Archivo de la categoría: Behemoth

Behemoth – Demigod (2004)

behemoth-demigod-2004

Puntaje del Disco: 9

  1. Sculping the Throne Ov Seth: 8,5
  2. Demigod: 9
  3. Conquer All: 9
  4. The Nephilim Rising: 9
  5. Towards Babylon: 8,5
  6. Before Aeons Came: 8
  7. Mysterium Coniunctionis (Hermanubis): 8,5
  8. XUL: 8
  9. Slaves Shall Serve: 9
  10. The Reign Ov Shemsu Hor: 9,5

En el día de hoy cambiamos totalmente el mambo de la página hacia algo pesado, acribillador y desollante para los oídos de aquellos lectores quienes estén dispuestos a descubrir esta banda. Ya lo hice con la brutalidad de Cryptopsy, pero de la banda que vamos a hablar hoy también es uno de esos casos. Otra masacre sonora que no te deja respiro, ni siquiera luego de terminar su escucha.

Esta banda y este género no es para cualquiera, el Metal Extremo, pero aquellos que son dignos de disfrutar del placer de su escucha, que bien, porque se van a encontrar con una de las cosas más apasionantes que nos ofrece la vida, una música plagada de emociones extremas y radicalmente honesta, esto para mí es como el fútbol lo es para muchos en mi país.

Quería compartirles el cual sería uno de los primeros discos de Death Metal que he escuchado, a una muy corta edad, y que me ha dejado impactado no sólo en su momento, sino también ahora de adulto, con una vuelta a su escucha.

Behemoth es una banda formada en 1991, en Gdansk, Polonia. Durante años esta banda ha tenido constantes cambios de formaciones, siendo Nergal (Su nombre real es Adam Darski) el único miembro constante desde el inicio, a cargo de la composición principal, letras, guturales y guitarra; ahora la banda ha permanecido con una formación consistente con Orion en el bajo, Seth en la guitarra secundaria y el majestuoso, el mago Inferno en las baterías, todo un deleite su escucha, al punto de hacerte sangrar los oídos con cada Blast Beat sin filtro que se le ocurre dar.

Al principio de su carrera, ellos hacían un Black Metal del que desconozco su escucha, pero por muchos ha sido considerado un buen Black Metal, de calidad. El giro de 180 grados que esta banda dio, ocurrió con la llegada del álbum Satanica del año 1999, redefiniendo su estilo en un género llamado Blackened Death Metal, del que a partir de dicho trabajo la banda tocaría de forma consistente hasta la fecha.

Influenciados fuertemente por titanes del Metal Extremo y progenitores absolutos del Death Metal, como lo fue Morbid Angel, la banda dio muchísimos frutos en el underground y estableció una base de seguidores muy devota que disfrutaba de los conciertos bestiales y devastadores de la banda en los que contaba con su líder rompiendo biblias, considerándose así una de las bandas más blasfemas y más impactantes que han dado de que hablar durante los 2000’s, y que explotó su fama con su álbum The Satanist del 2014, del que próximamente hablaremos.

Esta banda ha dado de que hablar desde la salida de ese álbum, el Satanica, y muchos van a considerar que todos los álbumes a partir de ese comparten ciertas similitudes… pero acaso eso es malo? No, y perfectamente lo podremos comprobar en el disco de la fecha, Demigod; el semidios llega de forma abrupta para hacer caos tu existencia.

Este disco arranca con un corte acústico tipo Flamenco en el tema “Sculping The Throne Ov Seth” para dar paso a una serie de riffs bestiales, batería que suena como una artillería de Miniguns acribillándote en el cerebro, y un sonido de bajo bestial que no tiene precedentes… y por supuesto, la voz inconfundible de Nergal, con un tono semejante a los growls de Morbid Angel, que te hace sentir que es un demonio capaz de hacerte sacrificios con gritos desorbitantes, mezclado con letras satánicas, blasfemas y atrapantes que logran revolver y despedazar tu religión. Una voz brutal, llena de violencia permanente, y potente a más no poder.

El disco sigue así, y sin parar, canciones tocadas a tempos rapidísimos, solos bestiales, blast beats rejurgitantes, terrenos oscuros que no tienen fin, y algunas canciones con los riffs más despedazantes, aplastantes y brutales que he escuchado en mi vida, que no tienen nada que envidiarle a sus progenitores, Morbid Angel, previamente mencionados. Riffs rapidísimos, que te dejan los tímpanos volteándose en un dolor casi permanente, pero en el buen sentido, en el buen placer, sucumbido ante la pesadez.

Los solos de este álbum son magistrales, algunos con tintes melódicos, pero dignos de una posesión melódica enviada por satanás para poder ser ejecutados. Los mensajeros son estos músicos, quienes van a alzar la melodía de estos sonidos llenos de odio, desesperación y brutalidad.

El disco termina con una pista que hace un homenaje digno, y nuevamente sin nada que envidiarle, en lo musical por lo menos, a la canción “God Of Emptiness” de la banda previamente mencionada. “The Reign ov Shemsu Hor” es una canción que pone a este álbum en un pedestal, y le da un giro de tuerca a las canciones que destrozaron previamente tu alma con la furia de rápidez, devastación y dolor causante de la acribillación de todos los instrumentos. Esta canción se siente como caminar con los pies embarrados de cemento, previo a morir por la falta de hambruna y de sed. Lenta como un sufrimiento de tortura, devastadora y brutalmente blasfema, que cierra el álbum de una forma magistral. Esta canción lamentablemente no ha sido tocada en concierto que yo sepa, pero sin duda es de las mejores canciones de la banda, por lejos. 40 minutos que se pasan volando, que te dejan sin respiro, y una semilla negra de recuerdo si es que jamás habías escuchado esto antes.

Así termina mi  mini-comentario, mucho menos que una reseña, de este asombroso, y majestuoso álbum, la razón por la cual no hice tan extensa esta reseña es porque les quiero dejar la sorpresa y el gusto de escucharlo y dejar su intriga. Quienes jamás se adentraron antes al Metal Extremo, no se los recomiendo, vayan un poco más por bandas como Death, At The Gates, Amon Amarth, y especialmente hacia un trabajo como el Heartwork de los británicos Carcass, pero si les pica la curiosidad…. mmm, bueno, creo que valdrá la pena, pero te aseguro, no vas a estar preparado.

Majestuoso álbum, por lejos de las mejores obras que he escuchado del Metal Extremo, otra recomendación de mi parte.

Toto

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 1)