Archivo de la categoría: Bandas de Rock Internacional

Iggy Pop – Instinct (1988)

iggy-pop-instinct-1988

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Cold Metal: 8
  2. High on You: 7,5
  3. Strong Girl: 6,5
  4. Halloween7
  5. Easy Rider: 8,5
  6. Power & Freedom: 8
  7. Lowdown: 6
  8. Instinct: 7
  9. Tuff Baby: 8
  10. Squarehead: 7,5

Injustamente vapuleado por algunos Instict (1988), cierra una nefasta década del ochenta en lo musical para Iggy Pop que se había orientado al pop con pocos buenos resultados, con una vuelta al Hard Rock sólido que sentarían las bases para su resurrección a comienzos de los noventa con dos bombazos de lo mejor de toda su amplia carrera como fueron Brick by Brick (1990) y American Caesar (1993).

Dos factores ayudaron a Iggy a retomar el rumbo y darle una impronta más roquera a lo que venía mostrando en los últimos años, en primer lugar, la participación estelar del guitarrista de Sex Pistols Steve Jones en todo el álbum y la elección del productor Bill Laswell quien venía trabajando con artistas como Motörhead, Peter Gabriel y Mick Jagger en los últimos años.

Sin ser una maravilla y si bien Instict no cuenta con temas demasiado memorables, los mejorcitos son “Cold Metal”, “Easy Rider” y “Tuff Baby”, consigue su objetivo principal, el de demostrar que «La Iguana» no estaba acabado y que mejores tiempos se avecinarían para él.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 2 Promedio: 4)

Liam Gallagher en Argentina: Forever «Rock ‘n’ Roll Star»

liam-gallagher-argentina-2022

La pandemia parece algo cada vez más lejano en el tiempo. Se ven pocos barbijos y la gente abarrotada sin preocupaciones. Todo eso acompaña el aumento de los eventos masivos. ¡Bienvenido sea la “recuperación de la normalidad”! ¡Bienvenidos sean los recitales!

Junto con Piro, asistimos al recital de Liam Gallagher en el Movistar Arena, un lugar que se está transformando en una moda a la hora de celebrar conciertos en Buenos Aires. Y debo decir que es un estadio realmente muy bueno para aprovechar este tipo de eventos.

Respecto de Liam, hay que decirlo, para nosotros se trata de revivir nuestros años en los que escuchábamos Oasis como una de nuestras primeras bandas predilectas. Y para mucho del público allí presente también.

Como los viejos chotos que ahora somos recurrimos a la comodidad de la platea, en lugar de la vorágine exacerbante del campo que habremos disfrutado en otros años. Y debo decir que las caripelas que nos rodeaban, que pertenecen a nuestra generación, parecían hacer tenido la misma idea. Treintañeros y cuarentenos que en los noventa y principios del 2000 habrán disfrutado de Oasis, ahora asistieron para ver al menor de los Gallagher, sabiendo que en su repertorio iba a interpretar clásicos de Oasis (sin importarnos tanto su carrera solista).

Minutos previos se escuchaba “I Am The Resurrection” de los Stone Roses, poniendo a tono al público, hasta que Liam, como un relojito inglés, saldría al escenario a las 21hs. “Fuckin’ in the Bushes” anunciaría su entrada hasta que comenzaría a interpretar “Morning Glory” para despertar el revuelo incluso en las gradas, donde se veía gente parada saltando y agitando. Lo continuaría “Rock ‘n’ Roll Star” dando un tremendo shock de adrenalina. Y si de estrella de rock hablamos, Liam interpretó las canciones con su voz bastante intacta, o por lo menos, no tan arruinada como en otras presentaciones en Buenos Aires. Por otro lado, pese a tener 50 años, uno espera que haya madurado como persona, pero no parecía el caso. Con su verborragia habitual y con un inglés inentendible, Liam tenía la misma pose de Frontman rockero como si los años no hubieran pasado. Como diría Piro: “es la antítesis de Chris Martin”.

