Archivo de la categoría: Bob Dylan

Bob Dylan – Empire Burlesque (1985)

Puntaje del Disco: 6

  1. Tight Connection to My Heart (Has Anybody Seen My Love): 8
  2. Seeing the Real You at Last: 6
  3. I’ll Remember You: 7,5
  4. Clean Cut Kid: 5,5
  5. Never Gonna Be the Same Again: 5,5
  6. Trust Yourself: 6,5
  7. Emotionally Yours: 8
  8. When the Night Comes Falling from the Sky: 5
  9. Something’s Burning, Baby: 5,5
  10. Dark Eyes: 9

La década infame de los ochenta le había pegado bastante duro a Dylan en sus inicios con su versión evangelista. Afortunadamente ese estilo empezaría a abandonarlo con los años y para mediados de los ochenta aparecería una versión más romántica de Bob en Empire Burlesque.

Desafortunadamente, en  Empire Burlesque Dylan se vería también afectado por lo que sonaba en aquellos años y eso se nota mucho en la producción del disco. En donde más se notaría es en esa batería electrónica tan característica de los ochenta. Pero a eso también le sumó algo que venía explotando bastante en sus últimos años, los coros Gospel. Así que por momentos es entretenido y acertado con su Gospel ochentoso como en “Tight Connection to My Heart”. Pero Dylan no es lo suficientemente consistente a lo largo de todo el álbum y las melodías son en varios pasajes mediocres.

Donde más se luce sin ser descollante es en las baladas como  “I’ll Remember You” y “Emotionally Yours”. Entre ellas la más lúcida es “Dark Eyes”, donde se puede escuchar la versión más clásica de Bob, haciendo una linda canción Folk con guitarra acústica y armónica que recuerda sus mejores años.

Empire Burlesque termina redondeándose como un disco que no es malo, que sobrevive pese a estar arraigado por el sonido de la época, aunque ciertamente tampoco se ubica dentro de lo mejor de su catálogo.

Persy

Anuncios

Bob Dylan – Infidels (1983)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Jokerman: 9
  2. Sweetheart Like You: 7,5
  3. Neighbourhood Bully: 8,5
  4. License to Kill: 7
  5. Man of Peace: 6,5
  6. Union Sundown: 7
  7. I and I: 6,5
  8. Don’t Fall Apart on Me Tonight: 7,5

Por fin terminó la trilogía cristiana de Dylan, y así se fue una de las épocas más decepcionantes en cuanto a lo que Bob ofreció a nivel lírico y que incluso le significó resultados muy negativos comercialmente hablando. Pero en su reaparición y renovación tenemos a un Dylan que empieza a profundizarse en la década (asesina) de los ochenta. Y para ello sumaría incorporaciones de mucho renombre como Mick Taylor y Mark Knopfler, quienes colaborarían en la creación de Infidels.

En Infidels se ve levemente afectado por la influencia de los ochenta, de hecho, su mejor canción del álbum, “Jokerman” toma sutilmente influencias del Reggae en su ritmo. Pero realmente queda muy bien en su melodía y estribillo.

De todas formas, musicalmente hablando Infidels es un disco bastante normal y convencional en lo que ofrece. No hay nada que llame mucho la atención y eso incide en la calidad del álbum. La mayoría de sus canciones tienen un nivel promedio. Hay baladas como “Sweetheart Like You” que si bien resultan agradables no resaltan mucho tampoco. Entre ellas, además de “Jokerman”, se podría remarcar a “Neighbourhood Bully” con una base más rockera que es más propia de Mick Taylor.

Lo que sí se puede destacar del disco es la calidad de las letras de Dylan, que se emparejan con las Blood on the Tracks al contar mucho de desamores. Aunque también hay canciones que tocan temas de crítica social y protesta como “License to Kill” y “Union Sundown”.

Sin embargo, con las letras solo no alcanza si las composiciones no acompañan del todo. Un dato no menor es que “Blind Willie McTell” podría haber formado parte del álbum pero quedó descartada, una lástima porque podría haber resaltado más al disco. Aun así Infidels es un trabajo que presenta una mejora sustancial respecto de lo que fue su época cristiana y por eso hay que aplaudir esta reaparición de Dylan.

Persy

Bob Dylan – Shot of Love (1981)

Puntaje del Disco: 5,5

  1. Shot of Love: 6,5
  2. Heart of Mine: 6,5
  3. Property of Jesus: 5,5
  4. Lenny Bruce: 5
  5. Watered-Down Love: 5,5
  6. The Groom’s Still Waiting at the Altar: 6
  7. Dead Man Dead Man: 5
  8. In the Summertime: 5,5
  9. Trouble: 5,5
  10. Every Grain of Sand: 6,5

Shot of Love es (afortunadamente) el tercer y último disco de lo que se conoce como la trilogía cristiana de Dylan. O mejor dicho, lo que se conoce como la peor etapa de Dylan en toda su discografía.

Bob se encontraba muy ensimismado con Jesús, Dios y con tratar de enviar un mensaje religioso en sus canciones. Y siguiendo esta onda tocó fondo en Saved como pocas veces en su carrera. En Shot of Love ese estilo dogmático sigue presente, pero ya no es tan incisivo. No solo desde lo lírico, sino también desde el aspecto musical, ya que nos encontramos con un Dylan un poco más rockero aunque sin abandonar el Gospel como principal eje del álbum.

Por eso Shot of Love muestra mejoras respecto de Saved, pero no deja de ser un disco bastante flojo. Compositivamente hablando, Bob ofrece canciones que van desde lo genérico e inmemorable, hacia lo pobre y fallido cuando intenta hacer otras cosas (la aburrida balada a piano “Lenny Bruce” y el pseudo reggae “Dead Man Dead Man”).

Hay poco para resaltar en el disco. Tal vez la homónima “Shot of Love”, con su estilo enérgico y su estribillo, o la balada “Every Grain of Sand”. Pero es muy pobre en general. Por suerte Dylan empezaría a aflojar con su onda religiosa. Sin embargo, le costaría levantar cabeza en los años venideros. Bob se adentraría con dificultad en los ochenta, en la década a asesina.

