Archivo de la categoría: The Beatles

Todos vivimos en un submarino amarillo

  • Ayuda, necesito a alguien. Por favor, ayúdeme. No quiero perderla, y yo la amo.
  • De acuerdo, de acuerdo. Quiero saberlo todo.
  • ¿Por dónde empiezo?
  • Por el principio. Solo apague su mente, relájese y flote en su arroyo.
  • ¿Y eso significa…?
  • Empiece por el principio.

Mi nombre es Juan Pablo, y no me gustan los Beatles. No significan nada para mí. Ni los odio ni los amo, pero estoy más cerca del primer sentimiento que del segundo. Después de todo, son solo un grupo que la pegó por ser comercial. Escuché toda su discografía para poder confirmar mi postura. Pasé por todas sus etapas: De “Twist and Shout” a “Come Together”. Los Beatles, definitivamente, no son para mí, y nunca me privé de mostrar cierto orgullo en esto. Aunque a la vez estoy harto de oírlos en todas partes, aun cuando no suenan sus canciones. Desde gente que manifiesta que todo lo que necesitás es amor, que en juntadas que duran hasta el amanecer mis amigos comenten que aquí viene el sol, que mis propios días sean tan solo un día en la vida. Es desesperante. Esta indiferencia se fue convirtiendo en intolerancia pura, y esto me trajo hasta aquí, con usted. Le voy a contar mi historia.

Una noche cualquiera estaba en un bar con mi novia Eleonora. Habíamos pedido una porción de comida bastante generosa. Un churrasco y pan para mí, y ella había pedido lasaña vegetariana. Ambos charlábamos de nuestras vidas:

  • ¿Qué hiciste estos últimos días? – Pregunté para ponerme al día.
  • Trabajé mucho. Sobre todo ayer. Ayer y hoy. – Respondió ella.
  • Un día muy ajetreado, ¿verdad? – Volví a preguntarle.
  • Sí. Ser recaudadora de impuestos no es tarea fácil.
  • Sabés que podés contar conmigo para cualquier cosa, ¿verdad?
  • Sí. Sabés muy bien que te llamaría si necesitara a alguien.

Mientras que ella se tomaba su tiempo para comer, yo devoraba a lo bestia bruta. Ella lo notó e intentó detenerme.

  • Tomate un poco de tiempo antes de tragar. Sos una morsa.

¿”Soy una morsa”? ¿Cómo la canción de los Beatles? Y no solo eso, sino que todas sus frases estuvieran cargadas de referencias a sus canciones me molestó demasiado. Recién ahí me di cuenta. Intenté razonarlo con ella:

  • Querida, está bien. Te perdono que me compares con una morsa, pero decime por qué tenés que meter referencias a canciones de los Beatles en cada frase – Sí, hasta yo me estaba pegando esa costumbre.
  • Por nada en particular – dijo – ¿Por qué? ¿Qué pasa?
  • Nada, nada.

Entonces, la música empezó a sonar. Justo cuando estaba pensando en los Beatles, sonaron los Rolling Stones. Ni más ni menos que la canción “I Wanna Be Your Man”, compuesta por Lennon y McCartney. Vaya suerte la mía. Ella me invitó a bailar:

  • No me gusta bailar – Rechacé.
  • Por favor, complaceme.
  • Está bien – Me rendí.

Nos despedimos de nuestros asientos y movimos el cuerpo. Giramos y gritamos. Todo el mundo nos observaba con admiración. En medio de la danza, compartimos más palabras aún:

  • Todos nos están mirando – Dije.
  • Sí. Acá, allá y en todas partes – Agregó.
  • ¿Otra vez con canciones de los Beatles? – La situación había pasado de anecdótica a molesta.
  • Oh, querido. ¿Todo tenés que relacionarlo con los Beatles hoy? – Ella empezaba a molestarse por mis acotaciones.
  • ¿Y cómo no hacerlo? Todo me está recordando a ellos esta noche.
  • No le des más importancia. Sigamos bailando. Abrazame fuerte.

En ese momento no lo soporté más.  Me cansé, la solté respetuosamente y nos fuimos del lugar tras pagar la cuenta. Todo con la mayor de las sutilezas que podía permitirme. Nos fuimos cada uno por nuestro lado, ya que era muy obvia mi molestia. La acompañé a tomar un taxi sin que ninguno de los dos dijera nada. Se subió al taxi y se fue. La vi parada ahí, esperando el taxi, más preocupada que molesta por mi actitud. Solo me dijo buenas noches. Después volví a mi casa y me fui a dormir.

Cuando me levanté temprano en la mañana, levanté mi cabeza. Todavía estaba bostezando. Vi mi celular y tenía un audio de ella. No lo había escuchado aún. Me sentía avergonzado por mi actitud de la noche anterior. Luego fue que decidí pedir un turno con usted. Necesitaba solucionar mis problemas a la brevedad. Caminé por las calles de la ciudad y veía a toda la gente solitaria. ¡Toda la gente solitaria! Ya me estaba hartando más y más. Originalmente estaba viniendo a contarle de la culpa por cómo traté a mi novia, pero después me di cuenta de que tenía que ver mi problema Beatle. Y aquí estoy.

  • Es una situación muy típica. Odiar algo con fervor hace que de algún modo lo atraigamos a nosotros. Usted tiene que aprender a convivir con los Beatles – dice el psicólogo.
  • ¿Usted cree?
  • Sí. Y también debe hablar con su novia. Pero sea cuidadoso. No estoy seguro si ella lo ama aún.
  • Creo que tiene razón – digo, intentando convencerme a mí mismo -. Gracias, doctor Roberto. Estoy mejorando. Me siento libre como un pájaro – intento ignorar estas referencias –. Adiós.
  • Adiós – me dijo -. Si aún tiene problemas con los Beatles, puede ir a la india – Bromea.

Abandono el complejo. Pongo mi mejor cara de felicidad. “Si cayera en la obsesión, puedo contar con el doctor. Pero lo dudo. En mi vida voy a necesitarlo” pienso. “Realmente tenés poder sobre mí, pero voy a vencerte” Le digo mentalmente a mi problema.

Pasaron los días, y todo más o menos iba encaminado. Alguna que otra referencia menor a algún tema desconocido. Nada grave. Me reconcilié con mi novia. Seguíamos juntos. Parecía que iba a volver todo a la normalidad. Sin embargo, mientras pateaba las calles junto con ella, oí a un tipo interpretando “What You’re Doing”. Nada grave, o al menos eso pensaba. Pasé de largo, hasta que escuché frases al azar de la gente:

  • Ey, mirá lo que estás haciendo – Decía uno.
  • Me siento triste y solitario – Comentaba otro al celular.
  • ¿Qué me estás haciendo? – Gritaba un tercero enojado.
  • Me tenés corriendo, y no es divertido – Veía un corredor decirle a su personal trainer.