En su Setlist empezarían a aparecer temas de su carrera en solitario como “Wall of Glass” y “Everything’s Electric”. Hasta que reaparecerían las canciones de Oasis, en una selección poco habitual, como el clásico de Be Here Now “Stand By Me”, la agradable balada de Standing “Roll It Over” y uno de los mejores temas de Definetly Maybe, la intensa “Slide Away”.

Promediando el show, Beady Eye diría presente con “Soul Love”, para luego darle pie a más temas de Liam: “More Power”, “Diamond in the Dark”, “The River” y “Once”. Pasada esa seguidilla, comenzaría a preparar su despedida con clásicos de Oasis que marcaron el Brit Pop de los noventa, tal es el caso de “Some Might Say” y “Cigarettes & Alcohol”, hasta que finalmente llegaría la balada insignia y más rutilante de Oasis, la esperada “Wonderwall”, como “mentiroso” cierre del espectáculo.

Minutos más tarde, con la fiebre mundialista subida ya a la cabeza en los espectadores, que cantaban a favor de Lio Messi y la selección, Liam retornaría para el encore. Primero dedicaría la eterna “Live Forever” a Diego Maradona para después hacer el cierre definitivo con la majestuosa “Champagne Supernova”.

El público presente se quedaría con las ganas de más, pidiendo por “Supersonic”, pero eso era todo. Una hora y media de espectáculo, en el que Liam demostró tener ganas de seguir cantando y todavía tiene voz para hacerlo.  ¿Se cumplirá en algún momento el retorno de Oasis? Por ahora parece muy lejana la posibilidad. Habrá que seguir asistiendo a los shows de los Gallagher por separado.

Persy

Tu puntuación
(Votos: 3 Promedio: 4.3)

INXS – Full Moon, Dirty Hearts (1993)

inxs-full-moon-dirty-hearts-1993

Puntaje del Disco: 6

  1. Days of Rust: 6
  2. The Gift6,5
  3. Make Your Peace: 7
  4. Time: 6
  5. I’m Only Looking: 7
  6. Please (You Got That …): 7
  7. Full Moon, Dirty Hearts: 6,5
  8. Freedom Deep: 5
  9. Kill the Pain: 4
  10. Cut Your Roses Down: 5,5
  11. The Messenger: 7,5
  12. Viking Juice: 6

Tras la aventura artística que significó Welcome to Wherever You Are (1992), INXS con Full Moon, Dirty Hearts, lanzado al año siguiente, no tardó demasiado en retomar la senda comercial de X (1990).

Grabado en la paradisíaca Capri, Italia, los australianos suenan enérgicos y directos, pero a pesar de esforzarse por sonar actualizados la performance general es bastante errática y para colmo de males carece de temas fuertemente comerciales al nivel de “Suicide Blonde” o “New Sensation”.

Solo el sencillo «The Gift» y el dueto con Ray Charles «Please (You Got That …)” obtuvieron algo de repercusión mundial. Con respecto a la colaboración con el veterano artista la misma se gestó cuando la banda ya se encontraba en trabajos de post producción en Paris, donde se cruzaron en el mismo estudio con Ray y lo invitaron a participar del tema, que finalmente se concretaría en el propio estudio de Charles en Los Angeles.

Full Moon, Dirty Hearts terminó siendo un híbrido entre el sonido clásico de la banda, que los hizo ser lo exitoso que fueron, y la experimentación alternativa de su antecesor no terminando siendo sólido a nivel global a pesar de tener sus momentos. Comercialmente hablamos funcionó mejor fuera de los Estados Unidos alcanzando cimas de los conteos musicales en el Reino Unido y en su Australia natal.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 3)

Phoebe Bridgers – Punisher (2020)

phoebe-bridgers-punisher-2020

Puntaje del Disco: 7,5

  1. DVD Menu: –
  2. Garden Song: 7,5
  3. Kyoto: 8,5
  4. Punisher: 7
  5. Halloween: 7
  6. Chinese Satellite: 7,5
  7. Moon Song: 7
  8. Savior Complex: 8
  9. ICU: 7,5
  10. Graceland Too: 7
  11. I Know the End: 8

La oriunda de California Phoebe Lucille Bridgers, que forma parte de una sorprendente nueva camada de artistas femeninas de rock alternativo, creció componiendo temas, perfeccionándose como guitarrista y presentándose en la escena local de Los Angeles dejando buenas sensaciones con su primer álbum Stranger in the Alps (2017).