Persy

Bob Dylan – Slow Train Coming (1979)

Puntaje del Disco: 7

  1. Gotta Serve Somebody: 8,5
  2. Precious Angel: 8,5
  3. I Believe In You: 7
  4. Slow Train: 8
  5. Gonna Change My Way Of Thinking: 6,5
  6. Do Right To Me Baby (Do Unto Others): 6
  7. When You Gonna Wake Up: 7
  8. Man Gave Names To All The Animals: 7
  9. When He Returns: 7

Slow Train Coming es el primer disco de lo que se conoce como su “Trilogía Cristiana”. Es decir, el comienzo de la versión “Flanders” de Dylan. No por nada muchos lo toman como su etapa más cuestionable y menos interesante.

Sin embargo, a diferencia de Saved que es una completa porquería, Slow Train Coming musicalmente no es una aberración. De todas formas las letras tienen es carga religiosa de fondo que en cierto punto la estropean. Con solo ver los nombres de las canciones alcanza. Y en cierto punto cuando Dylan se pone más bíblico y santurrón es cuando más denso se torna el álbum.

¿Cómo llegó Bob a volverse un cristiano evangelista sumamente creyente? La historia cuenta desde sus inicios estaba influenciado por la biblia pero sin darle demasiado interés o profundidad a su vida religiosa. El quiebre se dio cuando experimentó la presencia de Cristo luego del fracaso de su matrimonio con Sara y cuando le llegaba un tormento de críticas negativas en su carrera musical. Esta aparición lo terminó “salvando”. El mismo Dylan dijo en su momento: “Jesús se apareció ante mí como rey de reyes y señor de señores. Había una presencia en la habitación que no podía ser nadie salvo Jesús… Puso su mano sobre mí. Fue algo físico. Lo sentí. Sentí todo mi cuerpo temblar. La gloria del Señor me tiró al suelo y me recogió”.

Slow Train Coming sería el primer paso de su incursión cristiana en el que mezclaría Blues Rock con Gospel. Y los resultados no son tan malos, pese a lo polémico de sus letras. El Blues Rock de “Gotta Serve Somebody” y “Slow Train” es bastante sólido y también aparecen canciones más melódicas como “Precious Angel”.

Pero la principal cualidad de Dylan se ve tapada por su fanatismo. Así que no esperen un álbum con letras majestuosas a menos que sean cristianos que disfruten de ir a la iglesia con frecuencia.

Persy

Bob Dylan – Saved (1980)

bob-dylan-saved-1980

Puntaje del Disco: 3,5

  1. A Satisfied Mind: 4,5
  2. Saved: 4,5
  3. Covenant Woman: 4,5
  4. What Can I Do For You: 4
  5. Solid Rock: 4,5
  6. Pressing On: 3,5
  7. In The Garden: 3,5
  8. Saving Grace: 4
  9. Are You Ready: 3,5

Si hay una etapa que hay que olvidar de Dylan esa fue la conocida como su “trilogía cristiana”, que comenzó con Slow Train Comming en 1979, pero que tocaría su punto más bajo con su siguiente trabajo, Saved.

Saved es no solo el momento más infame de esta etapa de Dylan sino tal vez el peor disco de su carrera. En sus primeros años Bob lanzó trabajos flojos como Self Portrait o que eran compendios desechables como Dylan de 1973, pero nunca van a encontrar algo más decepcionante y paupérrimo que Saved.

El grandísimo problema de este álbum, es que Dylan comparte su devoción por Dios y Jesús, que no solo apesta en términos de Rock, sino que lo hace con una pomposidad tan fervorosa y constante que satura tu paciencia. No es que tenga algo contra el cristianismo, pero las letras de Dylan son tan dogmáticas y religiosas que resultan muy poco interesantes y bastante decepcionantes. Especialmente sabiendo de quién viene: uno de los mejores letristas, de los más inteligentes y poéticos que se conocen, y no olvidemos que fue recientemente galardonado como Nobel a mejor escritor.

Y así como sus letras están infestadas por esta nueva onda que adquirió a fines de los setenta, su música tampoco se salva. Dylan recurre al Góspel que le dan un aire santurrón y religioso realmente insoportable. Y cuando no hay coros femeninos de Góspel, apela a un Blues Rock cuanto menos genérico, o por lo menos que hubiera estado bien hacía 10 años.

A su favor, si así se lo puede decir, las canciones no son estrictamente horribles, hay ciertas melodías, que se pueden escuchar sin que te atrofien los oídos. Pero son tan mediocres en su mensaje que se transforman en un lamento. Además, con el correr de los minutos Saved se vuelve aún más molesto en su idea de disco para iglesia. Nunca van a escuchar un álbum en el que mencione tanto la palabra “Lord”, o hablando de Jesus como “He”, al igual que Cristina Fernández de Kirchner cuando se refiere a Néstor como “Él” en sus discursos.

¿Pero saben que es lo más feo del disco? La tapa, pintada por Tony Wright, representando la mano de Jesucristo que alcanza desde el cielo a las manos de sus creyentes…

Persy

Bob Dylan – Street-Legal (1978)

Bob Dylan - Street-Legal (1978)

Puntaje del Disco: 6

  1. Changing of the Guards: 7,5
  2. New Pony: 6
  3. No Time to Think: 5
  4. Baby Stop Crying: 5
  5. Is Your Love in Vain: 5,5
  6. Senor (Tales of Yankee Power): 6,5
  7. True Love Tends to Forget: 7,5
  8. We Better Talk This Over: 6,5
  9. Where Are You Tonight (Journey Through Dark Heat): 6

Luego de los dos grandes discos que Dylan editó a mediados de los setenta, Blood on the Tracks y Desire, los sucedería un álbum que deja un sabor decepcionante considerando el gran nivel que venía teniendo Bob.

Street-Legal llegaría en 1978 cuando Dylan venía de su famosa gira conocida como Rolling Thunder Revue, caracterizada por tener una banda tan gigantesca como notable. Siguiendo esa tendencia nuestro querido cantautor decidiría grabar este disco con un grupo bastante numeroso aunque no exactamente igual al de la gira. De esta forma, produciría un disco que no es de Folk Rock, sino más bien de Rock convencional con una onda Gospel constante que aporta el coro femenino que se escucha en cada corte. Lamentablemente, estos coros restan más de lo que suman y musicalmente Street-Legal es genérico. De hecho se la extraña a Scarlet Rivera, quien con su violin le dio un tono muy especial a Desire.