Intenté hacer oídos sordos de estas frases, siempre guiándome por lo que me dijo usted. Hasta que en las siguientes cuadras…

  • Ella solo tenía diecisiete. Sabés a lo que me refiero.
  • La forma en la que ella se veía no tenía comparación.
  • ¿Así que cómo podría bailar con otra cuando la vi parada ahí?

Era peor que antes. Ya no solo oía los títulos de las canciones, sino también las letras. La gente hablaba como si estuviera dentro de un musical de los Beatles. Quizás para ellos fuera el paraíso, pero para mí era horrible. Hui lejos de ella:

  • Querido, ¿a dónde vas? – me dice.
  • Lejos de todo.

Corrí. Incluso consideré comprar un boleto para viajar a la India, como usted me dijo en broma, pero me pareció que sería demasiado y no quería sumar más analogías Beatle a mi catálogo de desgracias. Fue ahí que decidí contactarlo de vuelta a usted, doctor.

Habiendo escuchado mi historia, el psicólogo se pone en posición de pensar. Me sigue la corriente:

  • Por lo que me cuenta, su día se rompe, su mente le duele, y todo por los Beatles – dice analizando la situación.
  • Exactamente – le respondo.
  • Sí. Estoy viendo a través de usted. Puedo ver esa angustia, esa frustración.
  • Es tal y como me estoy sintiendo.
  • No se ve diferente, pero cambió. Su tranquilidad se está yendo, y siente que va a perder a esa chica.
  • El amor tiene la costumbre desagradable de desaparecer de la noche a la mañana, y yo estoy haciendo suficiente mérito para que ella me deje. Ayer mis problemas parecían tan lejanos, y ahora parece que están acá para quedarse.
  • Piénselo así, Juan. Todo tiene una razón de ser. Quizás deba volver a la fuente de sus problemas. Al inicio.
  • ¿A qué se refiere, doctor? ¿Debo escuchar otra vez a los Beatles?
  • La solución a su problema podría estar en su música.
  • Si usted lo dice.

Vuelvo caminando a mi casa. Pienso sobre lo que me dijo: “La solución a su problema podría estar en su música”. Me pongo los auriculares, abro Spotify en mi celular y busco “B-E-A-T-L-E-S”. Escucho los temas en el orden en que entraron a mi vida en estos últimos días. Me gustan, pero a la vez no me dicen demasiado. Las vuelvo a escuchar una vez, y otra, y otra. Para la cuarta escucha la cosa me sorprende. ¿Qué es esto? ¿Sus canciones me fascinan? Sí, me FASCINAN. Con mayúsculas. Arreglos impecables, melodías totalmente creativas… Vuelvo a escuchar las canciones para confirmar que no me volví loco. Definitivamente es cierto. Esas canciones son geniales. Decido arriesgarme un poco más y pasar a otras canciones del grupo. El sentimiento es el mismo. Esa banda de música para gente vieja de repente me parece lo más exultante que haya pasado por mis oídos. ¿Cómo puede ser? ¿Cómo pudo este grupo pudo tenerme engañando tanto tiempo, haciéndome pensar que eran una manga de mediocres? Ya en mi casa, me voy a dormir.

Mientras caminaba para venir aquí, me pasó algo sorprendente: ¡No escuché ni una referencia al grupo! Era increíble. Parece que por fin estoy curado. ¿Usted que piensa?

  • Eso es quizás lo que usted necesitaba. Amar a los Beatles. Después de todo, si tras tantas décadas siguen siendo tan queridos, es por algo.
  • Es cierto. ¿Cómo no lo vi antes? Tanto tiempo de mi vida sin apreciar su gran música. Gracias, doctor. Le debo una. Ahora iré a recuperar a mi novia.

Decido irme del consultorio. Tomo el primer taxi que encuentro a la casa de Eleonora. Llego y toco la puerta, y ella me abre:

  • Hola – Le digo.
  • Chau – Me dice e intenta cerrar la puerta, molesta. Yo se lo impido.
  • Esperá. Sé que estuve mal en estos días, con este asunto de los Beatles, y te pido mil perdones.
  • ¿Y cómo sé que no vas a huir despavorido ante la próxima referencia a los Beatles que encuentres?
  • ¿Querés bailar? Tengo la música ideal.
  • Lo voy a aceptar como compensación por el baile que arruinaste el otro día.

Entro a su casa, pongo la música y bailamos al ritmo de los Beatles, como no podía ser de otra manera. Ella parece feliz de nuevo por haberme recuperado tal y como era antes y yo definitivamente estoy feliz por haber superado mi obsesión. Resultó ser cierto que, al final, el amor que recibís es igual al amor que das. Los Beatles lo transmitieron mejor que nadie. Ahora lo comprendo. Gracias, John, George, Paul y Ringo.

Motorik

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

Abbey Road: El paseo fúnebre de los Dioses del Rock

El cuarteto de Liverpool no solo es música sino también, mercadeo. Y me expreso en tiempo presente, puesto que el grupo no ha muerto. Puede no gustarnos su estilo o la simple enunciación de su nombre, traer a la mente mágicos, orgásmicos recuerdos; lo innegable es que su leyenda nunca nos será del todo indiferente. Su sonido e imagen muy bien trabajados siguen siendo icónicos en la actualidad y un punto de referencia para entender ciertas sutilezas marqueteras, manipuladoras y diabólicas, si me inclino al paroxismo.

Pero aquí trataré de ser moderado y no llegar al punto de argumentar la existencia de reptilianos y especímenes parecidos. Para ello trataré de sintetizar mi marco teórico en música e imagen, aún más, me centraré en Abbey Road, y perdón si por ahí me desvío del buen camino, será por la admiración que le tengo a la banda, aun así, no quiero que mi sendero sea abierto en polisemia, como sucede con el objeto de mi atención: la naturaleza de un disco genial y controversial.

Las cuatro personalidades fueron muy bien trabajadas desde que entraron fuerte al mercado serio: un poeta, un bohemio, un chico bonito y uno, espiritual. El paquete completo fraccionado en cuatro temperamentos distintivos sí que tuvo una gran receptibilidad en el público adolescente de aquel entonces, así que a despojarse de las chamarras rockeras y el peinado rebelde, con harta gomina a lo James Dean, que todos supermalosos pueden pegar en los burdeles alemanes y está muy bien como experiencia de vida, pero no romperá esquemas a nivel mundial si lo que quieren es triunfar. Y así lo hicieron, porque sí que fantaseaban con el triunfo, y la estrategia funcionó y ya aterrizaban en Estados Unidos muy desde lo alto, ante los gritos y desmayos de las niñas bien.