Pero sería con su continuación Punisher de 2020 cuando recibió la aclamación de sus pares y en especial de los críticos especializados. Desde la sombría introducción “DVD Menu”, pasando por los momentos tops como “Garden Song”, “Kyoto”, “Savior Complex” y “I Know the End” se observan las virtudes de Bridgers para componer piezas conmovedoras y cercanas al folk y al indie rock.

Si bien Punisher no es una obra sencilla y tiene sus puntos flojos y monótonos, a nivel global ofrece buenos momentos de buen gusto, calidad compositiva y evidenciando un crecimiento de la artista, en busca de su verdadera identidad y a la espera de despachar en sus siguientes trabajos algo verdaderamente especial para destacar claramente sobre el resto de competidoras.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 4)

Van der Graaf Generator – H to He, Who Am the Only One (1970)

h_to_he_who_am_the_only_one_van_der_graaf_generator_album_-_cover_art

Puntaje del Disco: 8

  1. Killer: 8,5
  2. House with No Door: 8.5
  3. The Emperor in His War Room (a. The Emperor/b. The Room): 8
  4. Lost (a. The Dance in Sand and Sea/b. The Dance in Frost): 7
  5. Pioneers Over c: 8

Con un discazo en los albores de 1970 (The Least We Can Do Is Wave to Each Other) que no funcionó comercialmente como esperaban, Van der Graaf Generator no quiso dejar pasar el tiempo para grabar entre giras y conciertos su siguiente material y lanzarlo en diciembre del mismo año.

H to He, Who Am the Only One tampoco tuvo buena recepción ni un suceso importante en la época, pero se transformó con el tiempo como un ejemplo importante para los críticos de rock progresivo de alto vuelo. En especial temas como el oscuro “Killer” y el épico cierre “Pioneers Over c” son dos piezas de todo lo que puede ofrecer Peter Hammil como compositor para el género.

Además, otros temas sobresalen como la emotiva “House with No Door» y “The Emperor”, que forma parte de la pieza “The Emperor in His War Room”, con colaboración siempre distinguida en guitarra del mismísimo Robert Fripp de King Crimson. Aunque, también es cierto que hay momentos más complejos de la obra con los cuales encariñarse o que resultan algo tediosos.

El arte de tapa fue obra de Paul Whitehead, pintor y diseñador gráfico británico que trabajaba para la discográfica Charisma Records responsable de otras portadas legendarias como Fool’s Mate de Peter Hammill o Nursery Cryme y Foxtrot de Genesis, quién comento verse inspirado por el tema “Pioneers Over c”.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 5)

The Guess Who – Rockin’ (1972)

the-guess-who-rockin-1972

Puntaje del Disco: 7

  1. Heartbroken Bopper: 8
  2. Get Your Ribbons On: 5
  3. Smoke Big Factory: 7
  4. Arrivederci Girl: 6
  5. Guns, Guns, Guns: 8
  6. Running Bear: 6
  7. Back to the City: 6,5
  8. Your Nashville Sneakers: 7
  9. Herbert’s a Loser: 7,5
  10. Hi Rockers!: 7,5

Desde la partida de Randy Bachman, The Guess Who había conseguido reemplazarlo de buena forma con las adiciones de los guitarristas Kurt Winter y Greg Leskiw, pero Rockin’ (1972) significaría la despedida de este último en la mitad de una gira por Estados Unidos y el comienzo del declive de los canadienses.

Rockin’ tiene sus momentos de rock básico, aburrido y monótono, pero a su vez conserva muchas de las virtudes de sus trabajos iniciales con singles sólidos y tremendamente interpretados como “Heartbroken Bopper” y “Guns, Guns, Guns” que junto con “Smoke Big Factory”, “Herbert’s a Loser” y el cierre con “Hi Rockers!” con su combinado “The «Sea of Love»/»Heaven Only Moved Once Yesterday»/»Don’t You Want Me» redondean un resultado más que satisfactorio.