Pero lo peor es que Dylan tampoco estaba muy inspirado. Sus composiciones son muy poco memorables. Sus letras se centran más en temas personales que de crítica social, como bien lo hacía en Desire. Y sus melodías no son las mejores. “Changing of the Guards” es de lo más potable en esta nueva versión de Dylan y “True Love Tends to Forget” es de los pocos que me atrevo a decir que tienen  un aire dylanesco.

Así que Street-Legal es un disco mediocre, regular. Que es cierto se puede escuchar sin sobresaltos pero que tampoco nos nutre del material clásico que estamos acostumbrados de Dylan. Lo que sí hay que reconocer es queBob siempre cambia. Aunque claro, el cambio esta vez no fue favorable.

Persy

Bob Dylan – Desire (1976)

Bob Dylan - Desire (1976)

Puntaje del Disco: 9

  1. Hurricane: 10
  2. Isis: 9
  3. Mozambique: 9
  4. One More Cup of Coffee (Valley Below): 9
  5. Oh, Sister: 8,5
  6. Joey: 7,5
  7. Romance in Durango: 8,5
  8. Black Diamond Bay: 8,5
  9. Sara: 9

Luego de Blood on the Tracks, uno de sus discos más representativos e importantes, Dylan dejó de sangrar un poco por la herida que le significó la separación de su esposa y retomó su hábito por escribir otro tipo de canciones menos personales.  Además, el dramaturgo Jacques Levy colaboraría con Bob en la composición de las canciones, logrando un estilo más narrativo para lo que sería su nuevo álbum, Desire.

El otro aspecto distintivo de Desire, está en la incorporación de la violinista Scarlet Rivera, dándole un toque diferencial en cada corte con su instrumento. Según se cuenta, Dylan la vio cruzando la calle con su violín en la maleta y se le ocurrió invitarla a tocar con él. Scarlet diría al respecto: “Si hubiera cruzado la calle segundos antes, nunca hubiera ocurrido”.

Yendo de lleno en las canciones, hay algunas que son controversiales. La primera y más conocida es “Hurricane”, un clásico rutilante de estilo Folk pero que tiene su épica y un ritmo trepidante, en el que Dylan narra la acusación del triple homicidio del boxeador Rubin “El Huracán” Carter (hay una película protagonizada por Denzel Washington por si alguno no sabía), defendiéndolo.  La otra es “Joey”, mucho menos lograda y excesivamente larga para mi gusto, marcando una alegoría con el gángster “Crazy Joey” Gallo.

El resto del material de Desire también es bastante sólido. Especialmente rescato la primera parte del álbum. La voz de Dylan en dueto vocal con una voz femenina en “Mozambique” y la balada “One More Cup of Coffee (Valley Below)” suena muy bien. “Isis” tiene un ritmo en el que me gusta la combinación entre violín y armónica, muy buena. Su historia sobre matrimonio y separación (sumándole fantasía) marca un vínculo con lo que le pasó a Dylan, pero en el último tema “Sara”, es más abierto y personal  al respecto, dejando en claro que no abandonó por completo la influencia de Blood on the Tracks.

Las grabaciones y el lanzamiento de Desire marcaría el inicio de la etapa de su famosa gira “Rolling Thunder Revue” (escuchen su Bootleg de 1975, no tiene desperdicio). Pero lo más importante es que sería el último gran álbum de Bob Dylan en mucho tiempo. Una gran catarata de decepciones aparecería en los siguientes años.

Persy

Bob Dylan & The Band – The Basement Tapes (1975)

Bob Dylan & The Band - The Basement Tapes (1975)

Puntaje del Disco: 7

Disco 1:

  1. Odds And Ends: 7,5
  2. Orange Juice Blues (Blues For Breakfast): 7,5
  3. Million Dollar Bash: 8,5
  4. Yazoo Street Scandal: 8,5
  5. Goin’ To Acapulco: 8
  6. Katie’s Been Gone: 7,5
  7. Lo And Behold: 7
  8. Bessie Smith: 7,5
  9. Clothes Line Saga: 7,5
  10. Apple Suckling Tree: 7
  11. Please Mrs Henry: 7
  12. Tears Of Rage: 9

Disco 2:

  1. Too Much Of Nothing: 7,5
  2. Yea! Heavy And A Bottle Of Bread: 7,5
  3. Ain’t No More Cane: 6,5
  4. Crash On The Levee (Down In The Flood): 7
  5. Ruben Remus: 6
  6. Tiny Montgomery: 5
  7. You Ain’t Goin’ Nowhere: 8
  8. Don’t Ya Tell Henry: 5,5
  9. Nothing Was Delivered: 7
  10. Open The Door Homer: 6,5
  11. Long Distance Operator: 6
  12. This Wheel’s On Fire: 6

The Basement Tapes es un álbum que en realidad nació en el año 1967. Por aquel entonces eran grabaciones no oficiales que Dylan había hecho con el grupo The Hawks. Y el disco se lo conocía bajo el nombre  Great White Wonder. Recién en 1975 se vería su versión oficial lanzada en conjunto con The Band.

La época de las grabaciones de The Basement Tapes en los sesenta coinciden con el período en que Bob estuvo alejado del público por su accidente en motocicleta.  Es decir, posterior a sus dos mejores discos o por lo menos los más aclamados. Sin embargo, en The Basement Tapes musicalmente Dylan y The Band no hacen algo particularmente revelador. Es folk, country y blues tradicional. Tal vez ese sea el problema de este compilado de canciones, en ser un poco genérico (especialmente el segundo disco) y en no resultar grandioso en sus composiciones. Es por eso que con dificultad se encuentran grandes canciones. La única para mi gusto que vale la pena es la encantadora balada  “Tears of Rage” (que también figura en el álbum debut de The Band).

Aun así, lo que hay que destacar es que en Dylan se nota una vibra entretenida. Y The Band ayuda a nutrir ese sonido y hasta aparecen números en los que Richard Manuel y Robbie Robertson salen de las sombras de la figura hegemónica de Dylan para interpretar canciones.