Pero la banda tenía que crecer, y el cuarteto soñaba con inmortalidad; poseían genio y la loca musa alucinada en ambrosía rockera y aliñada en flor de loto e inspirada en la poética incentivada por humos cannabicos les bendecía. Innegable es el hecho de que los Beatles evolucionaron en un mundo globalizante que mudaba y mudaba a mil por hora. Así Abbey Road nos muestra una complejidad y una madurez en la cúspide del genio. El zénit al cual se ha llegado luego de coronar altísimas crestas, algo así como el Himalaya de la inmortalidad, una escalada maldita, empinada y vertiginosa que te mide hasta donde te da el aliento. Así, percibimos en este álbum variedad de géneros que no se niegan entre sí, diversidad que se mece entre la dureza y la ternura de sonido y letra.

Veamos; Come Together como tema de apertura ha sido muy bien carburado para empujar al escucha a contonear el cuerpo como si fuera un loco Coca-Cola. La voz de Lennon avasalla al tomar el control, pareciera que él dirigiera a los instrumentos que le rodean en torno al compás que marca el taconear de sus zapatos, una voz que nos remite a una fuerte personalidad, la cual poco a poco se va suavizando a medida que la canción llega a termina. Si uno cierra los ojos, se escucha tranquilidad y relax. Los punteos de guitarra junto a los sonidos de los platillos surten efecto y dan paso a la siguiente balada por demás memorable.

Harrison es otro show. Sumergido en espiritualidad, ha trasladado el concepto del yin-yang, la complementariedad amorosa, a la armonía de una canción por demás romántica y existencial. Something nos deleita al tocar las fibras del sentimiento humano. Atrás, Ringo demuestra el don celebratorio de su batería mientras que las notas de la guitarra parecieran elevarnos más allá de la piel, hacia sentidos superiores. Ojalá el amor sensual fuera así de sencillo; por lo menos nos queda esta hermosa canción para así creerlo y sentirlo.

En Oh! Darling se siente la confluencia del baile de salón cogido de la mano con el rock pesado. Una amistad peligrosa que puede ocasionar problemas mayores. Imagino a las niñas, todas muy formalitas, con las faldas de pliegues anchos, zapaticos de charol, anteojos de carey y largos escarpines, despojándose de sus moños a lo vintage, soltándose el pelo para rocanrolear las cabezas de un lado a otro, a más no poder, ante la sorpresa de sus padres. Las estúpidas formalidades quebradas por la rebeldía de la música. Percibo que este tema nos anuncia lo que vendrá más adelante, siete minutos y cuarentaisiete segundos de orgásmica experiencia:

Shes So Heavy se abre paso sin tapujos desde un inicio. El tema es largo y nos demuestra el carácter progresivo de la banda; si se tiene un buen lubricante a la mano, es recomendable gozar de sus beneficios porque la música embiste de una manera despiadada, sin compasión alguna y hay que gozar de su accionar sin remilgos ni pucheros en aras de una comunión total. El hacerlo nos ocasionará una malsana dependencia que sin embargo nos hará sentir poderosos. Ya si sobrevivimos de tal violación cerebral contranatura – que nos despierta con su halo de magia del sopor de la rutina diaria -, podremos satisfacernos con el siguiente lado del disco.

Heres Come the Sun es como un retozar después del amor. La tranquilidad lumínica del sol en un día de playa o en cualquier parte del universo en donde haya paz, algo así como una suave resaca luego de una juvenil noche de fiesta. Esta pieza musical nos remonta a un remanso celebratorio en el que logran confluir la lúdica mística inglesa haciendo empalme galante con el talento de la música en su raíz inocente e infantil de arrullo. Harrison despliega su talento al invitarnos a jugar a orillas de la fantasía con sencillos estribillos que nos transportarán a un paraíso multicolor. Sin duda, con esta canción dan ganas de pasear por Londres dando de saltitos sobre un pie ante la maravilla de su verde paisaje en aromas de primavera o gozarla como música de fondo al invitar a dormir a los niños después de las buenas noches, el cuento fantástico nocturno, el beso en la frente y el cerrar un mágico libro con carita feliz de complacencia.

En You Never Give Me Your Money McCartney muda de una lenta balada que comienza tierna con unos acordes de piano y malabares vocálicos hacia un altoparlante de voz mucho más grave junto a unos corillos que la unen en triada excepcional con la celebración melancólica de Golden Slumbers haciéndole un guiño de complicidad a Carry That Weight para que resalten las voces de los cuatro genios que nos brindaron todo su amor para complacencia de nuestro oído ante tanta música bastarda actual, como lugar de refugio en tiempos difíciles y apocalípticos.

Pero la situación no queda aquí. La sutileza de tan complejo disco de estudio nos inspira a analizar tan controversial portada. El arte del mensaje sublime y cifrado invita a opinar al respecto. Muchos ya lo han hecho y se ha creado un hermosísimo y espeluznante mito: la muerte prematura de Paul cuando la banda ya mostraba excepcionalidades, lo cual era peligroso, pues constituiría una gran baja a todo el trabajo invertido en encumbrarse en la cima de la gloria, así que se tenía que buscar un sosias. Pero también se abría la posibilidad de jugar con la ambigüedad del mito. Entonces se dejaron pistas regadas que surtieron muchos efectos a posteriori. Quizá el que yo opine sobre ello -muchísimos años después de acontecidos los hechos-, ya estaba premeditado. Mientras existieran fanáticos, la banda nunca iba a morir. Los mensajes sublimes aseguraban inmortalidad.

Hablando de portadas, la experiencia del Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band  ya nos sugería, como un leve susurro al oído, un funeral muy pop en estilo collage, y la mano del fúnebre pastor religioso se elevaba encima de la cabeza de McCartney y al voltear el disco, el perfil del cantante era muy distinto a los de sus compañeros vestidos cual militares psicodélicos; él nos daba las espaldas como siguiendo un camino opuesto a la vida ¿Acaso de verdad había muerto el hermoso joven en la plenitud de una exitosa carrera? La idea estremece hasta al más escéptico y nos pone la piel de gallina. El que se lucre con esa tragedia nos sugiere un hecho macabro.