A diferencia del suceso de Bachman-Turner Overdrive II (1973) y Not Fragile (1974) de Randy Bachman, la popularidad de Burton Cummings y The Guess Who declinó bastante en Estados Unidos, con excepción de su Canada natal donde la banda supo apoyar la continuidad de su carrera durante los años setenta.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 3 Promedio: 3.3)

Katatonia – Night Is the New Day (2009)

katatonia-night-is-the-new-day-2009

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Forsaker: 8,5
  2. The Longest Year: 8
  3. Idle Blood: 8,5
  4. Onward into Battle: 7,5
  5. Liberation: 7
  6. The Promise of Deceit: 7,5
  7. Nephilim: 9
  8. New Night: 7
  9. Inheritance: 7,5
  10. Day and Then the Shade: 7
  11. Departer: 7,5

Desde el norte de Europa Katatonia es una de las bandas de Heavy Metal de mantener viva la esencia del rock pesado en las últimas décadas, pasando a través de los años por distintas variantes como el Metal gótica y oscuro en sus inicios para el alternativo y el Metal Progresivo en sus años de madurez.

Night Is the New Day (2009) fue la octava placa de estudio de los suecos y es señalado por la propia banda como el más diverso y variado en su carrera. El Metal Progresivo que comenzó a tomar fuerzas en sus anteriores trabajos pasa a un primer plano, asimilándose por momentos a los trabajos de Opeh, Porcupine Tree o Tool. Igualmente mantiene elementos pesados, mezclado con toques de electrónica y acústicos generando un resultado bastante interesante.

El nucleo duro del álbum está en el arranque con temazos como “Forsaker”, “The Longest Year” y “Idle Blood”, sin embargo “Nephilim” promediando el listado de temas termina siendo mi favorita por su atmósfera densa y ritmo cautivador. Como punto negativo tiene otros pasajes bastante monótonos y extremadamente repetitivos que sitúan a este material lejos de sus mejores obras.

Tristemente en diciembre de ese mismo año a banda anunciaría el alejamiento de los hermanos Frederik (guitarras) y Mattias (bajo) Norrman por problemas familiares, reemplazados en primera instancia por Per Eriksson y Niklas Sandin respectivamente.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 2 Promedio: 3)

Eric Clapton – Eric Clapton (1970)

eric-clapton-eric-clapton-1970

Puntaje del Disco: 8

  1. Slunky7
  2. Bad Boy: 8
  3. Lonesome and a Long Way from Home: 7,5
  4. After Midnight: 9
  5. Easy Now: 7,5
  6. Blues Power: 8,5
  7. Bottle of Red Wine: 7
  8. Lovin’ You Lovin’ Me: 7,5
  9. Told You for the Last Time: 8
  10. Don’t Know Why: 8
  11. Let It Rain: 9

En los primeros pasos de su carrera Eric Clapton logró sobresalir como guitarrista en numerosos y legendarios grupos de la década del sesenta como The Yardbirds, John Mayall & the Bluesbreakers, Cream y Blind Faith, y sería a comienzos de la siguiente década que el músico británico se convencería en dar el siguiente paso hacia una carrera solista.

La idea nació en 1969 cuando Clapton se unió a la gira de Delaney & Bonnie & Friends como guitarrista invitado y fue el mismo cantante de la agrupación Delaney Bramlett quien lo convenció de cantar y grabar sus propias canciones convirtiéndose en productor de su disco solista, Eric Clapton (1970).

Clapton atribuyo a Bramlett el mérito de haberle empujado a cantar y de haberle enseñado el arte de la voz en el rock. Contaba el mismo Eric, de 25 años de edad en aquel entonces, que para la época del lanzamiento estaba encantado con el resultado de las grabaciones, pero lo único que no le convencía era su propia voz, porque sonaba muy joven y él quería sonar como un hombre viejo.

Eric Clapton es un disco amigable, optimista y directo con elementos de rock & roll clásico y blues y hasta toques de pop, R&B y country por momentos, y a su vez incluye algunos temas no tan famosos pero imperdibles en su repertorio como “Let It Rain”, “After Midnight” y “Blues Power”.