A la crítica en general le encantó este disco. Pero como verán nosotros discrepamos un poco. Es un buen álbum, especialmente para fans de Bob, pero también es un trabajo bastante sobrevalorado.

Persy

I’m Not There (2007)

Im Not There

Puntaje del Disco: 8

Disco 1

  1. All Along the Watchtower (Eddie Vedder and The Million Dollar Bashers): 8,5
  2. I’m Not There (Sonic Youth): 8,5
  3. Goin’ to Acapulco (Jim James and Calexico): 8
  4. Tombstone Blues (Richie Havens): 8
  5. Ballad of a Thin Man (Stephen Malkmus and The Million Dollar Bashers): 9,5
  6. Stuck Inside of Mobile with the Memphis Blues Again (Cat Power): 9
  7. Pressing On (John Doe): 9
  8. 4th Time Around (Yo La Tengo and Buckwheat Zydeco): 8
  9. Dark Eyes (Iron & Wine and Calexico): 8
  10. Highway 61 Revisited (Karen O and The Million Dollar Bashers): 8,5
  11. One More Cup of Coffee (Roger McGuinn and Calexico): 8,5
  12. The Lonesome Death of Hattie Carroll (Mason Jennings): 8
  13. Billy 1 (Los Lobos): 8
  14. Simple Twist of Fate (Jeff Tweedy): 8,5
  15. Man in the Long Black Coat (Mark Lanegan): 8
  16. Señor (Tales of Yankee Power) (Willie Nelson & Calexico): 8

Disco 2:

  1. As I Went Out One Morning (Mira Billotte): 8
  2. Can’t Leave Her Behind (Stephen Malkmus & Lee Ranaldo): 8
  3. Ring Them Bells (Sufjan Stevens): 8,5
  4. Just Like a Woman (Charlotte Gainsbourg & Calexico): 8
  5. Mama You’ve Been on My Mind/A Fraction of Last Thoughts on Woody Guthrie (Jack Johnson): 8
  6. I Wanna Be Your Lover (Yo La Tengo): 7,5
  7. You Ain’t Goin’ Nowhere (Glen Hansard and Markéta Irglová): 8
  8. Can You Please Crawl Out Your Window? (The Hold Steady): 7,5
  9. Just Like Tom Thumb’s Blues (Ramblin’ Jack Elliott): 7,5
  10. The Wicked Messenger (The Black Keys): 7,5
  11. Cold Irons Bound (Tom Verlaine & The Million Dollar Bashers): 9
  12. The Times They Are a-Changin’ (Mason Jennings): 8
  13. Maggie’s Farm (Stephen Malkmus & The Million Dollar Bashers): 7,5
  14. When the Ship Comes In (Marcus Carl Franklin): 7,5
  15. The Moonshiner (Bob Forrest): 8,5
  16. I Dreamed I Saw St. Augustine (John Doe): 8
  17. Knockin’ on Heaven’s Door (Antony and the Johnsons): 7,5
  18. I’m Not There (Bob Dylan and The Band): 7,5

Una reseña que costó terminar. I’m Not There es un disco doble tan extenso y rico como la carrera de la persona homenajeada: Bob Dylan.

La película biográfica de Dylan además de contar con la actuación de diferentes actores (incluyendo a la actriz Cate Blanchett), nos trae un soundtrack muy bueno en el que colaboraron numerosos artistas de renombre, en su mayoría de rock alternativo, que vale la pena escuchar como Stephen Malkmus, Cat Power, Yo la Tengo, Sonic Yoth, Jeff Tweedy, Karen O, etc.

A eso hay que sumarle el atractivo de que muchos de estos temas cuentan con un súper grupo de apoyo llamado “The Million Dollar Bashers” conformado por Lee Ranaldo y Steve Shelley de Sonic Youth, el guitarrista de Wilco Nels Cline, Tom Verlaine, el bajista de DylanTony Garnier, el guitarrista Smokey Hormel y el tecladista  John Medeski.

Este disco tributo a Dylan tiene otras particularidades. Por un lado, los artistas invitados en general respetan el sonido Folk de Bob. Y a eso hay que sumarle que los covers son realmente muy buenos. Así que I’m Not There es muy consistene. Obviamente ayuda la calidad de las composiciones porque al fin de cuentas son todos temas de Dylan.

El primer disco para mi es el mejor. Puede destacar fácilmente un puñado de temas sobre el resto. En primer lugar “Ballad of a Thin Man”, que suena muy bien. La voz de Malkmus es como escuchar a Dylan rejuvenecido. Luego está En “Stuck Inside of Mobile with the Memphis Blues Again” en otra fantástica versión, donde Cat Power sorprende imitando muy bien la entonación de Dylan. Y también está “Pressing On” con John Doe sacando todo el soul dando intensidad a su interpretación.

El segundo disco decae levemente en el nivel. Tal vez porque no hay mucho que sorprenda en el material. “Cold Irons Bound” es de lo más interesante de esta segunda parte. Es un cover lento y muy sombrío a cargo de Tom Verlaine.

El resto está bastante bien. No hay una sola versión que pueda ser juzgada como mala y la calidad de los artistas que formaron parte de este homenaje, es una invitación lo suficientemente atractiva para escuchar al álbum.

Persy

Bob Dylan – Planet Waves (1974)

Bob Dylan - Planet Waves (1974)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. On a Night Like This: 8
  2. Going Going Gone: 9
  3. Tough Mama: 7,5
  4. Hazel: 7,5
  5. Something There Is About You: 8
  6. Forever Young (version 1): 9,5
  7. Forever Young (version 2): 6
  8. Dirge: 8
  9. You Angel You: 6,5
  10. Never Say Goodbye: 7
  11. Wedding Song: 7,5

Planet Waves es el primer disco de Dylan luego de 4 años desde New Morning, dejando de lado su colaboración en el Soundtrack de Pat Garrett & Billy the Kid.

Si bien Bob hace su reaparición en un álbum en serio en los setenta y se lo nota bastante enérgico, especialmente por cómo interpreta sus canciones, está lejos de ser un disco destacado en el catálogo del cantautor.

Para la grabación de este disco contaría con The Band haciendo de apoyo en la conformación de su sonido, que ciertamente se podría decir que mejoran su calidad, sin embargo no ofrecen nada que particularmente los destaque o resulte innovador. Tiene cierto dejo genérico el sonido para su época. De hecho Dylan con un sonido más simplista, apoyado en guitarra acústica y armónica, logró mejores resultados en sus primeros años. Tenía más llegada.