Visitar el estudio de Abbey Road hoy por hoy se constituye en un punto turístico moderno de carácter pop. El estudio mudó a este nombre por los réditos que el mito suscita; las superestrellas del rock & pop se pueden jactar el haber pisado sus instalaciones; la fotografía armoniosa en donde los cuatro cruzan el paso de cebra hasta ahora se analiza ¿Qué sorprende en esta composición visual? Cierta semiótica de la imagen nos susurra que hay detalles escondidos que sugieren un paseo fúnebre que se abre paso en una calle demasiado transitada. Paul está descalzo, él ha muerto y ha dejado las posesiones materiales, aunque lleve un cigarrillo en la mano equivocada; adelante va Lennon de blanco, es el sacerdote que oficia el entierro, Ringo le sigue de negro, es el cortejo que llora en luto la muerte del músico y compañero, y cierra el paseo Harrison, vestido de sencilla mezclilla, es el jardinero del panteón que lanzará los terrones sobre el ataúd en despedida de una vida que de muy joven ya se apagó.

¿Será cierta tal interpretación? Los Beatles argumentan que McCartney aquel día llegó con sandalias y que simplemente las dejó por allí tiradas para la foto, que solo había tres vestidos de diseñador y que Harrison fue el que se quedó con su ropa de a diario; que la foto salió en pocas tomas y que querían liberarse rápido de tal pesada responsabilidad, así que el director artístico seleccionó a la más armoniosa. La portada salió sin texto alguno que anunciara el nombre del grupo ¡Total, eran los Beatles! Los dioses del rock y su último álbum de estudio, el más vendido hasta la fecha.

Hasta aquí, qué puedo decir yo ¿Qué si Paul está vivo? Pues no lo sé y nunca lo sabré. Me pregunto (igual que muchos) si se puede también falsear el talento. Paul McCartney, o el sosias que le suplanta, continuó una gran carrera con excelentísimas composiciones en un estilo muy original. Si existió un suplantador, este sí que es muy talentoso porque cumplió su función de una manera muy profesional, como para quitarse el sombrero, en honor a la verdad.

Verdad o mentira, los involucrados en la producción del disco no deberían hacerse a los escuetos al respecto. Aunque pensándolo bien, el misterio ayuda a que el mito crezca. No creo que los mensajes escondidos estén regados por ahí por mera casualidad. Han sido diseñados con una finalidad, se proyectaron a futuro, al igual que la manzanita o la lengua de sus majestades, rebelde y lamiéndose hacia afuera, o el prisma psicodélico de los hongos alucinógenos de Cambridge ¿Quién se iba imaginar que semejante recurso iba a marcar escuela?

Ahora escucho escéptico que tal o cual cantante ha mandado mensajes subliminales a los adolescentes. Que si se escucha al revés, muy lentamente, tal disco, sutilmente ya este ha lanzado un mensaje en signo de pertenencia hacia una secta, que responde a un objetivo de control mental. Los padres de familia se ruborizan, se alborotan, se sorprenden ante tal aberración ¡Qué los masones! ¡Qué los templarios! ¡Qué los sistemas de poder! Sentado sobre mi sillón, despliego una sonrisa irónica ante internet. Se nota que no conocen a los Beatles, pienso entre mí. Entonces activo un playlist y le doy click a Heres Come the Sun mientras corrijo estos escritos. Bamboleo la cabeza de un lado a otro, creo que las estrategias sutiles del mercado surtieron efectos en mí: adoro más y más a los Beatles.

Jesús Humberto Santivañez Valle

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

¡The Beatles Campeón del Mundial de Bandas 2015!

the_beatles_campeon

Señoras y señores tenemos un campeón. Luego de una votación realmente muy pareja, que se tuvo que extender a una hora de alargue por empate técnico, por una diferencia muy acotada, ¡The Beatles es el gran campeón de este año!

Los 4 fantásticos de Liverpool lograron su segundo Mundial. De esta forma son la única banda con dos campeonatos mundiales en sus vitrinas y además retendrán la primera posición del Ranking de las Mejores Bandas de Persi Music.

Para consagrarse como campeones los Beatles fueron creciendo de menor a mayor, siempre siendo uno de los grandes favoritos por su historia. Clasificaron primeros en eliminatorias, ganaron su grupo en el Mundial pero sin tanta holgura y luego dibujaron su camino derrotando a los Red Hot que fueron dignos adversarios en Octavos. En Cuartos tuvieron enfrente nada menos que a su clásico rival: The Rolling Stones. Y les ganaron con solidez. En semis The Who hizo lo que pudo pero la dupla Lennon/McCartney definió el pleito. Y en la final sufrieron mucho para ganarle a Blur. Por eso festejaron la victoria como ninguna otra.

Justamente Blur merece una mención especial. Hicieron un excelente mundial, del cual sus fanáticos deben estar orgullosos. Derrotaron a bandas del calibre de Pink Floyd y Led Zeppelin. Y le ganaron a Oasis en el único clásico de Brit Pop que se vio en mundiales. Estuvieron cerca del sueño de consagrarse campeones, dando lucha hasta el final contra los Beatles. Por eso se van con la frente alta. Sus rivales los verán con mayor respeto en el próximo Mundial.

¡Felicitaciones a The Beatles por el campeonato! ¡Y aplausos para Blur por su gran participación!

Premios del Mundial

El Clásico: Blur vs Oasis. Sí, podría haber dicho The Beatles vs The Rolling Stones, pero ese es un enfrentamiento que ya vimos antes. El clásico de Brit Pop en cambio fue el primero en la historia de los mundiales de Persi Music. Y fue apasionante.

Enfrentamiento Más Parejo: Blur vs The Beatles. La final fue digna de su título. Fue el único de los partidos que tuvo que ir a tiempo extra por empate de votos entre los contrincantes.

Revelación: Pixies. Lo de Blur trascendió el hecho de ser revelación. Por eso hay que mencionar a uno de los grupos que más hizo sudar a rivales como The Who. Y que le ganó a un campeón mundialista como Queen. Excelente lo de Pixies en todo el campeonato.

Decepción: Radiohead. Llegó como cabeza de serie al Mundial y se terminó yendo en la fase de grupos cuando en los papeles podía pelear por el primer o segundo puesto con comodidad.

Bandas Más Valoradas: Las de los Sesenta. Como siempre los históricos como The Beatles y The Who fueron siempre los que más avanzaron a instancias finales en el Mundial.

Bandas Más Decepcionantes: Las del 2000. Los Mundiales no fueron hechos para ellos. Las Copa Repechaje tal vez. Por eso ninguno llegó siquiera a clasificar a octavos de final.

