Archivo de la categoría: Brainiac

Brainiac – Bonsai Superstar (1994)

Puntaje del Disco: 9

  1. Hot Metal Dobermans: 10
  2. Hands of the Genius: 9,5
  3. Fucking With the Altimeter: 8,5
  4. Radio Apeshot: 9
  5. Transmissions After Zero: 6,5
  6. Juicy (On a Cadillac): 8,5
  7. Flypaper: 8
  8. Sexual Frustration: 9,5
  9. To the Baby-Counter: 9
  10. You Wrecked My Hair: 8,5
  11. Meathook Manicure: 8
  12. Status: Choke: 8
  13. Collide: 7,5

En este su segundo disco de estudio, los Brainiac oscurecen el cuadro sónico ofrecido en sus primeras composiciones. Producido por Eli Janney, de Girls Against Boys, estas canciones recogen gran parte del espíritu ruidista de la banda de Janney, así como del afán experimentador musical y rítmico de grupos como Pixies, Pere Ubu, Half Japanese o los primeros Six Finger Satellite. Cabe destacar que este es el primer trabajo con John Schmersal a la guitarra, en sustitución de Michelle Bodine.

No es un disco de fácil asimilación, y las melodías que en él se encuentran se hacen casi imposibles de distinguir hasta pasadas unas cuantas escuchas. Además, el abuso del Moog y de la manipulación vocal por parte del cantante Tim Taylor hace que las letras sean bastante imperceptibles aun para personas con un conocimiento profundo del inglés.

Esta dosis de locura (y droga) musical empieza con la genial “Hot Metal Dobermans”, quizá el mejor tema de su discografía. Estupenda la combinación guitarra-bajo en esta canción, en la que el despecho por un desengaño amoroso parece ser el hilo conductor.

Le sigue la frenética “Hands of the Genius” y la efectiva y futurista “Fucking With the Altimeter”, que recuerdan más a grupos como Devo. “Radio Apeshot” es otro de los puntos culminantes del álbum, en el que la furia atonal de las guitarras culmina en el collage musical “Transmissions After Zero”.

“Juicy” y “Flypaper” son dos muy buenos intentos de noise, en las que además el oyente descubre al mejor Tim Taylor en la interpretación vocal, antes de llegar a la otra gran gema del álbum. “Sexual Frustration” es la epítome temática del disco, en la que se trata un aspecto capital en el mismo, reflejado básicamente en el título y letra de esta canción, pero con un afilado sentido del humor y un pegadizo ritmo de batería. De los siguientes temas merece la pena destacar la vibrante “To the Baby-Counter”, la pixiana “You Wrecked My Hair” o “Status: Choke”, de ascendencia grunge.

Finaliza todo con “Collide”, que a pesar de ser uno de los cortes menos destacables del disco, tiene momentos que nos adelantan el futuro del sonido Brainiac, que recuerda más a bandas como Nine Inch Nails y anticipa los momentos más experimentales y musicalmente claustrofóbicos de Radiohead.

En conclusión, estamos quizá ante el mejor trabajo de los de Ohio, el más inaccesible, pero también en el que los intentos de experimentación están mejor enfocados. Brainiac se alejaron con este disco de los convencionalismos que estaban atenazando al indie americano post-Nirvana, ofreciendo una joya altamente recomendable para todo fan del rock alternativo de los 90.

Ruben S.

Anuncios

Brainiac – Hissing Prigs in Static Couture (1996)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Indian Poker, Pt. 3: –
  2. Pussyfootin’: 8
  3. Vincent Come on Down: 8,5
  4. This Little Piggy: 9
  5. Strung: 8
  6. Hot Seat Can’t Sit Down: 9
  7. The Vulgar Trade:
  8. Beekeepers Maxim: 8,5
  9. Kiss Me U Jacked up Jerk: 7,5
  10. 70 KG Man: 7,5
  11. Indian Poker, Pt. 2:
  12. Nothing Ever Changes: 8,5
  13. I Am a Cracked Machine: 8,5

En pleno auge del rock alternativo, en el año 1992 nacería en Ohio un grupo que tuvo una breve existencia pero que supo destacarse en este género siendo muy original en su corto legado. Esta banda era Brainiac (mismo nombre que un villano de Superman), también conocida como 3RA1N1AC.

Lo que distinguía a Brainiac es que desarrollaba un rock alternativo muy experimental. A estos tipos les encantaba combinar su música con sonidos computarizados (a lo Radiohead) y voces robotizadas, sin perder el sentido de lo que es una melodía pero siendo impredecibles al mismo tiempo. Desarrollando este estilo, Brainiac alcanzaría su pico de creatividad en su tercer trabajo discográfico Hissing Prigs in Static Couture. El mismo es considerado como su mejor disco, distinguido desde mi punto de vista por ser muy sólido y porque cada vez que lo escuchemos se redescubren nuevas virtudes para elogiar.

Veamos lo que ofrece. Los primeros cortes del álbum siembran una dinamita paranoica muy divertida, destacándose especialmente “This Little Piggy” y “Hot Seat Can’t Sit Down”. En el medio también tenemos interesantes canciones como “Strung” y “Beekeepers Maxim” que son más atmosféricas y oscuras. Y los temas que cierran el disco tampoco bajan el nivel. Por ejemplo, “Nothing Ever Changes” tiene una combinación de voces imperdible. Y de gran final está “I Am a Cracked Machine”, un rocker robotizado muy bueno.

Lamentablemente Hissing Prigs in Static Couture sería el ultimo trabajo del grupo. Su líder Tim Taylor fallecería en 1997 en un accidente automovilístico. Y la banda se terminaría desintegrando en su mejor momento.

Persy