Por otro lado, las composiciones de Dylan son buenas aunque la mayoría carecen de la grandeza que sí logró tener antes. El único clásico acá es la hermosa y emotiva balada “Forever Young”.  Dylan te llega cada vez que entona su estribillo. Por desgracia ofrece dos versiones donde la segunda que es más dinámica, carece de todo sentido que sea de esa forma. Es una demostración fehaciente de cómo se puede arruinar un tema tocandolo de una manera completamente diferente. Otro punto destacado desde mi forma de ver es la otra muy buena balada de Planet Waves, la melancólica “Going Going Gone”.

Lo que queda del álbum son agradables canciones de folk rock, country y blues rock, que tienen buenas melodías pero que difícilmente queden en tu recuerdo. Por eso Planet Waves solo es reconocido como el disco de “Forever Young” y el paso previo a su mejor producción de los setenta: Blood on the Tracks.

Persy

Bob Dylan – Bringing It All Back Home (1965)

Bob-Dylan-bringing-it-all-back-home

Puntaje del Disco: 9,5

  1. Subterranean Homesick Blues: 10
  2. She Belongs To Me: 9
  3. Maggie’s Farm: 7,5
  4. Love Minus Zero/No Limit: 8,5
  5. Outlaw Blues: 7,5
  6. On The Road Again: 7,5
  7. Bob Dylan’s 115th Dream: 8
  8. Mr Tambourine Man: 10
  9. Gates Of Eden: 8,5
  10. It’s Alright Ma (I’m Only Bleeding): 9
  11.  It’s All Over Now Baby Blue: 9,5

Bringing It All Back Home es considerado un álbum revolucionario en la carrera de Dylan. También podría ser tomado como un disco de transición, porque significó la novedosa evolución en su estilo en donde comenzaría a electrificar su sonido.  De todas formas, en Bringing It All Back Home las canciones folk acústicas acompañadas por su armónica todavía prevalecen. Se podría decir que conviven en él las dos versiones de Bob: la de sus primeros años y la de los venideros.

Sin embargo, hay que destacar que las canciones que más se resaltan son las folkys acústicas, en especial “Mr Tambourine Man”, una de las canciones más legendarias y recordadas (especialmente por su estribillo) de los primeros años de Dylan. También hay que remarcar en este grupo a la balada “She Belongs To Me”, a la singular “It’s Alright Ma” (me encanta la base simple de guitarra y como Dylan recita) y por supuesto “It’s All Over Now Baby Blue”, un clásico definitivo del álbum.

En la otra mano tenemos a las canciones que simbolizan su “electrificación” tomando bases en el blues. Donde el sonido es sinceramente rudimentario y de la misma calidad primitiva que desarrollaban en sus primeros años las bandas que conformaron las “Invasiones Británicas”. De hecho el nombre “Bringing It All Back Home” está relacionado a esa oleada que inundó en los sesenta la escena de la música. Entre ellas tal vez la más característica es “Subterranean Homesick Blues”, uno de los primeros himnos de Dylan en el que se grabó un video para el tema (reconocido por tener a Bob mostrando frases de su canción en carteles).

En otras palabras, Bringing It All Back Home es un trabajo notable, excelente, que se aleja un poco de las canciones de protesta (aunque no definitivamente), abordando letras humorísticas y abstractas. Pero que significaría por sobre todo en ser el primer paso de Dylan hacia lo que luego serían sus dos mejores disco:  Highway 61 Revisited y Blonde on Blonde.

Persy

Bob Dylan – Another Side of Bob Dylan (1964)

Bob Dylan - Another Side of Bob Dylan

Puntaje del Disco: 9

  1. All I Really Want To Do: 9
  2. Black Crow Blues: 7,5
  3. Spanish Harlem Incident: 8,5
  4. Chimes of Freedom: 9
  5. I Shall Be Free No. 10: 8
  6. To Ramona: 9
  7. Motorpsycho Nitemare: 8
  8. My Back Pages: 8
  9. I Don’t Believe You: 8,5
  10. Ballad In Plain D: 9
  11. It Ain’t Me Babe: 9,5

¿Otro lado de Bob Dylan? El cuarto disco de estudio de Robert Zimmerman, en su título sugiere que vamos a conocer una faceta suya que no conocemos. Pero cuando comienza el álbum da la sensación de que es más de lo mismo.

Dylan musicalmente sigue haciendo folk sin grandes pretensiones con su guitarra acústica y armónica (la única que se sale del molde en ese sentido es “Black Crow Blues”, en la que interpreta con piano). De hecho sigue mostrando en canciones como “Spanish Harlem Incident” y “Chimes of Freedom”, que es un referente de canciones de protesta. Pero algo cambia. A medida que avanza el álbum, empezamos a conocer la “otra parte” de Dylan a la que intentan hacer referencia.

Como si fuese un disco de transición, Another Side of Bob Dylan nos muestra las diferentes caras del cantautor. Bob ofrece letras de un contenido que tienen un carácter más personal, sentimental e incluso romántico. Así aparecen baladas como “To Ramona”, “I Don’t Believe You” y “Ballad in Palin D”.

Another Side es una versión más completa de Dylan, en donde poco a poco va evolucionando en lo que hace si bien el sonido es el mismo. En ese sentido los prejuiciosos tienen que entender que las canciones del disco son muy buenas. Aunque a veces el sonido acústico y simplón de temazos como “It Ain’t Me Babe”, hace que no logremos apreciarlo como se debe. Solo imaginemos una versión más electrificada de estos mismos temas (si buscan un ejemplo más concreto The Byrds hizo un cover muy bueno de “My Back Pages”) y apreciemos su contenido, para saber que es otro muy buen álbum de Dylan.

