en testigo de Jehova. Aunque en una entrevista reciente develaría también que lo alejo de la música durante tantos años: “No sé si todos lo saben: me encontraron un cáncer hace casi treinta años. Luego de sobrevivir a una operación sin transfusión de sangre, me llevó mucho tiempo volver a la normalidad. ¿Pero qué significa ser normal? Lo cierto es que, cuando uno pasa por semejante experiencia, nunca más se vuelve a ser como antes. Por eso, poco después, decidí hacer las cosas que realmente llevo en mi corazón. Entonces empecé a cantar de nuevo.”

En esta misma entrevista se le consulto sobre Can y dejó en claro su poco interes por lo que pueda pasar con su ex proyecto que lo hizo conocido mundialmente: “Sinceramente, no tengo ganas de hablar sobre mi período en esa banda alemana. No me gusta usar mi energía en cosas que no cambian y nunca lo harán. Lo siento, no tengo interés: prefiero seguir moviéndome por mi propio camino.”

F.V.

Can – Soundtracks (1970)

Can - Soundtracks (1970)

Puntaje del Disco: 7

  1. Deadlock: 7
  2. Tango Whiskyman: 6,5
  3. Deadlock (Titelmusik):
  4. Don’t Turn the Light On, Leave Me Alone: 7
  5. Soul Desert: 5
  6. Mother Sky: 9,5
  7. She Brings the Rain: 8

Para comienzos de 1970 el sello discográfico de la legendaria banda de krautrock Can les demandaba un segundo material cuanto antes; a pesar de esto el grupo que tenía una cierta noción de cómo sería estaba lejos de terminarlo.

La solución para esto resultó ser la recopilación de todos los temas que los alemanes habían aportado a bandas de sonidos de películas exitosas en su país hasta la fecha: “Deadlock”, “Cream”, “Mädchen”, “Deep End” y “Bottom”.

Así bajo el nombre de Soundtracks (1970) nacería el sucesor de Monster Movie. Como dato importante el disco marca el último registro del vocalista Malcolm Mooney como parte de la banda en “Soul Desert” y “She Brings the Rain”, y el primero de su reemplazante el excéntrico japonés Damo Suzuki responsable de las voces en el resto del material.

El tema “Mother Sky” de catorce minutos y medio de duración es el momento más lucido y justifica la escucha de todo el material. Reversionado en varias ocasiones “Mother Sky” fue incluido en una lista de la revista especializada Q en el puesto número 48 entre los “100 mejores temas de guitarras”.

Musicalmente Soundtracks ilustra la transición desde su sonido psicodélico primario hacia la electrónica y experimentación que se acentuaría en sus siguientes dos magistrales trabajos (Tago Mago y Ege Bemyasi).

F.V.

Can – Monster Movie (1969)

Puntaje del Disco: 9

  1. Father Cannot Yell: 9,5
  2. Mary, Mary So Contrary: 8,5
  3. Outside My Door: 9
  4. Yoo Doo Right: 8,5

Para finales de los sesenta un puñado de bandas originarias de Alemania iniciarían el movimiento musical conocido como krautrock, su principal innovación fue incorporar al rock, elementos propios de la psicodelia, de la música electrónica, del minimalismo y de la música experimental, principalmente. Entre ellas se destaco sobre el resto y logro relevancia a nivel mundial Can. Su disco debut Monster Movie (1969) comenzaría a mostrar algunas cosas de lo que mas adelante haría característico el sonido de Can.

En la portada del álbum aparece un robot gigante se trata de Galactus, un personaje de una revista de Marvel Comics de la que la banda era fanática.

Este disco representa un krautrock aún sin cuajar; álbumes posteriores de la banda como el recordado Tago Mago (1973) serán verdaderos representantes del krautrock maduro. Aun así la experimentación e improvisación dice presente en todo el disco, con una base de sonido bastante primitivo, pero no por sin sorpresa y locura que los caracterizaría en sus siguientes trabajos.

Monster Movie cuenta con la presencia del vocalista original de la banda el norteamericano Malcolm Mooney que cantaría también en dos temas mas de su siguiente disco Soundtracks para luego ser remplazado por el recordado Damo Suzuki, pieza clave en la mejor época de Can.

El disco cuenta con solo cuatro tracks pero en su mayoría muy largos, entre ellas la épica improvisación de “Yoo Doo Right” de más de veinte minutos, que en ningún momento te aburre, para solo nombrar un caso.