El Equipo del Mundial (según mejores posiciones):

  • Voz Líder: Damon Albarn (Blur)
  • Piano y Voz: John Lennon (The Beatles)
  • Guitarra Lider: Jimmy Page (Led Zeppelin)
  • Segunda Guitarra: Graham Coxon (Blur)
  • Bajo y voz: Paul McCartney (The Beatles)
  • Bateria: Keith Moon (The Who)

El Equipo de las Pesadillas (según peores posiciones del Mundial):

  • Voz Lider: Julian Casablancas (The Strokes)
  • Guitarra Principal: Slash (Guns N’ Roses)
  • Segunda guitarra y voz: Pete Doherty (The Libertines)
  • Bajo: Mike Mills (R.E.M.)
  • Teclado y piano: Robert Fripp (King Crimson)
  • Bateria: Matt Helders (Arctic Monkeys)

Así termina una nueva edición del Mundial de Bandas de Persi Music. Les recordamos que en el 2016 se disputaron las Olimpiadas de Discos (su segunda edición luego de 4 años), por lo que no habrá Mundial. El próximo Mundial será en el 2017.

Además habrá un campeonato sorpresa en Octubre, que dará comienzo cuando celebremos el cumpleaños del sitio (así que estén atentos).

Y como siempre: ¡Muchas gracias por acompañarnos nuevamente!

Staff de Persi Music

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

Conspiraciones del Rock: Paul está muerto

Luego de la primera entrega de la sección Conspiraciones del Rock en la que abordamos la posibilidad de que Elvis Presley estuviese vivo, en esta oportunidad nos focalizaremos en otra de las más reconocidas teorías conspirativas que tiene como protagonista a uno de los músicos más aclamados en la historia del rock: Sir Paul McCartney.
CFneg11.tif
La teoría afirma que el 9 de noviembre de 1966, luego de una discusión con John Lennon durante una de las sesiones de grabación, Paul McCartney dejó los estudios de grabación enfurecido y chocó con su auto Austin Healey, en un accidente que le causó la muerte inmediata.
John Lennon, George Harrison y Ringo Starr habrían sido obligados por los servicios secretos británicos MI5 a guardar silencio sobre el hecho a fin de no producir “un suicidio masivo” de los fanáticos de The Beatles y para continuar con el éxito del grupo decidieron reemplazar a Paul por un tal William Campbell, que había sido el ganador en el concurso de dobles de Paul McCartney.
Fue recién el 12 de octubre de 1969 cuando un oyente que se identificó como Tom se comunicó con una radio de de Michigan, Estados Unidos, afirmando que Paul McCartney había fallecido en un accidente vial alegando pistas dejadas por The Beatles en los discos que sucedieron al hecho fatídico y que se podía oír la frase “Turn Me on, dead man” en la canción “Revolution 9” en sentido inversa. A partir de entonces el rumor comenzó a rondar con más fuerza, sustentándose en evidencias que los fanáticos alertaban en las diferentes canciones y portadas de discos que The Beatles iban publicando en los años posteriores.
Faul
Con un parecido asombroso, William Campbell se conviritó en 1966 en el ganador de un concurso de imitadores de Paul llevado a cabo sin un fundamento definido. Tras una serie de cirugías estéticas y con la necesidad de aprender a tocar el bajo con la mano izquierda, Campbell pasó a reemplazar a su ídolo. Sin embargo no tuvo la inmediata aceptación de The Beatles y John lo apodó “Faul”, como una combinación entre False Paul.
Las Tapas de los discos
Conmocionados, entristecidos y muy vigilados por Maxwell y el MI5, mientras Campbell era sometido a las cirugías y demás cambios para simular ser McCartney, John Lennon se sintió culpable ante sus fanáticos por lo que propuso comenzar a dejar evidencias en las tapas de los discos que continuaron a la muerte de Paul.
7-supuestas-pruebas-de-que-Paul-McCartney-esta-muerto
La foto de la tapa de Abbey Road tiene a cada uno de The Beatles llevando a cabo un funeral, donde John, vestido de blanco, representa al cura, Ringo quien porta el féretro, Paul, el único descalzo y con el paso cambiado, representa obviamente al muerto y George es el enterrador. Se especuló también con la chapa del auto blanco que se ve de fondo que dice “28IF”, descifrado como “28 if Paul had lived”, la edad que tendría Paul entonces si estuviese vivo. En el fondo pueden apreciarse tres individuos vestidos de blanco que respresentarían a los restantes integrantes del grupo y en la vereda de enfrente, a un hombre de traje viigñandolos, que represetnaría a Maxwell.
Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band es uno de los discos más enigmáticos y donde más evidencias se exponen sobre la muerte de Paul. Representando el funeral de McCartney frente a las figuras que hubiese querido Paul que estén, los mensajes subliminales están por doquier, con pistas claras que dejan entrever que algo no andaba bien en la formación del grupo.
7-supuestas-pruebas-de-que-Paul-McCartney-esta-muerto-5
Las letras de las canciones
Para no hacer tan notoria las pistas sobre la muerte de Paul, Lennon encontró en las letras de las canciones la forma ideal para dejar en evidencia que Faul era un impostor. A lo largo de numerosas canciones, The Beatles describían en detalle las circunstancias del fatídico accidente, como en “Drive My Car”, las consecuencias (“I Am the Walrus”) y el remordimiento y congoja por la partida de su compañero “While My Guitar Gently Weeps”.
Estudios Forenses
Después del estudio de numerosas fotos, la forense italiana Gabriella Carlesi llegó a la conclusión que las características físicas de las fotografías de Paul antes de 1966 y las posteriores no eran del mismo hombre, publicado en el trabajo titualado “Quién es ese Beatle?”
images-11
Un testamento grabado en cassettes de un supuesto George Harrison previo a su muerte, confiesa y expresa toda la trama secreta detrás de las evidencias para tapar la muerte de Paul.
https://www.youtube.com/watch?v=vkARDboj4Hg

Piro

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

The Beatles – Past Masters (1988)

past_masters

Puntaje del Disco: 10

Disco 1:

  1. Love Me Do: 8
  2. From Me To You: 8
  3. Thank You Girl: 7,5
  4. She Loves You: 9
  5. I’ll Get You: 7,5
  6. I Want To Hold Your Hand: 9
  7. This Boy: 8,5
  8. Komm, Gib Mir Deine Hand: 8
  9. Sie Liebt Dich: 8
  10. Long Tall Sally: 8,5
  11. I Call Your Name: 8
  12. Slow Down: 8
  13. Matchbox: 7,5
  14. I Feel Fine: 9
  15. She’s A Woman: 8,5
  16. Bad Boy: 8
  17. Yes It Is: 8,5
  18. I’m Down: 9

Disco 2:

