Archivo de la categoría: Rata Blanca

Rata Blanca – Rata Blanca (1988)

Puntaje del Disco: 8

  1. La Misma Mujer: 7
  2. Solo Para Amarte: 8
  3. Gente Del Sur: 6
  4. Rompe El Hechizo: 7
  5. El Sueño De La Gitana: 9
  6. Chico Callejero: 8,5
  7. Preludio Obsesivo (Instrumental): 8
  8. El Último Ataque: 7
  9. Otoño Medieval (Instrumental): 7

Hablar de Rata Blanca es hablar de su fundador, compositor y letrista principal Walter Giardino, quien ya había incursionado en pequeños proyectos musicales antes de Rata. Uno de ellos sería una banda destacada en el under porteño llamada Punto Rojo. En el que además de tocar la guitarra también cantaba, pero en la cual nunca llegó a grabar un disco de manera oficial. La misma se separaría en 1984 y coincide con la vuelta al país de Iorio y Zamarbide (líderes de V8) que se encontraban en Brasil en ese entonces, y buscaban reemplazantes debido a la salida de Civile (guitarrista) y Rowek (baterista). Giardino sin dudar entra a V8 con Roldan también en guitarra. Sin embargo, los temas que componía Walter no encajaban en el estilo de ésta última por lo que eran rechazados por Iorio y Roldán debido a que estos contenían solos y pasajes instrumentales muy largos. De esto Walter diría: ‘’El primer día, cuando Ricardo vino a mi casa del Bajo Flores, tocó el timbre y nos sentamos a hablar. Yo le dije que me parecía que no iba a funcionar porque V8 tenía la cabeza en Motorhead y yo en Deep Purple. Él decía que sí iba a resultar. Finalmente no funcionó’’.

A los pocos días Walter es expulsado de la banda, y se intentó que Rowek volviera al mismo, lo cual este no aceptó pero se interesó por los temas que compuso el flaco del bajo flores y ahí mismo es en donde ve el nacimiento una de las bandas de Heavy Metal más conocidas del país, Rata Blanca.

Después de haber grabado un demo de cuatro canciones compuestas por Giardino de las cuales tres sobrevivieron y formaron parte del primer disco. Rata Blanca lanza su primer disco que para muchos es el mejor de la banda autotitulado con el mismo nombre en 1988. Este tiene la particularidad de ser el único en contar con Saúl Blanch en voz, quien había abandonado el proyecto cuando este estaba iniciando pero a modo de gauchada prestó sus voces, debido a que Shito Molina el cantante designado, no pudo grabar por problemas personales. La voz aguda de Saúl se adaptó perfectamente a las melodías y al sonido de las canciones del álbum.

El disco da comienzo con, ‘’La Misma Mujer’’ canción larga y con un machaque de guitarra continuo por parte de Giardino, pero que no destaca mucho conforme pasa el mismo. A este le sigue una de las más conocidas de la banda ‘’Solo Para Amarte’’ que cuenta con un riff pegadizo y una letra romántica que roza lo cursi en la que el protagonista declara sus sentimientos por su amada. Luego hay un quiebre con ‘’Gente Del Sur’’ una canción opaca, triste y repetitiva, quizás de relleno, sin dudas la más floja en composición del álbum. Con distorsión empieza ‘’Rompe El Hechizo’’ tema con un ritmo más acelerado que las anteriores, con aires de Power Metal, conocida en el repertorio del grupo pero no más que eso, comparadas a las que le suceden en el disco. Con un muy buen riff característico de Giardino empieza ‘’El Sueño De La Gitana’’ una de las mejores y más conocidas canciones de Rata Blanca, pieza con un solo al estilo neoclásico y con influencias criollas, en el que Saúl Blanch le canta a una mujer, que según la letra, solo ella podrá calmar su dolor y darle fuerzas.  ‘’Chico Callejero’’ una de las más pesadas del álbum y un clásico de Rata. Ésta última con ‘’Gente Del Sur’’ fueron las dos composiciones rechazadas por lo miembros de V8 antes de la partida de Walter. El disco también cuenta con dos instrumentales ‘’Preludio Obsesivo’’ y ‘’Otoño Medieval’’ en la primera se escucha a Giardino tocando una guitarra distorsionada en la que improvisa varios solos en la cual se nota la influencia de Bach y Paganini, incluso hay algunos pasajes en los que hace acordar a la banda finlandesa Stratovarius. Esta ha sido tocada de manera sinfónica en algunos conciertos. La segunda no es más que una criolla tocada a modo folklorica por parte nuevamente de Giardino con una melodía agradable. Y la anteúltima canción ‘’El Último Ataque’’ es la más larga del disco y abre con un riff que se repite a lo largo de todo el tema y en las que el flaco aprovecha para realizar muchos solos cuando ésta pasa a segundo plano.

El disco es un buen comienzo de una banda que sería muy importante en la historia del desarrollo del Heavy Metal en Argentina. Que tiene algunos altibajos pero que es indispensable su escucha para un fan metalero del heavy nacional. Con algunas canciones memorables y otras no tanto. La banda se terminaría de consolidar con su siguiente álbum. Quizás el problema de Rata Blanca sería no terminar de consolidar un disco de manera completa, pero que de cada uno se pueden sacar algunos clásicos memorables.

Johnny Prz.