Persy

Bob Dylan – The Times They Are A-Changin’ (1964)

Bob Dylan_The times they are a changin

Puntaje del Disco: 7,5

  1. The Times They Are A-Changin’: 9,5
  2. Ballad of Hollis Brown: 8,5
  3. With God on Our Side: 7
  4. One Too Many Mornings: 7,5
  5. North Country Blues: 7
  6. Only a Pawn in Their Game: 7
  7. Boots of Spanish Leather: 7
  8. When the Ship Comes In: 8
  9. The Lonesome Death of Hattie Carroll: 7
  10. Restless Farewell: 7

Para el año 1964 la imagen de Dylan como joven estrella y referente de movimientos de protesta seguiría creciendo más y más en popularidad y también artísticamente. En ese año llegaría su tercera placa, The Times They Are A-Changin’, un álbum que perpetua el estilo simple de The Freewheelin’ aunque desde mi punto de vista no llegó a repetir el mismo nivel.

Nuevamente la instrumentación que utilizó Bob para expresarse en este disco, era muy básica: guitarra acústica y armónica. Folk rock sin grandes misterios ni grandes pretenciones. Y como vocalista por momentos recita más de lo que canta, usando tonalidades que pueden resultar apagadas o melancólicas. Realzando de esta manera el contenido de sus letras, que son como de costumbre su punto fuerte. Esta vez tocando temas de carácter social y político, incluyendo además historia reales como los asesinatos de Medgar Evers y Hattie Carroll.

De todas ellas la mejor lograda es la homónima “The Times They Are A-Changin’”, uno de los grandes himnos de los primeros años de Robert Zimmerman. Sin embargo, el resto del disco no entusiasma tanto. Dylan ofrece temas que pese a lo interesante de sus letras, son por momentos largas, sin melodías atrapantes, tendiendo a aburrir. No obstante, no presenta baches, pero la presencia más acotada de clásicos, lo hacen un trabajo inferior a su predecesor.

Persy

Bob Dylan – Live 1966 (1998)

bob-dylan-live-1966-1998

Puntaje del Disco: 9

Disco uno:

  1. She Belongs To Me: 7,5
  2. Fourth Time Around: 8,5
  3. Visions of Johanna: 9
  4. It’s All Over Now, Baby Blue: 8,5
  5. Desolation Row: 6,5
  6. Just Like A Woman: 9
  7. Mr. Tambourine Man: 8,5

Disco dos:

  1. Tell Me, Momma: 9,5
  2. I Don’t Believe You: 7,5
  3. Baby, Let Me Follow You Down: 8,5
  4. Just Like Tom Thumb’s Blues: 9
  5. Leopard-Skin Pill-Box Hat: 8
  6. One Too Many Mornings: 8,5
  7. Ballad Of A Thin Man: 9,5
  8. Like A Rolling Stone: 10

Cuando la música de Dylan se volvió eléctrica, gran parte de sus seguidores creyeron que se había vuelto comercial  y se volvieron contra él, asistiendo a sus shows solamente para abuchearlo e insultarlo. Es por esa razón que este bootleg tiene tanto valor, ya que es uno de los pocos registros que se encuentran de esas actuaciones.

En la primera parte del concierto, Dylan subió al escenario con su guitarra acústica, algo que no fue mal recibido por el público. Si bien las versiones de las canciones aquí presentes difícilmente igualen a las versiones originales, son bastante reconfortantes sobre todo los cortes sacados de su último disco Blonde on Blonde como “Just Like  Woman”, “Fourth Time Around” y “Visions of Johanna”.

En la segunda parte del concierto, Dylan sale al escenario junto con su banda “The Hawks” (después conocidos como The Band). Esto provocó la ira de algunos de los presentes que comenzaron a abuchear y a retirarse del concierto. Las versiones de las canciones son más crudas y emocionantes que los originales, temas folk como “Tell Me, Momma” o “Baby Let Me Follow You Down” pasan a transformarse en temas rockeros de excelente interpretación.

Es interesante remarcar  la forma irónica con la que Dylan prepara el set list, la parte acústica consiste solamente en canciones de sus últimos discos. Las letras surrealistas que presentan los temas poco tienen que ver con las canciones de protesta características de periodo folk. En cambio la segunda parte eléctrica, presenta varias canciones de sus comienzos como  “I Don’t Believe You” o “One Too Many Mornings”.

Pero sin duda lo mejor se encuentra al final, después de una muy buena interpretación del clásico “Ballad Of A Thin Man”, Dylan y su banda se preparaban para la última canción cuando entre la muchedumbre se escucha a alguien gritar  claramente “Judas!”, a lo que Dylan contesta “I don’t believe you, you are a liar” luego se dirige a su banda diciéndoles “Play fuckin’ loud”, comenzando así con una de las versiones más emocionantes de “Like A Rolling Stone” y cerrando el concierto con un final de película. Es debido a esto que  “The Royal Albert Concert” es uno de los discos en vivo más representativos de la carrera de Bob Dylan y del rock en general.

Martín

Bob Dylan – Tempest (2012)

COLUMBIA RECORDS BOB DYLAN ALBUM

Puntaje del Disco: 9

  1. Duquesne Whistle: 9
  2. Soon After Midnight: 8,5
  3. Narrow Way: 8,5
  4. Long and Wated Years: 8,5
  5. Pay in Blood: 9
  6. ScarletTown: 9
  7. Early Roma Kings: 8
  8. Tin Angel: 9
  9. Tempest: 8
  10. Roll On John: 8,5

Con más de 70 años de edad, Bob Dylan nos sigue regalando grandes trabajos discográficos como cuando tenía 20 años. Tempest es el trigésimo quinto álbum de estudio del cantautor. Un excelente trabajo que sigue la misma línea de blues rock, folk rock y rockabilly de discos previos como Modern Times.

Lo que distingue a Tempest en este caso, son las referencias a la muerte de Dylan en sus letras. El homónimo “Tempest” hace referencia al desastre del Titanic, “Tin Angel” al suicidio entre varios y “Roll On, John” está inspirada en Lennon. Eso lo transforma en uno de los discos más turbios (en cuanto a su contenido lírico) de Dylan. Incluso también lo llega a transmitir en algunas de las atmósferas del disco como “Scarlet Town”.

Las letras son un plato fuerte del álbum pero también hay que destacar que las melodías son muy buenas y diversas. Además Dylan pese a los años que tiene encima puede cantar (y por momentos más recitar para resaltar su lírica).