  1. Day Tripper: 10
  2. We Can Work It Out: 9,5
  3. Paperback Writer: 9,5
  4. Rain: 10
  5. Lady Madonna: 9
  6. The Inner Light: 8,5
  7. Hey Jude: 10
  8. Revolution: 9,5
  9. Get Back: 9
  10. Don’t Let Me Down: 9
  11. The Ballad Of John And Yoko: 8,5
  12. Old Brown Shoe: 8,5
  13. Across The Universe: 8
  14. Let It Be: 9
  15. You Know My Name (Look Up The Number): 6

A lo largo de sus años juntos, The Beatles hicieron una buena cantidad de álbumes memorables con canciones que marcarían la historia del rock y por qué no, de la música en general.
Pero en medio de esos álbumes quedaron sueltas muchas canciones importantes de su discografía que no habían visto la luz en álbumes de estudio, si no que eran lanzados como singles y la única manera de escucharlos era a través de álbumes recopilatorios lanzados pocos años después de la separación de la banda o consiguiendo los mencionados singles.
En 1988, fue lanzado el catálogo completo de la banda en CD, lo que permitió a todos los fans escucharlos en un formato que derrotaría al LP y se convertiría en el formato standard de la música por varios años. Junto a todos los álbumes de estudio, vino un álbum recopilatorio nuevo titulado Past Masters, que contenía dos discos con todas esas canciones que no habían sido lanzadas en los álbumes en los años 60.
Ordenados cronológicamente, el primer disco contiene los singles lanzados desde la época de Please Please Me hasta Help!, y entre sus canciones se destacan “She Loves You” y “I Want To Hold Your Hand” que fueron dos de sus primeros números 1 en Reino Unido, y la segunda, que llegó a Nº 1 en EE.UU. les permitiría hacer su primera gira en ese país con gran éxito. Hay un par de rarezas como las versiones en alemán de estas canciones las cuales no suenan tan bien como las originales pero valen la pena escucharlas. Hay algunos covers presentes que tienen bastante calidad pero se nota que no eran lo más fuerte que podían hacer.
Para finalizar otro excelente Nº 1 como “I Feel Fine” que destaca por ser una de las primeras canciones en utilizar el feedback y también cuenta con una batería que suena muy bien por parte de Ringo, y finalmente el lado b de “Ticket To Ride”, “Yes It Is” que cuenta con un Paul totalmente espléndido en la voz.
El segundo disco cuenta con varias de sus mejores canciones, y para demostrarlo comienza con el excelente single doble lado A de 1965 “Day Tripper/We Can Work It Out”, ambas escritas por Paul, sin duda de las mejores canciones que habían hecho hasta ese entonces. Continúa con el single de 1966 “Paperback Writer/Rain”, una de Paul que cuenta con una línea de bajo impresionante y otra de John, que es una de las primeras muestras de que la psicodelia estaba llegando con fuerza al sonido de la banda, al escucharse al final de la canción la voz de John en reversa (vale mencionar una de las mejores actuaciones de Ringo en su carrera, solo escuchen la batería).
Y llega el que es en mi opinión el mejor single de la banda, “Hey Jude/Revolution”, la primera es la canción que muchos creerán que esta quemada pero es de las mejores que ha escrito Paul en su carrera, no solo eso sino que es una de las canciones más reconocibles del rock en general. No hay quien no se enganche a corear el “Na, Na Na, Na Na Na Na, Hey Jude” del final. Y la otra es una muestra de que Lennon es tal vez el más rockero de los 4 al hacer este genial Hard Rock, muy característico de John en su letra.
Para el final unas versiones alternativas interesantes, como la versión Wildlife de “Across The Universe” y la versión single de “Let It Be”, sin mencionar la extraña pista del final llena de bizarras voces interpretadas por Paul y John.
Sin dudas, un excelente disco que reúne todas las canciones que faltaban en su discografía de estudio y que merece ser escuchado por el gran rejunte de canciones que hace, el cual no es para nada un Greatest Hits pero tampoco está muy lejos sabiendo que varias de estas canciones fueron muy exitosas en su día y son muy recordadas a día de hoy.

Tommy

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

The Beatles – Rubber Soul (1965)

The Beatles - Rubber Soul (1965)

Puntaje del Disco: 9,5

  1. Drive My Car9
  2. Norwegian Wood (This Bird Has Flown): 10
  3. You Won’t See Me8
  4. Nowhere Man8,5
  5. Think for Yourself8,5
  6. The Word8,5
  7. Michelle9
  8. What Goes On8,5
  9. Girl9,5
  10. I’m Looking Through You: 9,5
  11. In My Life9,5
  12. Wait8
  13. If I Needed Someone: 8
  14. Run for Your Life: 9,5

Rubber Soul significo el primer paso de los Beatles hacia una perfección madura que estaba ya a la vuelta de la esquina. Dentro de la discografía de los de Liverpool es un disco bastante infravalorado, culpable de esto es lo genial que fueron sus siguientes trabajos como Revolver o Sgt. Pepper’s en comparación pareciera que Rubber Soul fuera una obra menor pero no lo es.

“Nos estábamos volviendo mejores, técnica y musicalmente, eso es todo. Por fin fuimos capaces de dominar el estudio. Al principio, hacíamos lo que se nos decía: ni siquiera sabíamos cómo subir el bajo. Aprendimos las técnicas en Rubber Soul. Fuimos más precisos sobre cómo grabar un disco. Y lo controlamos todo, hasta la portada” así explicaba John Lennon el salto de calidad que significo este trabajo.

Luego de finalizar una gira por Estados Unidos para mediados de 1965 los Beatles, a pesar del éxito, los miembros del grupo estaban cansados de los gritos de los fans en los conciertos, que hacían que la misma banda no pudiera oír su música y por lo tanto no conocer su progreso musical. Luego de la gira se tomaron un descanso de un mes para luego centrarse en lo que sería su siguiente trabajo que debía editarse a fines de ese año para aprovechar el mercado navideño. Así fue como en menos de dos meses de sesiones lanzarían en diciembre de 1965 Rubber Soul.

El disco continua siendo directo pero es el primero donde empezaron a expandir los parámetros de la instrumentación más allá de la convencional para un grupo de rock, comenzarían a evolucionar a pasos agigantados marcando el alejamiento de la “beatelmania” hacia una mayor introspección, temas de adultos. Este crecimiento también se puede percibir en las letras que son más complejas, ambiguas y maduras.