Eric Clapton significó el punto de partida para lo que sería el rico repertorio discográfico de este magnífico guitarrista, que con el correr de los lanzamientos iría imprimiéndole más de su impronta personal moldeando su propio estilo.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 3 Promedio: 4.7)

Happy Mondays – Hallelujah (1989)

4-happy-mondays-hallelujah-1989-2

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Hallelujah: 8
  2. Clap Your Hands: 8
  3. Holy Ghost: 7
  4. Rave On: 6,5
  5. Hallelujah (Club Mix): 7,5
  6. Rave On (Club Mix): 6
  7. W.F.L. (Think About The Future Mix): 8,5

Solo los mercados de Estados Unidos y Australia tuvieron la dicha de contar con la edición de Hallelujah (1989), un EP de Happy Mondays que logra reflejar la faceta dance y que propulsaron a la banda a convertirse en uno de los favoritos en el ambiente de clubes que enloquecieron Manchester y todo el Reino Unido para fines de los ochenta.

A lo largo de sus 7 pistas podemos contemplar algunos de sus mejores remixes a cargo de Paul Oakenfold, Andy Weatherall, Steve Lillywhite, entre otros Dj’s emergentes de la época, donde las versiones de tracks como “Hallelujah”, “Clap Your Hands” y “W.F.L. (Think About The Future Mix)” fueron los temas más memorables y celebrados por aquellos años.

El resultado final de este material, estando lejos de ser su mejor lanzamiento, termina siendo positivo con un buen balance entre el funk delirante y desordenado que los caracterizó en toda su carrera con versiones de temas más orientadas a la pista de baile que ganaron aún más atención para el grupo que junto a como The Stone Roses, The Charlatans o New Order, lideraron la escena musical denominada «Madchester».

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 4)

Behemoth – Demigod (2004)

behemoth-demigod-2004

Puntaje del Disco: 9

  1. Sculping the Throne Ov Seth: 8,5
  2. Demigod: 9
  3. Conquer All: 9
  4. The Nephilim Rising: 9
  5. Towards Babylon: 8,5
  6. Before Aeons Came: 8
  7. Mysterium Coniunctionis (Hermanubis): 8,5
  8. XUL: 8
  9. Slaves Shall Serve: 9
  10. The Reign Ov Shemsu Hor: 9,5

En el día de hoy cambiamos totalmente el mambo de la página hacia algo pesado, acribillador y desollante para los oídos de aquellos lectores quienes estén dispuestos a descubrir esta banda. Ya lo hice con la brutalidad de Cryptopsy, pero de la banda que vamos a hablar hoy también es uno de esos casos. Otra masacre sonora que no te deja respiro, ni siquiera luego de terminar su escucha.

Esta banda y este género no es para cualquiera, el Metal Extremo, pero aquellos que son dignos de disfrutar del placer de su escucha, que bien, porque se van a encontrar con una de las cosas más apasionantes que nos ofrece la vida, una música plagada de emociones extremas y radicalmente honesta, esto para mí es como el fútbol lo es para muchos en mi país.

Quería compartirles el cual sería uno de los primeros discos de Death Metal que he escuchado, a una muy corta edad, y que me ha dejado impactado no sólo en su momento, sino también ahora de adulto, con una vuelta a su escucha.

Behemoth es una banda formada en 1991, en Gdansk, Polonia. Durante años esta banda ha tenido constantes cambios de formaciones, siendo Nergal (Su nombre real es Adam Darski) el único miembro constante desde el inicio, a cargo de la composición principal, letras, guturales y guitarra; ahora la banda ha permanecido con una formación consistente con Orion en el bajo, Seth en la guitarra secundaria y el majestuoso, el mago Inferno en las baterías, todo un deleite su escucha, al punto de hacerte sangrar los oídos con cada Blast Beat sin filtro que se le ocurre dar.

Al principio de su carrera, ellos hacían un Black Metal del que desconozco su escucha, pero por muchos ha sido considerado un buen Black Metal, de calidad. El giro de 180 grados que esta banda dio, ocurrió con la llegada del álbum Satanica del año 1999, redefiniendo su estilo en un género llamado Blackened Death Metal, del que a partir de dicho trabajo la banda tocaría de forma consistente hasta la fecha.