El disco es muy consistente en ese sentido. El único tema que se llegó a cuestionar fue justamente “Tempest”, por sus casi 14 minutos de duración (en realidad la mayoría de las canciones son largas), con Dylan describiendo con lujo de precisión el desastre del barco, lo que para algunos puede ser muy estirado, excesivo y hasta aburrido. Pero para mi no desentona con el espíritu del disco.

Por todo esto, Tempest nos presenta nuevamente la mejor versión de Dylan como creador y relator de historias que ha dado la música. Uno de sus más geniales trabajos de los últimos años.

Persy

Bob Dylan – The Freewheelin’ Bob Dylan (1963)

Puntaje del Disco: 10

  1. Blowin’ in the Wind: 10
  2. Girl from the North Country: 9,5
  3. Masters of War: 10
  4. Down the Highway: 9
  5. Bob Dylan’s Blues: 8
  6. A Hard Rain’s A-Gonna Fall: 10
  7. Don’t Think Twice It’s Alright: 9
  8. Bob Dylan’s Dream: 8
  9. Oxford Town: 7,5
  10. Talking World War III Blues: 7,5
  11. Corrina Corrina: 8,5
  12. Honey Just Allow Me One More Chance: 8
  13. I Shall Be Free: 9

“How many roads most a man walk down/Before you call him a man ?/How many seas must a white dove sail/Before she sleeps in the sand ?/Yes, how many times must the cannon balls fly/Before they’re forever banned ?/The answer my friend is blowin’ in the wind/The answer is blowin’ in the wind.” No podia empezar de otra forma que con las inmortales palabras de “Blowin’ In The Wind” uno de las primeros grandes himnos de protesta de Bob Dylan.

Pero The Freewheelin’ es mucho más que ese súper clásico. Es un disco de folk rock en el que nos encontramos con el Dylan más genial de sus primeros años. Interpretando sus canciones y sus fantásticas letras solo con su guitarra acústica y armónica. Es un álbum TAN simple y TAN grandioso simultáneamente que te impresiona de principio a fin.

Y hay muchos otros clásicos para remarcar. En primer lugar mi favorita del disco “Masters of War”, la canción acústica más violenta que haya escuchado. Es realmente muy fuerte, te sumerge en su tensión sobre la crítica a la guerra (y sus cabecillas) como ninguna otra lo logra. También esta el otro clásico gigante “A Hard Rain’s A-Gonna Fall”, con una letra brillante con referencias al clima político que se vivía por entonces por la guerra fría y los misiles en Cuba.

The Freewheelin’ además ofrece baladas de folk rock hermosas como  “Girl from the North Country” y “Don’t Think Twice It’s Alright”. A decir verdad, el disco completo no tiene desperdicio. Marcó un quiebre a principios de los sesenta y consolidaría a ese joven renegado que se hacía llamar Bob Dylan como uno de los grandes compositores de la época.

Persy

Bob Dylan en Argentina – Teatro Gran Rex (28/04/2012)

Cuando me enteré que Dylan iba a estar visitando al país, supe que podría ser una de las últimas oportunidades de ver al que considero el mejor letrista de la historia. Por eso no dude en comprar la entrada, aunque me asusté cuando se agotaron las primeras dos funciones rápidamente. Pero logre conseguir para la tercera de las cuatro fechas en que Robert Zimmerman esta tocando en el Gran Rex.

La figura inmortal de Dylan arribaría al país en el marco de su gira llamada “Never Ending Tour”, un nombre que nos demuestra que la llama de este genio para hacer música sigue viva. No olvidemos que el gran Bob tiene 70 años, son 50 años de trayectoria regalando discos que siguen siendo impresionantes incluso en la actualidad. Pero con el aliciente de que su voz no es la misma que en sus primeros años de carrera, algo sabido si escuchamos sus últimos trabajos. Lo cual tampoco es malo, las diferentes etapas de su carrera evidencias las facultades de Dylan para reinventarse.

En ese atractivo marco, Dylan seria bastante puntual y saldría al escenario cerca de las 21:30hs interpretando “Leopard-Skin Pill-Box Hat”. El show continuaría desplegando clásicos de blues rock y folk rock que repasan toda su trayectoria, apoyado por la buena labor de su banda. Sin embargo, interpretaban la mayoría de las canciones en versiones bastante distintas a las originales, por lo cual costaba reconocerlas. Tampoco ayudaba el inglés cerrado de Dylan, recitando sus letras con su voz más ronca en donde por momentos parecía que balbuceaba. Es así que por ejemplo costaba un poco darse cuenta que estaban tocando temazos como “Tangled Up In Blue”, “A Hard Rain’s A-Gonna Fall” o incluso “All Along the Wachtower”. Mientras que otros se descifraban más rápido como la penetrante “Ballad of a Thin Man” (una de mis favoritas de la noche, por la voz con eco de Bob) y la legendaria “Like a Rolling Stone”.

En cuanto a Dylan como Showman, tuvo poca interacción con la gente. Pero iba y venía, cantando con guitarra en mano o en teclado. Aunque lo que mejor hizo fue en armónica, haciendo solos que merecían los aplausos del público y halagos varios desde “¡Ídolo!” hasta el grito de un pibe diciendo “Te amo Dylan” o incluso de una chica exclamando “Sos hermoso”.

Y sobre el final a modo de encore, luego de presentar a su banda (donde solo entendía la palabra “guitar” cada vez que nombraba a sus miembros) interpretó “Blowin’ In The Wind” con el público de pie, marcando uno de los momentos más emocionantes de la noche, llevándose su merecida ovación final.

Valió la pena ir a verlo. Tener tan solo a metros a una de las figuras más influyentes de la historia, a ese personaje que marcó un antes y un después hace más de 40 años y todavía hace prevalecer su imagen, mientras uno lo mira fascinado (como bobo con la boca abierta como en mi caso), no tiene precio.