Los pilares de Rubber Soul son la excelente “Norwegian Wood (This Bird Has Flown)” con la utilización de un sitar en primer plano, las roqueras, que abren y cierran el disco respectivamente, “Drive My Car” y “Run for Your Life”, la balada “Michelle” con sonidos griegos en las lineas de guitarras, otra bella balada como “Girl” con inhalación incluida en el estribillo, “Nowhere Man” con sus fantasticos coros, “I’m Looking Through You” el mejor aporte de Paul en el disco y una de las mejores composiciones de Lennon en toda su trayectoria “In My Life”.

Lo notable en Rubber Soul es como sus mejores fragmentos superan su sencillez de hits para adentrarse en terrenos mucho mas frondosos, mientras el oyente no se da cuenta y necesita unas cuantes escuchar para caer en los detalles. Convirtiendolo en el primero de esta nueva etapa que posibilitando que su talento se siga expendiendo hacia la perfección conseguida años más tarde.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

The Beatles – Help! (1965)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Help!: 8,5
  2. The Night Before: 8
  3. You’ve Got to Hide Your Love Away: 9
  4. I Need You: 7,5
  5. Another Girl: 6,5
  6. You’re Going to Lose That Girl: 7
  7. Ticket to Ride: 8,5
  8. Act Naturally: 6
  9. It’s Only Love: 8
  10. You Like Me Too Much: 7
  11. Tell Me What You See: 8
  12. I’ve Just Seen a Face: 9,5
  13. Yesterday: 9,5
  14. Dizzy Miss Lizzy: 8

Tras el incomprendido Beatles for Sale, grabado a finales de 1964 bajo presión de su sello discográfico y donde no se vio al grupo en su mejor versión, los Beatles comenzaron a preparar el proyecto que incluía su segunda película, y un nuevo álbum en el que incluir la banda sonora.

Así fue que para mediados de 1965 los fab four tendrían terminado Help!, tanto el film como el disco. En este trabajo la banda mostraba una maduración con respecto a lo que venían mostrando, con un eclecticismo que iba más allá de los limites de la música pop.

Help! incluye canciones de peso que demostraban este salto de calidad como “You’ve Got To Hide Your Love Away” y “Ticket to Ride” temas folk de los que habían teñido la carrera de John por ese entonces gracias a la influencia de Bob Dylan al que había conocido recientemente. Estas y la canción que da título al álbum son los mejores aportes de Lennon en esta ocasión.

Pero Paul no se quedaría atrás y se encargaría de los dos temas que quizás reflejan mejor ese salto de calidad del que había mencionado con anterioridad: “I’ve Just Seen a Face” y la canción mas versionada de la historia de la música pop la balada “Yesterday”.

Habría lugar para dos temas de George, “I Need You” y You Like Me Too Much”, que comenzaba a tener mas peso a la hora de incluir sus propias composiciones y el resto se compone por temas que podrían haber aparecido en cualquiera de los álbumes anteriores incluyendo “Act Naturally” cantada por Ringo, señalada por muchos detractores del baterista como la peor canción de la historia del grupo.

La crítica se divide entre los que consideran a Help! un álbum más de la primera etapa de su discografía, simplemente un compendio de canciones pop sin más intención; y los que lo consideran como un antes y después en su carrera como el primer álbum donde los Beatles van un poco más allá y como el abandono definitivo de la inocencia. Rubber Soul, su siguiente disco, los vera dar pasos agigantados hacia lo que poco tiempo después fueron, la banda de rock más importante e influyente de todos los tiempos.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

The Beatles – Beatles for Sale (1964)

Puntaje del Disco: 8

  1. No Reply: 8
  2. I’m a Loser: 9
  3. Baby’s in Black: 7,5
  4. Rock and Roll Music: 8
  5. I’ll Follow the Sun: 8,5
  6. Mr. Moonlight: 6,5
  7. Kansas City/Hey-Hey-Hey-Hey!: 8
  8. Eight Days a Week: 8
  9. Words of Love: 6
  10. Honey Don’t: 8
  11. Every Little Thing: 7
  12. I Don’t Want to Spoil the Party: 8
  13. What You’re Doing: 7,5
  14. Everybody’s Trying to Be My Baby: 8

La tapa de Beatles for Sale (1964) reflejaba la otra cara de la beatlemania: el cansancio, la soledad y el desgaste que les generaba tanta fama y exposición. Algo que además de verse reflejado en los rostros de John, Paul, George y Ringo se puede observar en el resultado final del álbum.

Con menos luces compositivas solamente pudieron componer ocho temas de catorce, el resto son covers de sus ídolos pasados. Algo que pensamos que había quedado para sus primeros discos ya que en Hard Days Night habían firmado todos los tracks. Lo cierto es que su sello discográfico los había “apurado” para entregar un nuevo disco antes de terminar el año y este fue el resultado, en el que podemos vislumbrar que mostraron signos de haber sido compuestas bajo presión. Por solo citar un caso «Eight Days a Week» es una canción de amor pero el titulo surgió de un comentario de Ringo Ringo que se refería a las demandas sobrehumanas que exigía el ser un beatle por ese entonces.

En cuanto a los temas que más podemos rescatar del álbum nos encontramos con “No Reply”, una típica canción de John que habla de traición y celos, “I’m a Loser” una de las mas oscuras composiciones de John hasta el momento, “I’ll Follow the Sun”, a cargo de Paul, un tema optimista donde se dejaba en claro las opuestas visiones de la vida. Mientras John casi siempre se veía como víctima, Paul se sentía responsable de la vida, “I Don’t Want to Spoil the Party” es otro tema de Lennon que muestra su imposibilidad de hacer de cuenta que está feliz, Además de estos temas propios algunos covers suenan muy bien: “Everybody’s Trying to Be My Baby”, “Kansas City/Hey-Hey-Hey-Hey!” y “Rock and Roll Music” son de lo mejorcito que Beatles for Sale nos ofrece.