Influenciados fuertemente por titanes del Metal Extremo y progenitores absolutos del Death Metal, como lo fue Morbid Angel, la banda dio muchísimos frutos en el underground y estableció una base de seguidores muy devota que disfrutaba de los conciertos bestiales y devastadores de la banda en los que contaba con su líder rompiendo biblias, considerándose así una de las bandas más blasfemas y más impactantes que han dado de que hablar durante los 2000’s, y que explotó su fama con su álbum The Satanist del 2014, del que próximamente hablaremos.

Esta banda ha dado de que hablar desde la salida de ese álbum, el Satanica, y muchos van a considerar que todos los álbumes a partir de ese comparten ciertas similitudes… pero acaso eso es malo? No, y perfectamente lo podremos comprobar en el disco de la fecha, Demigod; el semidios llega de forma abrupta para hacer caos tu existencia.

Este disco arranca con un corte acústico tipo Flamenco en el tema “Sculping The Throne Ov Seth” para dar paso a una serie de riffs bestiales, batería que suena como una artillería de Miniguns acribillándote en el cerebro, y un sonido de bajo bestial que no tiene precedentes… y por supuesto, la voz inconfundible de Nergal, con un tono semejante a los growls de Morbid Angel, que te hace sentir que es un demonio capaz de hacerte sacrificios con gritos desorbitantes, mezclado con letras satánicas, blasfemas y atrapantes que logran revolver y despedazar tu religión. Una voz brutal, llena de violencia permanente, y potente a más no poder.

El disco sigue así, y sin parar, canciones tocadas a tempos rapidísimos, solos bestiales, blast beats rejurgitantes, terrenos oscuros que no tienen fin, y algunas canciones con los riffs más despedazantes, aplastantes y brutales que he escuchado en mi vida, que no tienen nada que envidiarle a sus progenitores, Morbid Angel, previamente mencionados. Riffs rapidísimos, que te dejan los tímpanos volteándose en un dolor casi permanente, pero en el buen sentido, en el buen placer, sucumbido ante la pesadez.

Los solos de este álbum son magistrales, algunos con tintes melódicos, pero dignos de una posesión melódica enviada por satanás para poder ser ejecutados. Los mensajeros son estos músicos, quienes van a alzar la melodía de estos sonidos llenos de odio, desesperación y brutalidad.

El disco termina con una pista que hace un homenaje digno, y nuevamente sin nada que envidiarle, en lo musical por lo menos, a la canción “God Of Emptiness” de la banda previamente mencionada. “The Reign ov Shemsu Hor” es una canción que pone a este álbum en un pedestal, y le da un giro de tuerca a las canciones que destrozaron previamente tu alma con la furia de rápidez, devastación y dolor causante de la acribillación de todos los instrumentos. Esta canción se siente como caminar con los pies embarrados de cemento, previo a morir por la falta de hambruna y de sed. Lenta como un sufrimiento de tortura, devastadora y brutalmente blasfema, que cierra el álbum de una forma magistral. Esta canción lamentablemente no ha sido tocada en concierto que yo sepa, pero sin duda es de las mejores canciones de la banda, por lejos. 40 minutos que se pasan volando, que te dejan sin respiro, y una semilla negra de recuerdo si es que jamás habías escuchado esto antes.

Así termina mi  mini-comentario, mucho menos que una reseña, de este asombroso, y majestuoso álbum, la razón por la cual no hice tan extensa esta reseña es porque les quiero dejar la sorpresa y el gusto de escucharlo y dejar su intriga. Quienes jamás se adentraron antes al Metal Extremo, no se los recomiendo, vayan un poco más por bandas como Death, At The Gates, Amon Amarth, y especialmente hacia un trabajo como el Heartwork de los británicos Carcass, pero si les pica la curiosidad…. mmm, bueno, creo que valdrá la pena, pero te aseguro, no vas a estar preparado.

Majestuoso álbum, por lejos de las mejores obras que he escuchado del Metal Extremo, otra recomendación de mi parte.

Toto

Tu puntuación
(Votos: 2 Promedio: 3)