Archivo de la categoría: Emir Kusturica

Postales Dramáticas: Emir Kusturica en Argentina – Luna Park Febrero del 2010

Estábamos esperando desde hacía 45 minutos. En el medio había pasado Baltasar Comotto y sus Dragones Albinos, que sonó decente aunque no pudo satisfacer nuestra necesidad de revolución balcánica.

Una neblina densa, herbal, amarga y picante, sobrevolaba nuestras cabezas. El Luna Park estaba lleno, mucho más de lo que esperaba. Ya nos dolían los pies, nos estábamos impacientando. Ni bien venía un técnico a chequear el sonido o algo, estallábamos en gozoso vitoreo pensando que se trataba de un músico, pero la desilusión tiene pasos ligeros.

Finalmente, cuando estábamos preparando los cócteles Molotov para tirárselos a los organizadores, llegó Emir Kusturica disfrazado de piloto y todo su séquito de muchachada instrumental. Luego del caluroso recibimiento que les otorgamos, sonaron los primeros acordes y comenzó lo que sería una calurosa noche de fiesta gitana, música entretenida y populismo demagogo.

Musicalmente, estuvo bien, aunque no increíble. Con un despliegue que incluía dos guitarras, dos baterías (y percusiones), bajo, saxofón, tuba, acordeón, teclados y violín, el sonido pudo haber estado mejor, y en ningún momento The No Smoking Orchestra pudo demostrar estar a la altura de sus grabaciones de estudio.

Esto no fue en detrimento de la fiesta que se vivía en el campo: pogo, mosh, deathwall, bardo, baile y locura. Mucha locura.

La selección de los temas no dejó nada a desear. Estuvieron presentes los ¿hits? “Unza Time”, “El Bubamara Pasa”, “Pitbull Terrier” y varias canciones pertenecientes al repertorio de “Gato Negro Gato Blanco” y “La vida es un milagro”. También ofrecieron un solo de saxo, uno de tuba, uno de de violín y uno de guitarra. Éste último, ejecutado por el propio Kusturica, se pareció más a una alarma de incendios que a un solo. El apodo de Emir “Clapton” Kusturica resultó ser una exageración indecente, ya que todo el sonido que fue capaz de robarle a la guitarra fue un tímido “plín plín”.

Pero lo más impactante, sin lugar a dudas, es el show dispuesto por Nele Karajlik, voz principal y animador, Kusturica, y el resto de la banda, que incluía:

Si bien la mayoría de estas cosas ya habían estado presentes en espectáculos anteriores, Emir Kusturica & The No Smoking Orchestra satisfacieron ampliamente nuestra sed de potencia de los balcanes. Luego de una noche larga e intensa, salimos bajo el cielo estrellado del Bajo porteño, totalmente transpirados y destruidos.

Si deciden volver alguna vez más (cosa que con toda seguridad lo harán) les recomiendo que los vayan a ver y disfruten de la fiesta. A menos que quieran escuchar buena música serbia. En ese caso les recomiendo que escuchen su disco.

Barba

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]