Otro dato que influyo en el disco y que no se puede pasar por alto fue su encuentro por primera vez con Bob Dylan, Dylan fue el primer artista en afectarlos especialmente como letrista. Una asignatura pendiente hasta ese momento para el grupo que solo componía temas de amor y desengaño. La influencia de Dylan en Los Beatles entusiasmo particularmente a Lennon que comenzaría a escribir temas confesionales y oscuros. Además de abrirles las cabeza musicalmente según cuentan Dylan los inició en la marihuana el día que se conocieron Dylan quería fumarse un porro y asumió que los Beatles ya andaban en la droga. Al principio, los Beatles mostraron un poco de aprehensión en unírsele, pero en las horas siguientes, los músicos estuvieron «sin patas de la risa», como dijo después George.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

The Beatles – Yellow Submarine (1969)

Puntaje del Disco: 6,5

  1. Yellow Submarine: 8
  2. Only a Northern Song: 7
  3. All Together Now: 7,5
  4. Hey Bulldog: 9
  5. It’s All Too Much: 6,5
  6. All You Need Is Love: 8
  7. Pepperland: 6
  8. Sea of Time: 6,5
  9. Sea of Holes: 5
  10. Sea of Monsters: 5,5
  11. March of the Meanies: 4,5
  12. Pepperland Laid Waste: 6
  13. Yellow Submarine in Pepperland: 7

Yellow Submarine es el único disco oficial de los Beatles que no recomendaría comprar, razones no faltan, a saber: cuenta tan solo con cuatro temas nuevos entre los cuales se distingue claramente sobre el resto «Hey Bulldog», dos canciones anteriormente incluidas en discos previos como «Yellow Submarine» de Revolver y «All You Need Is Love de Magical Mistery Tour y una segunda parte íntegramente compuesta por George Martin, histórico productor de la banda de Liverpool mencionado en varias ocasiones como el “Quinto Beatle”, que sirve de ilustración para lo que es el film pero nada más, no aporta mucho musicalmente y lo mejor es ignorarla. Nadie pone en tela de juicio la capacidad de Martin como productor pero en este caso el soundtrack de la película hubiera tenido mucho más valor si se hubiera editado como un EP con tan solo los cuatro temas no incluidos en discografía alguna de los Beatles.

Los otros temas inéditos mas haya del mencionado “Hey Bulldog” tienen sus cosas interesantes: “All Together Now” con un simpático coro y la impronta de McCartney siempre presente, “Only a Northern Song” una sobra de las sesiones de Sgt. Peppers con el sello del gran Harrison y otro lindo tema psicodélico de George «It’s All Too Much».

Lamentablemente la banda sonora no alcanzó ni estuvo a la altura (merecidamente) de las críticas positivas que si tuvo la película animada de los Beatles, que tuve la oportunidad de ver y es bastante entretenida comparándola con otras películas que el grupo había protagonizado previamente.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

The Beatles – Live at the BBC (1994)

Puntaje del Disco: 8,5

Disco Uno:

  1. Beatle Greetings:
  2. From Us to You:
  3. Riding on a Bus:
  4. I Got a Woman: 8
  5. Too Much Monkey Business: 8,5
  6. Keep Your Hands Off My Baby: 7
  7. I’ll Be on My Way: 9
  8. Young Blood: 8,5
  9. A Shot of Rhythm and Blues: 7
  10. Sure to Fall (In Love with You): 8
  11. Some Other Guy: 8,5
  12. Thank You Girl: 8
  13. Sha La La La La!:
  14. Baby It’s You: 7,5
  15. That’s All Right, Mama: 6
  16. Carol: 8
  17. Soldier of Love (Lay Down Your Arms): 7,5
  18. A Little Rhyme:
  19. Clarabella: 8,5
  20. I’m Gonna Sit Right Down and Cry (Over You): 7,5
  21. Crying, Waiting, Hoping: 6
  22. Dear Wack!:
  23. You’ve Really Got a Hold on Me: 8,5
  24. To Know Her Is to Love Her: 9
  25. A Taste of Honey: 7,5
  26. Long Tall Sally: 9
  27. I Saw Her Standing There: 9
  28. The Honeymoon Song: 7
  29. Johnny B. Goode: 9
  30. Memphis, Tennessee: 6
  31. Lucille: 8,5
  32. Can’t Buy Me Love: 8,5
  33. From Fluff to You:
  34. Till There Was You: 8

Disco Dos:

  1. Crinsk Dee Night:
  2. A Hard Day’s Night: 9
  3. Have a Banana!:
  4. I Wanna Be Your Man: 8,5
  5. Just a Rumour:
  6. Roll Over Beethoven: 8,5
  7. All My Loving: 8,5
  8. Things We Said Today: 8,5
  9. She’s a Woman: 9
  10. Sweet Little Sixteen: 9,5
  11. 1822!:
  12. Lonesome Tears in My Eyes: 7
  13. Nothin’ Shakin’: 8
  14. The Hippy Hippy Shake: 7
  15. Glad All Over: 6
  16. I Just Don’t Understand: 6
  17. So How Come (No One Loves Me): 5,5
  18. I Feel Fine: 8
  19. I’m a Loser: 8,5
  20. Everybody’s Trying to Be My Baby: 7
  21. Rock and Roll Music: 7,5
  22. Ticket to Ride: 9
  23. Dizzy Miss Lizzy: 8
  24. Medley: Kansas City / Hey! Hey! Hey! Hey!: 7
  25. Set Fire to That Lot!:
  26. Matchbox: 7,5
  27. I Forgot to Remember to Forget: 5
  28. Love These Goon Shows:
  29. I Got to Find My Baby: 8
  30. Ooh! My Soul: 7,5
  31. Ooh! My Arms:
  32. Don’t Ever Change: 6
  33. Slow Down: 7
  34. Honey Don’t: 8
  35. Love Me Do: 8,5

Live at the BBC editado en 1994 fue el titulo elegido para el esperado disco que contiene las mejores performances de The Beatles, seleccionadas por su productor George Martin, en varios programas de radio entre 1963 y 1965. Este material invaluable y deseado antes de su edición por la innumerable cantidad de fanáticos del grupo de Londres que hay alrededor del globo consiste en 56 canciones, algunas mas acertadas que otras, la mayoría de ellas covers de clásicos roqueros de finales de los cincuenta y principios de los sesenta de artistas como Chuck Berry, Little Richard, Carl Perkins, Buddy Holly, por solo nombrar alguno de ellos. A ellos se les suman algunos temas de las primeras composiciones de Lennon y McCartney entre las que se incluyo «I’ll Be on My Way» que no apareció en ningún disco con posterioridad y 13 pistas de audio de diálogos algunas bastante cómicas que sirven como documento histórico para retratar la relación amigable de John, Paul, George y Ringo con los medios en sus comienzos.

Lo más interesante de esta enorme cantidad de presentaciones de los Beatles en la estación radial numero uno de Gran Bretaña es la presencia de treinta interpretaciones inéditas hasta entonces que no formaban parte del catalogo de ningún disco anterior de la banda. Además este material oficial echaría por tierra la cantidad de grabaciones piratas que circulaban de sus presentaciones en la BBC sin la calidad de audio que se logro obtener en esta nueva edición.

En definitiva Live at the BBC es un material indispensable para cualquier fanático y coleccionista “beatle” que se precie de tal y un entretenido álbum para escuchar y disfrutarlo en si que contiene algunos tesoros ocultos y nos muestra una banda en su estado inicial y en pleno crecimiento.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)