Persy

Bob Dylan – Bob Dylan (1962)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. You’re No Good: 8
  2. Talkin’ New York: 8,5
  3. In My Time of Dyin’: 8,5
  4. Man of Constant Sorrow: 8,5
  5. Fixin’ To Die: 8
  6. Pretty Peggy-O: 8,5
  7. Highway 51 Blues: 8
  8. Gospel Plow: 8,5
  9. Baby, Let Me Follow You Down: 9
  10. House of the Rising Sun: 9
  11. Freight Train Blues: 8
  12. Song To Woody: 10
  13. See That My Grave is Kept Clean: 7

Érase una vez 1962. Un pequeño muchacho llamado Robert Allen Zimmerman de apenas 20 años grababa su primer álbum. Pocos suponían que se trataba del inicio de uno de los más grandes e influyentes de todos los tiempos. Se trata sin duda alguna del gran álbum olvidado de Bob. Nunca vi que se lo haya mencionado mucho, algo muy injusto teniendo en cuenta el notable nivel de las canciones que en ningún momento decaen. El mismo contiene sólo 2 temas escritos de Dylan, y el resto son canciones tradicionales de folk.

El álbum comienza con la divertida “You’re No Good” (en la cual se puede oír claramente como Bob se tienta de risa al cantarla). Luego Dylan nos cuenta una bohemia historia en “Talkin’ New York”, una hermosa canción, de entre lo mejorcito de su primer repertorio.

De el resto de los covers destaco el tremendo “In My Time Of Dying” (tremenda interpretación, cargada de amargura y poder), “Baby Let Me Follow You Down” (me mata el recitado inicial), “The House Of The Rising Sun” (clásico si los hay, el cual tendría su versión DEFINITIVA de la mano de The Animals), “Man Of Constant Sorrow”, la romanticona “Pretty Peggy-O”, la acelerada “Gospel Plow”, y la segunda salida de su propia pluma, “Song To Woody”, un hermoso homenaje al GRAN e INOLVIDABLE rebelde cantante de folk Woody Guthrie.

Genial álbum! Pero al año siguiente Bob daría un ENORME paso al frente editando uno de sus grandes albumes: The Freewheelin’ Bob Dylan, el en cual las letras propias (de tintes políticos) aparecerían, provocando un álbum clásico, y atemporal.

Su mágico talento tanto para escribir y componer no hacía mas que crecer a pasos agigantados. Lo mejor estaba por venir, sin duda.

PD: este 26, 27 y 28 Bob vendrá a presentarse en el Gran Rex!! Si van a la 2da fecha, ahí nos vemos gente!!!!

Watanuki Li

Bob Dylan – Dylan (1973)

Puntaje del Disco: 3,5

  1. Lily of the West: 5,5
  2. Can’t Help Falling in Love: 5
  3. Sarah Jane: 5
  4. The Ballad of Ira Hayes: 3,5
  5. Mr Bojangles: 6
  6. Mary Ann: 5,5
  7. Big Yellow Taxi: 2,5
  8. A Fool Such As I: 3,5
  9. Spanish is the Loving Tongue: 3

Las sobras de unas de las peores obras de Bob Dylan. ¿No hay mucho que esperar de esto, no? Dylan de 1973 es un compilado de outtakes que quedaron de Self Portrait. Y por supuesto, son incluso peores que la desfachatez de ese desdichado disco. Así que Dylan es un disco innecesario. El mismo Robert Zimmerman no quería que sea realizado. Pero las ambiciones de la discográfica Columbia para ganar un poco más de dinero fueron las que primaron para lanzarlo.

El disco es una colección de covers mal hechos, interpretados mal a propósito por Dylan emulando la misma intensión de caer mal como en Self Portrait. Y sí que lo logra. Sin embargo, las versiones de Bob nunca resultan divertidas ni graciosas como por ejemplo cuando Zappa hace sus desopilantes sátiras. No, uno acá se ríe solo de lo mediocre y desvergonzadas que resultan las canciones. Aún así, los temas son escuchables (lo cual no quiera decir que sean buenos). Es solo gospel, country y folk rock muy olvidable y ridículo.

Como era de esperarse, el disco recibió pésimas críticas. Algunos hasta lo consideran el peor de todo el catalogo de Dylan, lo cual es discutible porque el legendario cantautor también editó sus “porquerías” en los ochenta, y esta en particular fueron grabaciones mal hechas intencionalmente.

Así que el álbum es muy omitible. Solo podría ser escuchado por aquel fan acérrimo de Bob que sabe disfrutar hasta de sus más bajas creaciones.

Persy

Bob Dylan – Pat Garrett & Billy The Kid (1973)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Main Title Theme (Billy): 8
  2. Cantina Theme (Working For The Law): 7
  3. Billy 1: 8,5
  4. Bunkhouse Theme: 7
  5. River Theme: 6,5
  6. Turkey Chase: 8
  7. Knockin’ On Heaven’s Door: 10
  8. Final Theme: 8,5
  9. Billy 4: 7
  10. Billy 7: 7

Bob Dylan ampliaría su panorama artístico incursionando también en el cine. En 1973, tres años después de New Morning (bastante tiempo, sabiendo la frecuencia con que Dylan editaba sus discos), el cantautor lanzaría el álbum de la banda sonora de la película Pat Garrett & Billy The Kid. No solo eso, también protagonizaría un personaje secundario “Alias”.

Pat Garrett & Billy The Kid es un disco bastante bueno, sin ser impresionante. No hay que ser exigente con este disco porque es un simple sound track. Y como tal, las canciones en su mayoría son instrumentales. Son temas de country rock, todos ellos acústicos bastante agradables, relajantes y pasajeras, que están bastante bien sobretodo si tenemos en cuenta que la película era un western. Entre ellas “Final Theme” es una de las que más me gusta, por como suena su flauta, generando una atmosfera especial. Y en las que Dylan incorpora su voz, “Billy 1” es de las mejorcitas.

Pero si hay algo que distinguió este disco es que cuenta con uno de los clásicos más celebrados de Dylan: “Knockin’ On Heaven’s Door”. En esta oportunidad nos encontramos con la versión original, que hay que decirlo puede resultar algo corta (poco más de 2 minutos de duración) pero su letra y su estribillo no dejan de ser conmovedores. “Knockin’ On Heaven’s Door” alcanzaría tanta importancia que luego sería interpretado por numerosos grupos, siendo posiblemente la versión de los Guns N’ Roses la más popular. Esto demuestra un poco como Dylan fue uno de los músicos al cuál más le interpretaron canciones.

Pese al fracaso taquillero de la película, Pat Garrett & Billy The Kid es un agradable sound track, pero más que nada recordable por su “llamado a las puertas del cielo”.

Persy