Archivo de la categoría: Adrian Belew

Adrian Belew – Twang Bar King (1983)

adrian-belew-twang-bar-king-1983

Puntaje del Disco: 8,5

  1. I’m Down: 8,5
  2. I Wonder: 9
  3. Life Without a Cage: 9
  4. Sexy Rhino:
  5. Twang Bar King: 8
  6. Another Time: 8,5
  7. The Rail Song: 9,5
  8. Paint the Road: 8,5
  9. She Is Not Dead: 7,5
  10. Fish Head: 7,5
  11. The Ideal Woman: 8
  12. Ballet for a Blue Whale: 8

Twang Bar King es el segundo disco solista del ex integrante de King Crimson, Adrian Belew. En Lone Rhino nos había deleitado con esos extravagantes sonidos de animales que hacía con su guitarra, y en esta segunda entrega perpetua su experimentación guitarrera exótica metiéndose de lleno en el New Wave.

Twang Bar King en ese sentido tiene una gran influencia de Talking Heads y de David Bowie en su música. Belew de hecho amolda más su forma de canto como si fuese David Byrne.

Como resultado, Twang Bar King es un álbum muy entretenido, no solo desde el costado musical, haciendo hablar a su guitarra, sino también en sus letras. Que no los engañe el comienzo con el cover de los Beatles, “I’m Down”, transmitiendo un sonido que es más propio del pop rock de los sesenta, en “I Wonder” nos mete de lleno en el New Wave de los ochenta que podría ser confundido con Talking Heads tranquilamente.

Y en este álbum muy parejo, tal vez la más destacada sea “The Rail Song” (no confundir con “The Rain Song”), donde le canta nada menos que al sistema ferroviario ofreciendo una de las mejores melodías de su carrera.

Persy

Anuncios

Adrian Belew – Lone Rhino (1982)

Puntaje del Disco: 9

  1. Big Electric Cat: 9,5
  2. The Momur: 9
  3. Stop It: 8,5
  4. The Man In The Moon: 8
  5. Naive Guitar: 8
  6. Hot Sun:
  7. The Lone Rhinoceros: 9
  8. Swingline: 9
  9. Adidas In Heat: 7,5
  10. Animal Grace: 8,5
  11. The Final Rhino:

A lo largo de su trayectoria Adrian Belew fue un guitarrista que ganó prestigio, colaborando con bandas y artistas de renombre como Frank Zappa, King Crimson, Talking Heads y David Bowie. En 1982 debutaría con su álbum solista, Lone Rhino, el cual muestra influencias de este tipo de músicos. Uno de los ejemplos más claros es la imitación de las exageradas interpretaciones vocales de David Byrne, quien fue un maestro del tipo.

Desde ahí encontramos la originalidad o el talento del Sr. Belew, quien no fue como el común denominador de los clásicos guitarristas virtuosos. Adrian Belew tenía un estilo más genuino y también freak, lleno de trucos que transforman a sus canciones en cosas semi-abstractas, que combinan un poco de pop y un poco de Avant Garden.

Lone Rhino es una excelente dosis del estilo de este guitarrista, en el cual mezcla temas pop que resultan un poco bizarros junto a un manojo de cortes instrumentales con atmósferas atrayentes y paradójicamente más convencionales.

Entre las canciones pop, “Big Electric Cat” es el claro clásico del disco. Es un tema excéntrico que rockea con una especie de psicodelia electrónica y diversos efectos sonoros. Pero también se destacan: “The Momur”, un tema que es puro Talking Heads; “The Lone Rhinoceros”, una buena balada con piano incluido y con la guitarra de Belew barritando como un rinoceronte; y la locura impredecible de “Swingline”. El resto de este tipo de temas tampoco se queda atrás. Los psicodélicos “Animal Grace” y “The Man In The Moon” son muy buenos. E incluso la jazzera pero excedida “Adidas In Heat” tiene su atractivo.

Por otro lado, las canciones instrumentales, en este caso “Naive Guitar” y las breves “Hot Sun” y “The Final Rhino”, son ambientaciones seductoras y suaves a lo Brian Eno. No le agregan mucho al disco. Simplemente funcionan como tranquilizantes para la frenética demencia de Lone Rhino.

Persy