Monster Movie es una buena muestra de lo que se vería (en forma maximizada y mejorada) en los siguientes trabajos del grupo alemán a principios de los setenta. Un excelente balance entre hipnótica improvisación, experimentación y talento de este gran grupo conocido por pocos.

F.V.

Can – Ege Bamyasi (1972)

Puntaje del Disco: 9

  1. Pinch: 9
  2. Sing Swan Song: 9
  3. One More Night: 8,5
  4. Vitamin C: 8
  5. Soup: 8
  6. I’m So Green: 9,5
  7. Spoon: 9

Luego del sorprendente Tago Mago (1971) la banda progresiva Can continuaría acentuando su sonido experimental y alocadas composiciones con el lanzamiento de su siguiente trabajo Ege Bamyasi (1972). El disco recibió incluso mejores críticas que Tago Mago y fue tomado como influencia por numerosos artistas de la escena alternativa de los ochenta, como por ejemplo el líder de Pavement Stephen Malkmus que declaro: “Tocaba Ege Bamyasi todas las noches antes de dormir durante 3 años” y Thurston Moore de Sonic Youth: “Fue el primer disco de Can que escuche y no conocía nada de ellos cuando lo compre. Estaban totalmente afuera del rock and roll, era totalmente distinto a todo lo que habia escuchado hasta el momento”.

Ege Bamyasi contó con un inesperado hit en Alemania la inclasificable “Spoon”, realmente sonó demasiado por ser el tema de apertura de una serie de la televisión de ese país llamada “Das Messer” (El cuchillo). Mas haya de esto el objetivo de Can claramente no era cosechar éxitos ni minutos en las radios otros temas inspirados que resaltan del resto son “Pinch”, “Sing Swan Song” y “I’m So Green” (mas tarde versionada por otro Beck).

Lo que mas sorprende de la música de Can es lo avanzados y frescos que sonaban, a no olvidarse que el disco remite a 1972, pasaron treinta y ochos años! Y tranquilamente podría sonar como algo original actualmente. Lo que por un lado habla muy bien del grupo alemán y su inusual creatividad y por otro de la falta de ideas y sonidos fuera de lo convencional, salvo contadas excepciones, que actualmente predominan.

F.V.

 

Can – Tago Mago (1971)

Can-Tago Mago-Persimusic

Puntaje del Disco: 9,5

  1. Paperhouse: 9
  2. Mushroom: 9,5
  3. Oh Yeah: 9,5
  4. Halleluhwah: 8,5
  5. Aumgn: 7,5
  6. Peking O: 8
  7. Bring Me Coffee or Tea: 8

La historia de la banda experimental alemana Can comienza a mediados de 1968 en la ciudad de Colonia formados por el bajista Holger Czukay junto al guitarrista Michel Karoli, el tecladista Irmin Schmidt, el baterista Jaki Liebezeit y el cantante americano Malcolm Mooney, un pintor con escasa experiencia musical que sin embargo se adapta de inmediato a los propósitos de los recién creados Can. Luego de editar su primer trabajo Monster Movie en 1969 Mooney abandona el grupo por problemas psicológicos y es reemplazado por el japonés Damo Suzuki. El primer disco con Suzuki fue Soundtracks (1970) una compilación de canciones hechas para películas.

Pero el verdadero despegue artístico y reconocimiento por los críticos especializados comenzaría con la edición de Tago Mago (1971). Can cambio a un estilo más progresivo y experimental que sus anteriores grabaciones con más momentos instrumentales y menos vocales.

Tago Mago es un disco hipnótico. A partir de la improvisación las canciones van creciendo en espiral hasta destrozar cualquier tipo de canon. La melodía ya no interesa tanto como el efecto de que producen. Por eso a veces parece hasta una broma (hay que estar preparados para escucharlo como algo no convencional) sobre todo cuando improvisa Damo Suzuki como un loco poseído. Especialmente en temas muy largos como “Halleluhwah” (18:32), “Aumgn” (17:37) y “Peking O” (11:37), aunque los temas más destacados se encuentran en la primera parte “Paperhouse”, “Mushroom” y “Oh Yeah”.

Al escuchar detenidamente Tago Mago uno se da cuenta que es un disco vanguardista para su época que lo hacen sonar actual a casi cuarenta años de su edición y se entienden de donde vienen algunas locuras experimentales de grandes grupos de la actualidad como Radiohead (de Kid A en adelante), Primal Scream o Sonic Youth que tomaron a Can como una de sus principales influencias.

F.V.