Calificación de Usuarios
[Total: 3 Average: 2]

Rata Blanca – Guerrero del Arco Iris (1991)

Rata Blanca - Guerrero del Arco Iris (1991)

Puntaje del Disco: 3,5

  1. Hombre de hielo: 5,5
  2. Angeles de acero: 4
  3. Noche sin sueños: 7
  4. La boca del lobo: 3
  5. Quizás empieces otra vez: 3,5
  6. Guerrero del arco iris: 5
  7. Abrazando al Rock’n Roll: 5,5
  8. Los ojos del dragón: 2
  9. Nada es fácil sin tu amor: 3

Con el éxito consumado de Magos, espadas y rosas, Rata Blanca ya era una banda tan popular en 1991, que antes de salir a la venta su siguiente trabajo iba a ser disco de oro. Así llegaría Guerrero del Arco Iris, un álbum en el que demuestran lo denso que puede resultar el grupo.

Guerrero del Arco Iris es básicamente más de lo mismo, pero en un nivel aun más bajo. Rata Blanca apuesta al saturado Glam Metal siendo bastante genéricos e imitando a bandas como Iron Maiden (especialmente la voz de Barilari).

De esta forma nuevamente juegan con el aire épico de sus temas. Con un Walter Giardino francamente insoportable aportando solos de guitarra reiterativos, predecibles, exagerados y sin una pizca de sensibilidad. Se sabe que es virtuoso, pero sus solos son vacíos, no transmiten nada y uno se pregunta ¿Qué corno quiere demostrar? El día que este tipo haga solo el 1% de lo que hacía Jimmy Page como guitarrista tocando con prestancia, sin abusar de la velocidad, el piruetismo y la necesidad imperiosa de mostrarse va a merecer su aplauso.

De esta forma, Guerrero del Arco Iris es un álbum sumamente monótono como los nombres de sus canciones lo sugieren, con algunos cortes bajísimos como “Los ojos del dragón”, el desquicio súper acelerado y descerebrado de “La boca del lobo” y la pésima balada «Nada es fácil sin tu amor». Tampoco se salva “Quizás empieces otra vez” de arranque prometedor por su riff a lo Metallica pero que después cae estrepitosamente en su horrible estribillo y en el reiterativo solo de Giardino.

El único tema tirando a decente es “Noche sin sueños”, una balada con aire místico en base a su órgano, en el que Giardino hace algo más que “lo de siempre”. Aún así no es suficiente para salvar a este flojísimo trabajo de una banda tan exitosa como sobrevalorada.

Persy/Luquitas Bonjo

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Rata Blanca – Magos, Espadas y Rosas (1990)

Puntaje del Disco: 7

  1. La Leyenda del Hada y el Mago: 9
  2. Mujer Amante: 9
  3. El Beso de la Bruja: 5,5
  4. Haz tu Jugada: 5
  5. El Camino del Sol: 7
  6. Días Duros: 4
  7. Por Qué es Tan Difícil Amar: 6,5
  8. Preludio Obsesivo: 7
  9. Otoño Medieval: 7,5

Rata Blanca… ¿Qué decir de una de las bandas de metal más populares del rock argentino? Mucho fan suelto (con mente cerrada) los ubica como uno de los mejores grupos de la historia del país. Incluso están aquellos que adoran exageradamente a su guitarrista Walter Giardino sin reconocer que el tipo es una copia calcada de Malsmteen.

De todas formas, Rata Blanca lograría muchísimo éxito. Especialmente con su segundo disco, Magos, Espadas y Rosas, en donde aparecería por primera vez el excelente cantante Adrian Barilari.

Y el éxito de este disco está muy relacionado a sus dos famosos clásicos: “La Leyenda del Hada y el Mago” es un tema épico, con un solo de guitarra de Giardino zarpado; y  “Mujer Amante” una balada melódica, muy distinta al power metal de su predecesor.

Sin embargo, sacando a estos 2 hits que siguen sonando en las radios, el disco es un fiel reflejo de la banda: es poco consistente y muy constante en lo que hace. Hay varios defectos para apuntar empezando por su monotonía compositiva. Hay canciones como “El Beso de la Bruja” y “Haz tu Jugada” que son enmarañados y redituables, sin grandes melodías ni estribillos, donde lo único destacable es su velocidad. “Días Duros” es aún peor, un tema malo lisa y llanamente.

Otro punto a considerar de Magos, Espadas y Rosas es su temática bastante trillada, siempre vinculada con lo medieval: brujas, magos, hechizos, reyes y todo lo que se pueda encontrar en “Dungeons & Dragons”; que le da una mística épica aunque también es un tema bastante gastado.

Y el último factor adverso a tener en cuenta es el mismo Walter Giardino. No hay tema en el que no trate de demostrar que es un virtuoso, impresionando aunque también excediéndose y embarrando canciones. Hay muchos solos de guitarra totalmente innecesarios e incluso poco originales como en “El Camino del Sol”. Ni hablar del excesivo instrumental “Preludio Obsesivo”, que es un fiel reflejo de lo que significa este guitarrista (aquellos que les gusta el guitar héroe sabrán adorarlo, al resto les parecerá una reverenda porquería). Solo se calma un poco en la última de las instrumentales, “Otoño Medieval”, una canción acústica que rompe esquemas con todo lo que es el álbum y por eso es la más pasable.

Pese a los vaivenes de Rata, se venderían millones de copias de este álbum, posicionando al grupo no solo en el país sino también en el mundo.

Persy/Luquitas Bonjo

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]